¿Qué son los Encuentros (Pluri)Nacionales de Mujeres?

En menos de un mes cientas de miles de Mujeres, Lesbianas, Travestis, Trans y personas no Binaries llenaran las calles, plazas e instituciones de la Ciudad de La Plata en su 34 Encuentro. Todo lo que necesitas conocer sobre este histórico evento del movimiento feminista y de las disidencias en esta nota.

Por Camila Parodi y Laura Salomé Canteros

Del 11 al 13 de octubre en la ciudad de La Plata, Buenos Aires, Argentina, se realizará uno de los eventos políticos más importantes para el movimiento feminista y de construcción de poder popular en la Argentina y en América Latina y el Caribe, el Encuentro Nacional de Mujeres. Los Encuentros son una manifestación más de uno de los movimientos más activos y contestatarios globalmente. Los Encuentros, que surgieron en 1984 como Nacionales y de Mujeres, ya suman 34 ediciones anuales y producto de los debates hoy se denominan Plurinacionales y de Mujeres, Lesbianas, Travestis, Trans y No Binaries.

Los Encuentros son autogestivos y son las reuniones de debate político que definen las estrategias por temáticas y para afrontar colectivamente muchas de las problemáticas cotidianas; desde las violencias machistas hasta la discriminación salarial; desde el cómo enfrentar las complicidades que hacen posible la trata de personas hasta la defensa de los territorios ancestrales. Es una cita que se transmite de boca en boca y que se vuelve una marca de colores irreversible en los cuerpos y subjetividades: ninguna mujer vuelve a ser la misma tras participar de los talleres y la marcha de un Encuentro (Pluri)Nacional.

De los Encuentros surgen los consensos que otorgan la organización y la fuerza al movimiento que en los últimos años, sobre todo desde el estallido “ni una menos” en 2015 y la “marea verde” en 2018, comenzó a disputar con la estrategia de la masividad, el poder y los puestos de decisión a los espacios tradicionales. Sin embargo, para quienes participaron de los mismos durante décadas fue solo la emergencia del ejercicio de tomar la voz y volvernos protagonistas que aprendemos en los Encuentros. Y es solo el comienzo.

Pero, ¿cómo surgieron? Y sobre todo, ¿por qué nos encontramos?

Para Amanda Alma y Paula Lorenzo, comunicadoras feministas y populares y autoras del libro “Mujeres que se encuentran”, los Encuentros son “una práctica” y una “historia social” que narra las formas de organización, participación y acción colectiva de las mujeres en Argentina. Nacidos con la democracia, cada Encuentro es una radiografía de una etapa histórica, del movimiento feminista y del país. Por eso, para las autoras del quizá único libro que recupera el surgir de los ENM, es necesario revisar nuestros antecedentes. Además porque “ha surgido contra- hegemónicamente denunciando y poniendo en evidencia el sistema androcéntrico y patriarcal”. Una puesta en evidencia de las relaciones de poder que se manifiestan en la diferencia y que se traducen en la desigualdad material y simbólica que obstaculiza el acceso a los derechos y a las condiciones de vida digna para todas y todes.

El Encuentro es un punto de partida y llegada con una mirada masiva de los derechos y las luchas. Un lugar donde se debate desde los consensos que se renuevan año y año y que se transmiten de generaciones por relatos orales y los poco archivos escritos que existen sobre ellos. Surgieron, como afirman en el libro: “Desde una primera aproximación a las carencias y necesidades de las mujeres, se pasó rápida y fructíferamente, hacia la percepción de las mujeres como portadoras de derechos, a ser exigidos y conquistados, no sólo para igualarse con los derechos de los hombres sino para ser reconocidas como ciudadanas, cuya construcción permanente se percibía como enriquecedora de la democracia”.

Por eso, en cada territorio, donde además se analizan las problemáticas de las identidades feminizadas locales, se realiza el esfuerzo por caracterizar histórica, (pluri)nacional y regionalmente los desafíos del movimiento, que es de mujeres, lesbianas, travestis, trans y no binaries pero de construcción de poder feminista y popular. En cada Encuentro hay una pregunta que subyace, ¿Qué pasa cuando los Estados y movimientos comparten un discurso de derechos? Esta no es otra cosa que la tensión -siempre vigente- entre los límites de las democracias liberales y/o progresistas en América Latina y el Caribe y la necesidad de la radicalización de los movimientos de liberación dentro de los feminismos. Una necesidad de debate historico permanente que no será excepción en esta 34 edición.

¿Por qué en La Plata?

Durante 34 años y, de forma itinerante, los Encuentros se realizaron en distintas ciudades provinciales. Así, la caravana del movimiento de mujeres, lesbianas, travestis y trans fue recorriendo de norte a sur, de este a oeste, todo el territorio. Una presión “verdevioleta” que año a año pone en jaque a las violencias cotidianas que afectan a la vida de sus pobladoras. Contra los femicidios, la privación de la libertad, protocolos anti derechos y en contra de la salud de las mujeres en los hospitales, proyectos de megaminería y extractivismo salvaje en los territorios, persecusión y represión a pueblos originarios fueron algunos de los motivos que llevaron al permanente desplazamiento.

Este año, la sede elegida durante el 33 Encuentro, que se llevó adelante el año pasado en la ciudad de Trelew -territorio mapuche tehuelche- al sur del país, fue la ciudad de La Plata -territorio querandí- capital de la provincia de Buenos Aires que, actualmente está gobernada por la referente femenina de Cambiemos, la alianza del gobierno de derecha que rige el país, María Eugenia Vidal. Se dio porque desde el comienzo del gobierno de Mauricio Macri en 2015 y, tras los debates en el Congreso por la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, la exigencia de un Encuentro en Buenos Aires fue cada vez más multitudinaria.

Por eso, no quedaron dudas: para el año electoral 2019 había que llenar la provincia Buenos Aires. El gobierno de María Eugenia Vidal carga con un acumulado de políticas que van en contra de la vida. Desde su comienzo el gobierno de Cambiemos en Buenos Aires aniquiló gran parte de las políticas sociales, salud, niñez, género y educación fueron las más perjudicadas con cierres de programas, vaciamiento de recursos, despidos masivos, militarización de los espacios públicos, persecusión a maestras, salarios desproporcionados a la economía nacional. Sin embargo, el aparato de las corporaciones mediáticas bien supieron sostener la figura de Vidal en detrimento de la de Mauricio Macri. De forma tal que el movimiento de Mujeres, Lesbianas, Travestis y Trans caracterizado como una fuerza anti-macrista se propuso irrumpir en el territorio blindado de Vidal.

El territorio querandí será, en esta oportunidad, un espacio de disputas que dan cuenta de la diversidad existente en el movimiento como así también de las discusiones que se combinan con la particularidad de llevarse a cabo en un año electoral. A la coyuntura se le suman entonces las reivindicaciones históricas: el llamarse “plurinacional” por primera vez en reconocimiento de las naciones indígenas y “de mujeres, lesbianas, travestis, trans y no binaries”, en reconocimiento de las disidencias políticas serán los debates más importantes.

Los talleres y la marcha, los corazones del Encuentro

La agenda del 34 Encuentro en La Plata será agitada pero participar de sus actividades -tanto las oficiales como las espontáneas-, será vivir el más multitudinario de la historia. El sábado por la mañana, en el estadio único, se realizará la apertura, donde confluirán mujeres y disidencias agrupadas en colectivas feministas, organizaciones sociales, sindicatos, partidos políticos, organismos de Derechos Humanos, espacios barriales y villeros, las Campañas Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito y contra las Violencias hacia las Mujeres y además una comitiva de Feministas del Abya Yala, luchadoras sin fronteras que viajarán a la Argentina para denunciar los ataques y las agresiones a las defensoras de la soberanía de los territorios, las ancestras y la tierra.

Ese mismo día por la tarde iniciarán los más de 100 talleres que se realizarán en aulas de escuelas públicas de la ciudad, espacio donde se intercambiarán experiencias, posturas y se debatirá para llegar a las conclusiones que suelen ser líneas de acción entre un Encuentro y otro. En esta edición los talleres estarán divididos en 16 ejes temáticos:

  • Feminismos e historia de los feminismos
  • Identidades y sexualidades
  • Vínculos familiares y sexo- afectivos
  • Derecho a la salud y derechos sexuales y reproductivos
  • Violencias
  • Trabajo y desocupación
  • Territorios
  • Organización y activismos
  • Derechos Humanos y acceso a la justicia
  • Niñeces, adolescencias y adulteces
  • Educación, ciencia médica y técnica
  • Coyuntura geopolítica y económica
  • Cultura, arte, deportes
  • Eclesiástico
  • Prostitución y trata
  • Medios y prensa

Los talleres son el alma de los Encuentros y donde podemos escucharnos para entender en cuánto el sistema de opresión machista, capitalista, racista y fundamentalista afecta nuestros cuerpos y subjetividades. Es también donde encendemos la chispa y nos involucramos con otras, volviendo acción colectiva una frase histórica que se resignifica globalmente: “lo personal es político”. Por otro lado, serán particularmente importantes los talleres de “Estrategias para el Aborto Legal, Seguro y Gratuito”, del que saldrán los consensos para las acciones colectivas y seguir visibilizando la exigencia de la garantía de los derechos sexuales y reproductivos, sobre todo ante la reacción conservadora que intervino en las arena pública para retroceder en derechos conquistados y que comenzó tras el rechazo del Senado a la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo en agosto pasado.

El domingo por la tarde se realizará la marcha del Encuentro, evento en el que todas las demandas se vuelven acción y bandera para recorrer las calles de la ciudad con una potencia que interpela a sumarse a los activismos feministas en el grito: “mujer, escucha, únete a la lucha”. Durante el recorrido, edificios del poder patriarcal son visitados por miles de subjetividades políticas: tribunales provinciales para repudiar los fallos de justicia machista y la omisión de investigaciones sobre las desaparecidas; ministerios de salud para exigir el acceso igualitario a ese derecho y el cumplimiento de los protocolos de atención de los abortos que ya son legales; legislaturas locales para repudiar la inacción y la falta de presupuesto para políticas públicas de prevención de las violencias machistas y ante los femicidios y el incumplimiento de las leyes de cupo laboral travesti-trans; bancos para simbolizar la violencia del sistema financiero que produce la feminización de la pobreza y la precarización de nuestras vidas; y las iglesias para simbolizar el repudio ante las influencias que ejercen para frenar la potencia de lo irreversible: la conquista de nuestros derechos.

Finalmente el lunes 14 de octubre se realizará la clausura del 34 Encuentro. Se leerán las conclusiones de los talleres y se escucharán las propuestas para la próxima sede que definirá una nueva cita, aquella donde volveremos a demostrar que seguiremos luchando hasta que todas seamos libres y tengamos todos nuestros derechos.

Fotos: Amalía Cid


  • “Fuimos, somos y seremos”

  • Porque Vivas, Libres y Plurinacionales nos Queremos

  • No nos representan
  • Input your search keywords and press Enter.