Digitalización de archivos históricos permite consulta libre de documentos sobre violaciones de derechos humanos durante la Dictadura en Paraguay (1954-89)

La Fundación Celestina Pérez de Almada publicó en su sitio archivos históricos sobre la dictadura de Alfred Strossner en Paraguay (1954-89). Los documentos reúnen informaciones sobre violaciones ocurridas no solamente en el país, pero en todo Cono Sur, y pueden ser consultados de manera abierta en el Centro de Documentación criado por la organización. Se presenta una gran variedad de documentos, desde informes burocráticos sobre temas banales, hasta dados de acciones conjuntas realizadas en el ámbito de la Operación Cóndor, incluso informes clasificados como «secretos».  La digitalización y sistematización del material fue hecha con apoyo de la Fundación Rosa Luxemburgo y presentada en el evento «40 AÑOS DESPUES, EL CÓNDOR SIGUE VOLANDO» – vea vídeo abajo o el tríptico con la invitación para el evento (PDF):

Conforme al sitio web del proyecto, el objetivo de la iniciativa de publicar los documentos es «contribuir al conocimiento de la Verdad para favorecer la acción de la Justicia y la Reparación integral de las víctimas del Terrorismo de Estado (1954/1989), así como la protección de sus memorias, acorde con el mandato de la Constitución Nacional, las Recomendaciones de la Comisión de Verdad y Justicia y el Sistema Internacional de los DD.HH., mediante el aporte de documentos probatorios de las graves violaciones a los Derechos Humanos en Paraguay y en la Región».
Haga una busca directamente en el sistema o vea abajo tres ejemplos del material disponible, que ilustran las persecuciones y el clima de terror instaurado durante las Ditaduras de la región:
1 – Mochileros socialistas de Dinamarca
Un informe de 1980 registra que un grupo de mochileros que estarían realizando una «campaña psicológica izquierdista» y lamenta que «la simple ideologia en nuestro país no se pena»:
dinamark2
Vea el documento en la íntegra.
2 – Denuncias para garantir inversiones alemanes
El jefe de investigaciones envía al dictador Alfredo Stroessner informaciones repasadas por el ex-embajador de España de que en la República Federal Alemana  se estaría preparando una movilización para denunciar violaciones de una empresa alemana en Paraguay y alerta para la publicación de noticias en el país sobre el tema.
aleman2
Vea el documento en la íntegra.
3 – Pedido de búsqueda sobre «presunta actitud del gobierno alemán»
En un informe secreto, el Estado Mayor de las FF. AA. de Paraguay solicita la confirmación que el gobierno de la República Federal Alemana recibió dos ciudadanos considerados «extremistas» y si las organizaciones Amnistía Internacional y Comisión Internacional de Juristas intermediarán la liberación de los mismos por el gobierno paraguayo.
amnistia
Vea el documento en la íntegra.

El 21 de febrero 2016, más de 50 por ciento de las bolivianas y los bolivianos rechazaron el proyecto constitucional que hubiera permitido la candidatura del presidente Evo Morales y el vicepresidente Álvaro García Linera para un posible cuarto mandato, de 2020 a 2025. Pablo Solón, activista y  Embajador de Bolivia ante las Naciones Unidas de 2009 a 2011, el economista catalán Joan Martínez Alier y Álvaro García Linera opinan sobre la derrota de Morales y el futuro de Bolivia.

DOSSIER: BOLIVIA MÁS ALLÁ DEL 2020

Algunas reflexiones, autocríticas y propuestas sobre el proceso de cambio en Bolivia

Por Pablo Solón
Los activistas de izquierda en el gobierno generalmente hablamos del peligro de la derecha, del imperialismo y de la contra-revolución, pero casi nunca mencionamos el peligro que representa el poder en si mismo. Los dirigentes de izquierda creen que estando en el poder podrán transformar la realidad del país y no son conscientes que ese poder los acabará también transformando a ellos mismos.reflexiones
(…) En los primeros momentos de un proceso de cambio generalmente el nuevo gobierno promueve -por vía constitucional o insurreccional- la reforma o transformación de las viejas estructuras de poder del Estado. Estos cambios, aunque radicales, nunca serán suficientes para evitar que los nuevos gobernantes sean cooptados por la lógica del poder que está presente tanto en estructuras de poder reaccionarias como en estructuras de poder revolucionarias. La única opción para evitar que un proceso de cambio sucumba está fuera del Estado: en la fortaleza, independencia del gobierno, autodeterminación y movilización creativa de las organizaciones sociales, de los movimientos y los diferentes actores sociales que dieron nacimiento a esas transformaciones.
En el caso boliviano, que comparativamente a otros procesos de cambio era muy privilegiado por la fuerte presencia de vigorosas organizaciones sociales, uno de nuestros errores más graves fue debilitar a las organizaciones sociales incorporando a las estructuras del Estado a una gran parte de sus dirigentes que terminaron expuestos a las tentaciones y la lógica del poder. Antes que cooptar a toda una generación de dirigentes había que formar verdaderos equipos para gestionar las reparticiones claves del Estado.
Entregar sedes sindicales, movilidades, pegas y beneficios a las organizaciones sociales que promovieron el proceso de cambio incentivo una lógica clientelar y prebendalista. Por el contrario, debíamos haber potenciado la independencia y capacidad de autodeterminación de las organizaciones sociales para que sean un verdadero contra-poder que proponga y controle a quienes habíamos pasado a ser burócratas estatales. El verdadero gobierno del pueblo no está, ni nunca estará en las estructuras del Estado.
Continuamos con una estructura jerárquica estatal del pasado y no impulsamos una estructura más horizontal. Sin duda el concepto de “El jefe” o “El jefazo” fue un gravísimo error desde un principio. El culto a la personalidad jamás debió ser alimentado.
En un principio, muchas de estas equivocaciones se cometieron presionados por las circunstancias y debido al propio desconocimiento de cómo administrar de manera diferente un aparato del Estado. A nuestra inexperiencia se sumo la conspiración y el sabotaje de la derecha y el imperialismo que obligo a cerrar filas muchas veces de manera acrítica (caso Porvenir, negociación de artículos de la Constitución Política del Estado, etc.). Los aciertos y triunfos contra la derecha, lejos de abrir una nueva etapa para reconducir el proceso e identificar nuestros errores, acentuaron las tendencias más caudillistas y centralistas.
La lógica del poder es muy similar a la lógica del capital. El capital no es una cosa sino un proceso que sólo existe en tanto genera más capital. Capital que no se invierte y no da ganancias es un capital que sale del mercado. El capital para existir debe estar en permanente crecimiento. De igual forma opera la lógica del poder. Sin darte cuenta, lo más importante en el gobierno pasa a ser como preservarte en el poder y como adquirir más poder para asegurar tu continuidad en el poder.
Los argumentos para esta lógica que antepone la permanencia en el poder y su expansión a toda costa son en extremo convincentes y nobles: “si no se tiene mayoría absoluta en el Congreso la derecha volverá a boicotear al gobierno”, “a mayor cantidad de gobernaciones y municipios que se controlan mejor se pueden ejecutar los planes y proyectos”, “la justicia y otras reparticiones del Estado deben estar al servicio del proceso de cambio”, “acaso quieres que vuelva la derecha”, “que será del pueblo si perdemos el poder…”.
Si el error primigenio del proceso de cambio fue creernos “el gobierno del Pueblo”, el momento de inflexión del proceso de cambio comenzó con el segundo mandato de gobierno. El 2010 se alcanzaron más de dos tercios en el parlamento y había energía suficiente para realmente avanzar hacia una transformación de fondo en la línea del Vivir Bien. Era el momento de fortalecer más que nunca el contrapoder de las organizaciones sociales y la sociedad civil para limitar el poder de quienes estábamos en el gobierno, el parlamento, las gobernaciones y los municipios. Era el momento de concentrar esfuerzos para promover nuevos liderazgos y activistas creativos que nos remplacen porque las dinámicas del poder nos iban a triturar (…)
Lea más…
2016_Bolivian_referendum_map
 
Bolivia y el post-extractivismo
Por Joan Martínez Alier 
(…) Bolivia entró en 2015 en déficit de la balanza comercial, el primero tras doce años de saldos positivos. Se une en esto a casi todos los países sudamericanos. El fracaso económico en 2014-16 de las políticas extractivistas exportadoras es general. Lo mismo da que los gobiernos sean “neo-libs” o “nac-pops”.
El nacionalismo popular sudamericano cometió un grave error político al menospreciar la crítica de los post-extractivistas como Alberto Acosta, Eduardo Gudynas, Maristella Svampa. Esta crítica tiene cuatro puntos principales: la economía extractiva exportadora alcanza volúmenes físicos sin precedentes y por tanto conduce como nunca antes a la destrucción de ecosistemas y ataca la supervivencia de los habitantes locales; esta economía no es sostenible físicamente; esta economía lleva a un déficit democrático, al imponer autoritariamente decisiones gubernamentales conjuntamente con empresas nacionales o multinacionales, criminalizando a los ambientalistas y prohibiendo en la práctica las consultas populares; esta política económica, en fin, no es sostenible económicamente porque el exceso de exportaciones puede llevar a un derrumbe de los precios.
Difícilmente habrá otra época de tanta alegría exportadora primaria como la que hubo en Sudamérica hasta hace poco – sin que Alicia Bárcena y la CEPAL advirtieran nada en contra. Es urgente que, de una vez, la izquierda latinoamericana se vuelva ecologista.
Lea más…
 
 
Derrotas y victorias
Por Álvaro García Linera
(…) La fortaleza de un proceso revolucionario radica en instaurar una matriz explicativa del mundo en medio de la cual las personas, las clases dominantes y las clases dominadas, organizan su vida cotidiana y su futuro.
Durkheim llamaba a esto las estructuras del conformismo moral y conformismo lógico de la vida en común. Y el bloque social dirigente capaz de conducir activamente estas estructuras se constituye en un bloque social hegemónico. El proceso de cambio creó una matriz explicativa y organizadora del mundo: Estado plurinacional, igualdad de naciones y pueblos indígenas, economía plural con liderazgo estatal, autonomías. Hoy, izquierdas y derechas se mueven en torno a esos parámetros interpretativos que regulan el campo de lo posible y lo deseado socialmente aceptado. Hoy, la gente de a pie construye sus proyectos personales y expectativas en torno a estos componentes potenciados hacia el futuro a través de la Agenda Patriótica 2025, y no tiene al frente ningún otro proyecto de Estado y de economía que le haga sombra. En ese sentido, hablamos de un campo político unipolar. El que el presidente Evo tenga una popularidad y apoyo a la gestión de gobierno que bordea el 80%, según las encuestas hechas en plena campaña por el referéndum, constata este hecho hegemónico.
Sin embargo, cuando a los entrevistados se les consulta si están de acuerdo con una nueva postulación, solo la mitad de los que apoyan la gestión responde positivamente. El apego al proyecto de Estado, economía y sociedad no es similar al apoyo a la repostulación o, si se quiere, hegemonía no es directamente sinónimo de continuidad de liderazgo.
Es posible que haya pesado la desconfianza normal hacia una gestión muy larga; también es posible que algunas personas pensaran que en el referéndum volvían a reelegir a Evo, creyéndolo innecesario después de ya haberlo elegido en 2014. En todo caso, sobre ese espacio de votantes que daban su apoyo a la gestión de Evo, pero no a su repostulación, se centró toda la artillería de la campaña, tanto de la oposición como del partido gobernante. La oposición se montó rápidamente en una matriz de opinión larvaria, pero trabajada desde hace años con el apoyo de agencias internacionales, referida a que los gobiernos de izquierda revolucionarios son “autoritarios”, “abusivos”, quieren “eternizarse”, etc.
Y, entonces, la repostulación fue rápidamente ensamblada a la lógica de una manifestación que confirmaba el “abuso”, el “autoritarismo” etc. Algunos izquierdistas de “cafetín” se sumaron a este estribillo y, por consiguiente, la irradiación fue más extensa. En tanto que el partido de gobierno tuvo que hacer una doble labor explicativa. Primero, enfatizar que quienes no querían la repostulación eran los de la vieja derecha privatizadora y, luego, que la repostulación garantizaba la continuidad del proceso de cambio. En esta dualidad explicativa es donde se perdió la fuerza de la simpleza de una consigna electoral, frente a la matriz discursiva imperialmente labrada que repercutía más fuerte justamente por su simpleza. (…)
Lea más…

La organización BASE-IS publicó cuatro libros que ayudan a comprender mejor no solo el momento actual de Paraguay, pero también la historia reciente del capitalismo agrario del país y a imaginar alternativas posibles. La presentación de los trabajos aconteció en el último 7 de marzo, data del 4° aniversario del fallecimiento del sociólogo Tomás Palau, integrante de la organización.
Todas publicaciones están disponibles para download gratuito a partir de los links abajo:


CAPITALISMO AGRARIO EN PARAGUAY

campesinosLos campesinos, el estado y las empresas en la frontera agrícola

El trabajo describe el proceso de instalación del actual capitalismo agrario empujado por la soja, el ganado y colonos brasileños, a expensas de las familias campesinas paraguayas, como también la aparición del trabajo campesino asalariado.

TEKO PORÃ Y BUEN VIVIR EN PARAGUAY

terere-208x300Tereré jere – Alternativas a la sociedad paraguaya actual

La evidencia empírica cotidiana sobre la paradójica coexistencia de inhumanas carencias y grandes recursos productivos, nos convoca a pensar, discutir e impulsar colectivamente alternativas a la sociedad actual en que vivimos.

APORTES PARA REFLEXIÓN

pensamiento-204x300Pensamiento Crítico en el Paraguay

Material reúne las ponencias presentadas y los debates que suscitaron, en el segundo ciclo de “Conversatorios de Pensamiento Crítico en el Paraguay” realizado en el año 2015. 

EXPERIENCIAS EN PARAGUAY Y ARGENTINA

tapa-hacia-la-construcion-soberania-alimentarHacia la construcción de la soberanía alimentaria

Este material, además de compartir algunos elementos claves para comprender la propuesta de la soberanía alimentaria, sistematiza la visión y las experiencias que tienen sobre la soberanía alimentaria las organizaciones paraguayas, y de organizaciones sociales y colectivos de Argentina. 

Por BASE-IS
campesinos El libro «Los campesinos, el Estado y las empresas en la frontera agrícola», fue escrito a dos manos por Tomás Palau y María Victoria Heikel y está considerado como un clásico de la sociología rural de Paraguay y la región.
Descarga el PDF
El trabajo describe el proceso de instalación del actual capitalismo agrario empujado por la soja, el ganado y colonos brasileños, a expensas de las familias campesinas paraguayas, como también la aparición del trabajo campesino asalariado.
En la presentación de su segunda edición, el pasado 7 de marzo, Ramón Fógel dijo que se trata de un libro de lectura obligada para entender el desarrollo del capitalismo agrario en el país y su alcance actual.

Los campesinos, el estado y las empresas en la frontera agrícola
Tomás Palau Viladesau y María Victoria Heikel
BASE-IS
2da edición
marzo 2016- 341 paginas
Asunción, Paraguay
Descarga el PDF

Vea más publicaciones de BASE-IS 

Por Luis Rojas Villagra
terereLa realidad actual del Paraguay y de la población que lo habita es claramente inaceptable e indignante, desde el punto de vista del bien común, de la satisfacción de las necesidades básicas de amplios grupos humanos y del goce de los derechos humanos universalmente reconocidos. La economía, la política, la educación, los medios de  comunicación, las prácticas cotidianas, en suma, la organización social existente en el país ha mostrado claros límites y evidente incapacidad para dotar a toda la población de condiciones dignas de vida, a partir del trabajo, el acceso a tierra y vivienda, a educación y salud de calidad, sin pobreza y desigualdades extremas como las que hoy se observan en el país y la región. Los hombres y las mujeres que vivimos en estas tierras de generosa naturaleza, no solo merecemos gozar de esos bienes y servicios esenciales para la vida, sino que existen todas las condiciones para que ello sea realidad y no un sueño lejano: un enorme potencial de trabajo en la población; una cultura histórica con fuertes trazos de solidaridad y cooperación; un territorio dotado de abundantes bienes como tierra fértil, agua y biodiversidad; enormes necesidades humanas, que la adecuada combinación de trabajo, organización social y política, medios productivos y el uso racional de los recursos naturales pueden satisfacer ampliamente, sin comprometer el futuro de las generaciones venideras.
Descarga la publicación en formato PDF 
La evidencia empírica cotidiana sobre la paradójica coexistencia de inhumanas carencias y grandes recursos productivos, nos convoca a pensar, discutir e impulsar colectivamente alternativas a la sociedad actual en que vivimos. Los modos de producir, los de participar, los de construir conocimientos, los de comunicar, los modos de relacionarnos con la naturaleza, pueden cambiar, más aún, deben cambiar, si queremos como sociedad llegar a satisfacer las necesidades hoy no satisfechas de miles de paraguayos y paraguayas, puesto que los caminos transitados insistentemente en las últimas décadas han mostrado no ser los adecuados para ese fin, el de la sociedad incluyente donde predomine el bien común. Decía Albert Einstein que la locura es “hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados”; las clases dominantes del Paraguay, obedientes al capital internacional, vienen apostando a un supuesto desarrollo del país desde hace 150 años hasta hoy, con un modelo económico agroexportador extractivista sustentado en la concentración de la tierra, que lo que ha mostrado es ser muy útil para el progreso económico de una minoría de la población y del capital foráneo, además de la exclusión social de millones de personas, y el aniquilamiento de las riquezas naturales. Lo que se impone a estas alturas del siglo XXI es dejar de apostar a lo mismo como sugiere el gran físico alemán, y construir colectivamente propuestas y realidades distintas, que sean verdaderas alternativas de desarrollo, soberanía e inclusión, de buen vivir para todos y todas.
Enfatizamos en que los actuales modos de vivir y hacer deben cambiar, porque el modelo de sociedad actual ha mostrado ser destructivo con la naturaleza y la propia raza humana, comprometiendo peligrosamente la vida, toda forma de vida, humana, vegetal y animal. El calentamiento global, el cambio climático, los gases de efecto invernadero, la masiva deforestación, la extinción de miles de especies de seres vivos, la contaminación creciente del aire, tierra y agua, las múltiples epidemias y enfermedades que se expanden en nuestros pueblos, son las innegables y dolorosas consecuencias de la sociedad centrada en el dinero, en la acumulación de capital, en el consumismo exacerbado, en la pérdida de horizontes y sentidos como seres humanos, más allá de la riqueza material y el placer del momento. Encontrar alternativas a la sociedad actual ha dejado de ser una opción o posibilidad, se ha convertido en este momento histórico en una condición de existencia y supervivencia en el planeta y en cada uno de sus rincones, como es nuestra querida “isla rodeada de tierra en el corazón del continente”, el yvy marane’ÿ de sus  antiguos, hoy marginados, pobladores.
Este trabajo es un pequeño aporte en la búsqueda colectiva de esas alternativas, y está organizado a partir del siguiente interrogante: ¿Cuáles serían los elementos esenciales a considerar al pensar en un proyecto alternativo de sociedad en el Paraguay? (…) siga leyendo.

Tereré jere
Alternativas a la sociedad paraguaya actual
Luis Rojas Villagra
BASE-IS
Diciembre 2015 – 86 paginas
Asunción, Paraguay
Descarga el PDF

pensamientoPor Guillermo Ortega
Este material reúne las ponencias presentadas y los debates que suscitaron, en el segundo ciclo de “Conversatorios de Pensamiento Crítico en el Paraguay” realizado en el año 2015, en el que fueron compartidos los aportes de diversos intelectuales que -desde diferentes disciplinas, compromisos y formatos- contribuyeron al análisis de la realidad de su tiempo y a los intentos de transformación social. La recuperación de estas ideas libertarias, artísticas, educativas, comunicativas y antropológicas, es parte de un compromiso de BASE-IS por vitalizar el pensamiento crítico en nuestro país.
Descarga el PDF
Reconocer los aportes de cada uno de estos autores y autoras, implica indagar la huella que dejó por el camino transitado, las condiciones históricas del momento que le toco vivir y sobre el cual intervino, y las vicisitudes que enfrentaron. La lejanía con el suelo natal (ya sea por opción o exilio) y la relación con otra realidad es un elemento común de los y las intelectuales abordados. La dinámica de los conversatorios –que se plasma en este material– permitió no sólo que estudiosos sistematicen y compartan su visión de cada autor o autora, sino que además, desde las y los participantes las presentaciones puedan ser enriquecidas, ya sea con anécdotas de quienes los conocieron o desde visiones y valoraciones propias, generándose así un rico diálogo de saberes y sentires.
El análisis sobre Ciriaco Duarte, recupera su vida de militante anarquista, en una época de persecuciones y cambios políticos, directamente vinculados con acontecimientos regionales y mundiales. El debate entre dos visiones del mundo irrumpe en amplios sectores de las organizaciones sociales a nivel internacional, y Ciriaco toma postura y no escatima esfuerzos por posicionarse frente a los poderes fácticos del momento.
El abordaje sobre la vida de Carmen Soler, destaca la apuesta desde la poesía comprometida por un cambio radical. Siendo ella miembro del Partido Comunista Paraguayo, se enfrentó con las palabras a la dictadura de Stroessner, que perseguía a todas las personas que osaban criticar al gobierno. Su compromiso y militancia política la llevó a sufrir la persecución, el encarcelamiento y exilio. Dejo un ejemplo de compromiso y empeño de vivir una vida acorde con su pensamiento y sus valores, su poesía es claramente arte comprometido con la transformación social.
Ubaldo Chamorro, participó activamente de la lucha contra la dictadura con una propuesta pedagógica liberadora, acorde con la realidad de las comunidades campesinas. Su contribución a las Ligas Agrarias y su fuerte crítica al modelo de educación impuesta por la dictadura, le valió el exilio en la década del 70, lo que no impidió que siga avanzando en su construcción teórica ni en su compromiso con el país. Cuando cae la dictadura regresa al Paraguay y vuelve a contribuir activamente con las luchas de organizaciones sociales y con la construcción de una propuesta educativa alternativa. La comunicación es un arma poderosa que indaga, inquieta y concientiza, pero en manos de los dominadores, desinforma, homogeniza, destruye los lazos sociales y construye una opinión favorable a los poderosos.
Juan Díaz Bordenave, aportó no sólo a la crítica de esa lógica de la comunicación, sino que además dejó aportes fundamentales para su transformación, apostando con elementos teóricos a la construcción de una comunicación diferente, democrática, inclusiva, que construye nuevas relaciones sociales, y que efectivamente apunte a lo que él llamaba “comunicación para el desarrollo”.
Branislava o Branka Susnik, de nacionalidad eslovena, llegó a Paraguay por una invitación para colaborar con el Dr. Andrés Barbero. Se dedicó de lleno a estudiar a diferentes pueblos indígenas, realizando investigaciones lingüísticas, etnohistóricas y antropológicas, realizando así importantes aportes al respecto. Desde su formación antropológica, inserta en una sociedad patriarcal, supo enfrentar las condiciones adversas y adoptar a Paraguay como su nueva patria.
Desde Base Investigaciones Sociales agradecemos a los y las autoras de cada capítulo de este material, así como también a las y los participantes, quienes en cada encuentro impulsaron el debate, exponiendo múltiples visiones sobre las y los pensadores analizados. Esperando que este breve material sirva de incentivo para seguir conociendo los aportes de pensadores y pensadoras críticos de la historia paraguaya, terminamos agradeciendo a la Fundación Rosa Luxemburgo por el apoyo brindado para la realización de este segundo ciclo de conversatorios.

Pensamiento Crítico en el Paraguay
Memoria del Ciclo de Conversatorios 2015
Guillermo Ortega
BASE-IS
Diciembre 2015 – 158 páginas
Asunción, Paraguay
Descarga el PDF

Vea más publicaciones de BASE-IS y también la edición de 2014 con aportes sobre Rafael Barrett, Virginia Corvalán, Carlos Pastore, Oscar Creydt y Mauricio Schvartzman.

Por Marielle Palau y Patricia Agosto
tapa-hacia-la-construcion-soberania-alimentarEste material, además de compartir algunos elementos claves para comprender la propuesta de la soberanía alimentaria, sistematiza la visión y las experiencias que tienen sobre la soberanía alimentaria las organizaciones paraguayas que en la actualidad son integrantes y se encuentran activas en la Vía Campesina-Paraguay: la Coordinadora Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas (CONAMURI), la Federación Nacional Campesina (FNC) y la Organización de Lucha por la Tierra (OLT), y de organizaciones sociales y colectivos de Argentina que construyen, desde la producción, la comercialización, la formación y la difusión, hacia la soberanía alimentaria.
Descarga el PDF
La soberanía alimentaria es un concepto de la Vía Campesina que se ha ido construyendo y enriqueciendo desde mediados de la década de los noventa –tal como se plantea en este trabajo– en diferentes encuentros y espacios colectivos por las organizaciones campesinas y del cual se han ido apropiando otras organizaciones, comprendiendo que la misma es una propuesta política para transformar el actual paradigma productivo impulsado por la Organización Mundial de Comercio y defendido por todos los organismos que pretenden que la agricultura esté al servicio de las grandes corporaciones y no de las necesidades y los derechos de los pueblos.
Es una propuesta profunda y abarcativa que supera ampliamente el concepto de seguridad alimentaria planteado por la FAO e inclusive el derecho a la alimentación; es importante ya que se la reconoce como un derecho humano en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (Artículo 11), suscripto por la mayoría de nuestros países, y eso posibilita llevar adelante acciones de exigibilidad en instancias internacionales, entendiendo que las mismas han sido resultado de las luchas de las organizaciones. La amplitud del concepto lleva a que las organizaciones vayan avanzando en forma dispar en la discusión de algunas de sus dimensiones, e inclusive que las mismas vayan teniendo diferentes matices que la enriquecen aún más. Yes, there are a few precautions you should take how do i recover my outlook pst file when recovering deleted files from a flash drive on Windows 8. Este proceso de apropiación y construcción de la soberanía alimentaria puede ser apreciado en el primer capítulo de este material, en el que se reafirma que la misma es base estructurante de la construcción de una nueva sociedad y se entrecruza con otras soberanías, como la de los territorios y la de los cuerpos.
Partiendo de que las alternativas al actual modelo capitalista –que cada vez mercantiliza con más violencia todos los bienes comunes y atropella los derechos de los pueblos– ya vienen siendo construidas por las comunidades y las organizaciones en diferentes escalas, en los capítulos segundo y tercero se presentan las experiencias que se vienen llevando adelante en Paraguay y Argentina, valorizándolas y, al mismo tiempo, describiendo las limitaciones y difi cultades para que las mismas avancen, compartiendo así los aprendizajes de cada una de ellas.
En el cuarto apartado, se hace referencia a los obstáculos para avanzar en la construcción de la soberanía alimentaria, siendo en el caso paraguayo, la clara sumisión del gobierno a los intereses de las grandes corporaciones del agronegocio, y en el caso argentino, un convencimiento de que la profundización del modelo de la agricultura industrial es la que va a permitir el crecimiento económico y el desarrollo del país, reflejándose en la práctica en la garantía de las políticas públicas respecto de los intereses empresariales. En ambos casos, se despliega una política orientada a que las comunidades se disciplinen al modelo.
Este material es el resultado, por una parte, de un rico debate regional impulsado por la organización argentina Pañuelos en Rebeldía que, avanzando en la discusión de las diferentes dimensiones de la soberanía, nos invitó a sistematizar las experiencias de soberanía alimentaria en Paraguay y en Argentina. Y por otro, de la predisposición de compañeras y compañeros de la CONAMURI, FNC y OLT, no sólo en acceder a las entrevistas, sino en compartir sus visiones, sentires y las experiencias que vienen construyendo. Lo mismo podemos decir de las organizaciones y colectivos de Argentina, algunos de los cuales pudimos entrevistar y otros nos permitieron conocer sus experiencias a través de la divulgación en sus páginas de internet y por medio de los medios de comunicación alternativos y populares, atentos en mostrar y difundir lo que ocurre detrás de los discursos hegemónicos. Nuestro aporte se limitó a la sistematización. This extensibility ensures that XML can how do i recover files from trash on a mac accommodate diverse data formats and meet specific requirements.
Ante la tendencia a mirar sólo los procesos “macros” y al hacerlo, ver el avance del extractivismo como arrollador e imposible de detener o ver sólo las limitaciones para avanzar en la construcción de una sociedad alternativa, este material aporta una mirada “micro”, e invita a conocer y valorar esos pequeños pero fundamentales pasos que vienen dando los movimientos sociales y populares en el camino de crear una sociedad alternativa al capitalismo.
 

Hacia la construcción de la Soberanía Alimentaria
Desafíos y experiencias de Paraguay y Argentina
Patricia Agosto y Marielle Palau
BASE-IS, Equipo de Educación Popular Pañuelos en Rebeldía, CIFMSL
Diciembre 2015 – 110 paginas
Descarga el PDF

El economista y ex presidente de la Asamblea Constituyente de Ecuador, Alberto Acosta Espinosa, estuvo en Brasil para la presentación de su nuevo libro «El Buen Vivir», traducido al portugués en una edición conjunta de la editoriales Autonomía Literária y Elefante y de la Fundación Rosa Luxemburgo.
En un debate luego de la presentación del libro, con participación de la periodista Verena Glass, del profesor de la Unifesp Salvador Schavelzon y del escritor y historiador Célio Turino, Acosta llamó la atención sobre los engaños y consecuencias de las políticas desarrollistas y lanzó un desafío para la izquierda del siglo 21.

En esta entrevista, el geógrafo David Harvey, profesor emérito de Antropología y Geografía de la City University of New York (CUNY), analiza la urbanización del mundo y sostiene que es preciso combatir el capitalismo mediante la radicalización en las ciudades.
 

ilustra

Ilustración: Tulipa Ruiz, Daniel Epstein


 
Por Daniel Santini*
A David Harvey no le gusta São Paulo. «Estuve en la ciudad en los años 1970, y también en lugares como Recife [Estado de Pernambuco] y Salvador [Bahía], que fueron totalmente tomados por rascacielos y shopping centers. A todos en Brasil les gusta pensar que el país es especial: ¿pero qué tiene Brasil de especial? Es sólo capitalismo”.
David Harvey. Foto: GD

David Harvey. Foto: GD


Así, de manera directa y clara, sin medir palabras, respondió a preguntas de un grupo reunido en la capital paulista en una conferencia de prensa organizada por la Fundación Rosa Luxemburgo. Además del renombrado marxista británico, el encuentro reunió a los académicos brasileros Camila Moreno, Isabel Loureiro, Jorge Grespan, Marcos de Oliveira, Mariana Fix y Pedro Arantes. De la Fundación Rosa Luxemburgo, participaron Ana Rüsche, Daniel Santini, Elis Soldatelli, Florencia Puente, Gerhard Dilger y Verena Glass.
Harvey, que hoy vive en Estados Unidos, donde da clases como profesor emérito de Antropología y Geografía en la City University of New York (CUNY), es considerado como una de las principales referencias en marxismo, en especial cuando se trata de urbanismo. En esta conferencia de prensa, aborda desde la construcción de las megalópolis chinas hasta la estandardización de las ciudades capitalistas. De manera contundente, con humor y hasta ácido a veces, con la misma intensidad con que rechaza la hiperurbanización, critica ideas como la desurbanización y el concepto andino del buen vivir, se queja de los límites de la agroecología y sostiene que la producción de granos debe ser industrializada y a gran escala.
 
La urbanización en China es un proyecto masivo, con alta densidad poblacional en conjuntos habitacionales de 50 pisos, todo conectado por trenes rápidos. Son centros construidos con materias primas importadas en gran escala, como hierro, que sale de la Amazonia, que no serán alimentados por paneles solares o usinas de viento sino por energía nuclear. Dentro de una perspectiva ecológica, ¿cuánto tiempo puede durar este modelo?
No tengo la menor idea. Lo que tenemos en este momento son algunas de esas formas absurdas de urbanización, como en Dubai [Emiratos Árabes]. Hay cosas muy locas que están ocurriendo. Pero ahí es preciso mirar la macroeconomía. Lo único que mantuvo al capitalismo vivo, en el mundo, en los últimos años, es la urbanización china. Si ese proyecto masivo no hubiese ocurrido y, si no se hubiera acelerado como después de 2007/2008, gran parte de América Latina habría entrado en crisis en aquel período. China está inmensamente endeudada, no en dólares sino consigo misma. Los chinos se mueren de miedo por el desempleo, y éste fue también un proyecto de absorción de fuerza de trabajo. La dinámica de crecimiento del capitalismo junto con la idea de que es posible crecer así eternamente es una contradicción que va a llegar a su fin. Y habrá consecuencias ambientales. Vi estadísticas que indican que China consumió más cemento en los últimos cinco años que Estados Unidos en el último siglo. Y cubrir un país con cemento no parece una idea muy ecológica… Pero es pertinente la cuestión sobre cómo tales ciudades serán abastecidas en términos de energía; es un punto crítico. Las ciudades son extremadamente vulnerables en cuanto a fuentes de energía.
¿El capitalismo depende cada vez más de la urbanización?
Sí, y éste es un punto importante, porque las actividades más lucrativas y productivas están cada vez más vinculadas a la urbanización. Parte de este sistema es pura ficción porque se basa en el aumento de los alquileres, una variante que es cada vez más una fuente de ingreso importante para la clase capitalista en general. No es posible continuar por este camino. Seguí el desarrollo urbano en Brasil en los últimos 30, 40 años. Estuve en São Paulo en los años 1970, y también en lugares como Recife y Salvador, que fueron totalmente tomados por rascacielos y shopping centers.
A todos en Brasil les gusta pensar que el país es especial: ¿pero qué tiene Brasil de especial? Es sólo capitalismo. Y, generalizando, es siempre lo mismo. Es eso de autos, avenidas, shoppings y condominios. Si consideramos que todos esos cambios ocurrieron en los últimos 30, 40 años, y pensamos en lo que va a ocurrir en los próximos 30, 40 años, es posible pensar en el mundo en el que vamos vivir. Es inimaginable. Lo que estamos viendo en China hoy, es el futuro.
Beijing. Imagem: Landsat/NASA

Beijing. Imagem: Landsat/NASA


 
En este contexto, ¿qué piensa del concepto de desurbanización? Tenemos naturalizada la transición de lo rural hacia lo urbano, pero tal vez, en algún punto, tengamos que discutir cómo desurbanizar, de manera planeada y democrática, ¿no?
Bien, estoy en contra de la desurbanización. Creo que sería igualmente desastroso, en términos ecológicos, esparcir a todos por los campos. Especialmente, considerando las divisiones de trabajo y los flujos de commodities, creo que son cruciales las formas eficientes de urbanización. Estamos hablando de una población que en breve será de 8 mil millones de personas. ¿Cómo esparcir a toda esa gente en espacios pequeños y autónomos? ¿Y en qué nivel podrían ser autónomos? Porque una de las cosas que el capital hizo, al definir conexiones y divisiones de trabajo, es establecer una red en la que las comunidades locales ya no son tan vulnerables a las catástrofes. Bastaba una plaga de langostas para dejar que una comunidad muriera de hambre.
En el pasado, antes de las vías férreas, eso era bastante común. Y las vías férreas eliminaron eficientemente el hambre local. Si pensamos en un mundo de comunidades autónomas autosustentables, cada una de ellas va a ser vulnerable de alguna manera. Entonces, un mundo descentralizado no me parece lo más razonable a seguir. Dicho esto, tampoco estoy a favor de una hiperurbanización, como la china. La cuestión urbana es crucial, pero es a través de formas más radicales de urbanización como creo que vamos a resolver nuestros problemas. Incluyendo, claro, poner mucho énfasis en sistemas de agricultura urbana y similares. Huertas comunitarias e ideas de este tipo pueden funcionar bien.
 
São Paulo. Imagem: Landsat/NASA

São Paulo. Imagem: Landsat/NASA


Sobre la vivienda, en Brasil, vemos casas construidas por el programa «Mi Casa, Mi Vida” que parecen cajitas en hilera, todas iguales. ¿Es posible hacer algo diferente, cuando se piensa en programas a gran escala?
En general existe esa percepción de las personas de que los proyectos habitacionales son necesariamente feos y malos. Pero si miramos los que se construyeron en Londres en 1960, hay algunos muy bonitos, que tienen una calidad fantástica. Tanto que, después de que fueron privatizados, buena parte de la burguesía se apropió de ellos. Entonces, no hay ningún motivo para que los proyectos sociales de vivienda sean parecidos a lo que usted describe.
¿Pero es posible construir proyectos así, considerando los costos y los aspectos económicos?
Primero, la cuestión de los costos va a depender del valor de los terrenos, y creo que éste es un punto en el que el Estado tiene un papel importante, en cohibir la especulación como parte de una política para garantizar el acceso a la vivienda. Después, es necesario reorientar los recursos públicos. Por ejemplo, si usted tasa cada propiedad de la burguesía y cobra impuestos a la vivienda de la clase media y de la clase alta, reorientando lo que se obtiene hacia la vivienda social, va a haber mucho más recursos para proyectos habitacionales para las masas. El problema es que muchas veces el sistema funciona al revés. En Nueva York, los rascacielos difícilmente pagan impuestos, a causa de subsidios que recibieron en los años 1970. Los multimillonarios viven en condominios libres de impuestos. Bill de Blasio [alcalde de Nueva York, del Partido Demócrata] está intentando cambiar eso.
Las pequeñas comunidades, ¿no serían menos frágiles que una ciudad como São Paulo, que depende de un sólo centro de abastecimiento? Se naturalizó tanto en los círculos de izquierda la idea de la urbanización que, incluso en discusiones sobre el buen vivir, un concepto indígena andino, hablar de salir de la ciudad no es una opción considerada…
El buen vivir tiene orígenes bastante rurales y no es posible que todos vivan como las poblaciones indígenas de la Amazonia.
Éste es el origen, la tradición, pero hay muchos pensadores que formulan el concepto de manera más abierta. Muchas veces, las personas resumen todo como «pachamamistas”, que quieren volver al pasado; es una crítica frecuente, de la izquierda y de la derecha.
No estoy de acuerdo con esa crítica, pero tengo mi punto de vista, sobre el cual escribí en Spaces of hope. Entre otras cosas, entiendo que ciertas partes del mundo podrían ser dejadas para la producción altamente industrializada de granos y carne. Parece bastante ineficiente cultivar trigo en la propia quinta. Lo que sí hay que cultivar son verduras, hojas, tomates. A veces, una babosa puede hacer un estrago. En Argentina, donde viví por un año, tenía un lindo cultivo, pero me desperté un día y todo había desaparecido. Encontré una hilera de hormigas y me quedé muy antiecológico. Busqué el veneno más poderoso y destruí el hormiguero. Desistí de esa cosa orgánica, sin sentido [risas]…
Es claro que si miramos algunos aspectos de la producción industrial, como la de carne, produce enojo. Hay muchas evidencias de que la manera en que se estructura hoy la producción de pollo favorece las enfermedades. Estamos creando nuevos ambientes para nuevos patógenos. Entonces, la cuestión es: ¿qué tipo de agricultura debe permanecer industrializada? Creo que la mayoría de la producción de granos debe mantenerse industrializada porque es la manera más eficiente y efectiva. No estoy diciendo que la agricultura urbana va a resolver el problema, pero puede ayudar. Esta idea está relacionada con la noción del buen vivir.
¿Piensa que el concepto puede ser útil en la búsqueda de soluciones?
Creo que con frecuencia nos encontramos trabajando con lo que yo llamo términos vacíos de significado: el buen vivir, por ejemplo. Todo el mundo quiere una buena vida. Los multimillonarios quieren una buena vida, los indígenas quieren una buena vida. La gran cuestión no es el buen vivir en sí, sino cómo las personas llenan ese concepto con un significado particular. Y yo creo que lo que los indígenas quieren decir con ese término no funciona bien cuando se traduce como buen vivir. Nadie va a decir que está en contra del buen vivir. Es uno de esos conceptos en relación con los cuales todos están a favor.
La sustentabilidad es otro ejemplo. O el derecho a la ciudad. Todo el mundo quiere tener derecho a la ciudad. La cuestión es: ¿derechos de quién? ¿Por qué se esfuerzan las personas, cuál es el sentido de la lucha? Debemos parar de hablar del buen vivir y comenzar a hablar sobre pautas específicas: vivienda, por ejemplo. Cuanto antes comencemos a hablar sobre programas reales y objetivos, mejor.
 
Nueva York. Imagem: Landsat/NASA

Nueva York. Imagem: Landsat/NASA


De Blasio es un progresista que asumió el Gobierno Municipal de Nueva York después de [Michael] Bloomberg y otros de derecha. ¿Qué posibilidades tiene?
Muy pocas, porque las cuestiones fiscales quedan mayoritariamente con el Gobierno del Estado. Andrew Cuomo es el gobernador, del Partido Demócrata, pero pretende llegar a la Presidencia, y por ese motivo no va a incomodar a Wall Street. Así, termina oponiéndose a todo lo que De Blasio propone y éste queda con poco margen de maniobra. Inmediatamente después de la elección, De Blasio comenzó a sufrir ataques de la prensa y su popularidad cayó. Los movimientos sociales no están más en las calles amenazando a Wall Street o algo así, entonces, él no tiene apoyo.
¿Y las personas que fueron a las calles en 2011, como Occupy Wall Street?
Se perdieron, en muchos aspectos, creo. Los movimientos sociales, que estaban directamente vinculados y alrededor del Occupy, eran muy fragmentados y diferentes. Cuando se cerró el Zucotti Park, todo quedó descentralizado y con menos visibilidad. La única aparición fue cuando vino el huracán Sandy y el Movimiento Occupy fue el primero en organizar la ayuda, de manera super eficiente, con su autonomía para salir y auxiliar directamente a las personas. Pero la política de eso es terrible, en el sentido de que ellos ayudaron a las personas a volver y reconstruir sus casas, dentro de reglas de propiedad privada y todo lo demás. De repente, se dieron cuenta que estaban reconstruyendo la forma de vida individualista y capitalista, que se habían convertido en un grupo super eficiente de apoyo a las víctimas, más que en una fuerza política transformadora.
¿Y movimientos como los Indignados de España, las fuerzas que surgen en Barcelona, en Grecia, en Turquía, en el sur de Europa? ¿Estamos viviendo un momento de esperanza, es posible imaginar cambios?
Sí, yo creo que es un momento interesante, en muchos sentidos. El Occupy es un movimiento que terminó influenciado por sentimientos anarquistas y autonomistas, y esto generó la falta de interés en el poder político stricto sensu. Era como si el movimiento considerara que el aparato estatal no tendría relevancia. Había esa insistencia de que todo fuese horizontal y no jerárquico. Discutí con ellos por algún tiempo y escribí un artículo en el que, de manera amistosa, ataqué a los anarquistas. Bromeé con el «¡Escucha Marxista!» del [anarquista estadounidense] Murray Bookchin, y publiqué el «¡Escucha Anarquista!», intentando señalar que muchas cosas buenas vinieron del anarquismo, pero también fallas cruciales.
Y tenemos que estar preparados para ir más allá de lo que lo hacen los anarquistas, y formar parte de los gobiernos. Esto es lo que parece estar ocurriendo, y por eso las elecciones en España son muy importantes. Vemos un nivel de activismo que, obviamente, es crítico del Estado pero no ignora el poder del Estado.
Entonces, hoy la cuestión de los movimientos alternativos y su papel político es la agenda. Lo vemos siendo expresado en la manera en que sucedieron las cosas, en Barcelona o Madrid. Es un momento emocionante y de esperanza. Aunque todavía hay una idea fuerte, en muchas organizaciones de izquierda, de no querer ninguna relación con el aparato estatal. Y están todos esos estudiantes que me clasifican como estalinista porque sostengo que no deberíamos descartar negociar con el Estado.
 
* Daniel Santini es coordinador de proyectos en la Fundación Rosa Luxemburgo. Texto organizado en base a una transcripción hecha por Sarah Lempp. La conferencia de prensa (versión en inglés) fue realizada el 12 de junio de 2015 en el auditorio de la organización, en São Paulo.

El agrónomo y ex titular del SENAVE, Miguel Lovera, analiza la ganadería paraguaya en su artículo “Negocio insustentable que mantiene la inequidad”

deforestación paraguay

En su artículo, Lovera explica que en los últimos 20 años esta actividad económica vive un salto productivo debido a la demanda internacional, pasando de 27 mil a 211 mil toneladas de carne exportadas en 15 años.
“Con ese impetuoso aumento, han aumentado también los impactos negativos de la actividad. La deforestación, principal impacto ambiental verificable de esta actividad en el Paraguay ha llegado a niveles inusitados en ciertas regiones del Chaco Boreal, llegando a empujar las cifras a unas 35 hectáreas deforestadas por hora”, dice.
Uno de los aspectos que analiza es el control de empresas extranjeras en el negocio cárnico en Paraguay, donde más del 50% de las exportaciones de carne vacuna se realizan a través de empresas de capital brasileño.
“La ganadería paraguaya pasa por un momento de expansión eufórica, pero difícilmente pueda seguir llamándose paraguaya”, dispara.
La actividad ganadera en Paraguay se originó en el siglo XVI, pero hoy, a pesar de la adopción de una matriz industrial, sigue conservando los mismos vicios iniciales: la explotación de los peones, los míseros salarios, su vinculación con una oligarquía retrógrada y el autoritarismo, reflexiona.
En los últimos años, tras deforestar gran parte de la Región Oriental de Paraguay, el eje de la actividad se mudó al Chaco, donde genera daños irreversibles, como la deforestación alarmante, la desertización y salinización de los suelos y la amenaza de los bienes culturales y hábitat de pueblos indígenas, entre ellos uno que vive en aislamiento voluntario desde hace más de 2.500 años, dice.
Para Lovera, el gobierno de Horacio Cartes legitima estos daños: “es que la deforestación es legal porque los propietarios cuentan con licencias para emprender el “cambio de uso de la tierra”, que en jerga corriente, cuentan con el permiso del gobierno”, cuestiona.
“La deforestación rampante promete eliminar los bosques de la faz de Paraguay en poco más de una década”, dice.
En el artículo el analista también aborda los negocios de producción industrial de carne de cerdo y aves en el país y sus consecuencias ambientales y sociales: “Muchas de las instalaciones productivas y mataderos avícolas se encuentran en la cuenca del Lago Ypacaraí, siendo obvio el déficit de plantas de tratamiento de efluentes en dicha cuenca, y por cierto, en todo el país”.
La tendencia mundial de producción que caracteriza hoy a Paraguay, acarrea el deterioro ambiental, el deterioro de la calidad de vida, de las condiciones de nutrición, la contaminación de las aguas y la extranjerización del país, dice.
El artículo “Negocio insustentable que mantiene la inequidad” forma parte del dossier “Con la soja al cuello: Informe sobre agronegocios en Paraguay 2013-2015”, editado en diciembre último por BASE-Investigaciones. Se lo puede descargar gratuitamente en ESTE ENLACE.
FOTO: Guyra Paraguay