En Panguipulli, en la región de los Ríos, se realizó los días 26 y 27 de mayo el encuentro cumbre denominado “Wallmapu-Patagonia”, que contó con la participación de 140 personas, en su mayoría representantes de organizaciones sociales vinculadas a la defensa territorial, economías territoriales, salud de los pueblos, y medios libres e independientes, comprometidas con la realidad de la región en la macro zona transfronteriza conocida como Wallmapu – Patagonia.

El encuentro fue facilitado por la Coordinación de Redes Territoriales, El Parlamento Mapuche de Koz Koz y el Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (OLCA), y contó con el apoyo de la Fundación Rosa Luxemburgo. La actividad se suma a una serie de acciones vinculadas a la defensa activa de los territorios como espacios de vida y soberanías de los pueblos, y cuyo ejercicio ha permitido a los pueblos de América Latina contrarrestar la depredación que las grandes transnacionales realizan, en connivencia con el poder político, sobre los bienes comunes de los pueblos.

Es además parte de un proceso que se ha venido gestando con diversas redes y articulaciones que permitieron la realización del encuentro “Territorio y maldesarrollo: Energía, extractivismo y alternativas desde los Pueblos en Argentina y Chile”, realizado en Fiske Menuko y Neuquén (Puelmapu, Argentina) a fines de agosto y principios de septiembre del 2017. Asimismo es parte de las resoluciones definidos en el II ncuentro de Redes territoriales, realizado en Quellón (Ngulumapu, Chiloé, Chile), los días 3 y 4 de marzo del 2018.

2018-06-21 17_08_27-Declaración encuentro cumbre “Wallmapu Patagonia”

El  contexto social político y ambiental que se vive en el Wallmapu – Patagonia de conflictos socioambientales y territoriales extractivistas en constante expansión, así como también la denominada “integración” energética impuesta en la región, hacen de este espacio un momento propicio para enfrentar desde las alternativas, la cosmovisión y el arraigo territorial, los perjuicios que los Estados y las empresas generan a través de la realización de proyectos que impactan el ambiente y a las comunidades.

Las organizaciones territoriales denunciaron  el modelo extractivista que solo beneficia a los grandes empresarios y a la acumulación del capital, poniendo en evidencia que este sistema no solo saquea la naturaleza, también divide a las comunidades, destruye las culturas locales y atenta contra la espiritualidad y la cosmovisión de los pueblos indígenas.

Declaración
1.- Asumimos como movimiento en esta macro zona territorial “Wallmapu – Patagonia” la defensa activa de los territorios como espacios de vida y soberanías de los pueblos, alertando que se viene impulsando una fuerte ofensiva extractivista principalmente de empresas transnacionales en colusión con sectores políticos que administran el aparato público de los estados chileno y argentino, quienes ejecutan una planificación geopolítica que atenta contra los territorios, los derechos humanos y el bien común, que pretende el crecimiento de actividades industriales vinculadas a las petroleras – fracking, minería, forestal y acuícola (pesquera y salmonera), las que van de la mano con la intensificación de proyectos de energía (hidroeléctricas, eólicas, termoeléctricas…), mayoritariamente en el centro sur de Chile.

2.- Denunciamos que este encadenamiento neoliberal extractivista y transfronterizo se vincula directamente a corredores bioceánicos como parte del eje “sur” donde los estados aumentan la función subsidiaria a favor de grupos económicos por medio de construcciones viales, infraestructura, telecomunicación, puertos, desde las arcas fiscales, para facilitar el saqueo de los territorios y la extracción y traslado de materias primas, cuyos propósitos van acompañados de políticas represivas biestatales contra toda disidencia y oposición, tendientes a abrirle camino a los intereses de los sectores más violentos, depredadores y corruptos, cuyos planes toman distintas aristas. En Argentina uno de ellos se llama “Comando Unificado” y en el caso de Chile uno de ellos denomina “Unidad Anti Terrorista”. Frente a esta realidad, llamamos con más fuerza en todo el Wallmapu – Patagonia a la unidad de las organizaciones defensoras de los territorios para hacerle frente a esta inmoral embestida y que progresivamente irá cayendo.

3.- Indicamos asimismo que existe una fuerte ofensiva política legislativa impulsada por los mismos sectores acostumbrados a violar derechos humanos y que pretenden alterar y afectar el mínimo estándar normativo sobre derechos colectivos de los pueblos, como ocurre con la ofensiva gubernamental y empresarial en Chile que pretende “asaltar” la ley de espacios de borde marino de Pueblos Originarios (ECMPO) y atentar contra la protección de bordes costeros con usos tradicionales.

Asimismo, las constantes arremetidas contra alcances del Convenio 169 de la OIT sobre Pueblos Indígenas, el debilitamiento del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental SIEA, y la creación de la Oficina de “Gestión de Proyectos Sustentables (GPS)” para re-impulsar más de 200 proyectos de inversión extractivos, entre otras materias. Hacemos un llamado para hacer frente común y exigir que se amplíen reconocimientos y garantías de derechos colectivos y se respeten asimismo las autonomías territoriales, consagradas en tratados internacionales, varios de los cuales, tanto el estado chileno y argentino, siguen sin cumplir, siendo un caso extremo en este marco el escandaloso estado de privatización y mercantilización de las aguas que se vive en Chile, como también, la nula capacidad de generar reconversiones de actividades económicas tendiente a la protección efectiva de las fuentes hídricas en medio de fuertes crisis y priorizar los intereses y necesidades locales de los diversos territorios, en ambos lados de la cordillera.

4.- Señalamos que este encuentro “Wallmapu – Patagonia” se realizó en Panguipulli como una manera clara y directa en apoyo a las comunidades que defienden y recuperan el territorio localmente y que enfrentan actos represivos y criminales por sectores estatales y empresariales, tal como ocurre en Trafun y su proceso de recuperación de tierras y defensa de lugares sagrados frente a empresa latifundista agro forestal “Las Vertientes” y también, la resistencia de la comunidad Newen Tranguil, donde fue asesinada Macarena Valdés en el marco del conflicto hidroeléctrico generada por la transnacional austriaca RP Global.

En la misma línea, nos solidarizamos con las numerosas personas (y sus familias) objeto de políticas de criminalización, persecución, hostigamiento y hasta asesinatos por parte de agentes de los estados chilenos y argentino en el marco de protestas sociales y recuperación de derechos, como también, frente al encarcelamiento que son objeto numerosas personas mapuche en el marco de conflictos territoriales, donde ha primado la desidia de gobernantes en no asumir y resolver sus obligaciones de reparaciones de tierras al Pueblo Mapuche, incluyendo actos sistemáticos de represión y violencia contra la infancia Mapuche en numerosas comunidades allanadas y militarizadas.

A su vez, sigue quedando en evidencia los usos y abusos de instrumentos procesales fácticos e irregulares, con clara connotación política y racista, con juicios viciados para condenar a personas mapuche, sin pruebas y uso de montajes, como ocurrió, a modo de ejemplo, en el fallo condenatorio “Luchsinger Mackay” y en particular en contra de José y Luis Tralcal. Por su parte, consideramos de gravedad la situación de prisión que enfrenta el Machi Celestino Córdova, nuevamente en huelga de hambre, cuyo estado condenatorio y carcelario no deja sin efecto sus demás derechos, incluyendo el de libertad de culto y creencia religiosa, en consideración a la petición, como autoridad tradicional, de poder acudir a su rewe (espacio ceremonial) por 48 horas, a quien funcionarios estatales chilenos le siguen negando este derecho, haciéndose caso omiso de los llamados de diferentes organismos de derechos humanos, razón por la cual adherimos activamente a esta petición para que se cumpla cuanto antes.

5.- Atendiendo las diversas movilizaciones contra el patriarcado desplegado por un amplio movimiento de mujeres y que confrontan situaciones estructurales y de diversas escalas, resaltamos y valoramos a su vez la lucha que desde tiempos inmemoriales vienen sosteniendo numerosas mujeres en estos territorios ancestrales contra la invasión colonial, contra la empresa de depredación y muerte, contra la dominación y sometimiento de los pueblos y que actualmente se vislumbra en la lucha por la pervivencia y justicia que encabezan múltiples mujeres mapuche, chilenas y argentinas, frente al capitalismo extractivista y sus variados tentáculos.

6.- Reafirmamos una vez más que nuestra lucha es por la vida, es por la justicia, es por el buen vivir, valorando los saberes ancestrales y las propuestas que buscan nuevas formas de (de)construir sociedad, basadas en el procesual aprendizaje sobre respeto, igualdad, interculturalidad, autonomías, soberanías, integridad, libertad, lejos del desarrollo capitalista y lejos de toda forma de opresión social, dominación y depredación de las fuerzas de la naturaleza.

Lo que ocurre en Wallmapu – Patagonia debe ser motivo de atención y reacción por parte de todos los sectores democráticos y respetuosos de los derechos humanos. Alentamos a levantar con más fuerza nuestras propuestas y resistencias.

Participaron del encuentro Wallmapu Patagonia:

Consejo de Comunidades Williches Chiloé, Wiñoi Newen Ancud, Agrupación cultural Luche Ancud, Coordinadora Willi Lafken Weychan , Aire Puro – Radio Placeres Valparaíso, Negra Colora (Valdivia), radio Rayén Mapu (Quellón), El Itihue – Ñuble, Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales OLCA, Coordinadora Penco Lirquén, Newen Kimun – Los Ángeles, Consejo de Defensa Territorial – Los Lagos, Grupo Krisis, Kolectivo El Kitral, Parlamento Mapuche de Koz Koz, Ecoaldea Copihuelpe, Corporación Urracas Chile, 107.9 FM Parinacota Radiopopular, Observatorio de Derechos Ciudadanos y Probidad, Antu Kai Mawen, Defensa territorio San Juan de la Costa, Movimiento Por la Defensa de Futrono, Colectivo Mapuexpress, Asociación nacional de Mujeres Rurales e Indígenas – ANAMURI, Red por la defensa de los Territorios – Araucanía, Radio Inkieta, El Puelche Comunicaciones, Coordinación de territorios por la defensa de los glaciares, Gaceta Ambiental, Alianza Puelwillimapu, Bosque Antiguo – Valdivia, Consejo de Defensa de Los Lagos, Escuela Superior Campesina – Curaco de Vélez, Comunidad Pillán Mapu, Proyecto Wakaya, Observatorio Etnocientífico Kona Rupu Futa MAPU, Corporación América Morena, Red de Acción por los Derechos Ambientales – RADA, Observatorio Ciudadano, Comunidad Juan Painefuí, Cooperativa Ahorro y Crédito endógena mapuche Kume Mogen, Colectivo Audiovisual «El Choclo», Agencia Medio a Medio, Último Vagón producciones, FM Alas – El Bolsón Puelmapu, Colectivo Viento Sur, Radio Kurruf, Red por la defensa de la Infancia Wallmapu, Lof Antonio Epuñan – Freire, Centro de Estudios Sociales de Chiloé – CESCH, Red Organizaciones Sociales y Ambientales Panguipulli, Defensa territorio Hualapulli, Lof Paicil Antriao (Villa Angostura), Marcha Mundial de Mujeres, Wallkintun TV (Bariloche), Asamblea popular por el agua Mendoza, Colectivo Intercultural Mamül Müley (Bariloche), CODECIAM, Red de Economías Territoriales – Villarrica, Movimiento Salud para todos y todas, Consejo Comunidades Lafkenche Costa de Valdivia, Consejo Ecológico de Molina, Toma Puerto Fuy, Lof Trafun, Resguardo Konarupu, Radio del Mar, Ecoceanos, Observatorio Petrolero Sur – OPSUR.

Foto: OLCA

El pasado 13 de junio, el salón auditorio de la Biblioteca de Santiago se vistió de banderas rosas y de una exposición fotográfica que, enmarcando la entrada al salón, iba contando parte de la amplia historia de lucha de estas mujeres que se organizaron para defender los intereses de las trabajadores de la silvoagropecuario y la pesca, de las asalariadas de la agro-exportación, de las productoras y recolectoras de bosque y orilla de mar; de las mujeres organizadas en asociaciones gremiales, sindicatos, cooperativas u organizaciones locales que representan distintas realidades socioculturales e identitarias que se desprenden de las tradiciones campesinas y de pueblos originarios como Aymara, Quechua, Licarantay, Colla, Diaguita, Mapuche y Afrodescencientes.
Foto ANAMURI 2
Las mujeres de la Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas de Chile, ANAMURI tomaron el micrófono para contar y cantar sobre su recorrido durante estas dos décadas dedicadas a generar estrategias de visibilización de las condiciones laborales de las mujeres indígenas y campesinas, de intervención crítica en las políticas públicas, de fortalecimiento de la solidaridad y la organización entre mujeres; y la promoción de la propuesta latinoamericana de Soberanía Alimentaria basada en la producción agroecológica. Historia que no se ha detenido y que ha persistido en simultaneo con el sostenimiento de fuertes disputas territoriales contra los agronegocios para evitar la expulsión de las comunidades a manos del extractivismo.
Foto ANAMURI 3
¡Contra el capitalismo y el patriarcado! Resistencia y rebeldía, las mujeres por la vida. Así cerraba el texto de invitación a la conmemoración de este nuevo aniversario de ANAMURI. Consigna que encierra a fondo la concepción que hace 20 años viene desarrollando esta Asociación que insiste en la construcción y fortalecimiento de las alianzas de clase y de un feminismo campesino y popular. El discurso de su presidenta, Mónica Hormazábal Baeza, abrió resaltando la alegría y el orgullo profundo por la historia ya transitada y continuó insistiendo en la necesidad de seguir con la tarea porque en Chile y en toda América Latina aún hay mucho por hacer y por qué luchar.
Por la defensa de las mujeres rurales e indígenas, las semillas, la tierra, los bienes comunes, y a cultivar la esperanza para los pueblos del mundo que resisten y construyen… ¡FELIZ ANIVERSARIO COMPAÑERAS DE ANAMURI!

Las Defensorías Territoriales en Derechos Humanos (DTDH) son el resultado de un proceso en desarrollo iniciado en 2016 y que ha dado lugar a la conformación de equipos de atención integrados por personas que habitan barrios atravesados por diversas complejidades en los municipios bonaerenses de Florencio Varela, Quilmes, Lanús y Lomas de Zamora; y más recientemente en Berazategui, Solano y en la ciudad de Mar del Plata. Junto a la consolidación de la propuesta en estas regiones se avanza en la formalización de la experiencia en San Martín, Morón, Merlo y Moreno.

Por Florencia Brescia* y Jose Luis Calegari**

Las Defensorías Territoriales emergen como un modelo organizativo para la intervención ante la tercerización de las violencias en el territorio, en donde la concepción clásica de Violencia Institucional resulta insuficiente. Las DTDH no tienen horarios de oficina; mediante la circulación y fusión de múltiples saberes, la articulación entre lxs defensorxs territoriales de DD.HH. y el Poder Judicial contribuye a poner en discusión prácticas policiales y también judiciales que obturan el acceso a la justicia. El desconocimiento y la desinformación es la principal garantía para la invisibilización de prácticas que colaboran con la naturalización de la impunidad. Estos equipos realizan el primer abordaje y las articulaciones institucionales correspondientes -con el Poder Judicial y/o responsables dentro de la estructura policial- junto a víctimas y familiares, construyendo vínculos de acompañamiento colectivo como respuesta a la vulneración de múltiples derechos que son la antesala de la violencia policial y carcelaria. La tercerización de la violencia es la expresión de cruces complejos de diversos derechos vulnerados (el acceso a la tierra, la usurpación de viviendas, la explotación de migrantes y la trata de personas, entre otros) que sirven a las formas en que las policías actualizan los modos de regulación y recaudación en los territorios.

Formación en UNLaFormación en la Universidad de Lanús

Las DTDH se encuentran insertas en barrios en los que los altos niveles de pobreza conviven con las diversas violencias que ejercen las redes de ilegalidad, con predominio de venta de drogas, lo que se traduce en la disputa por los territorios, y especialmente hostigando a las experiencias de desarrollo comunitario que fortalecen formas de autonomía. Estas redes delictivas, compuestas por actores muy variados[1], se sostienen con la connivencia con las fuerzas de seguridad mediante alianzas que garantizan impunidad, y que impactan en diversas formas de regulación de la vida social del barrio, pero además condicionando qué y cómo se investigan ciertos delitos en el Poder judicial. En esta disputa, los propios jóvenes aparecen como eslabones reemplazables y descartables, pero al mismo tiempo necesarios para la consolidación y expansión de las redes de ilegalidad, oficiando ya sea como destinatarios de mercancías o bien asumiendo funciones de bajo mando como administradores de violencias. Esta modalidad se traduce finalmente en el incremento de la violencia entre pares, lo que se expresa en el aumento de la cantidad de muertes de la población joven, indicador que es finalmente interpretado mayoritariamente por el Poder Judicial como “conflictos interpersonales” (lo que los medios de comunicación traducen como “ajustes de cuentas”). En definitiva, negando e invisibilizando las causantes de las situaciones que llevan a la exposición de jóvenes a situaciones de violencia y, en muchas ocasiones, a la muerte misma.

Formación en QuilmesFormación en Quilmes

La creciente venta de drogas a la luz del día y en conocimiento de los responsables de la seguridad en el barrio, pero además el consumo de drogas de niñas y niños desde cada vez más temprana edad (que deriva en muchos casos finalmente también en el abuso sexual y redes de explotación infantil), la desaparición de personas (en donde los parámetros de la “búsqueda de paradero” resultan insuficientes), la aparición de cuerpos en basurales que nadie denuncia y por lo tanto nadie investiga, son algunos de los ejes sobre los que se sostienen las redes de ilegalidad amparadas por la tercerización de servicios de las fuerzas de seguridad. Reposar sobre la idea de una autonomía absoluta de estas fuerzas resulta insuficiente además de erróneo, por lo que los escenarios actuales exigen que los funcionarios judiciales y políticos brinden herramientas adecuadas y resultados acordes a investigaciones serias en materia de seguridad y criminalidad.

Formación continua y registro como metodología para la intervención
El modelo organizativo de las DTDH se basa en la conformación de equipos locales, integrados por habitantes de los barrios, que desarrollan capacidades de intervención ante emergencias, seguimiento de casos, interlocución con funcionarios judiciales, políticos y policiales, así como la articulación con organismos de Derechos Humanos y otras agencias de estado. Las defensorías territoriales promueven la construcción de información como ejercicio permanente para identificar estos mecanismos y exigir su modificación, poniendo en funcionamiento las responsabilidades de cada institución y área de Estado.

Las DTDH están conformadas por personas comprometidas con la vida social del barrio que habitan, garantizando de este modo una intervención en horarios donde la presencia estatal no existe. No es novedoso afirmar que la amplia mayoría de los hechos de violencia suceden generalmente a contrarreloj de la oferta estatal, entre las 15 y las 08 hs. El modelo de “formación continua” e intervención colectiva de las DTDH habilita un proceso orientado a incidir en estas complejidades: resulta indispensable construir información precisa y certera sobre las tramas de relaciones entre policía y redes de ilegalidad que disputan el territorio y condicionan el desarrollo y acceso a un hábitat digno. La mayoría de las personas que integran las DTDH son habitantes del barrio, por lo cual conocen el funcionamiento diario del mismo al igual que los actores comunitarios, las redes de ilegalidad y cómo funciona la regulación policial en las tramas locales. Este conocimiento permite que las intervenciones y articulaciones se sustenten sobre la base de información valiosa y legitima. Algunos de los integrantes son familiares de personas privadas de libertad, con lo cual conocen también el sistema carcelario y los operadores judiciales que intervienen. Esto aporta a esa línea de atención específica un piso de saberes importantes.

Jornada 13-6-18Formación en Avellaneda

En la actualidad, la red de DTDH se encuentra en una etapa de profundización de la práctica del registro, sistematización y producción de información en cada uno de los equipos de las defensorías territoriales. Este proceso de producción permitirá registrar, además, elementos centrales para el monitoreo de políticas de seguridad en el territorio con el fin de contribuir al acceso a la Justicia. En ese marco, y desde  este año, la Fundación Rosa Luxemburgo inició un trabajo de acompañamiento al trabajo de la Red de Defensorías Territoriales, con el objetivo de contribuir al fortalecimiento de la Red de DTDH mediante el acompañamiento del proceso de consolidación de la región Quilmes.

*Comunicadora Social | ** Abogado. Integrantes de la Red de Defenosorías Terrotoriales en Derechos Humanos
Fotos: Equipo de la Red  de Defensores Territoriales en Derechos Humanos.

[1] Se trata de perfiles de personas que integran eslabones variados de las cadenas de ilícitos cumpliendo diversos roles, denotando diversas formas de poder en el territorio no necesariamente articulados en lo que se reconoce como una “banda”, sino que más bien son perfiles marginales funcionales a los intereses de estas. Se trata en definitiva de personas que no deciden solas, y que son útiles porque generan el caos para “otros”, y su prácticas impactan directamente en los barrios y espacios comunitarios que se organizan para construir y sostener otros modos de vida.

Na semana passada, toda a atenção esteve voltada para a Argentina onde, graças à mobilização de centenas de milhares de mulheres adultas e adolescentes, o Congresso aprovou o projeto de lei de interrupção voluntária da gravidez que é, simplificando, a legalização do aborto até a 14ª semana de gestação. Para a comunicadora popular argentina, que participou de toda a mobilização em defesa da aprovação da lei, Camila Parodi, trata-se, de fato, de uma revolução de massas, pois é o momento “de problematizar tudo o que é conhecido para criar o novo”.

aborto slider argentina

Mais de um milhão de mulheres ocuparam as ruas para acompanhar a votação e pressionar o resultado. Foto: Opera Mundi – reprodução facebook



Por Vanessa Martina Silva, Opera Mundi – Diálogos do Sul*

A lei foi aprovada nesta quinta-feira (15) pelos deputados argentinos em votação apertada. Foram 129 posicionamento favoráveis à medida e 125 contra. O resultado só foi definido nos últimos momentos, em uma votação que entrou madrugada adentro e durou quase 24 horas. Durante todo o tempo, uma multidão esteve do lado de fora do Congresso acompanhando a votação e pressionando os deputados.
“De madrugada, ainda não havia votos suficientes para que [a medida] fosse aprovada. Foi a pressão das ruas, com mais de um milhão de mulheres fazendo vigília que determinou o custo político para os que decidiram reverter o voto”, conta Parodi em entrevista à revista Diálogos do Sul.
O projeto de lei segue agora para o Senado, casa legislativa considerada mais conservadora e onde a medida corre riscos de ser barrada na votação esperada para setembro. Sobre isso, Parodi, que escreve para o site alternativo Marcha e integra o coletivo de educação popular Lenços em Rebeldia (parceiro da FRL), considera que “não há volta atrás desta conquista” e garante: “seguiremos em marcha até que todas sejamos livres”. Confira a íntegra da conversa:
Para começar, como vocês conseguiram essa mobilização a ponto de pautar esse tema no Congresso? Isso quando o governo de turno, de Mauricio Macri, é conservador e, inclusive, declarou ser contra o projeto…
Cabe destacar que o movimento feminista na Argentina tem muitíssimos anos de organização, encontros nacionais e ações diretas nas ruas. Nesse sentido, a luta pelo aborto legal, seguro e gratuito que resulta na Campanha Nacional pelo Direito ao Aborto e no símbolo do lenço verde é, também, uma construção coletiva de muitos anos.
Outro dia recordávamos que não faz mais de cinco anos saíamos às ruas em grupos pequenos de companheiras por todas as cidades da Argentina para falar de aborto legal e a reivindicação, em um primeiro momento, não era compreendida. Depois de falar, de levar às escolas, de fazer com que a temática do aborto entrasse no cotidiano, foi sendo quebrado esse senso comum e, assim, fomos conseguindo assinaturas em apoio ao projeto e também conseguimos que os partidos políticos e movimentos sociais começassem a compreender sua importância.
Ainda que se trate de um contexto hostil em termos políticos e econômicos, entendemos que este debate é realizado por causa dessa unidade de ação gerada pela temática do aborto. Após três anos de marchas do movimento Ni Una Menos [Nem Uma Mulher a Menos, movimento contra o feminicídio] e de mais de 30 anos de encontros nacionais de mulheres, o feminismo organizado foi penetrando profundamente na política argentina e, sem ser convidado, entrou pela porta dos fundos para ficar.
O governo de Macri, entendemos, não pode ignorar esta reivindicação coletiva e unificada que já conseguiu aceitação no senso comum da sociedade. A abertura do debate ao aborto por Mauricio Macri foi dada algumas semanas antes de o feminismo organizado ter anunciado adesão à paralisação internacional realizada em 8 de março, quando nenhuma central sindical o fizera. Ou seja, ele sentiu que a primeira pressão do ano a suas políticas de ajuste econômico veio do movimento de mulheres.
Como você avalia o resultado da votação no Congresso?
Hoje estamos muito felizes por ter esta meia sanção dos deputados. Efetivamente isso se deve à nossa luta, não há outra opção. A votação estava muito complicada já de madrugada não havia votos suficientes para que [a medida] fosse aprovada. Foi a pressão das ruas, com mais de um milhão de mulheres fazendo vigília, que determinou o custo político para os que decidiram reverter o voto.
“Nós decidimos. Aborto legal já”, diz o cartaz em uma rua em Buenos Aires | Foto: Opera Mundi - Reprodução/ Facebook

“Nós decidimos. Aborto legal já”, diz o cartaz em uma rua em Buenos Aires | Foto: Opera Mundi – Reprodução/ Facebook


Quais são as expectativas para a votação no Senado?
Nossas expectativas seguem sendo positivas, já que entendemos o que somos capazes de fazer. No entanto, o Senado é caracterizado por ser mais conservador, de forma que o trabalho prévio que temos que nos propor é mais complexo. De hoje até setembro temos um longo caminho. Diante da pressão de ontem, seguida da resolução no Congresso, alguns representantes de blocos de senadores já assumiram seu compromisso com a aprovação do projeto.
Como foi a receptividade da sociedade a esse debate?
O debate foi bem recebido em geral, já que o aborto é uma prática conhecida e um assunto de saúde pública. No entanto, setores das igrejas católicas e evangélicas têm gerado bastante pressão e repudio. Do nosso ponto de vista, essa reação não se traduz em massa. A massividade foi nós que garantimos nas ruas. Os que estavam contra, apesar de terem conseguido fazer um forte lobby dentro do Congresso, não conseguiram igualar nossa capacidade de mobilização.
É interessante ver que os que votaram dentro do Congresso a favor do projeto de IVE [Interrupção Voluntária da Gravidez, em português] foram quase em sua totalidade pessoas jovens e mulheres. Esta composição do voto [a lei foi aprovada com uma margem estreita] dá conta da falta de representatividade que temos as maiorias no recinto, já que esses deputados não dão conta do que passa fora, onde a aceitação e realização da prática do aborto é mais comum do que propõem em seu discurso conservador.
“As ricas pagam. As pobres sangram. Aborto legal”, lê-se no cartaz. Foto: Nuevo Encuentro Rosario/ Facebook

“As ricas pagam. As pobres sangram. Aborto legal”, lê-se no cartaz. Foto: Nuevo Encuentro Rosario/ Facebook


Temos visto uma forte participação de mulheres jovens nas marchas do Ni Una Menos em defesa do aborto. Por que essas meninas estão tão mobilizadas? O que aconteceu para determinar essa mobilização?
Entendemos que essas jovens estão tão mobilizadas porque compartilham a vida com outras gerações de feministas. O feminismo invadiu todos os espaços e as jovens começaram a compartilhar essas ideias e práticas que antes ficavam relegadas a pequenos grupos de mulheres.
Hoje em dia, as jovens conhecem o feminismo seja na família, nos meios de comunicação, nos espaços políticos, nas escolas, nas ruas. O chamado do feminismo pela liberdade de decisão sobre os corpos em todos os sentidos se converte rapidamente em consigna para qualquer uma que vive em seu quotidiano a violência sobre seus corpos.
Essas meninas pedem educação sexual nas escolas, mas já há uma lei nesse sentido. Por que essa lei não corresponde às necessidades delas?
Apesar de a lei de Educação Sexual Integral (26.150) ter sido aprovada há mais de 10 anos, as escolas ainda não terminaram de implementá-la. Ainda se sustenta certo discurso sobre educação sexual como temática que deve ser abordada na família. No entanto, aos poucos, essa concepção vai se rompendo e cada vez são mais as e os professores que decidem assumir seu compromisso com a aplicação cotidiana dessa lei.
Como acha que ficará o tema do feminismo na sociedade argentina? Do Brasil temos uma ideia de que realmente é uma revolução feminista, está de acordo?
Coincidimos. Estamos vivendo um momento de revolução de massas, de problematizar tudo o que é conhecido para criar o novo. Isso se vê tanto em o campo popular, como é assim também no dominante, onde os sentidos construídos coletivamente pelos feminismos irrompem em todos os espaços e levam a questionar violências, hierarquias e lógicas de centralização do poder. Este é o começo, falta um montão, mas estamos de convencidas que não há volta atrás nesta conquista e seguiremos em marcha até que todas sejamos livres!
* Jornalista, editora do site Diálogos do Sul
 

Con el objetivo de promover la reflexión, el intercambio de experiencias y la planificación de acciones comunes, integrantes de la “Red de Cátedras Libres de Soberanía Alimentaria y Colectivos afines” (Red Calisas) se reunieron en la ciudad de Córdoba el 11 de junio pasado. La Fundación Rosa Luxemburgo participó y apoyó el encuentro en un inicio de trabajo conjunto con la red.
Andrés Corbo - CaLiSA FAUBA (11)
Hace 100 años, los impulsores y las impulsoras de la Reforma Universitaria crearon la figura de las Cátedras Libres como espacio para promover áreas de la cultura y de los saberes que no encuentran lugar específico en la currícula de las carreras universitarias. Ya en ese momento, eran conscientes de las dificultades de la formación superior para incorporar las demandas y transformaciones que generaban las sociedades.
Esto ocurre con muchas instituciones de la universidad pública de Argentina, dónde se desconoce o subestima la gravedad de la problemática alimentaria y nutricional, en un país considerado como gran productor y exportador de alimentos. Pasando por distintos gobiernos, con un sinnúmero de programas de políticas alimentarias y agropecuarias, el hambre, la falta de acceso a alimentos “sanos, seguros y soberanos” y la malnutrición en todas sus formas estuvieron continuamente presentes en nuestra historia, a lo cual se suma actualmente la epidemia de sobrepeso y obesidad y el aumento de enfermedades crónicas no transmisibles asociada a la mala alimentación. Atender en profundidad la complejidad de esta problemática, en especial en nuestra región, implica reunir un amplio e interdisciplinario conjunto de propuestas que permitan abarcarla desde diversos puntos de vista a la vez, y con éste horizonte surgen las Cátedras de Soberanía Alimentaria y los colectivos afines.

En el prólogo del libro “Red Calisas: Tejiendo Redes Para La Soberanía Alimentaria”, presentado en el marco del encuentro en Córdoba, se hacen una serie de interrogantes necesarios para pensar la complejidad y la necesidad de pensar a la alimentación como un fenómeno multidimensional:
“Ingenieros agrónomos que saben todo sobre la producción de alimentos, ¿conocen el valor nutricional de lo que producen? ¿Los nutricionistas saben cómo se producen los alimentos que prescriben? ¿Los médicos preocupados por la evolución de la salud/enfermedad, saben de las causantes no solo biológicas sino sociales, ambientales, culturales de las mismas? ¿Los médicos veterinarios que logran producir más carne y leche a menor costo con la medicalización animal en producciones intensivas, conocen los efectos colaterales respecto a la calidad de los alimentos, la contaminación, la competencia contra las economías de producción animal campesina y de pequeños productores? ¿Los economistas que se focalizan en la contabilidad macroeconómica de un “modelo productivo”, logran percibir las estrategias domésticas para acceder a los alimentos, logran percibir los costos ocultos de este modelo (contaminación, salud, concentración monopólica, pérdida de fertilidad de suelos, pérdida de servicios ecosistémicos, migración rural-urbana)? ¿La sociedad asocia las catástrofes climáticas, las contaminaciones, y los efectos ambientales con el modelo productivo? ¿Los decisores políticos logran asociar la compleja trama que une la crisis energética, ambiental, económica y financiera con la problemática alimentaria?”

Reflexionar sobre estas preguntas es analizar las necesarias interrelaciones de los distintos actores que en ellas participan, y allí radica la importancia de la multiplicidad de enfoques y disciplinas que confluyen en el entramado de las cátedras.
Andrés Corbo - CaLiSA FAUBA (2)

Las Cátedras de Soberanía Alimentaria y Colectivos Afines
En el año 2003, el análisis crítico sobre el derecho a la alimentación y la Soberanía Alimentaria llegó a la universidad al crearse la primera Cátedra Libre de Soberanía en la Universidad Nacional de La Plata. Luego, en 2011, se crean en la Facultad de Agronomía de la de Buenos Aires (UBA) y en la del Comahue; en 2013 las de la Escuela de Nutrición de la Facultad de Medicina-UBA y las de Mar del Plata y Luján. Posteriormentele siguieron muchas otras, donde incluso otras también incluyeron este paradigma en su análisis de la agricultura familiar, el ambiente, la agroecología, la estructura agraria o los derechos humanos. Hoy en día son 35 cátedras en todo el país.

Atentas a la diversidad y pertinencia territorial, funcionan con diversas modalidades: invitados especiales, seminarios, clases expositivas, prácticas en terreno, diálogos e intercambio de saberes. A grandes rasgos, es una instancia de convocatoria abierta a estudiantes, graduados y profesionales de todas las disciplinas, trabajadores, organizaciones sociales y/o público en general, desarrolladas por universidades públicas. Desarrollan ejes alrededor de los modelos productivos, aspectos nutricionales, enfoques socioculturales, ambientales y análisis de prevención y protección de la salud, para luego en conjunto elaborar, difundir y ejecutar propuestas direccionadas al logro de una soberanía alimentaria abarcadora de toda la problemática alimentaria. Algunas cátedras impulsan experiencias de comercio justo (como la de Agronomía de la UBA) o articulan con ferias o kioscos saludables. De acuerdo a qué facultad pertenezcan, el énfasis va a estar más puesto en lo productivo, en la alimentación, en el derecho, o en la dimensión sociocultural. El desafío de las cátedras es el de no perder la articulación territorial y no quedarse solamente en un espacio académico.

Encuentro Nacional en Córdoba
Integrantes de la Red CALISAS, que este año se reunieron en Córdoba el pasado 11 de junio, están buscando fortalecer la integración a través de la planificación conjunta de acciones que permitan posicionar a las universidades públicas ante los problemas de la pérdida creciente de soberanía alimentaria en nuestro país, como también de manera propositiva a la hora de valorizar y fortalecer la tarea de producir y comunicar el conocimiento agroecológico.
Andrés Corbo - CaLiSA FAUBA (6)
En el encuentro hubo un primer momento de descripción y análisis de la situación actual de la Argentina en términos de soberanía alimentaria de forma integral, teniendo en cuenta las dimensiones de la sustentabilidad ecológica, socioeconómica, cultural y política de cada región que abarca cada cátedra; se presentaron las acciones realizadas desde el enfoque agroecológico que hayan contribuido a visibilizar y a mitigar la problemática alimentaria actual, y se planificaron acciones conjuntas, fundamentalmente de comunicación y formación.

Se presentó además el libro “Red Calisas: Tejiendo Redes Para La Soberanía Alimentaria”, en el que se comparten las experiencias de todas las cátedras y colectivos afines a lo largo del país. Se realizó además una charla pública en la Facultad de Ciencias Sociales: Estrategias para la construcción y defensa de la soberanía alimentaria, desde el diálogo de saberes y la acción. En la misma participaron representantes del Movimiento Campesino de Córdoba y la Feria Agroecológica de Córdoba, Miryam Gorban de la Cátedra de la Facultad de Medicina de la UBA, y Carlos Carballo, de la cátedra de la Facultad de Agronomía de la UBA. El debate giró alrededor de la pregunta ¿Qué posibilidades de construir soberanía alimentaria existen en la actualidad en nuestro país?
Andrés Corbo - CaLiSA FAUBA (25)

Descargar el libro  “Red Calisas: Tejiendo Redes Para La Soberanía Alimentaria”

Fotos: Andrés Corbo – CaLiSA FAUBA