Alemania quiere imponer el tratado Mercosur-UE

El plan de Merkel

Alemania quiere imponer el tratado Mercosur-UE

Artículo del diario berlinés taz, desde Bruselas: Bajo el liderazgo de Berlín, la Unión Europea también negociaría un nuevo TLC con los EE.UU. Habrá resistencia

Eric Bonse, taz

La Unión Europea (UE) tiene que impulsar y concluir el controvertido “tratado vampiro”* (tratado de libre comercio, TLC) con los estados del Mercosur a pesar del veto de Austria. Además, la Comisión de la UE debería negociar una liberalización comercial de gran alcance con los EE.UU. Esto consta en un borrador para la presidencia alemana de la UE, en manos del taz.

La presidencia alemana comenzará el primero de julio y durará seis meses. La política exterior y comercial es una de las prioridades del gobierno alemán, tal y como lo establece el borrador. “Innovadora, justa y sostenible – más Europa en el mundo” es el lema que se emitió aun antes de que comenzara la crisis del Corona.

El borrador describe a los EE.UU. como “el socio más cercano en política exterior y de seguridad fuera de la UE”. El gobierno alemán aboga por la “reanudación de un amplio diálogo político de alto nivel (…) y por el desarrollo y la aplicación de un programa comercial transatlántico positivo”.

Todo esto va mucho más allá de los planes actuales. La Comisión de la UE está negociando actualmente con Washington más que nada sobre normas industriales comunes para evitar que los Estados Unidos impongan aranceles punitivos a las exportaciones de automóviles alemanes. Sin embargo, Berlín quiere luchar por una especie de “TTIP light”, es decir, una liberalización integral a favor de la industria orientada hacia la exportación.

El veto de Austria, ignorado

Aún más sorprendente es el parágrafo sobre México y el Mercosur. “Perseguimos (…) el objetivo de que la UE firme el TLC modernizado con México y que siga concluyendo el acuerdo con el Mercosur”, dice el borrador. Al hacerlo, el gobierno alemán ignoraría el veto de Austria.

A mediados de marzo, la Cámara Alta en Viena había decidido a mediados de marzo que todos los representantes austríacos debían votar en contra de cualquier forma de acuerdo. Por lo tanto, el TLC con el Mercosur estaría muerto, se dijo en Bruselas. Para que entre en vigor, debe ser ratificado por los 27 Estados de la UE y probablemente también por varios parlamentos regionales. También hay fuertes reservas sobre el acuerdo con el Mercosur en Francia e Irlanda.

Preocupación por el medio ambiente y la seguridad alimentaria

El hecho de que Berlín, sin embargo, quiera seguir presionando está causando asombro en el Parlamento Europeo (PE). “Aunque varios estados miembros se han pronunciado en contra del acuerdo del Mercosur y las críticas en el PE son inmensas. El gobierno alemán quiere que se vote el controvertido acuerdo este año”, dijo la eurodiputada alemana Anna Cavazzini al taz. Según la parlamentaria de los Verdes, esto no sería posible sin una “presión masiva sobre lxs críticos” o una renegociación.

Lxs críticos acusan a los Estados del Mercosur – sobre todo al Brasil – de ignorar el Acuerdo Climático de París y poner en peligro el medio ambiente. Austria y Francia también temen por su seguridad alimentaria.

*”Tratado vampiro” es una expresión acuñada por Susan George (Attac): la transparencia puede acabar con los TLCs.

Traducción: Gerhard Dilger