La Fundación Rosa Luxemburg llora a todas las víctimas de las masacres, bombardeos y actos de violencia en Israel y Palestina.

Las terribles imágenes de asesinatos, toma de rehenes y destrucción en Israel y Palestina dan testimonio de una brutalidad que desprecia a la humanidad y nos conmociona profundamente. Nos escandalizan los ataques de Hamás contra civiles inocentes en Israel. También nos conmocionan el cierre y los bombardeos de la Franja de Gaza, que afectan sobre todo a una población civil indefensa. Más muerte, sufrimiento y una catástrofe humanitaria son las consecuencias.

La Fundación Rosa Luxemburg llora a todas las víctimas de las masacres, bombardeos y actos de violencia. Nuestros pensamientos están con las familias y amigos de las víctimas.

La renovada escalada de violencia en Israel y Palestina es una expresión del fracaso político para encontrar una solución de paz justa y duradera al conflicto que dura desde hace décadas. Este fracaso político es también un fracaso de la comunidad internacional. Si no se logra contener rápidamente la escalada de violencia, el conflicto amenaza con internacionalizarse con consecuencias imprevisibles.

Junto con nuestros colegas de las oficinas de Tel Aviv y Ramala y numerosas organizaciones asociadas, llevamos años haciendo campaña sobre el terreno para poner fin a la lógica de la violencia. Las personas a ambos lados de las barreras y los puestos de control necesitan paz, justicia social, plenos derechos de participación democrática, igualdad y solidaridad. Para ello, el fin de la política de ocupación israelí, contraria al derecho internacional, y de la construcción de asentamientos en Cisjordania es tan indispensable como el fortalecimiento de una sociedad civil laica y democrática, por la que trabajamos en Israel y Palestina.

Prof. Dr. Heinz Bierbaum, Presidente del Consejo Ejecutivo

Daniela Trochowski, Miembro Ejecutivo del Comité Ejecutivo