¡La huelga feminista va!: Una voz colectiva y transfronteriza

JunioFeminista

¡La huelga feminista va!: Una voz colectiva y transfronteriza

El jueves 17 de junio se presentó, de manera virtual, el libro «La huelga general feminista ¡Va! Historias de un proceso en curso» en un diálogo entre Chile y Argentina. Se trata de un relato coral realizado por las integrantes de la Coordinadora Feminista 8M junto a Tiempo Robado editoras, de Chile, con el acompañamiento de la Fundación Rosa Luxemburgo. 

Este libro es una compilación de voces, documentos y testimonios sobre la organización de las jornadas de la huelga general feminista durante los años 2019 y 2020. Sus páginas reúnen entrevistas y artículos elaborados especialmente para el libro, así como también declaraciones, afiches y fotografías que nos remontan a la intensidad de esos días.

Como aseguran sus creadoras este libro es, ante todo, “un instrumento para la acción en el presente: Un libro que no es una ruta, pero sí una caja de herramientas para los trazados que seguimos abriendo a muchas manos”. Por eso, esta presentación fue mucho más que la sumatoria de miradas, se convirtió también en una mesa de trabajo e intercambio de experiencias y reflexiones sistematizadas.

En ese sentido, a modo de apertura del evento, Florencia Puente coordinadora de proyectos de la Oficina Cono Sur de la Fundación Rosa Luxemburgo, sostuvo que la presentación de este libro «habilita espacios de reflexión colectiva y de sistematización de experiencias”. Y aseguró: “Este libro es una herramienta de intervención, construcción de memoria y resguardo de experiencias”. La metodología implementada refleja uno de los objetivos de la Fundación: la construcción de manera sorora y colectiva, en esa línea, sostuvo la coordinadora “apostamos de manera estratégica al trabajo con los feminismos”.

Por su parte, Fernanda Rojas, es lingüista feminista e integrante del comité editorial sobre el material presentado y explicó que «este libro es un ejercicio militante para que nosotras mismas nos hagamos parte de nuestra historia y que la podamos materializar. Nosotras escribimos nuestra historia y visibilizamos nuestro trabajo”. Y confirma el objetivo del trabajo colectivo: «Este es un libro archivo. Es caja de Herramientas y es hoguera que, por ende, suda la lucha y todas sus intensidades. Tiene esa potencia, ese esfuerzo. Es de y para la lucha. Proceso abierto de la lucha feminista”.

Para Rojas, este proceso evidenció no sólo que “somos potencia feminista internacionalista” sino que también es la “materialización de una voz colectiva”. Al estar “compuesto por las voces de múltiples voces de las resistencias y huelgas, no es posible identificar una sóla voz y demuestra notoriamente el ejercicio colectivo de la huelga” sostuvo la editora.

El libro cuenta con un prólogo realizado por el Colectivo Ni una menos de Argentina. Se propone como diálogo entre las experiencias de huelgas en Chile y en Argentina para repensar la huelga internacional y los feminismos transfronterizos. En ese marco, la investigadora feminista Verónica Gago celebró el lanzamiento de este libro que se «apropia de la palabra escrita mientras estamos en las calles». Por eso, para ella «hacer huelga y hacer un libro a la vez es tomar las calles y la palabra” y esto nos habla “de un proceso de continuidad poderoso» para repensar la práctica. 

Este libro, para Gago “es un diálogo político de la huelga, es hilar y ver el zurcido de cada consigna y acción de la huelga”. En sus páginas, vemos su “energía desbordante, su trama organizativa” de forma que la afirmación “la Huelga Feminista ¡va!” se confirma “porque está construida de una enorme trama de esfuerzos». El material compilado, nos permite apropiarnos y mirarnos como movimiento: “Es sentir la fuerza de las otras como propia, traducir lo que pasa en otros lugares, inventar y sostener un feminismo transfronterizo”. Así como nos muestra que “la comunicación política es una herramienta poderosa”.

«Estas páginas son pura memoria feminista fresca de una revuelta en marcha (…)  vemos construirse, texto a texto, acción por acción, encuentro tras encuentro, una enorme fuerza de organización, una inédita capacidad de movilización y un intenso deseo de transformarlo todo.»

(Del prólogo de Ni una menos, Argentina)

 

Desde la ciudad de Punta Arenas, ubicada al sur de nuestro sur en la Región de Magallanes, la bioingeniera ecofeminista y constituyente electa por en la lista independiente de la Coordinadora Social, Elisa Giustinianovich, dió cuenta del “significado tan profundo que ha tenido la Huelga Feminista que logró unificar las demandas y construyó un feminismo de masa y popular». Para Giutinianovich, este proceso posibilitó la construcción de “un feminismo situado en un contexto, en un territorio y en los conflictos de resistencia que se han levantado y nos hacen converger en procesos de huelga”. A través de este proceso de sistematización, explica la constituyente electa,  “pudimos mostrar la relación entre nuestra historia reciente del feminismo que le da la mano a la memoria de quienes nos abrieron paso y hoy le damos continuidad”. 

Para la constituyente electa, esta experiencia continúa entrelazando y conectando las distintas luchas del país así como permitió la “maduración y profundización de la lucha feminista que le permitió abrirse a la convergencia de distintas resistencias”. Y explicó: “El significado tan profundo que ha tenido la Huelga Feminista que logró unificar las demandas y construyó un feminismo de masas y popular». De esta manera, la constituyente electa concluyó que las huelgas feministas funcionaron como la antesala de la gran revuelta social en Chile: “El hecho de que hayamos entrado cinco compañeras en la constituyente y que hayamos podido converger tantas fuerzas transformadoras nos permite posicionar con fuerza desde una colectividad más diversa y amplia”.

Finalmente, Andrea Poblete es antropologa feminista e integrante del comité de trabajadoras y sindicalistas (CTyS) de la Coordinadora Feminista 8M relató: «Este libro es una muestra de ese desborde feminista que hemos desplegado al posicionar nuestra política y ética feminista que es también anticapitalista y plurinacional en todos los espacios donde estamos». Por eso, el material elaborado “desborda la forma tradicional de los libros con nuevas perspectivas narrativas y de archivos que nos muestran las potencias feministas”. Para la antropóloga este libro “desborda todo lo que hemos dicho y hecho: somos históricas, sostenemos la vida y nos pusimos en la primera línea». Y nos recordó “aún nos quedan muchos capítulos por escribir porque el desborde feminista no tiene límites».

 

 

 



Fundación Rosa Luxemburgo