«¿Por qué Marx importa hoy?». Es la pregunta planteada por el periodista y cineasta británico Paul Mason en cinco cortometrajes producidos por la Fundación Rosa Luxemburgo para conmemorar el 200 aniversario de Karl Marx. A través de Marx, Mason explora los temas de «Alienación», «Comunismo», «Revolución», «Explotación» y «El futuro de las máquinas» para demostrar cómo Marx, a quien Mason describe como el pensador más influyente del mundo moderno, sigue siendo profundamente relevante para comprender nuestro mundo contemporáneo.

Episodio 1: Alienación

En la primera de una serie de cinco cortometrajes, Paul Mason busca las raíces del pensamiento de Marx en Berlín, donde comenzó sus estudios universitarios en 1836. «Para Marx, la alienación no solo significa que nos deprimimos, odiamos nuestros trabajos, o que nos sentimos mal por el mundo. Significa que estamos constantemente usando nuestros poderes creativos de la manera incorrecta. Hacemos cosas, pero las cosas que hacemos (máquinas, estados, religiones, reglas) terminan por controlarnos «.

Episodio 2: Comunismo
En el segundo episodio, Paul Mason visita los lugares e influencias de Londres que contribuyeron a la redacción del Manifiesto Comunista de Marx: «El año es 1847. Entonces, como ahora, Londres era la capital financiera del mundo . Aquí, Karl Marx se propuso escribir un documento que todavía tiene el poder de inspirar a la gente y aterrorizar a la élite … el Manifiesto Comunista «.

Episodio 3: Revolución

«Un día, la gente de París decidió dejar de trabajar, construir barricadas y derrocar al gobierno. Eso es lo que llamamos una revolución … ». En el tercer episodio de la serie, Paul Mason viaja a París, donde Marx llegó el 8 de marzo de 1848 después de ser culpado por las revoluciones de 1848 en muchos países europeos. Marx extrajo lecciones de estas experiencias que todavía ofrecen muchas ideas importantes hoy, en el siglo XXI, mientras luchamos por la democracia y la justicia social.

Episidio 4: Explotación

En el cuarto episodio, Mason viaja a Manchester, el lugar de nacimiento de la Revolución Industrial. Aquí, Mason nos muestra cómo el uso del trabajo humano y el desarrollo de la maquinaria trajo al capitalismo contemporáneo. «El capitalismo, dijo Marx, se basa en el robo de lo que llamó tiempo de trabajo alienado».

Episodio 5: El futuro de las Máquinas

En el quinto y último episodio, Paul Mason explica la importancia de la máquina, tanto para el capitalismo en sí como para su potencial de superación. Su discusión aborda, entre otras cosas, el famoso «Fragmento de máquina» de Grundrisse de Marx.

Esta serie de cortos documentales son parte de un acervo audiovisual en el marco del proyecto Marx200. El proyecto,  una apuesta política que busca indagar los diferentes modos en los que la obra de Marx fue revisitada, a partir de una historización del marxismo que vincule necesariamente el análisis teórico y político, con los movimientos sociales y sindicales y corrientes políticas que llevaron a la praxis sus ideas.  El portal reúne, publica y difunde actividades relacionadas con los aniversarios antes mencionados, proporciona  información,  e incentiva y documenta las discusiones allí surgidas.

Traducción: Rodrigo Sebastián 
Subtítulos en español: Alejo di Risio

Los trabajos reunidos en esta publicación contienen las ponencias presentadas en el Taller de los Economistas de Izquierda 2018: “Capitalismo argentino ¿Una vez más en la encrucijada?”, realizado el 21 de abril pasado en conjunto con la Fundación Rosa Luxemburgo.  El objetivo del taller fue el de analizar el devenir del capitalismo nacional y sus perspectivas, partiendo del punto en que habían quedado las discusiones dos años atrás en el marco del Taller EDI 2016  «A dónde va la economía del gobierno Macri. ¿Regreso a los ’90?”,  en el que  se inició una caracterización del gobierno y de su política económica que en ese entonces, recién iniciaba. Se buscó  retomar aquellos análisis a la luz del tiempo y los acontecimientos ocurridos desde entonces.

La convocatoria realizada por Economistas de Izquierda fue un aporte para debatir y analizar el contexto económico, político y social de la Argentina,  y un disparador para pensar cuáles son las perspectivas y desafíos que se presentan a las izquierdas en el país, lo cual es fundamental en un contexto vertiginoso de anuncios y medidas del gobierno de Mauricio Macri que impactan negativamente en el conjunto de la población. Para la Fundación Rosa Luxemburgo, la coyuntura política y económica argentina y también regional nos desafía a generar espacios de reflexión y análisis para entender, desde miradas críticas y plurales, la avanzada conservadora y transformadora de las estructuras legales del trabajo, así como también la nueva etapa de políticas represivas que expone a los/as trabajadores/as a una situación precaria y defensiva. A a lo largo del encuentro, hubo acuerdos generales -y algunas pocas disidencias- en la caracterización del programa económico y el impacto del mismo, en lo relativo al endeudamiento y su dependencia de los mercados financieros. Pero es el análisis político el que nos plantea interrogantes y desafíos más complejos que deben llevarnos a discusiones, y especialmente a prácticas políticas, tendientes a una construcción emancipatoria y anticapitalista.

Es importante destacar que a los pocos días de realizado el Taller, la combinación de factores internos y externos, disparó una crisis financiera en el país, que el gobierno no pudo controlar, terminó perdiendo reservas y pidiendo de urgencia un crédito stand-by al Fondo Monetario Internacional (FMI). Esto hace que quiénes entregaron sus ponencias dentro de los tiempos pactados no pudieran registrar esta situación, mientras que quienes lo hicieron a posteriori se beneficiaron de ese retraso y actualizaron sus presentaciones. No obstante varios de los aspectos señalados en el Taller – dependencia del endeudamiento, fragilidad del sector externo y de la economía entre otros- quedaron expuestos y confirmados. Como resultado de esta crisis, la situación política general ha dado un salto cualitativo y plantea nuevos desafíos, tanto para el gobierno, como para la oposición mayoritaria, como para la izquierda anticapitalista. Y tal vez amerite en poco tiempo un nuevo encuentro.

El Anuario EDI 2018 es una publicación editada por Economistas de Izquierda y la Fundación Rosa Luxemburgo con fondos del Ministerio Federal para la Cooperación Económica de Alemania (BMZ). Las ponencias presentadas por los panelistas, todos destacados economistas, sociólogos y politólogos, –que desenvuelven tanto actividades académicas como de investigación y políticas– abordaron temáticas relacionadas con la convocatoria, lo que dio lugar un rico intercambio tanto entre los integrantes del panel como de estos con el público, entre los que se contaban jóvenes economistas, integrantes de movimientos sociales y dirigentes políticos. Este volumen reúne las presentaciones que cada participante hizo en el Taller y las intervenciones del público. Esperamos que la presente publicación sea una caja de resonancia para ampliar el debate en las organizaciones populares del país.

 

Anuario EDI 2018:  “Capitalismo argentino ¿Una vez más en la encrucijada?”tapa EDI

Claudio Katz / Guillermo Gigliani / Jorge Marchini / José Castillo /Eduardo Lucita/Esteban Mercatante /  Mariano Féliz / Valeria Ianni / Federico Wahlberg / Francisco Cantamutto/Martín Schorr/ / Marisa Duarte / Adrián Piva / Agostina Costantino
ISBN 978-987-46430-4-9
Una publicación de los Economistas de Izquierda (EDI) y la Oficina de Enlace Buenos Aires de la Fundación Rosa Luxemburgo

 
 

En Panguipulli, en la región de los Ríos, se realizó los días 26 y 27 de mayo el encuentro cumbre denominado “Wallmapu-Patagonia”, que contó con la participación de 140 personas, en su mayoría representantes de organizaciones sociales vinculadas a la defensa territorial, economías territoriales, salud de los pueblos, y medios libres e independientes, comprometidas con la realidad de la región en la macro zona transfronteriza conocida como Wallmapu – Patagonia.

El encuentro fue facilitado por la Coordinación de Redes Territoriales, El Parlamento Mapuche de Koz Koz y el Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (OLCA), y contó con el apoyo de la Fundación Rosa Luxemburgo. La actividad se suma a una serie de acciones vinculadas a la defensa activa de los territorios como espacios de vida y soberanías de los pueblos, y cuyo ejercicio ha permitido a los pueblos de América Latina contrarrestar la depredación que las grandes transnacionales realizan, en connivencia con el poder político, sobre los bienes comunes de los pueblos.

Es además parte de un proceso que se ha venido gestando con diversas redes y articulaciones que permitieron la realización del encuentro “Territorio y maldesarrollo: Energía, extractivismo y alternativas desde los Pueblos en Argentina y Chile”, realizado en Fiske Menuko y Neuquén (Puelmapu, Argentina) a fines de agosto y principios de septiembre del 2017. Asimismo es parte de las resoluciones definidos en el II ncuentro de Redes territoriales, realizado en Quellón (Ngulumapu, Chiloé, Chile), los días 3 y 4 de marzo del 2018.

2018-06-21 17_08_27-Declaración encuentro cumbre “Wallmapu Patagonia”

El  contexto social político y ambiental que se vive en el Wallmapu – Patagonia de conflictos socioambientales y territoriales extractivistas en constante expansión, así como también la denominada “integración” energética impuesta en la región, hacen de este espacio un momento propicio para enfrentar desde las alternativas, la cosmovisión y el arraigo territorial, los perjuicios que los Estados y las empresas generan a través de la realización de proyectos que impactan el ambiente y a las comunidades.

Las organizaciones territoriales denunciaron  el modelo extractivista que solo beneficia a los grandes empresarios y a la acumulación del capital, poniendo en evidencia que este sistema no solo saquea la naturaleza, también divide a las comunidades, destruye las culturas locales y atenta contra la espiritualidad y la cosmovisión de los pueblos indígenas.

Declaración
1.- Asumimos como movimiento en esta macro zona territorial “Wallmapu – Patagonia” la defensa activa de los territorios como espacios de vida y soberanías de los pueblos, alertando que se viene impulsando una fuerte ofensiva extractivista principalmente de empresas transnacionales en colusión con sectores políticos que administran el aparato público de los estados chileno y argentino, quienes ejecutan una planificación geopolítica que atenta contra los territorios, los derechos humanos y el bien común, que pretende el crecimiento de actividades industriales vinculadas a las petroleras – fracking, minería, forestal y acuícola (pesquera y salmonera), las que van de la mano con la intensificación de proyectos de energía (hidroeléctricas, eólicas, termoeléctricas…), mayoritariamente en el centro sur de Chile.

2.- Denunciamos que este encadenamiento neoliberal extractivista y transfronterizo se vincula directamente a corredores bioceánicos como parte del eje “sur” donde los estados aumentan la función subsidiaria a favor de grupos económicos por medio de construcciones viales, infraestructura, telecomunicación, puertos, desde las arcas fiscales, para facilitar el saqueo de los territorios y la extracción y traslado de materias primas, cuyos propósitos van acompañados de políticas represivas biestatales contra toda disidencia y oposición, tendientes a abrirle camino a los intereses de los sectores más violentos, depredadores y corruptos, cuyos planes toman distintas aristas. En Argentina uno de ellos se llama “Comando Unificado” y en el caso de Chile uno de ellos denomina “Unidad Anti Terrorista”. Frente a esta realidad, llamamos con más fuerza en todo el Wallmapu – Patagonia a la unidad de las organizaciones defensoras de los territorios para hacerle frente a esta inmoral embestida y que progresivamente irá cayendo.

3.- Indicamos asimismo que existe una fuerte ofensiva política legislativa impulsada por los mismos sectores acostumbrados a violar derechos humanos y que pretenden alterar y afectar el mínimo estándar normativo sobre derechos colectivos de los pueblos, como ocurre con la ofensiva gubernamental y empresarial en Chile que pretende “asaltar” la ley de espacios de borde marino de Pueblos Originarios (ECMPO) y atentar contra la protección de bordes costeros con usos tradicionales.

Asimismo, las constantes arremetidas contra alcances del Convenio 169 de la OIT sobre Pueblos Indígenas, el debilitamiento del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental SIEA, y la creación de la Oficina de “Gestión de Proyectos Sustentables (GPS)” para re-impulsar más de 200 proyectos de inversión extractivos, entre otras materias. Hacemos un llamado para hacer frente común y exigir que se amplíen reconocimientos y garantías de derechos colectivos y se respeten asimismo las autonomías territoriales, consagradas en tratados internacionales, varios de los cuales, tanto el estado chileno y argentino, siguen sin cumplir, siendo un caso extremo en este marco el escandaloso estado de privatización y mercantilización de las aguas que se vive en Chile, como también, la nula capacidad de generar reconversiones de actividades económicas tendiente a la protección efectiva de las fuentes hídricas en medio de fuertes crisis y priorizar los intereses y necesidades locales de los diversos territorios, en ambos lados de la cordillera.

4.- Señalamos que este encuentro “Wallmapu – Patagonia” se realizó en Panguipulli como una manera clara y directa en apoyo a las comunidades que defienden y recuperan el territorio localmente y que enfrentan actos represivos y criminales por sectores estatales y empresariales, tal como ocurre en Trafun y su proceso de recuperación de tierras y defensa de lugares sagrados frente a empresa latifundista agro forestal “Las Vertientes” y también, la resistencia de la comunidad Newen Tranguil, donde fue asesinada Macarena Valdés en el marco del conflicto hidroeléctrico generada por la transnacional austriaca RP Global.

En la misma línea, nos solidarizamos con las numerosas personas (y sus familias) objeto de políticas de criminalización, persecución, hostigamiento y hasta asesinatos por parte de agentes de los estados chilenos y argentino en el marco de protestas sociales y recuperación de derechos, como también, frente al encarcelamiento que son objeto numerosas personas mapuche en el marco de conflictos territoriales, donde ha primado la desidia de gobernantes en no asumir y resolver sus obligaciones de reparaciones de tierras al Pueblo Mapuche, incluyendo actos sistemáticos de represión y violencia contra la infancia Mapuche en numerosas comunidades allanadas y militarizadas.

A su vez, sigue quedando en evidencia los usos y abusos de instrumentos procesales fácticos e irregulares, con clara connotación política y racista, con juicios viciados para condenar a personas mapuche, sin pruebas y uso de montajes, como ocurrió, a modo de ejemplo, en el fallo condenatorio “Luchsinger Mackay” y en particular en contra de José y Luis Tralcal. Por su parte, consideramos de gravedad la situación de prisión que enfrenta el Machi Celestino Córdova, nuevamente en huelga de hambre, cuyo estado condenatorio y carcelario no deja sin efecto sus demás derechos, incluyendo el de libertad de culto y creencia religiosa, en consideración a la petición, como autoridad tradicional, de poder acudir a su rewe (espacio ceremonial) por 48 horas, a quien funcionarios estatales chilenos le siguen negando este derecho, haciéndose caso omiso de los llamados de diferentes organismos de derechos humanos, razón por la cual adherimos activamente a esta petición para que se cumpla cuanto antes.

5.- Atendiendo las diversas movilizaciones contra el patriarcado desplegado por un amplio movimiento de mujeres y que confrontan situaciones estructurales y de diversas escalas, resaltamos y valoramos a su vez la lucha que desde tiempos inmemoriales vienen sosteniendo numerosas mujeres en estos territorios ancestrales contra la invasión colonial, contra la empresa de depredación y muerte, contra la dominación y sometimiento de los pueblos y que actualmente se vislumbra en la lucha por la pervivencia y justicia que encabezan múltiples mujeres mapuche, chilenas y argentinas, frente al capitalismo extractivista y sus variados tentáculos.

6.- Reafirmamos una vez más que nuestra lucha es por la vida, es por la justicia, es por el buen vivir, valorando los saberes ancestrales y las propuestas que buscan nuevas formas de (de)construir sociedad, basadas en el procesual aprendizaje sobre respeto, igualdad, interculturalidad, autonomías, soberanías, integridad, libertad, lejos del desarrollo capitalista y lejos de toda forma de opresión social, dominación y depredación de las fuerzas de la naturaleza.

Lo que ocurre en Wallmapu – Patagonia debe ser motivo de atención y reacción por parte de todos los sectores democráticos y respetuosos de los derechos humanos. Alentamos a levantar con más fuerza nuestras propuestas y resistencias.

Participaron del encuentro Wallmapu Patagonia:

Consejo de Comunidades Williches Chiloé, Wiñoi Newen Ancud, Agrupación cultural Luche Ancud, Coordinadora Willi Lafken Weychan , Aire Puro – Radio Placeres Valparaíso, Negra Colora (Valdivia), radio Rayén Mapu (Quellón), El Itihue – Ñuble, Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales OLCA, Coordinadora Penco Lirquén, Newen Kimun – Los Ángeles, Consejo de Defensa Territorial – Los Lagos, Grupo Krisis, Kolectivo El Kitral, Parlamento Mapuche de Koz Koz, Ecoaldea Copihuelpe, Corporación Urracas Chile, 107.9 FM Parinacota Radiopopular, Observatorio de Derechos Ciudadanos y Probidad, Antu Kai Mawen, Defensa territorio San Juan de la Costa, Movimiento Por la Defensa de Futrono, Colectivo Mapuexpress, Asociación nacional de Mujeres Rurales e Indígenas – ANAMURI, Red por la defensa de los Territorios – Araucanía, Radio Inkieta, El Puelche Comunicaciones, Coordinación de territorios por la defensa de los glaciares, Gaceta Ambiental, Alianza Puelwillimapu, Bosque Antiguo – Valdivia, Consejo de Defensa de Los Lagos, Escuela Superior Campesina – Curaco de Vélez, Comunidad Pillán Mapu, Proyecto Wakaya, Observatorio Etnocientífico Kona Rupu Futa MAPU, Corporación América Morena, Red de Acción por los Derechos Ambientales – RADA, Observatorio Ciudadano, Comunidad Juan Painefuí, Cooperativa Ahorro y Crédito endógena mapuche Kume Mogen, Colectivo Audiovisual «El Choclo», Agencia Medio a Medio, Último Vagón producciones, FM Alas – El Bolsón Puelmapu, Colectivo Viento Sur, Radio Kurruf, Red por la defensa de la Infancia Wallmapu, Lof Antonio Epuñan – Freire, Centro de Estudios Sociales de Chiloé – CESCH, Red Organizaciones Sociales y Ambientales Panguipulli, Defensa territorio Hualapulli, Lof Paicil Antriao (Villa Angostura), Marcha Mundial de Mujeres, Wallkintun TV (Bariloche), Asamblea popular por el agua Mendoza, Colectivo Intercultural Mamül Müley (Bariloche), CODECIAM, Red de Economías Territoriales – Villarrica, Movimiento Salud para todos y todas, Consejo Comunidades Lafkenche Costa de Valdivia, Consejo Ecológico de Molina, Toma Puerto Fuy, Lof Trafun, Resguardo Konarupu, Radio del Mar, Ecoceanos, Observatorio Petrolero Sur – OPSUR.

Foto: OLCA

El pasado 13 de junio, el salón auditorio de la Biblioteca de Santiago se vistió de banderas rosas y de una exposición fotográfica que, enmarcando la entrada al salón, iba contando parte de la amplia historia de lucha de estas mujeres que se organizaron para defender los intereses de las trabajadores de la silvoagropecuario y la pesca, de las asalariadas de la agro-exportación, de las productoras y recolectoras de bosque y orilla de mar; de las mujeres organizadas en asociaciones gremiales, sindicatos, cooperativas u organizaciones locales que representan distintas realidades socioculturales e identitarias que se desprenden de las tradiciones campesinas y de pueblos originarios como Aymara, Quechua, Licarantay, Colla, Diaguita, Mapuche y Afrodescencientes.
Foto ANAMURI 2
Las mujeres de la Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas de Chile, ANAMURI tomaron el micrófono para contar y cantar sobre su recorrido durante estas dos décadas dedicadas a generar estrategias de visibilización de las condiciones laborales de las mujeres indígenas y campesinas, de intervención crítica en las políticas públicas, de fortalecimiento de la solidaridad y la organización entre mujeres; y la promoción de la propuesta latinoamericana de Soberanía Alimentaria basada en la producción agroecológica. Historia que no se ha detenido y que ha persistido en simultaneo con el sostenimiento de fuertes disputas territoriales contra los agronegocios para evitar la expulsión de las comunidades a manos del extractivismo.
Foto ANAMURI 3
¡Contra el capitalismo y el patriarcado! Resistencia y rebeldía, las mujeres por la vida. Así cerraba el texto de invitación a la conmemoración de este nuevo aniversario de ANAMURI. Consigna que encierra a fondo la concepción que hace 20 años viene desarrollando esta Asociación que insiste en la construcción y fortalecimiento de las alianzas de clase y de un feminismo campesino y popular. El discurso de su presidenta, Mónica Hormazábal Baeza, abrió resaltando la alegría y el orgullo profundo por la historia ya transitada y continuó insistiendo en la necesidad de seguir con la tarea porque en Chile y en toda América Latina aún hay mucho por hacer y por qué luchar.
Por la defensa de las mujeres rurales e indígenas, las semillas, la tierra, los bienes comunes, y a cultivar la esperanza para los pueblos del mundo que resisten y construyen… ¡FELIZ ANIVERSARIO COMPAÑERAS DE ANAMURI!

Las Defensorías Territoriales en Derechos Humanos (DTDH) son el resultado de un proceso en desarrollo iniciado en 2016 y que ha dado lugar a la conformación de equipos de atención integrados por personas que habitan barrios atravesados por diversas complejidades en los municipios bonaerenses de Florencio Varela, Quilmes, Lanús y Lomas de Zamora; y más recientemente en Berazategui, Solano y en la ciudad de Mar del Plata. Junto a la consolidación de la propuesta en estas regiones se avanza en la formalización de la experiencia en San Martín, Morón, Merlo y Moreno.

Por Florencia Brescia* y Jose Luis Calegari**

Las Defensorías Territoriales emergen como un modelo organizativo para la intervención ante la tercerización de las violencias en el territorio, en donde la concepción clásica de Violencia Institucional resulta insuficiente. Las DTDH no tienen horarios de oficina; mediante la circulación y fusión de múltiples saberes, la articulación entre lxs defensorxs territoriales de DD.HH. y el Poder Judicial contribuye a poner en discusión prácticas policiales y también judiciales que obturan el acceso a la justicia. El desconocimiento y la desinformación es la principal garantía para la invisibilización de prácticas que colaboran con la naturalización de la impunidad. Estos equipos realizan el primer abordaje y las articulaciones institucionales correspondientes -con el Poder Judicial y/o responsables dentro de la estructura policial- junto a víctimas y familiares, construyendo vínculos de acompañamiento colectivo como respuesta a la vulneración de múltiples derechos que son la antesala de la violencia policial y carcelaria. La tercerización de la violencia es la expresión de cruces complejos de diversos derechos vulnerados (el acceso a la tierra, la usurpación de viviendas, la explotación de migrantes y la trata de personas, entre otros) que sirven a las formas en que las policías actualizan los modos de regulación y recaudación en los territorios.

Formación en UNLaFormación en la Universidad de Lanús

Las DTDH se encuentran insertas en barrios en los que los altos niveles de pobreza conviven con las diversas violencias que ejercen las redes de ilegalidad, con predominio de venta de drogas, lo que se traduce en la disputa por los territorios, y especialmente hostigando a las experiencias de desarrollo comunitario que fortalecen formas de autonomía. Estas redes delictivas, compuestas por actores muy variados[1], se sostienen con la connivencia con las fuerzas de seguridad mediante alianzas que garantizan impunidad, y que impactan en diversas formas de regulación de la vida social del barrio, pero además condicionando qué y cómo se investigan ciertos delitos en el Poder judicial. En esta disputa, los propios jóvenes aparecen como eslabones reemplazables y descartables, pero al mismo tiempo necesarios para la consolidación y expansión de las redes de ilegalidad, oficiando ya sea como destinatarios de mercancías o bien asumiendo funciones de bajo mando como administradores de violencias. Esta modalidad se traduce finalmente en el incremento de la violencia entre pares, lo que se expresa en el aumento de la cantidad de muertes de la población joven, indicador que es finalmente interpretado mayoritariamente por el Poder Judicial como “conflictos interpersonales” (lo que los medios de comunicación traducen como “ajustes de cuentas”). En definitiva, negando e invisibilizando las causantes de las situaciones que llevan a la exposición de jóvenes a situaciones de violencia y, en muchas ocasiones, a la muerte misma.

Formación en QuilmesFormación en Quilmes

La creciente venta de drogas a la luz del día y en conocimiento de los responsables de la seguridad en el barrio, pero además el consumo de drogas de niñas y niños desde cada vez más temprana edad (que deriva en muchos casos finalmente también en el abuso sexual y redes de explotación infantil), la desaparición de personas (en donde los parámetros de la “búsqueda de paradero” resultan insuficientes), la aparición de cuerpos en basurales que nadie denuncia y por lo tanto nadie investiga, son algunos de los ejes sobre los que se sostienen las redes de ilegalidad amparadas por la tercerización de servicios de las fuerzas de seguridad. Reposar sobre la idea de una autonomía absoluta de estas fuerzas resulta insuficiente además de erróneo, por lo que los escenarios actuales exigen que los funcionarios judiciales y políticos brinden herramientas adecuadas y resultados acordes a investigaciones serias en materia de seguridad y criminalidad.

Formación continua y registro como metodología para la intervención
El modelo organizativo de las DTDH se basa en la conformación de equipos locales, integrados por habitantes de los barrios, que desarrollan capacidades de intervención ante emergencias, seguimiento de casos, interlocución con funcionarios judiciales, políticos y policiales, así como la articulación con organismos de Derechos Humanos y otras agencias de estado. Las defensorías territoriales promueven la construcción de información como ejercicio permanente para identificar estos mecanismos y exigir su modificación, poniendo en funcionamiento las responsabilidades de cada institución y área de Estado.

Las DTDH están conformadas por personas comprometidas con la vida social del barrio que habitan, garantizando de este modo una intervención en horarios donde la presencia estatal no existe. No es novedoso afirmar que la amplia mayoría de los hechos de violencia suceden generalmente a contrarreloj de la oferta estatal, entre las 15 y las 08 hs. El modelo de “formación continua” e intervención colectiva de las DTDH habilita un proceso orientado a incidir en estas complejidades: resulta indispensable construir información precisa y certera sobre las tramas de relaciones entre policía y redes de ilegalidad que disputan el territorio y condicionan el desarrollo y acceso a un hábitat digno. La mayoría de las personas que integran las DTDH son habitantes del barrio, por lo cual conocen el funcionamiento diario del mismo al igual que los actores comunitarios, las redes de ilegalidad y cómo funciona la regulación policial en las tramas locales. Este conocimiento permite que las intervenciones y articulaciones se sustenten sobre la base de información valiosa y legitima. Algunos de los integrantes son familiares de personas privadas de libertad, con lo cual conocen también el sistema carcelario y los operadores judiciales que intervienen. Esto aporta a esa línea de atención específica un piso de saberes importantes.

Jornada 13-6-18Formación en Avellaneda

En la actualidad, la red de DTDH se encuentra en una etapa de profundización de la práctica del registro, sistematización y producción de información en cada uno de los equipos de las defensorías territoriales. Este proceso de producción permitirá registrar, además, elementos centrales para el monitoreo de políticas de seguridad en el territorio con el fin de contribuir al acceso a la Justicia. En ese marco, y desde  este año, la Fundación Rosa Luxemburgo inició un trabajo de acompañamiento al trabajo de la Red de Defensorías Territoriales, con el objetivo de contribuir al fortalecimiento de la Red de DTDH mediante el acompañamiento del proceso de consolidación de la región Quilmes.

*Comunicadora Social | ** Abogado. Integrantes de la Red de Defenosorías Terrotoriales en Derechos Humanos
Fotos: Equipo de la Red  de Defensores Territoriales en Derechos Humanos.

[1] Se trata de perfiles de personas que integran eslabones variados de las cadenas de ilícitos cumpliendo diversos roles, denotando diversas formas de poder en el territorio no necesariamente articulados en lo que se reconoce como una “banda”, sino que más bien son perfiles marginales funcionales a los intereses de estas. Se trata en definitiva de personas que no deciden solas, y que son útiles porque generan el caos para “otros”, y su prácticas impactan directamente en los barrios y espacios comunitarios que se organizan para construir y sostener otros modos de vida.

Con el objetivo de promover la reflexión, el intercambio de experiencias y la planificación de acciones comunes, integrantes de la “Red de Cátedras Libres de Soberanía Alimentaria y Colectivos afines” (Red Calisas) se reunieron en la ciudad de Córdoba el 11 de junio pasado. La Fundación Rosa Luxemburgo participó y apoyó el encuentro en un inicio de trabajo conjunto con la red.
Andrés Corbo - CaLiSA FAUBA (11)
Hace 100 años, los impulsores y las impulsoras de la Reforma Universitaria crearon la figura de las Cátedras Libres como espacio para promover áreas de la cultura y de los saberes que no encuentran lugar específico en la currícula de las carreras universitarias. Ya en ese momento, eran conscientes de las dificultades de la formación superior para incorporar las demandas y transformaciones que generaban las sociedades.
Esto ocurre con muchas instituciones de la universidad pública de Argentina, dónde se desconoce o subestima la gravedad de la problemática alimentaria y nutricional, en un país considerado como gran productor y exportador de alimentos. Pasando por distintos gobiernos, con un sinnúmero de programas de políticas alimentarias y agropecuarias, el hambre, la falta de acceso a alimentos “sanos, seguros y soberanos” y la malnutrición en todas sus formas estuvieron continuamente presentes en nuestra historia, a lo cual se suma actualmente la epidemia de sobrepeso y obesidad y el aumento de enfermedades crónicas no transmisibles asociada a la mala alimentación. Atender en profundidad la complejidad de esta problemática, en especial en nuestra región, implica reunir un amplio e interdisciplinario conjunto de propuestas que permitan abarcarla desde diversos puntos de vista a la vez, y con éste horizonte surgen las Cátedras de Soberanía Alimentaria y los colectivos afines.

En el prólogo del libro “Red Calisas: Tejiendo Redes Para La Soberanía Alimentaria”, presentado en el marco del encuentro en Córdoba, se hacen una serie de interrogantes necesarios para pensar la complejidad y la necesidad de pensar a la alimentación como un fenómeno multidimensional:
“Ingenieros agrónomos que saben todo sobre la producción de alimentos, ¿conocen el valor nutricional de lo que producen? ¿Los nutricionistas saben cómo se producen los alimentos que prescriben? ¿Los médicos preocupados por la evolución de la salud/enfermedad, saben de las causantes no solo biológicas sino sociales, ambientales, culturales de las mismas? ¿Los médicos veterinarios que logran producir más carne y leche a menor costo con la medicalización animal en producciones intensivas, conocen los efectos colaterales respecto a la calidad de los alimentos, la contaminación, la competencia contra las economías de producción animal campesina y de pequeños productores? ¿Los economistas que se focalizan en la contabilidad macroeconómica de un “modelo productivo”, logran percibir las estrategias domésticas para acceder a los alimentos, logran percibir los costos ocultos de este modelo (contaminación, salud, concentración monopólica, pérdida de fertilidad de suelos, pérdida de servicios ecosistémicos, migración rural-urbana)? ¿La sociedad asocia las catástrofes climáticas, las contaminaciones, y los efectos ambientales con el modelo productivo? ¿Los decisores políticos logran asociar la compleja trama que une la crisis energética, ambiental, económica y financiera con la problemática alimentaria?”

Reflexionar sobre estas preguntas es analizar las necesarias interrelaciones de los distintos actores que en ellas participan, y allí radica la importancia de la multiplicidad de enfoques y disciplinas que confluyen en el entramado de las cátedras.
Andrés Corbo - CaLiSA FAUBA (2)

Las Cátedras de Soberanía Alimentaria y Colectivos Afines
En el año 2003, el análisis crítico sobre el derecho a la alimentación y la Soberanía Alimentaria llegó a la universidad al crearse la primera Cátedra Libre de Soberanía en la Universidad Nacional de La Plata. Luego, en 2011, se crean en la Facultad de Agronomía de la de Buenos Aires (UBA) y en la del Comahue; en 2013 las de la Escuela de Nutrición de la Facultad de Medicina-UBA y las de Mar del Plata y Luján. Posteriormentele siguieron muchas otras, donde incluso otras también incluyeron este paradigma en su análisis de la agricultura familiar, el ambiente, la agroecología, la estructura agraria o los derechos humanos. Hoy en día son 35 cátedras en todo el país.

Atentas a la diversidad y pertinencia territorial, funcionan con diversas modalidades: invitados especiales, seminarios, clases expositivas, prácticas en terreno, diálogos e intercambio de saberes. A grandes rasgos, es una instancia de convocatoria abierta a estudiantes, graduados y profesionales de todas las disciplinas, trabajadores, organizaciones sociales y/o público en general, desarrolladas por universidades públicas. Desarrollan ejes alrededor de los modelos productivos, aspectos nutricionales, enfoques socioculturales, ambientales y análisis de prevención y protección de la salud, para luego en conjunto elaborar, difundir y ejecutar propuestas direccionadas al logro de una soberanía alimentaria abarcadora de toda la problemática alimentaria. Algunas cátedras impulsan experiencias de comercio justo (como la de Agronomía de la UBA) o articulan con ferias o kioscos saludables. De acuerdo a qué facultad pertenezcan, el énfasis va a estar más puesto en lo productivo, en la alimentación, en el derecho, o en la dimensión sociocultural. El desafío de las cátedras es el de no perder la articulación territorial y no quedarse solamente en un espacio académico.

Encuentro Nacional en Córdoba
Integrantes de la Red CALISAS, que este año se reunieron en Córdoba el pasado 11 de junio, están buscando fortalecer la integración a través de la planificación conjunta de acciones que permitan posicionar a las universidades públicas ante los problemas de la pérdida creciente de soberanía alimentaria en nuestro país, como también de manera propositiva a la hora de valorizar y fortalecer la tarea de producir y comunicar el conocimiento agroecológico.
Andrés Corbo - CaLiSA FAUBA (6)
En el encuentro hubo un primer momento de descripción y análisis de la situación actual de la Argentina en términos de soberanía alimentaria de forma integral, teniendo en cuenta las dimensiones de la sustentabilidad ecológica, socioeconómica, cultural y política de cada región que abarca cada cátedra; se presentaron las acciones realizadas desde el enfoque agroecológico que hayan contribuido a visibilizar y a mitigar la problemática alimentaria actual, y se planificaron acciones conjuntas, fundamentalmente de comunicación y formación.

Se presentó además el libro “Red Calisas: Tejiendo Redes Para La Soberanía Alimentaria”, en el que se comparten las experiencias de todas las cátedras y colectivos afines a lo largo del país. Se realizó además una charla pública en la Facultad de Ciencias Sociales: Estrategias para la construcción y defensa de la soberanía alimentaria, desde el diálogo de saberes y la acción. En la misma participaron representantes del Movimiento Campesino de Córdoba y la Feria Agroecológica de Córdoba, Miryam Gorban de la Cátedra de la Facultad de Medicina de la UBA, y Carlos Carballo, de la cátedra de la Facultad de Agronomía de la UBA. El debate giró alrededor de la pregunta ¿Qué posibilidades de construir soberanía alimentaria existen en la actualidad en nuestro país?
Andrés Corbo - CaLiSA FAUBA (25)

Descargar el libro  “Red Calisas: Tejiendo Redes Para La Soberanía Alimentaria”

Fotos: Andrés Corbo – CaLiSA FAUBA

El 14 de junio del 2018 va a pasar a la historia como el primer paso en la aprobación del aborto legal, seguro y gratuito. Y como una jornada en donde la vigilia popular logró ganar la pulseada de un proyecto que, durante toda la noche y la madrugada, se daba por perdido y que por las alianzas, intervenciones, transversalidad política, acción de actrices, colegios tomados y presión popular consiguió los votos que faltaban para que pueda avanzar al Senado de la Nación. Crónica de una noche de tensión y una mañana de victoria que abre un nuevo escenario de ruptura con la vieja representación política.

Por Luciana Peker, Página 12

Los derechos no se piden, se aprueban. El junio del 2018 de la Argentina hace historia. Se para sobre las sillas de las mesas redondas en donde las mujeres no se sentaban a decidir, ni sobre sus cuerpos, ni sobre las políticas sobre sus cuerpos. Gana la calle y logra que el clamor que no es vencido por el frío, ni las horas, ni el desaliento o el miedo, no solo abrigue el deseo de libertad, sino que gane una pulseada política, que durante toda la noche del 13 de junio y la madrugada del 14 de junio, estaba perdido y que terminó en victoria.

13Jslider
 
La primavera adolescente que copó las calles, apareció, una y otra vez, en modo singular, en modo político, en modo colectivo, en el discurso de diputados y diputadas, acompañada, precedida y motorizada por pioneras feministas en un lazo de género intergeneracional que rompió las fronteras de la política tradicional y de tradición, familia y propiedad que combatió, hasta el último aliento, la posibilidad del goce pleno de derechos sobre el sexo y el cuerpo. La batalla, finalmente ganada, tiene una serie de tejidos que van desde la autonomía política, la transversalidad partidaria, la convicción sin titubeos, la presión de la calle, la toma por asalto de las redes sociales, la irrupción de actrices y figuras de peso en el discurso público, la alianza de expertas y pioneras con adolescentes que tomaron colegios y la hinchada callejera, tres años después, del primer Ni Una Menos.
La revolución de las hijas, no en un sentido propio, familiar o acomodaticio, sino en un sentido político, logró, por primera vez, voz en el debate legislativo sobre el aborto legal, seguro y gratuito. Pero su voz no tenía voto (ni siquiera pueden ser legisladoras si son menores de 25 años) aparecieron, una y otra vez, en el discurso de los diputados y diputadas. Las jóvenes feministas no solo disputan en la vía pública, sino que tomaron a sus casas como campo de batalla y lograron transformar las mesas y las camas de sus propias familias. La intimidad es política y ellas ganaron esa batalla que se extendió a la política, el periodismo, la televisión, las actrices, las redes sociales, los colegios y las marchas.
Desde que comenzó el debate, el miércoles 13 de junio, a las 11 de la mañana, los discursos se sucedían sin freno, pero en voz baja solo importaba el poroteo: ver con cuántos votos se contaba para aprobar el aborto legal, seguro y gratuito. El intento de diputadas/os, activistas feministas y por la salud sexual y reproductiva, dirigentes políticas, ex gobernadoras, actrices y periodistas era incesante. A las 12 “TN” anunció “126 a 124”, con el aborto legal como goleador de un campeonato entre el Siglo XXI y la Edad Media y los votos arriba se aplaudían como un gol de penal en una final del mundo, en un mundo que, un día antes del Mundial, vibró como pocas veces frente a un hecho político y, más que nunca, por una reivindicación feminista en un país que ya está tomado por el temblor feminista.
Pero la calle era más optimista que el recinto en donde se transpiraba con el costo de una derrota política sin virtualidad, sino con las masas juveniles en lo más parecido a una democracia directa que la democracia tenga por estos días. En todo momento, atrás de las cortinas del Salón de los Pasos Perdidos, se intentaba convencer a los indecisos. Las cifras cambiaban, subían, bajaban, hasta que, ya entrada la noche, con la decisión de Elisa Carrió de no permitir que, entre los indecisos de sus filas (la Coalición Cívica) se votara a favor del proyecto, la posibilidad de aprobar el aborto legal parecía perdida. En la calle mientras tanto, la vigilia combatía el frío con frazadas, gorras y guisos, en las pizzerías “el aborto legal en el hospital” se cantaba entre las birras que apoyaban los vasos de vidrio y hacían cola por una muzzarella que llevara la noche a una épica de fraternidad colectiva.
Pero la tensión entre las puertas afuera del Congreso, que entraban por las ventanas con un canto que no dejo de sonar en toda la noche, ni en toda la mañana, se percibía con preocupación. El peligro acechaba como una posibilidad si una derrota, teñida por las prácticas más cuestionables de la política (denuncias de corrupción; sorteo de votos en redes sociales; extorsiones y amenazas de la Iglesia y sectores conservadores; pedidos u ofrecimientos de dinero, viajes, cargos o negociaciones a cambio de votos; cambio de posiciones por presiones eclesiásticas con métodos non santos de extorsión cuerpos a cuerpo; denuncias de diputados de doble moral que obligaban a sus amantes a abortar pero que votaban en contra del aborto legal) que no solo podían liquidar la posibilidad de elegir de las mujeres, sino enterrar la credibilidad de la política, en una discusión no regida por un dilema de valores, sino por prácticas cuestionables, fraudulentas y extorsivas de la política.
–¿No es una irresponsabilidad política abrir un debate y, después, perder una votación, con miles de jóvenes en la calle, que no tienen pensado volver a sus casas con la cabeza gacha, por votos en contra de dudosa procedencia moral? –le preguntó Las/12 a diputados oficialistas alienados con el aborto legal.
–Preguntale al gobierno que no lo entiende y no atiende el teléfono –se quejaba un diputado, en off the record, desde el oficialismo. Los diputadas y diputados de Cambiemos, definidos dentro de la marea verde, sabían que la conquista podía estar tan cerca como desencadenar un final inmanejable, con la presión de la vigilia en la calle. Habían pedido que solo intervenga Policía de la Ciudad y que el clima no fuera represivo. Pero la posibilidad de un estallido posterior a la derrota ocupaba gran parte de la tensión nocturna.

–Este es el dilema de las democracias modernas con libertad de acción, después se vuelve inmanejable la disputa interna -evaluaba otra diputada. En ese sentido, la interna entre el ala conservadora (encabezada con saña por Nicolás Massot, Presidente del bloque PRO en la Cámara de Diputados y el gran derrotado del 14 de junio junto con Elisa Carrio) y el ala verde o pro derechos (conformada por Daniel Lipovetsky, Karina Banfi, Sergio Whisky y Silvia Lospennato, entre otras/os) generó una grieta que es difícil que se cicatrice en una fuerza política dividida claramente entre dos sectores en pugna en relación a derechos sexuales, civiles y reproductivos.

Massot, además, heredero de una tradición familiar ligada al respaldo a la dictadura militar en el diario “La Nueva Provincia”, de Bahía Blanca, terminó nombrándose a sí mismo como parte de la dictadura en un cruce memorable. “La libertad de la mujer se impone al más importante de los derechos humanos en el que espero que todos seamos referentes porque las mujeres ya no van a tener derecho a nacer y los hombres no tienen ninguno de los dos”, alegó. Y cuando aludió a los derechos humanos reflotó un ensañamiento contra el diputado Horacio Pietragalla, nieto recuperado e hijo de padre y madre desaparecidos/as (FPV) que le contestó con un gesto de roce de dedos en alusión a que los conservadores solo son los jóvenes con dinero. Pero, además, cruzó, directamente a Juan Cabandié, también nieto recuperado.

–¿Vos dónde estás hoy Juan, dónde estás parado?, le preguntó Massot. “Nunca en democracia nos animamos a tanto Juan, ni en democracia ni de otra manera”, argumentó el Presidente del bloque PRO. En ese momento, la diputada Mayra Mendoza (y una de las más fervientes defensoras del proyecto desde el kirchnerismo y constructora de la transversalidad con la otra ala de Cambiemos, la UCR, la izquierda, Libres del Sur y Movimiento Evita) lo interpeló: “Pero sí en la dictadura se animaron”. Y Massot respondió: “Tampoco en ese momento Mayra, tampoco en ese momento nos animamos a tanto”, en el uso del “nosotros” como parte de la dictadura militar que cometió un genocidio, robó bebés, obligó a las mujeres a parir en centros clandestinos de concentración, ejecutó violaciones sexuales, forzó a mujeres a abortos no consentidos y prohibió de forma total los anticonceptivos.

En la misma fuerza (Cambiemos), pero desde otro origen ideológicos los diputados/as radicales (y otras con mandato cumplido presentes en el recinto), pedían a Cambiemos responsabilidad política y recordaban el ejemplo de Raúl Alfonsín y Florentina Gómez Miranda que llevaron adelante el proyecto de divorcio con la oposición de la Iglesia. “A Florentina la escupieron, le pegaron chicles en la cabeza y le gritaron asesina. Hay que estar a la altura de su ejemplo”, recordaba una ex diputada radical.

En el top ten de los anti derechos que se retiraron, con la luz del día, y la campera amarilla como emblema de un conservadurismo frenado está el diputado Alfredo Olmedo que atacó el corazón del feminismo: “¿De qué respeto me hablan las de Ni Una Menos? Ni Una Menos. O se va un hombre o se va una mujer”. Pero, además, defendió los derechos de los varones en decadencia de poder y lloró por la pérdida de hegemonía: “Cuando tienen vida lo buscan al padre para que cargue con todos los gastos, pero cuando lo quieren matar el padre no tiene derecho a criarlo”.

El premio al papelón y la defunción política se lo llevo Facundo Garretón, ( Cambiemos, de Tucumán) que había denunciado presiones para que vote en contra de la legalización y decidió abrir una encuesta para que la gente opine sobre el aborto legal. Ganó el sí. Pero el anunció su voto en contra. Y, su nombre se convirtió en símbolo de traición y fantochada política, en redes sociales y en los cantos de la mañana en el recinto.

Otro hit fue el de la dipu-pet Estela Regidor (UCR-Corrientes) que llevo la discusión a una comparación veterinaria. “Seguro que muchos de ustedes tienen mascotas ¿Qué pasa cuando una perrita queda embarazada? No la llevamos al veterinario a que aborte. Enseguida salimos a buscar a quién regalarle los perritos”, propuso. Yeguas, perras y aborteras. Qué sea ley.

A la mañana, después de una conferencia de prensa de las diputadas firmantes del dictamen para el aborto legal, seguro y gratuito, después de una salida por móviles de Dolores Fonzi y Alejandra Flechner. A las siete, ya con el cansancio en sus ojos, sin maquillaje, con el conteo que daba perdida la ley, Dolores se paso simplemente manteca de cacao por los labios, escuchó  y se levantó de su silla para ir a pedir aire y apelar, desde las cámaras de televisión, a la necesidad social de la aprobación de la ley.

El clamor y la presión mediática, política, pública, juvenil, feminista, se hicieron sentir. A las 8.30 de la mañana apareció la noticia. Un tuit del periodista Gabriel Sued (gran contador público de los votos) anunció que no solo el pampeano Sergio Ziliotto iba avotar a favor del aborto, sino que (por una intervención del gobernador de La Pampa Carlos Verna) Ariel Rauschenberger y Melina Delú (PJ) también iban a votar a favor de la ley. El cambio se originó en un pedido del Gobernador Carlos Verna y en la presión que implicaba que el aborto legal estaba perdido y las jóvenes en la calle desamparadas frente a una política sorda a su reclamo. No era igual no acompañar un proyecto ganador que ser verdugos de la derrota. Eso dejo la votación a 129 a favor, 125 en contra y una abstención. A partir de la noticia, el Congreso de la Nación se empezó a palpitar una fiesta, arriba de las sillas, con un canto unánime por el aborto legal y los abrazos y lágrimas de una jornada época. Arriba, en el cuadro, que mira como un mural de museo, sesenta muchachos pintados al óleo miraban una escena que nunca podría estar colgada en la historia argentina. En la política pintada solo había varones. Ahora, en cambio, las mujeres copaban en voz, voto y demanda el acceso pleno al derecho a la salud y al goce. Ya paso al Senado de la Nación. Qué el sexo sea un derecho y el aborto legal una ley.

Imágenes: Cobertura colaborativa #13J

El martes 5 de junio a las 20hs se estrena LA CONDUCTA DE LOS PÁJAROS, una obra escrita por Vicente Muleiro y Norman Briski, en el Calibán. Briski dirige a Romina Richi, Juan W. F. Astorga y a Federico Rodriguez Moreno. La música original es de Fito Páez, el vestuario de Giselle Pesce y la realización de escenografía de Guillermo Bechthold.La conducta de los pajaros Fotos de Emmanuel Melgarejo (12)
¿Es posible estudiar la conducta de los pájaros? ¿Es atrapable la posibilidad de un cambio social? La reunión entre un intelectual y dos héroes de la historia como Rosa Luxemburgo y Manuel Ugarte solo genera más preguntas. Con la única certidumbre de que la pregunta es lo más importante. La conducta de los pájaros es intentar saber por qué la paloma se equivoca.

Rosa y Ugarte, dos revolucionarios y caminantes, se reunirán para seguir pensando al mundo. flyer la conducta de los pajaros
Querer saber sobre la conducta de los pájaros es querer aprender a volar.
Hermandad o nada, esa es la cuestión…
Dada la carencia de vectores intelectuales ante la realidad de la Argentina, la revisión de pensadores éticamente potentes podría inducir a pensar este presente.

Estreno público y prensa: 5 de junio –  20hs
Funciones: martes a las 20hs
Teatro Calibán
MEXICO 1428 PB 5. CABA
Reservas: 4381-0521/4384-8163
Entrada general: $200
Estudiantes y jubilados: $160


EQUIPO ARTÍSTICO:
Autores: Vicente Muleiro y Norman Briski
Director: Norman Briski
Música original: Fito Páez
Actores: Romina Richi, Juan W. F. Astorga y Federico Rodríguez Moreno
Vestuario: Giselle Pesce
Diseño de escenografía: Norman Briski y Alberto Bosio
Realización de escenografía: Guillermo Bechthold
Diseño de iluminación: Norman Briski
Operación de luces y sonido: Theo Machado Wald
Auxiliar de luces: Carlos Martín Naso
Asistencia de dirección: Micaela Minervino – Helena Pérez
Realizador  escenográfico: Guillermo Bechthold
Voz en off discurso: Sofía Wilhelmi
Traductores: Sofía Wilhelmi, Carlos Kaspar
Técnicos de grabación: Marcelo Pérez, Marcelo Pañale
Fotografía: Emmanuel Melgarejo
Agradecimientos: Teatro Calibán, Florencia Collaud, Gonzalo Cano, Sandra Grassi, Eduardo Misch, Theo Jansen, Eliana Wassermann, Walter Abud, Andrés Bailot, Gustavo Sánchez, Sergio Baratucci
Prensa & comunicación: Maria Sureda, [email protected] 011 50978011

Mauricio Macri en Canadá recibió el aval del FMI y sus principales accionistas, los integrantes del G7. En su calidad de coordinador del G20, el Presidente de la Argentina participó de la cumbre de los países capitalistas desarrollados.

Por Julio Gambina, FISYP

El préstamo es muy superior a la relación por tenencias de Derechos Especiales de Giro (DEG) de la Argentina, lo que evidencia la voluntad política de la hegemonía capitalista mundial por sostener el rumbo del gobierno local y su papel en la región y en el mundo. El préstamo “stand by” asciende a 50.000 millones de dólares por tres años; a los que debe sumarse préstamos de otros organismos internacionales: a) del BID por 2.500 millones de dólares; b) del Banco Mundial por 1.750 millones de dólares y c) de la CAF por 1.400 millones de dólares.

Suman en total 55.650 millones de dólares de nuevo endeudamiento público de la Argentina. Son montos que deben adicionarse a los 232.952 millones de dólares de deuda externa registrados a diciembre del 2017 y a los 320.953 millones de dólares de deuda pública, también a fines del 2017.
De este modo, la deuda externa asciende ahora con estos datos a 288.602 millones de dólares, con un crecimiento del 24%. Del monto total de deuda externa correspondían al sector gobierno unos 142.375 millones de dólares, que ahora ascienden a 198.025 millones de dólares, con un incremento de 39%. La deuda pública registra ahora un total de 376.585 millones de dólares, que si hacia fines del 2017 representaba un 57,1% del PBI, ahora puede estimarse en un crecimiento en 10 puntos, algo así como el 67% del PBI.

Los datos en sí mismo expresan la gravedad de la hipoteca a que se compromete la Argentina, lo que representará una carga dolorosa sobre el conjunto de la sociedad, especialmente los sectores de menos ingresos.

¿Por qué tamaño apoyo financiero y político del poder mundial?
Asistimos a un momento de reordenamiento del orden mundial y vale como anécdota el final de la Cumbre del G7 en Quebec, con un Donald Trump desairando el cónclave con críticas al anfitrión, el titular del gobierno de Canadá, con acusaciones de falsedad y rechazando la suscripción del documento final.

Tuiteó el Presidente de EEUU: “El primer ministro Justin Trudeau de Canadá ha actuado de forma mansa durante las reuniones del G-7 sólo para poder dar una rueda de prensa después de que yo me fuera, en la que poder decir que los aranceles de Estados Unidos son insultantes y que “no dejará que le manejen”. Deshonesto y débil. Nuestros aranceles son una respuesta a sus impuestos del 270% en los lácteos.

800px-Néstor_Kirchner_y_Horst_Kohler-México-12_de_enero_de_2004

Néstor Kirchner y Horst Köhler, director del FMI, en 2004. Posteriormente, Köhler fue presidente alemán.


No hay acuerdo mundial sobre cómo superar los problemas actuales del orden global y la potencia hegemónica gobernada por Trump desarma toda la racionalidad de la mundialización construida por cinco décadas. EEUU reclama volver a discutir el orden mundial y para eso retoma concepciones proteccionistas y reposicionarse como principal beneficiario del capitalismo en tiempos de la transnacionalización. Claro que Europa no acepta mansamente un papel subordinado, como tampoco el asignado al vecino Canadá. Ni hablar de China, que no integra el G7, pero que sus políticas intervienen en la nueva geopolítica del sistema mundial, más aún con sus renovadas y crecientes relaciones con Rusia y otros países, las que afectan la estrategia imperialista.

En ese marco se destaca el rumbo asumido por Nuestramérica durante los tres primeros lustros del Siglo XXI. El territorio que fuera el ensayo de las políticas neoliberales en los primeros años de la década del setenta del siglo pasado, se constituyó en el laboratorio de crítica e intentos de cambios de esa estrategia desde el inicio del presente siglo.

Solo a modo de ejemplo consignemos la perdida de funciones de la OEA, quien no hace mucho solicitaba el reingreso de Cuba luego de la expulsión de comienzos de los sesenta y que ahora, el organismo dependiente de la política exterior estadounidense promueve con variadas complicidades en la región la expulsión de Venezuela.

Fue un golpe para la estrategia de la transnacionalización de la economía, la liberalización y libre movimiento de capitales, mercancías y servicios, la nueva concepción de integración alternativa propuesta desde la región y que pretendía coronarse con la CELAC. El aislamiento de EEUU en la región no podía permitirse y mucho menos la disputa global a manos de China o de un poder compartido con los socios europeos, mucho menos si algunos empezaban a proclamar el objetivo socialista. La voz de mando apuntaba entonces a retrotraer la situación al auge de las políticas de apertura y subordinación sustentadas en los años 90, los del Consenso de Washington.

Ese es el marco para los golpes blandos en la región, sea Honduras, Paraguay o Brasil, como las “guarimbas” en Venezuela que pretenden instalarse contra cualquier intento de confrontar con la lógica capitalista dominante.

Por eso la importancia de la Argentina, que por primera vez en su historia constitucional un gobierno con programa explícito de derecha asume por el voto de su población. En el imaginario del poder mundial, sea el FMI o el G7 (aun con sus diferencias) Macri expresa la posibilidad de restaurar un rumbo amigable a las inversiones y las necesidades del gran capital, y no solo para la Argentina.

No es un dato menor que Buenos Aires haya sido sede de la 11° Ministerial de la OMC en noviembre del 2017 y reciba la cumbre del G20 en noviembre y diciembre próximos, en el marco de la coordinación del ámbito durante el 2018.

Hay discusión sobre el orden mundial y Nuestramérica ofreció una perspectiva de cambio social que motivó a otras experiencias similares en otras latitudes, en Europa o el Norte de África.

Ese proceso de cambio político se mantiene abierto no solo en expresiones gubernamentales, sino en la memoria viva de los movimientos populares en la región. Es una realidad que convoca a las clases dominantes a desplegar una enorme iniciativa y con fondos suficientes para revertir ese clima de época crítico al neoliberalismo y/o al capitalismo para recuperar la ofensiva capitalista cuestionada.

No exageramos si decimos que el papel de la OEA y del FMI, organizaciones deslegitimadas y con pérdida de funciones en los últimos tiempos, renuevan su papel para subordinar a Nuestramérica en la lógica de acumulación capitalista, aún en tiempos de turbulencias y desorden en la disputa por la hegemonía.

El gobierno argentino incorpora lo propio en este programa, que suena muy bien en las expectativas de los capitales dominantes, caso de las reformas estructurales en materia laboral y previsional.

La ganancia gran empresaria exige bajar costos de producción y entre ellos el gasto social que suponen las jubilaciones y pensiones en momentos de crecimiento de la posibilidad de vida. El envejecimiento de la sociedad es un problema para los inversores capitalistas, ya que la longevidad compite con la apropiación del excedente económico. Ni hablar de los derechos laborales que resienten las mejoras de ganancias, móvil esencial del régimen del capital.

La letra chica del “stand by”
La información ofrecida es sobre metas globales y aún falta conocer el impacto concreto del ajuste comprometido a cambio del préstamo a desembolsar, que por ahora serán solo 15.000 millones de dólares. El resto se desembolsará en la medida que sea necesario, dice el Ministro de Finanzas” y que se cumplan los acuerdos para bajar el déficit fiscal y la inflación, según sostiene el acuerdo firmado con el FMI.

Por lo pronto, en las metas se establece un recorte del déficit fiscal por 20.000 millones de dólares entre 2018 y 2021. Podemos imaginar que el achique afectará al gasto social, sea en presupuesto asignada a salarios y empleos en el Estado, tal como se deduce de las medidas en curso, sean el congelamiento de la planta de personal o la política de “retiros voluntarios”. No debería sorprender que educación o salud sufran reducciones o congelamientos, tal como sugiere la política presupuestaria hacia las universidades públicas o al sistema educativo en general. En el mismo sentido puede pensarse en restricciones a la salud pública.

El Ministro de Finanzas anticipa que este respaldo servirá para resolver las necesidades de financiamiento más allá de la gestión y en efecto, en 18 meses termina el gobierno Macri y el acuerdo es por 36 meses, comprometiendo a la futura gestión, que podrá ser o no del mismo signo y sesgo político.

Se pretende utilizar unos 20.000 millones de dólares para cancelar parte del stock de LEBAC que registra en su cuenta el BCRA. Si el stock es de unos 46.000 millones de dólares, el gobierno pretende morigerar el efecto de esa bomba reduciéndola a un poco menos de la mitad. Para eso, ofrecerá nuevos instrumentos y activos financieros para inducir un canje de tenencias de deuda en pesos a corto plazo por vencimientos más largos en títulos que serán muy atractivos para esos inversores especulativos.

Resulta grave la consideración de todos los temas, ya que la hipoteca en dólares hace imprevisible nuestro futuro cercano y de mediano plazo. El dólar cerró la semana en 26 pesos por unidad de dólar y nadie puede prever su evolución, con impacto en el conjunto de los precios de la economía. La inflación continuará siendo una incógnita y un modo de redistribución regresiva del ingreso en la Argentina.

Las metas de inflación del 2018 saltaron por el aire. Ya no son del 10% o del 15% tal como se corrigieron y el anuncio remite a 17% en el 2019. Ver para creer podríamos decir, ya que no existen fundamentos que avalen la seriedad de los nuevos pronósticos, mientras el dólar sube, como los combustibles o las tarifas, los alimentos y todo aquello que hace a la calidad de vida de la población.

Contentos y amargados como el tango “Cambalache”
El poder está conforme y avala, los grandes empresarios también y se explica con subas en la Bolsa y mayores valorizaciones de las empresas cotizantes en las Bolsas. Los especuladores reciben noticias de nuevos y renovados instrumentos para apostar con sus colocaciones. Los acreedores cobran e incluso diversifican sus carteras. Los que pueden trasladan a precios y suman ganancias en sus balances, con posibilidad de remitir utilidades al exterior si fuera ello necesario, o incluso fugar capitales ahora que las reservas internacionales serán reconstituidas y acrecentadas con préstamo de organismos internacionales.

En lo ideológico programático, los principales comunicadores y operadores afines al sistema y al gobierno, o a la oposición que disputa el gobierno de una política similar, explican que no había otro camino y menos mal que se actuó con rapidez. Al mismo tiempo, desestiman la crítica porque no imaginan la viabilidad de una política alternativa.

Los perjudicados son la mayoría de la población, sea por el ajuste fiscal que como señalamos afectará al gasto social, como por las reformas estructurales que se anuncian, especialmente las reformas laborales y previsionales.

En la estrategia oficial se incluye la contención o represión del conflicto social y para eso, al mismo tiempo que anunciaba el acuerdo con el FMI convocaba a la CGT para sacarla del paro general. La CGT hablaba de convocar a Paro y que solo restaba definir la fecha, sobre todo luego del veto a la legislación que establecía límites al tarifazo. Con las negociaciones entre gobierno y la cúpula sindical de la CGT la medida de fuerza fue postergada.

La realidad de protesta social y el descontento está más allá de lo que expresa la dirección del sindicalismo tradicional y por eso desde las CTAs emergió la convocatoria al Paro General para el jueves 14/06, con movilización. Es una medida convergente con las suscitadas por otras organizaciones sindicales, entre ellos el Sindicato de Camioneros o la Corriente Federal que lideran los bancarios.

Están echadas las cartas y las iniciativas políticas confrontan. Por un lado la coherencia, aun con contradicciones y matices del poder local y mundial, “los beneficiarios”; y por otro, en el campo de “los perjudicados”, con mucha fragmentación, la dinámica de descontento y protesta que busca canales de articulación para constituirse en opción y disputar poder.

Claro que hace falta mucha argumentación para la socialización de caminos alternativos a los del poder. No se trata de recuperar programas que imaginan reformas en el marco capitalista, que es como es y no como algunos imaginan que podría ser.

El imaginario por el anticapitalismo se nutre de la subjetividad consciente, pero también de experiencias que en el presente anticipan el futuro de organización de la sociedad más allá de la búsqueda de la ganancia y en una perspectiva de satisfacción de necesidades sociales.

Foto: Wikimedia Commons
 

Este 3 de junio nos encuentra a las mujeres intentando visibilizar, en distintas partes del mundo, la amplia gama de violencias que sufrimos y las dificultades para hacernos oir en un mundo que nos culpabiliza y justifica las agresiones que recibimos. Desde Minervas proponemos encontrarnos entre nosotras y decirnos «yo sí te creo». Retomar esta consigna es para nosotras una forma de avanzar desde el ni una menos hacia la construcción de una conspiración de invisibilidades que dinamite las bases mismas del patriarcado.
Por Minervas, Zur

La primera vez que salimos a la calle a decir “ni una menos” fue el 3 de junio de 2015. La convocatoria surgió en Buenos Aires motivada por la indignación ante los feminicidios y se multiplicó por América Latina y el mundo. En Uruguay, desde hacía ya unos meses las mujeres veníamos saliendo a la calle con alertas feministas cada vez que asesinaban a una mujer. La decisión de hacer estas alertas, así como la creación de la Coordinadora de Feminismos, fue uno de los principales acuerdos del Primer Encuentro de Feminismos del Uruguay, realizado en noviembre de 2014. Ese 3 de junio marchamos entonces sumando al “ni una menos” la consigna con la que ya nos convocábamos a las alertas: “tocan a una, tocan a todas”.
fotofina;
A partir de allí el 3 de junio quedó instalado como una nueva fecha del calendario feminista, por lo menos en el Río de la Plata. Para Uruguay es significativa, entre otras cosas, porque fue la primera convocatoria de esta nueva etapa del feminismo que puso a miles de mujeres simultáneamente en la calle. En todos los departamentos del país se organizaron marchas y concentraciones con la consigna “ni una menos”, denunciando la violencia que recibimos todos los días y llamando por su nombre al feminicidio, ubicándolo como fenómeno estructural de la sociedad machista en la que vivimos. En muchas ciudades la convocatoria derivó, además, en la conformación de colectivos de mujeres que hoy hacen más densa, diversa y extendida la red que teje el movimiento feminista a nivel nacional.

Es probable que a escala masiva y desde los grandes medios de comunicación se ubique al 8 de marzo de 2017 como el primer hito de este momento de auge de la lucha feminista en el país. Ciertamente, las trescientas mil personas que desbordaron el centro de Montevideo en esa ocasión y los cientos de mujeres que salieron a la calle en todo el país sacudieron con fuerza la modorra patriarcal del Uruguay y marcan un antes y un después. Pero vale la pena recordar que aquel 3 de junio de 2015 ya había convocado a un montón de mujeres, desbordando ampliamente el círculo de militantes feministas que nos veníamos encontrando en las alertas. Cabe decir también que el paro y la imponente movilización de los dos últimos 8 de marzo fueron posibles porque antes hubo indignación por los feminicidios, hubo un grito sostenido diciendo ni una menos, hubo encontrarnos entre nosotras, hubo ejercicio de estar en la calle con las alertas, hubo red tejiéndose en distintas geografías, hubo disputas de sentidos: hubo, en definitiva, organización y lucha.

Hoy, cuatro años después, seguimos haciendo alertas, denunciando, luchando. En lo que va del año ya contamos más de 20 muertas. Por cada una de ellas salimos a la calle, por cada una de ellas nos abrazamos, por cada una de ellas tratamos que el dolor se vuelva lucha. La consigna “tocan a una, tocan a todas” sigue siendo grito pero es también susurro porque va multiplicando sus sentidos. Es grito de lucha cuando decimos, irreverentes e incendiarias, que por cada compañera responderemos todas y que así será hasta prender fuego el patriarcado. Pero es también susurro cuando sentimos en nuestro cuerpo cada una de las violencias, cada uno de los abusos que recaen sobre los cuerpos de las otras. Y es allí cuando nos decimos al oído “hermana, yo sí te creo”; porque cada cosa que viviste tú, la viví yo; y porque cuando te tocan a tí, me tocan a mí también.

Yo sí te creo
En estos años Minervas ha trabajado distintas consignas en torno al 3 de junio, tanto para campañas en redes como para el intercambio en las actividades entre nosotras y con otras compañeras. En 2016 una mano de palma abierta fue nuestra forma de decir y decirnos que no estamos solas, que juntas ponemos límite a la violencia y construimos estrategias de autocuidado.

En 2017 la mano abierta se transformó en puño cerrado para decir que todas juntas luchamos en todas partes. Así, los puños violetas recorrieron la ciudad y estuvieron también presentes en la marcha del 3 de junio. Como decía a propósito de esta campaña Romina Verrua para La Tinta, “la consigna todas juntas, luchamos, en todas partes, como otro modo de decir que no estamos solas y que cada lugar es habitado desde una mirada que lucha por construir un mundo feminista”.
untitled

 Este 3 de junio nos encuentra a las mujeres intentando visibilizar, en distintas partes del mundo, la amplia gama de violencias que sufrimos y las dificultades para hacernos oir en un mundo que nos culpabiliza o al menos justifica las agresiones que recibimos. En España, la resolución de la justicia de procesar solo por abuso a los cinco hombres que violaron a una mujer de 18 años desató una ola de protestas en ese país y desencadenó además una catarata de mensajes de apoyo a la joven que hicieron viral la consigna “yo sí te creo”. En Argentina, la lucha por el aborto legal está en un momento importante e intenso, al tiempo que en las redes el hashtag #cuéntalo reúne miles de testimonios y denuncias sobre situaciones de acoso, abuso, violación y feminicidio. En Chile, las estudiantes se movilizan y ocupan colegios y universidades para denunciar múltiples casos de abuso, ausencia de protocolos de acción y, en general, el machismo institucional y una cultura de la violación.
En Uruguay también se han generado espacios en las redes para denunciar a acosadores y abusadores, aunque traspasar ese ámbito sigue siendo difícil, tal como lo demuestran los casos más notorios vinculados a músicos y políticos. Un aporte significativo ha sido el de la campaña Libre de Acoso de Colectivo Catalejo, que busca desnaturalizar y visibilizar el acoso callejero, generando investigación, espacios de denuncia y materiales audiovisuales al respecto. El acoso es una forma de violencia cotidiana que recibimos todas las mujeres desde que somos niñas. Funciona como un dispositivo disciplinador tan sutil como eficaz: al tiempo que sitúa a nuestros cuerpos como objetos de los cuales los hombres pueden disponer y sobre los cuales tienen derecho a opinar, también genera en nosotras incomodidad y miedo cada vez que salimos a la calle, que ocupamos al espacio público, reforzando la idea de que nuestro lugar es puertas adentro de la casa. Esta maquinaria perversa logra que demasiadas veces nosotras mismas elijamos no salir o evitemos andar solas de noche para no sentir miedo (y que quede claro que este miedo no es por la inseguridad ni lo resuelve la policía o las firmas de Larrañaga; ese miedo incluye a la policía y a tipos como Larrañaga).untitled2
Teniendo en cuenta este contexto, desde Minervas proponemos e invitamos esta vez a encontrarnos entre nosotras y decirnos yo sí te creo, si lo sentís es. Para nosotras, retomar esta consigna es dar un paso más en la denuncia, desde los feminicidios hacia otras formas de violencia más sutiles, arraigadas y difíciles de interpelar. Es darnos fuerza mutua, retomando el susurro y el abrazo. Es generar nuestras propias condiciones y criterios de verdad. Es recrear el gesto primero del entre mujeres. Es reafirmar nuestra conspiración de invisibilidades. Es, en definitiva, dinamitar el corazón mismo del patriarcado.