Ayer se volvió a vivir una masiva presencia en las calles: al reclamo contra las violencias machistas se sumaron las denuncias por los ajustes y el empobrecimientos que generan las políticas del gobierno de Cambiemos, y se hizo fuerte el pedido por la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Por Camila Parodi y Nadia Fink para Marcha Noticias

Como si la multitud ya no fuera sorpresa, caminamos otra vez, entre cientas de miles. Pareciera que las marchas se convirtieran por horas en los lugares más seguros y reconfortantes para estos días de hostilidad, violencias y miserias. Y para continuar con esa construcción de camino sólido, un nuevo Ni Una Menos irrumpió en el cotidiano porteño. No hubo lluvias, frío, cambio de día ni silencio mediático que pudieran frenar las ganas de compartir ese momento de comunidad feminista, esos instantes de reafirmación de que la historia así se hace y que la revolución no puede estar tan lejos.

Otra vez, las pibas, piqueteras, trabajadoras, migrantes, travas y aborteras se encontraron en un mismo ¡ya basta!; el Ni Una Menos que, desde hace tres años, sintetiza las denuncias y rabias que las mujeres y disidencias supieron señalar tras años y años de organización colectiva. Un Ni Una Menos que, convertido en símbolo, es consigna de todas las luchas. Como así también lenguaje cotidiano que resuena en las barriadas y se cantaba en los trenes que llegaban desde el conurbano bonaerense y en los subtes que recorrían la Ciudad. Un Ni Una Menos que, al igual que el pañuelo verde, se apropió de los sentidos comunes traspasando las fronteras inventadas.

Y con esa potencia el reclamo resonó entre quienes allí se encontraron. Al decir Ni Una Menos se condensó la exigencia por la aprobación del proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, el repudio a las violencias machistas y a la cultura de la violación como así también a las políticas de precarización y ajuste de la vida propias del gobierno de Mauricio Macri que, en conjunto con los acuerdos con el FMI y los tratados de libre comercio, significa: “Ajuste, despidos, pobreza y precarización para el conjunto de la clase trabajadora y sobre todo para las mujeres, trans, lesbianas, bisexuales, no binarias, travestis, indígenas, afrodescendientes, migrantes, villeras y mujeres con VIH”, tal como se denunció en el documento consensuado en las asambleas feministas realizadas previamente.
6Ine Larrubia (3)
En ese sentido, el colectivo organizado expresó que las decisiones políticas económicas del Gobierno de Mauricio Macri implican cada vez más el recorte del ya escaso presupuesto para salud y educación, áreas históricamente feminizadas. Y en esa misma línea, denunciaron también la aplicación de la reforma previsional, la CUS, el proyecto hospitalario Sur como así también la UNICABA y los recortes en CONICET, como una forma de privatización de la política pública y las consecuentes desigualdades de oportunidades que eso conlleva. “La deuda es con nosotras, y por eso estamos acá contra el ajuste del neoliberalismo magro que implementan Macri y los gobiernos provinciales. El ajuste nos recorta, nos precariza, nos quiere debilitar pero estamos juntas y nos sumamos a las luchas de lxs trabajadrxs”, recalcaron y mencionando las distintas áreas del Estado que se ven afectadas por recortes y despidos, como así también a las compañeras del Subte, de Télam, de Radio Del Plata, docentes, del INTI, del Hospital Posadas, de la línea 144, entre otros.

El futuro es nuestro
Desde distintas partes del país llegan fotos y mensajes: en distintas ciudades los pañuelos verdes, los carteles, y las mujeres en las calles lo inundan todo.

Mientras, una noticia nos llegaba desde Tucumán y ese Ni Una Menos que denunciaba el sistema de muerte, tanto por el ajuste como por las violencias machistas, tuvo que levantar un nuevo reclamo: María Zelaya del Frente de Trabajadores del Interior de Tucumán había sido atropellada y asesinada por un taxista. Junto con otras compañeras, estaba en realizando un corte en la esquina de la Plaza Independencia: reclamaban por las políticas de ajuste y miseria, y por la falta de comida en los platos, que siempre afecta en mayor medida a las mujeres María estaba con su hija, el taxista decidió que ningún reclamo era más legítimo que su derecho a circular, y embistió como si del otro lado no hubiera personas, sino obstáculos por sortear. La crueldad representada en un gesto y una acción, realizadas por un hombre.

Pero también llegaron voces de otras partes de Latinoamérica: desde Chile, donde las y los estudiantes piden desandar la educación sexista para un futuro con menos estereotipos y violencias en reacción a las numerosas denuncias de violencia de género y la falta de protocolos que protejan los derechos de la mujer en las universidades y escuelas.
9
En Perú el grito fuerte y asqueado llegó tras el femicidio de Eyvi Ágreda, la joven que había sido prendida fuego en un colectivo por un ex compañero que la hostigaba y acosaba. A pesar de la represión policial, a pesar de que en el país la cúpula política intenta anular la palabra “género” de la currícula escolar por “tratarse de ideología”, las mujeres dijeron presente de a miles, y avisan que ya no se podrá volver atrás.
En México, donde la violencia parapolicial se ensaña con las mujeres, se vivieron tres asesinatos de candidatas a concejalas y diputadas. Pamela Terán, en Oaxaca, y Juany Maldonado y Erika Cázares, en Puebla, fueron acribilladas por grupos armados que irrumpieron con absoluta impunidad en un claro ejemplo de cómo el cuerpo de las mujeres es atacado, incluso las mujeres políticas. Desde México llegó el “Vivas nos queremos” que por estos días profundiza la movida contra el acoso callejero, pensando en las más jóvenes.

Por estos pagos el grupo de estudiantes de la Escuela Nacional Superior Antonio Mentruyt, (ENAM), compañeras y compañeros de Anahí Benítez, llevaba su imagen como bandera, su recuerdo como canción y un pedido de justicia que traspasaba la lluvia de la tarde noche de ayer. Anahí fue víctima de femicidio en agosto de 2017, luego de seis días de estar desaparecida y que se perdiera un tiempo muy valioso.

Y es que las juventudes siguen formando manadas y llenando las calles de colores y música: las vemos prepararse para cada marcha, pintarse las caras, llenarse de brillos y colores, armar banderas colectivas, portar carteles con ideas que las identifiquen (“Me querés virgen/ me querés santa/ me querés tuya/ me tenés harta”, portaba una piba con su infaltable pañuelo verde al cuello) y, sobre todo, con la certeza de que el camino que están recorriendo ya no tiene marcha atrás.
Natalia Saa2
El pedido de “Aborto legal, seguro y gratuito” tiñó de verde la Plaza de los dos Congresos y sus aledaños. La impactante foto que muestra a cientos de miles de mujeres con sus pañuelos desplegados demuestra el crecimiento de un reclamo histórico para los movimientos de mujeres, y hoy tan cerca de convertirse en ley.

Con más presencia que otros años, las jóvenes, las adolescentes, ven posible que la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo se sancione y, con ella, no haya retorno en el avance por la libertad de decisión y por la soberanía del cuerpo de las mujeres.

En ese sentido, el próximo 13 de junio es el día en el que se espera la media sanción en la Cámara de Diputados del proyecto presentado por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. En estas semanas de audiencias, ya se presentaron 70 mil firmas de artistas, profesionales, estudiantes, trabajadoras y trabajadores de diversos sectores en apoyo al proyecto de interrupción voluntaria del embarazo.

Entonces, este mundo que gira en los pies de las mujeres no se detiene. Y este Ni Una Menos seguirá con su eco cada día, porque Ni Una Menos no es solamente el reclamo contra las violencias machistas, o por las políticas de ajustes y su consecuente feminización de la pobreza; es, sobre todo, por pensar en un futuro de libertades y posibilidades; de andar tranquilas por las calles, como nos sentimos ayer y en cada convocatoria; de tener cuerpos y territorios libres y con derechos plenos.

Fotos: Marcha Noticias

Isabel Loureiro retoma temas fundamentales en la obra de Rosa Luxemburgo: el análisis de la producción capitalista de la lucha de clases.

Por Fundación Rosa Luxemburgo São Paulo


Videoclase 01

“Para ella, la transformación de la sociedad, la transformación radical y estructural, o sea la revolución socialista, sólo podría tener éxito con la participación activa de las amplias masas populares”. Es así que la profesora, Isabel Loureiro – una de las mayores expertas en la obra de Rosa Luxemburgo – hace referencia a la revolucionaria polaca, en la primera clase de la serie web que cuenta con cuatro episodios.

Se presentan algunas tramas del pensamiento de esta mujer activa y valiente que sigue inspirando luchas emancipatorias en todo el mundo.


Videoclase  02

En este episodio, Isabel Loureiro habla sobre el libro La acumulación del capital, en el cual Rosa Luxemburgo sitúa el capitalismo en un sistema mundial.

Como resultado de las clases de Rosa Luxemburgo como profesora de economía política de la Escuela del Partido, La acumulación del capital es un libro en el que la revolucionaria polaca analiza el papel que tienen las colonias en el desarrollo del capitalismo como un sistema a nivel mundial.


Videoclase 03

El tema es “Feminismo” y la relación que la obra de Rosa Luxemburgo tiene con la lucha emancipatoria de las mujeres. Con apuntes sobre Silvia Federici y su clásico “Calibán y la bruja”

El 18 de febrero de 1916, cuando Rosa Luxemburgo salió de la prisión, mil mujeres la esperaban afuera, lo cual causó la sorpresa de la revolucionaria polaca, que no tenía idea de la importancia de su figura y de su obra para las mujeres alemanas, “me gustaría llorar de vergüenza y sólo me consuela pensar que no soy más que un mástil en el que ellas izaron la bandera de su entusiasmo compartido por la lucha”, escribe Rosa sobre este día. Lucha que era por la causa socialista, y no feminista. Isabel Loureiro analiza las contribuciones e inspiraciones de Rosa Luxemburgo para el feminismo, al mismo tiempo que señala las limitaciones de su pensamiento sobre la figura de la mujer trabajadora.


Videoclase 04

Un tejido artesanal hecho con dos hilos de colores diferentes: uno azul, otro rojo, que se misturan. Puede ser producido manualmente, no es homogéneo, lo que altera el predominio de alguno de esos tonos.

Estos hilos coloridos representan un análisis histórico de la producción capitalista. El azul predomina en las épocas de paz, en las épocas de calma, cuando las masas trabajadoras están quietas, se deja explorar en silencio, sin ninguna resistencia. Y el hilo rojo domina en las épocas de contradicciones abiertas, en las épocas de lucha de clases abiertas. Esta metáfora es usada por Isabel Loureiro en el episodio que encierra el ciclo de videoaulas, para referirse al pensamiento de la revolucionaria polaca.

Por Camila Parodi para Marcha Noticias

Cinco trabajadoras de la línea 144 de provincia de Buenos Aires fueron despedidas por haber realizado un paro.  Se trata de un programa de acompañamiento y asesoramiento a mujeres víctimas de violencias machistas. Otra política pública vaciada donde Ni Una Menos se esfuma en las palabras. Marcha dialogó con Sofia Victoria Geier una de las trabajadoras despedidas.

– ¿En qué consiste el trabajo de la línea 144?
La línea 144 se establece en la provincia de Buenos Aires a partir de octubre de 2016 conforme a la ley nacional 26485 de protección integral de las mujeres a partir de la línea 144 que ya existía en nación y que dependía del Consejo Nacional de las Mujeres, hoy Instituto Nacional de las Mujeres, INAM. En prov. de Buenos Aires se monta la línea 144 sobre una estructura que ya existía que era una línea de atención a las mujeres que padecían violencia de género que se llamaba AVM.
Cuando entra una llamada, conforme a un protocolo, y con acuerdo de la llamante, la operadora pasa su caso al equipo de seguimiento. No son todas las llamadas las que se derivan a seguimiento sino aquellas que requieren una intervención institucional por su complejidad.
33312437_1993317627651924_9170066794017193984_o-640x300

– ¿Cuál es la actual situación?
Nuestros despidos ha desarticulado ese equipo de seguimiento, que tenía un fuerte trabajo interdisciplinario y que a partir de los despidos ya no cuenta con abogadas.
A partir de que asumió Agustina Ayllon en enero de este año la subsecretaría de género pasó a ser Instituto de las Mujeres, cambió de categoría y tiene un presupuesto menor. La directora de línea y la coordinadora tienen una trayectoria que viene de la ong. Infancias que presidía Agustina Ayllon. Desde que asume la directora de línea, que viene de haber trabajado en el 911, cambia el tipo de intervención en donde ya no hay directivas que tengan una perspectiva de género sino que no se caigan llamadas, es decir el número, la cantidad de llamadas que tenían que entrar y ser atendidas, la estadística.
Nosotras creemos que esta política es errada porque la cantidad de llamadas puede ser infinita y porque nosotras no somos el 911 que hacemos el corto y transmito, nosotras hacemos un asesoramiento, una escucha empática, un acompañamiento y trabajamos con violencia de género no vendiendo tarjetas de crédito. Desde ahí empezamos a resistir, hasta desde el debate profesional, resistimos la línea de intervención que se quiere imponer frente a una directora que es muy violenta.
El pasado 22 de mayo las trabajadoras que formamos parte del equipo de seguimiento somos convocadas como las trabajadoras de la linea 144 que depende de la secretaría de DD.HH., a cargo de Santiago Cantón, y nos contrata con un contrato de servicios, en el marco de la emergencia tecnológica administrativa, lo que constituye un fraude a nuestros derechos laborales, ya que deberíamos en el marco de la ley de empleo público de la Prov. de Buenos Aires (10.430). Ese día nos citan y nos informa Fatima Silva, la secretaria privada de Agustina Ayllon que nuestros contratos no iban a continuar, que nos estaban echando porque la línea no era un lugar para hacer paro. Es decir que nos informan que somos despedidas porque somos mujeres trabajadoras que ejercemos nuestros derechos justamente cuando trabajamos en asesorar y acompañar a mujeres que requieren ejercitar sus derechos para poder vivir una vida un poco más libre y constituirse como sujetas autónomas, empoderarse. Hipócritamente la gestión de Vidal nos despide por ejercer nuestros derechos laborales.

-¿Y cómo continuaron?
A partir de ese momento el resto de las trabajadoras de la línea 144 y las y los trabajadores de la secretaría de DD.HH. de quien dependemos estuvimos manifestándonos para exigir a las autoridades una reconsideración de esta decisión totalmente arbitraria. Entendemos que esto es discriminatorio, persecutorio que viene a disciplinar a todo un movimiento de mujeres, lesbianas, trabajadoras que venimos resistiendo a directivas que hacen de una política pública en violencia de género, precaria y de estadística, que ni siquiera está dentro de los parámetros de las convenciones que nuestro país ha firmado o la ley nacional 16. 485.
Hace un mes tuvimos que llevar adelante una medida de retención de tareas y luego paro por una grave situación de insalubridad laboral que afectaba con otitis y herpes con peligro de parálisis facial, porque la gestión no ponía vinchas (una herramienta de trabajo necesaria en atención telefónica) y las pocas diez que había se la pasaban las 80 trabajadoras de turno en turno durante un año las 24 hs. Esto provocó que los salarios comenzaran a sufrir los descuentos por los días de paro a todas y todos los trabajadores de planta de la secretaría y como nosotras habíamos hecho paro no nos renovaron los contratos. En esas condiciones trabajamos las profesionales de la línea 144.
En estas circunstancia esperamos se reconsidere la medida mientras solo hemos hablado con Francisco MOnes Ruiz, el jefe de gabinete de la secretaría de DD.HH. Hay una situación creemos que el gobierno de Vidal está manteniendo nuestros despidos, generando una situación de crisis muy grave en la linea 144, estamos angustiadas por las mujeres con las que estamos trabajando y por las que nos están esperando del otro lado del teléfono. Veníamos haciendo un acompañamiento con algunas mujeres que ahora no se hace más y no hay quien lo haga.

– En el marco de un nuevo Ni Una Menos ¿qué lectura hacen sobre la violencia machista y cuál creen que es el aporte de la linea para combatirlo?
Yo creo que la violencia machista ha recrudecido en los últimos tiempos porque nosotras estamos más organizadas y más fuertes y hay una respuesta a nuestra organización. También creo que el estado es responsable para que esto continúe sin movimiento. Las herramientas que podría y debería desarrollar el estado son precarias y escasas y depende mucho de encontrarte con una trabajadora feminista del otro lado, están totalmente vaciadas de presupuesto, conforme a la problemática de la que estamos hablando. La línea 144 es muy valiosa porque ahí las mujeres encuentran a alguien que las pueda escuchar para ordenarla y empezar a pensar una estrategia, eso es lo que hacemos con las mujeres acompañarlas y pensar juntas una estrategia y a partir de eso articular con los organismos y mecanismos que se requieran.

– ¿Cuales son los pasos a seguir y que estrategias se plantean
Seguir interpelando a la gestión de Vidal y también seguir dialogando con el resto de las mujeres de las entidades feminizadas que sabemos que nos conocen y con las que trabajamos tanto tiempo, no solo porque necesitamos el apoyo de todo el movimiento de mujeres sino para sentirnos acompañadas. Hoy es al revés les pedimos a ellas que nos acompañen. Estamos exigiendo a la gestión de Vidal que se siente a dialogar con nosotras y que reconsidere la situación de nuestros despidos, que creemos que es arbitrario y que afecta a cinco trabajadoras mujeres y lesbianas que han ejercido sus derechos sino también a un montón de mujeres y entidades feminizadas de la prov. de Buenos Aires que merecen que nosotras sigamos trabajando con ellas.
La acción puntual es ser parte como hemos sido siempre, pero hoy con mayor fundamento, de la marcha de Ni Una Menos, en Capital como en La Plata, junto a la multisectorial de lesbianas gays y travestis de La Plata y con el colectivo Ni Una Menos en Buenos Aires. El martes si no tenemos novedades vamos a continuar en asamblea y pensaremos qué camino vamos a tomar, todas las compañeras que formamos parte de la línea 144 y las y los compañeros de la secretaría de DD.HH. sabemos que no se trata solo de los cinco despidos sino que se trata de una política de disciplinamiento, de profundización de la precarización y de las condiciones de vida.
No es casual que hayan despedido a cinco mujeres y lesbianas en un contexto de crisis y disciplinamiento, porque somos nosotras, las mujeres, lesbianas y las identidades feminizadas: trans, travestis y maricas, las que estamos batallando muy duro, hace varios años, somos el movimiento que está en la calle y entendemos que nuestra reincorporación no es por nuestro puesto de laburo sino por nuestros ideales y nuestras acciones que venimos desarrollando como trabajadoras y como parte del movimiento de mujeres.

Foto: Por Otra Optica

Por Camila Parodi por Marcha Noticias

¿Que implicancias tendrá  el acuerdo, que en pocos días, se firmará con el FMI en términos políticos y económicos?

Para responder a este interrogante, conviene que hagamos un poco de historia. El Fondo Monetario Internacional (FMI)  fue creado, el mismo día que el Banco Mundial (BM), en 1944, en el marco de los Acuerdos de Bretton Woods (interviniendo, sólo 29 países en su fundación). En la actualidad cuenta con 189 miembros.

Surge como un instrumento de organización del sistema mundial bajo la hegemonía estadounidense, por lo tanto, no es neutral. Es, profundamente, antidemocrático, ya que los países más ricos disponen de más de la mitad de los votos en el seno del Consejo de Administración. De hecho, podemos señalar, también, que es un instrumento de las grandes potencias utilizado para vigilar el mantenimiento del sistema capitalista y de los intereses de las grandes empresas transnacionales. Desde el inicio tuvo una lógica injerencista, prueba de ello es la imposición de programas de “ajuste estructural”, la definición de la especialización productiva y las visitas técnicas de revisión (de acuerdo al art. IV) en todos los países en crisis que han recurrido a su “ayuda”.

El acuerdo que el Gobierno macrista negocia con el Fondo Monetario Internacional (FMI) permanece en total hermetismo, poco se sabe de la letra chica pero, si se conoce que será un acuerdo stand-by de “acceso excepcional” que le permitirá acceder a un financiamiento entre 20 mil o 30 mil millones de dólares (en algunos medios se habla hasta de 50 mil millones de dólares. Uno de los requerimientos que presentará la formalización del acuerdo con el FMI contempla un ajuste fiscal mucha más severo que el actual.

Las implicancias económicas vinculadas a las medidas que pueda exigir el FMI están en sintonía con el plan económico del actual gobierno, en parte ya lo estamos sufriendo, aunque,  es probable que haya una revisión aún más profunda y con un escenario que empeorará para los/as trabajadores/as.

En relación a las implicancias políticas no hay duda que profundizará las políticas neoliberales en Argentina, sometiéndonos como sociedad a una, aún, mayor pérdida de soberanía. La mayoría del pueblo repudia este acuerdo, está en la memoria colectiva la nefasta relación que hemos tenido con el FMI que ha sido el desencadenante de agudas crisis económicas, sociales y políticas.

¿Cómo atraviesa esta medida en el cotidiano de la sociedad civil? ¿Y en lo concreto en la vida de las mujeres?

Las medidas que el Gobierno de Macri está tomando están afectando, profundamente, a la mayoría de la población (salvo a los ricos). Como mencionamos, las mismas se profundizarán ante la firma del Acuerdo con el FMI. Es probable, que se revea, por lo tanto, la reforma laboral: mayor flexibilización, precarización de los derechos laborales…, modificaciones a la Ley previsional o jubilatoria, ajuste fiscal más profundo y recortes en áreas sociales: educación, salud, vivienda. Un ejemplo a mencionar vinculado a los posibles recortes en el área educativa son las Declaraciones de la Gob. María Eugenia Vidal (en un almuerzo en el Sheraton) expresó: “¿es justo llenar la provincia de Universidades Públicas cuando todos sabemos que nadie que nace en la pobreza llega a la Universidad?” (30/05/2018). Es decir, ya está acordado de antemano un ajuste en educación.

Continuando con el listado de medidas que se adelantan al “ajuste” del FMI: el reciente veto a la Ley que limitaba las subas (desmesuradas) en los servicios de luz, gas y agua, que en nuestro país son considerados mercancías, decisión que está a años luz de las medidas tomadas en el Estado Plurinacional de Bolivia en donde estos servicios fueron declarados Derechos Humanos, por lo tanto sus precios fueron bajados para que todxs puedan acceder a ellos.

Por otro lado, ya está propuesto el ajuste fiscal centrado en recortar 30 mil millones de pesos de obras públicas y el ajuste en el sector público que permitirá “ahorrar” 20 mil millones de pesos al año, según lo anunciado por el Ministro de Hacienda Nicolás Dujovne. No olvidemos  la propuesta para nuevos campos de negocios del gran capital, a partir de los acuerdo de Participación Pública-Privada (PPP). Sólo falta confirmar que el Fondo monitoree el “ajuste y reformas estructurales”.

Los efectos perversos de estas medidas se sienten con mayor intensidad sobre la vida de las mujeres. Vemos que de manera acelerada están siendo afectados los recursos financieros que un Estado debe destinar a salud, educación, alimentación, acceso a vivienda, al crédito, a la formación, profundizando de esta forma,  las desigualdades y las violencias sobre el cotidiano de las mujeres.

Desde los primeros meses del Gobierno de Mauricio Macri se dieron muchos cambios en términos de política exterior como la incorporación y firma de TLC ¿Qué lectura haces al respecto?

Mauricio Macri, desde los primeros meses de su Gobierno, adhirió, en cuanto a política exterior,  a la ideología del Libre Comercio o Libre Cambio como una alternativa provechosa para el país y sus habitantes. Como una forma de no quedar “aislado del mundo”. Por ese motivo, se propuso re-lanzar el detenido Tratado de Libre Comercio (TLC) entre el Mercosur y la Unión Europea. Se acercó a la Alianza del Pacífico (Chile, Colombia, Perú y México), promovió la suspensión de Venezuela del bloque regional. Por ese motivo, también, invitó a que se realizase la Cumbre de la Organización Mundial de Comercio (OMC), a fines del año pasado e, invitó al Grupo de los 20 (G20) a reunirse este año en nuestro país. Los lineamientos económicos seguidos desde su inicio tuvieron por objetivo la apertura de la economía, atraer inversiones (IED) dándole absoluta Seguridad Jurídica a partir de la firma de los mencionados tratados (en sus diferentes formatos).

¿Quiénes son las beneficiarias?: las empresas transnacionales (ETN) que necesitan e impulsan esta liberalización. Y, ¿cómo nos afecta el LC? En primer lugar orienta el Modelo Productivo y de desarrollo de nuestro país. Afecta cuestiones próximas a nuestras vidas: oportunidades de trabajo, el tipo de bienes que consumimos, el sistema educativo, el sistema de salud, el acceso a medicamentos, al agua, la matriz energética, a los alimentos, a los servicios públicos esenciales, a los bienes culturales y al conocimiento. Es necesario tener en cuenta que la mayoría de los TLCs buscan erosionar las soberanías nacionales a favor del derecho corporativo internacional: esto es, darle a las empresas trasnacionales más capacidad de bloquear cualquier decisión de política nacional, llevándolas muchas veces a juicio en tribunales extranjeros. Hoy, Estados Unidos, la Unión Europea y Japón quieren que los demás sean librecambistas mientras ellos se protegen al máximo. La Argentina y Nuestramérica no necesitan de la ideología librecambista, que los países ricos no están dispuestos a practicar.
Lo que hace falta es impulsar procesos de integración regional, con cooperación, solidaridad y complementación. Integración de y para los Pueblos.

Sobre la toma de Deuda y la Fuga de Capitales de los últimos dos años ¿Qué costo cobrará a la soberanía de nuestro pueblo?

Es interesante analizar, porque se recurre al FMI.  La directora gerente, Christine Lagarde, manifiesta “que es para que la Argentina pueda acceder a un préstamo que le permita al Gobierno blindar a la economía de la escasez de dólares y recuperar la alicaída confianza de los mercados”
El interrogante es ¿por qué hay escasez de dólares y qué pasó con la confianza de los mercados?
Vale la pena recordar que el Gobierno Macri, como lo expresó en su discurso: “depende del financiamiento externo”.  Es el país que alcanzó el mayor ritmo de endeudamiento.

En los tres años de gestión, la Deuda Pública del Gobierno Nacional creció por encima de los 120 mil millones de dólares o aún más (incluido el bono de deuda a 100 años). Es decir, a un promedio de 40 mil millones de dólares por año. A esto hay que sumar la deuda del Banco Central (BCRA) por Lebac (títulos de deuda a corto plazo) que se ha más que triplicado en pesos. Los “fondos de inversión” llegaron pero, para especular. Hoy, la tasa de interés real es la más elevada del mundo. Y, el Banco Central debe inyectar dólares para controlar el tipo de cambio.

Analizar esta situación nos lleva a tener en cuenta el modelo productivo y de desarrollo que tiene la Argentina como así también, el modo de inserción global, como productora, fundamentalmente, de materia primas. Esto lleva a múltiples desequilibrios, entre ellos, el mencionado endeudamiento. Si a esto se suma la política de apertura comercial financiera y la desregulación que hace, incluso, que los exportadores no tengan fecha de liquidación de sus dólares, más la primacía de consumo suntuario y de turismo en el exterior y, finalmente un proceso de fuga de capitales anual de gran magnitud. Todo esto hace que se necesiten muchos dólares (por eso la escasez de dólares mencionada). Tanto la Deuda Pública y Privada como la Fuga de Capitales (offshore) hacen que haya una persistente caída de las reservas del Banco Central.

Este circuito, brevemente, analizado debilita aún más la soberanía de nuestro pueblo y, nos obliga a reflexionar sobre quiénes son los grandes ganadores y quiénes los perdedores en este proceso. Conscientes de que para salir del mismo es necesario transitar hacia cambios estructurales de carácter anticapitalista.

En distintos análisis se ha señalado que el macrismo se anticipó en su estrategia y recurrió antes de tiempo al FMI mostrando de alguna manera una debilidad ¿Qué nos podrías decir al respecto?

Es muy poco lo que puedo decir al respecto. Simplemente, que la políticas aplicadas por el actual gobierno son funcionales a la clase dominante, esa es su estrategia: responder a su “clase”. Son políticas funcionales al poder económico hegemónico. Y, están dentro de la disputa Capital/Trabajo.

En el marco de un nuevo Ni Una Menos donde el Movimiento de Mujeres organizadas sale a la calle contra las políticas y las pedagogías de la crueldad impuestas sobre sus vidas… ¿Qué relación podes establecer entre ese reclamo y la lucha contra el FMI y la deuda?

El día 3 de junio es un día de lucha en Argentina, miles de mujeres salen a la calle con el fuerte grito de ¡ni una menos, vivas nos queremos! Durante este día, no solo denunciaremos la violencia física, machista y patriarcal, sino también la opresión que ejerce sobre nosotras el Sistema de la Deuda y los lazos existentes con el FMI.

Nosotras estaremos en la calle para decirle NO a estas políticas y a las pedagogías de la crueldad impuestas sobre nuestras vidas, proponiendo, también, la suspensión de pagos y auditoría de la Deuda Pública (Externa e Interna). Ya que la mayor parte puede categorizarse como ilegítima, ilegal y odiosa. Esto se deduce de la valiosa investigación que realizó Alejandro Olmos de la Deuda contraída en el período 1976/1983 en donde se determinaron 477 ilícitos. Y, que tiene uno Fallo favorable de Juez Ballesteros, del año 2000, que no se ha tomado, lamentablemente, como mecanismo de denuncia. Este es una iniciativa que nos permitirá, también, organizarnos para luchar  no sólo contra la Deuda sino, fundamentalmente, contra el sistema capitalista y el patriarcado.

Por Mariana Brito Olvera para Marcha Noticias
No ser de aquí, pero a la vez estar aquí, vivir aquí, trabajar aquí, estudiar aquí, tener nuestra familia aquí. Nos preguntamos, a final de cuentas, ¿a dónde pertenecemos?, ¿de dónde somos? Somos de allá y de acá, de todos lados, somos de la tierra donde ponemos los pies, el sudor, la lucha, el corazón. Tenemos rostros distintos, hablas distintas, costumbres distintas, y en medio de esa diferencia, nos hemos encontrado como hermanas latinoamericanas, migrantes, trashumantes, transfronterizas, parecidas en nuestra sensibilidad, unidas por los lazos de la lucha y los afectos. download recover my files baixaki
No ser de aquí. ¿Qué implicaciones tiene? Una de las primeras lecturas que hicimos al respecto fue que vivimos una triple opresión, al ser mujeres, trabajadoras y migrantes. Después de vivir violencias machistas en nuestros países de origen, nuevamente volvemos a vivirlas en nuestro nuevo contexto, con el agravante de nuestra condición de migrantes. Nos toca enfrentarnos a la opresión de clase, porque somos laburantes; al racismo, porque somos negras; y al machismo y al patriarcado, que nos asigna roles específicos dentro del ámbito laboral, que nos secuestra para trata de mujeres en las fronteras, que nos asesina por pensar que al estar lejos de nuestro país de origen nadie va a responder por nosotras. Y no es así. Contra todo eso, nosotras luchamos. Si el patriarcado ha demostrado no tener fronteras, nosotras tampoco las tenemos. Porque somos de aquí y aquí también nos organizamos, al lado de las demás mujeres (negras, blancas, indígenas, migrantes, de pueblos originarios), trans, travestis y lesbianas.
Desde el año pasado, la lucha por la derogación del Decreto de Necesidad y Urgencia 70/2017 (emitido por Mauricio Macri en enero de 2017), que tiene la finalidad de modificar de la Ley de migraciones 25871, fue una de las primeras cosas que nos agrupó como migrantes. Hoy seguimos peleando para que se reconozca la inconstitucionalidad de este decreto, cuyo principal postulado es asociar la migración a la criminalidad, desatando una ola de xenofobia y vulneración de nuestros derechos como mujeres migrantes. free download software to recover deleted files from hard disk
Los últimos meses hemos visto acelerarse el proceso de las políticas neoliberales del macrismo, con reformas como la previsional y la laboral, así como con las negociaciones con el FMI y el veto presidencial a la Ley de tarifazos. Leemos estas políticas de “ajuste”, “tarifazos”, “reformas estructurales” como políticas de expulsión. De expulsión, claro, de lxs más pobres: los de arriba no nos quieren aquí. Como mujeres migrantes, en muchos casos fuimos expulsadas de nuestros países como consecuencia de las políticas neoliberales y ahora nos vemos en un nuevo intento de expulsión de este territorio que habitamos, trabajamos y defendemos. Otra muestra de eso es la duplicación de los aranceles de la residencia transitoria, que ascenderá a 6000 mil pesos anuales en el caso de países no asociados al Mercosur, como México y Centroamérica, y a 3000 pesos cada dos años, en casos de países pertenecientes al Mercosur. Esta medida, a partir de la discriminación económica, nos empuja a una situación de irregularidad y pone las condiciones para una nueva explotación aún más agresiva.
Ante este panorama complejo, nosotras no damos un paso atrás: no nos vamos a ir, Mauri. Porque existe la sororidad feminista. Mientras vemos los avances de la derecha a nivel regional, el movimiento de mujeres, trans, travestis y lesbianas también camina a un ritmo vertiginoso. La ola verde se expande en todos lados: la lucha por la vida y la capacidad de decidir sobre nuestros cuerpos, sobre el rumbo de nuestros futuros, de crear alternativas distintas a los proyectos de expulsión, alternativas que nos invitan a habitar de otro modo nuestro territorio, a vivir de otra manera nuestras vidas.
Las migrantes no nos vamos. Porque también somos de aquí. Por eso, este 4 de junio salimos a la calle como Ni Una Migrante Menos, un frente que agrupa diferentes organizaciones migrantes y organizaciones argentinas con base migrante, un espacio de encuentro y diálogo entre nosotras, mujeres latinoamericanas, trashumantes, internacionalistas. Este lunes decimos bien fuerte: ¡ni una menos, vivas, libres, sin racismo nos queremos! Concentramos a las 17.00 horas en Av. De Mayo y Chacabuco. Nos vemos en las calles, compañeras.
 
(*) Asamblea de Mexicanxs en Argentina / Bloque Migrante

Cada sistema económico se reproduce mediante un modelo específico. Toda lucha contra ese sistema requiere que comprendamos cómo funciona dicho modelo, a través de qué mecanismos, quiénes se benefician y cuáles son sus especificidades en los territorios donde se instala.

La categoría de Extractivismo Urbano es un concepto nuevo que busca aportar una matriz que permita atender las problemáticas y desigualdades en las ciudades, no como elementos aislados entre sí, sino como resultado de un modelo de desarrollo determinado y planificado.  En este sentido, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires vive un proceso acelerado del modelo extractivo, donde grandes corporaciones se quedan con la renta que produce la misma. Ese extractivismo provoca especulación inmobiliaria que expulsa, desplaza de población, aglutina riqueza, se apropia de lo público, provoca daños ambientales generalizados y produce una degradación institucional y social.

Con la idea de contribuir con nuevos elementos para esta conceptualización y debates al interior de las organizaciones y territorios, esta pieza audiovisual viral, producida por el Centro de Estudios y Acción por la Igualdad (CEAPI), con el apoyo de la Fundación Rosa Luxemburgo, sintetiza esta dinámica.

Su difusión colaborará con una ciudad más igualitaria.

Compartimos la reciente publicación de la oficina de Buenos Aires del texto del ecosocialista alemán Elmar Altvater. La misma se inscribe en una vocación más amplia de la Fundación Rosa Luxemburgo, a nivel global, de recuperar la memoria de Karl Marx a dos siglos de su nacimiento
Tapa redescubrir a Marx

Las efemérides, al tiempo que son criticadas por fijar procesos de manera categórica, suelen brindar también buenas oportunidades para la reflexión. Así, los 200 años del natalicio de Marx nos animan a recuperar el presente texto para aportar nuevas voces al necesario diálogo entre el norte y el sur global, desde el pensamiento crítico. La iniciativa nace en nuestra oficina en México, que asumió una cuidada edición del texto con el objetivo de brindar lecturas del análisis marxista para contar con herramientas que nos ayuden a comprender nuestro presente y aportar a una praxis política coherente.

El proyecto Marx200 es una apuesta política que busca indagar los diferentes modos en los que la obra de Marx fue revisitada, a partir de una historización del marxismo que vincule necesariamente el análisis teórico y político, con los movimientos sociales y sindicales y corrientes políticas que llevaron a la praxis sus ideas. Propone: “Un retorno (a Marx) que requiere una apropiación activa”. Altvater se anima a una definición de su obra que va en el mismo sentido, al contextualizarla como “una especie de sitio en construcción”. Si no se sigue trabajando en él, se desmorona”. Ambas definiciones buscan superar la idea misma de actualidad o vigencia de un pensamiento, ya que no lo definen sólo desde las potencialidades que brinda para la comprensión del mundo, sino que reclaman también de él la responsabilidad de transformarlo.

Así, el presente libro es el resultado de un compendio de artículos que persiguen la posibilidad de realizar “hallazgos afortunados” a partir del análisis de diversos temas de actualidad política –la crisis económica y financiera, las transformaciones en los procesos de trabajo y las formas que asumen las relaciones de género en su interior, las derivas del Estado y el mercado en el marco de globalización imperial, los límites del modelo de acumulación y las falsas alternativas, entre otros– a la luz de las categorías de la crítica de la economía política.

Fragmentos de la presentación del libro, realizada por Florencia Puente

 

Elmar Altvater, Redescubrir a Marx: Una introducción a la crítica de la economía política
ISBN 978-987-46430-3-2
Fundación Rosa Luxemburgo, Buenos Aires 2018

Descargue la publicación Redescubrir a Marx (pdf)

 

Cambio climático, quema de combustibles fósiles, bonos de carbono, agronegocio y el rol de las ONG ambientales. La necesidad de apuntar a las causas del problema: el modelo de «desarrollo» y consumo
IMG_9194
Por Darío Aranda
Monocultivos de árboles, pagos de «bonos de carbono», «compensaciones climáticas» o»agricultura inteligente» son algunas de las falsas soluciones que empresas y gobiernos impulsan para maquillar los desastres ambientales que esas mismas empresas y gobiernos producen. Se apunta a las consecuencias, pero nunca se cuestiona el origen: el modelo basado en la quema de combustible fósiles (petróleo, gas, carbón), el agronegocio y la deforestación.
El incremento de la temperatura del planeta tiene directa relación con las actividad humanas que provocan un aumento de los niveles de gases de efecto invernadero presentes en la atmósfera. El dióxido de carbono (CO2) es uno de los gases que más impacta. Y su principal origen es la quema de combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas) para producir energía. También influyen los procesos de deforestación y la tala de bosques.
El aumento de la temperatura global tiene directa relación con fenómenos climáticos extremos, tormentas, huracanes, inundaciones, sequías intensas e inviernos severos. Para contrarrestar la emisión de CO2, Naciones Unidas (ONU) impulsa acciones que van en línea con lo propuesto por las empresas y países que más contaminan. Una de las más debatidas, y cuestionadas por organizaciones sociales, se llama «REDD» (abreviatura en inglés de  Reducción de las Emisiones derivadas de la Deforestación y la Degradación de los bosques).
Implica cuantificar cuánto carbono almacenan los bosques, la creación de «bonos» que se comercializan y que son utilizados por empresas y gobiernos contaminantes para intentar compensar sus desastres. Ejemplo: una petrolera estadounidense (o de Francia u Holanda) «invierte» en la plantaciones de árboles en América del Sur, y así maquilla su contaminación. También incluye la conservación de los bosques, su «manejo sostenible» y cuantificar el carbono que puede ser almacenado al “reforestar”, inclusive realizando plantaciones industriales (monocultivo) de árboles. La gran mayoría de las veces con efectos perjudiciales para campesinos e indígenas que viven desde hace generaciones en el lugar.
El Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales (WRM, por sus siglas en inglés) trabaja desde hace décadas contra el monocultivo de árboles (que provoca desalojos, violencia, contaminación, concentración de tierras en pocas manos). Y hace años alerta sobre los negocios de los contaminadores: «Los países del Norte lo ven como una opción importante que les permitiría ‘reducir’ las emisiones de carbono pagando para que otros las realicen, y los países del Sur lo ven como una posibilidad de obtener dinero por la conservación de sus bosques. Los proyectos piloto de REDD muestran claramente que representa una nueva y grave amenaza para las poblaciones que viven en el bosque».
Debate en Salvador
En el marco del Foro Social Mundial de Salvador de Bahía (de marzo pasado), Jutta Kill, del WRM, afirmó que la compra de bonos de carbono es una falsa solución para frenar el cambio climático «y más falso aún si seguimos quemando combustible fósil». Citó casos de empresas con monocultivo de árboles en Mina Gerais y Acre (Brasil), donde se despoja de sus tierras a familias rurales. «El negocio de carbono destruye y corrompe», alertó.
Apuntó a la responsabilidad de empresas y gobiernos, pero también de otros actores: «La economía verde no podría ser posible sin los paneles internacionales del clima. Fue prioridad de algunos movimientos sociales que abrazaron esas falsas soluciones, como el comercio de carbono. Debemos reflexionar críticamente y pensar qué tipo de sociedad civil queremos».
Tetet Lauron, delegada de la ONG IBON de Filipinas, se mostró de acuerdo con la «mitigación, pero no con los negocios» en torno al cambio climático. «Las empresas lucran con la cuestión ambiental y los acuerdos climáticos (de la ONU) posibilitan eso», cuestionó. Llamó a reforzar el concepto y militancia respecto a la justicia climática. También refirió a los distintos niveles de contaminación: «No tenemos el mismo nivel de responsabilidad Filipinas que Alemania. No es justo intentar equiparar responsabilidades, aunque sea un problema global».
Sabine Minninger, de la ONG Pan para el Mundo, coincidió: «Estados Unidos y Alemania están entre los que más debieran pagar, pero los países ricos no quieren hablar de cuánto les corresponde según la contaminación que han generado». Afirmó que los países del Sur global, muchas veces los más pobres, tienen mayor vulnerabilidad a la injusticia climática.
«Es complicado hablar de clima cuando hay tanta desigualdad y no se sabe qué se va a comer a la noche»
El aumento del dióxido de carbono tiene directa relación con los actuales modelos de desarrollo de producción y consumo, con utilización excesiva de combustibles no renovables. En general, cuanto más rico es el país, mayores son las emisiones. «Los países industrializados han explotado y consumido más combustibles fósiles, bosques y otros recursos del planeta, que el Sur, lo que les permitió alcanzar el grado de riqueza y poder actual. En ese camino, han colocado a la humanidad en un estado de riesgo tal que corre peligro de sucumbir. Es justo que recaiga en ellos la mayor parte de la responsabilidad de evitar la crisis social, ambiental y planetaria», resumió Jutta Kill.
Fredson Guilengue, de la Fundación Rosa Luxemburgo en Sudáfrica, agregó conceptos que no suelen estar presentes en la agenda ambiental: «Es complicado hablar de clima cuando hay tanta desigualdad y no se sabe qué se va a comer a la noche». Mencionó la necesidad de abordar el «racismo ambiental» y las «mudanzas climáticas». Además de poner en agenda los modos de producir y de consumir, planteó la necesidad de que las organizaciones ambientales fortalezcan alianzas con sindicatos y movimientos urbanos. «Sin ellos no vamos a vencer», afirmó. Y precisó que «la lucha por la justicia climática es una lucha por más y mejor democracia».
El Grupo ETC (Acción sobre Erosión, Tecnología y Concentración) es una espacio de referencia en el estudio y denuncia sobre el accionar de las trasnacionales. Recordó que las petroleras Shell y Exxon prometen a los líderes del mundo que es posible seguir festejando sin culpa. «Aseguran que la industria de la energía puede seguir bombeando combustibles fósiles a la atmósfera gracias al desarrollo de una estrategia para la captura de carbono que lo extraerá del aire para almacenarlo en el fondo del océano o en lo profundo del suelo. Lo que no se les explica a los gobiernos que esta tecnología es un mito», alertó el Grupo ETC.
Se trata de lo que eufemísticamente llaman “bioenergía con captura y almacenamiento de carbono” (BECCS, por sus siglas en inglés) y las empresas privadas ya han gastado 9.500 millones de dólares desde 2005 en el desarrollo de esas supuestas soluciones técnicas. En 2009, la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés) advirtió que los mayores emisores necesitarían construir 3.400 lugares de captura y almacenamiento de carbono para 2050. El costo aproximado sería de cuatro billones de dólares. Denunció que pocas tecnologías han recibido de los gobiernos y las industrias esa enorme cantidad de dinero para usarla en plantas experimentales por tanto tiempo, con resultados tan poco significativos.
«No puede confiársele a las industrias más contaminantes del mundo que exploren supuestas ‘soluciones’ técnicas para el cambio climático. Lo que hacen es justificarse para seguir emitiendo gases hoy», advirtió el Grupo ETC.
Otra falsa solución es la «biología sintética» y la «agricultura climáticamente inteligente». En el informe «Pasándose de listos con la naturaleza», el Grupo ETC explica que las  corporaciones agroindustriales más grandes del planeta (Syngenta y  Monsanto a la cabeza) promueven técnicas para alterar la fotosíntesis en plantas y microbios (teóricamente para aumentar la captura de carbono en las plantas), proyectos para aumentar la fijación del nitrógeno y crear “plantas auto-fertilizantes”, y desarrollo de semillas de «tolerancia al estrés climático” con la aplicación de plaguicidas patentados. «Es un paso más para profundizar la dependencia de los agricultores», denunció el Grupo ETC.
La ecuación es siempre la misma: grandes empresas y supuestas soluciones técnicas-científicas que no detienen la contaminación pero sí permiten continuar con lucrativos negocios.
 
 

Para estar en capacidad de reflexionar, debatir y actuar en relación a los retos que tienen hoy la izquierda, las organizaciones y movimientos de la sociedad, es indispensable comenzar por realizar una caracterización, aunque sea somera, de las sociedades en las cuales vivimos, de los problemas que confrontamos, del tiempo que nos ha tocado vivir
Por Edgardo Lander, medico international

Estamos, como humanidad, ante la crisis terminal del patrón civilizatorio prometeico de la modernidad. Se trata de una crisis multiforme, multidimensional, de un patrón civilizatorio que en términos sintéticos puede ser caracterizado como antropocéntrico, patriarcal, colonial, clasista, racista y cuyos patrones hegemónicos de conocimiento, su ciencia y su tecnología, lejos de ofrecer respuestas de salida a esta crisis civilizatoria, lo que hacen es contribuir a profundizarla. Estas diversas dimensiones del patrón civilizatorio hegemónico no son de modo alguno independientes una de otra. Por el contrario, se retroalimentan y refuerzan entre sí.

Chavez_Kirch_Lula

Hugo Chávez, Néstor Kirchner y Luiz Inácio Lula da Silva, en 2006


Los dogmas antropocéntricos y patriarcales del progreso y del desarrollo, las fantasías sobre la posibilidad de un crecimiento sin fin en un planeta limitado, están socavando aceleradamente las condiciones que hacen posible la reproducción de la vida en el planeta Tierra. Este patrón del desarrollo y el progreso ha encontrado su límite. A pesar de que una elevada proporción de la población no tiene acceso a las condiciones básicas de la vida (alimentación, agua potable, vivienda, etc.), la humanidad ya ha sobrepasado los límites de la capacidad de carga de la Tierra. Sin un freno a corto plazo de este patrón de crecimiento desbordado y una reorientación hacia el decrecimiento, la armonía con el resto de la vida y una radical redistribución del acceso a los bienes comunes del planeta, no está garantizada la continuidad de la vida humana a mediano plazo.
Cada una de las principales dimensiones de esta crisis ha venido siendo profundizada en las últimas décadas por la globalización neoliberal, décadas durante las cuales han avanzado a pasos agigantados los procesos de mercantilización, apropiación y sometimiento tanto de las dinámicas naturales de reproducción de la vida, como de las prácticas culturales y modos de conocer de los diferentes pueblos del mundo para someterlos a las exigencias de la acumulación del capital.
La crisis ambiental, que incluye entre otras cosas los procesos de deforestación y desertificación, la contaminación de aguas y tierras, la pérdida acelerada de la diversidad biológica, tiene su expresión más visible en el cambio climático. El carácter antropogénico de la elevación de la temperatura de la superficie terrestre está hoy más allá de toda duda. Cada nuevo informe científico sobre la velocidad del derretimiento de los casquetes polares y sobre la elevación del nivel de los mares es más inquietante que el anterior. En este invierno se han constatado las temperaturas más elevadas jamás registradas en el Ártico. Dado el carácter no lineal de estos procesos y sus complejas interacciones resulta difícil prever dónde estarían los puntos de inflexión a partir de los cuales podrán precipitarse transformaciones catastróficas de carácter irreversible.
No se trata solo de proyecciones más o menos alarmantes sobre lo que podría pasar en unas cuantas décadas o en el próximo siglo, sino igualmente de dinámicas que han pasado a formar parte de la experiencia de centenares de millones de personas en todo el planeta que padecen las consecuencias de las sequías y desertificación que destruyen sus modos de vida, y eventos climáticos extremos como el huracán María, que ha alterado en forma profunda y quizás irreversible a Puerto Rico. Tanto la responsabilidad por la devastación ambiental del planeta, como la distribución de sus consecuencias más negativas están distribuidas en forma extraordinariamente desigual. Las poblaciones campesinas y urbanas del Sur Global, las que por sus patrones de producción y consumo tienen menor responsabilidad en esta sistemática lógica de destrucción de la vida, son las principales afectadas. Se trata igualmente de quienes tienen menos recursos para defenderse ante estas cambiantes condiciones.
Siga leyendo en el pdf.
Foto: Ricardo Stuckert

Compartimos los cortometrajes documentales producidos por la Fundación Rosa Luxemburgo a 200 años del nacimiento de Karl Marx y proyectados en el marco de la actividad «Marx Nace», realizada el 7 de abril de 2018 en el Teatro Cervantes

¿Qué es Marx 200?

2017 y 2018 marcaron varios aniversarios cuya importancia para la crítica de la sociedad capitalista fue difícil de sobreestimar. El 2017 estuvo marcado por el aniversario 150° aniversario del El Capital, y de la Revolución Rusa. En febrero de 2018 fue el 170° aniversario del Manifiesto Comunista, y en mayo el 200° aniversario de Karl Marx. Juntos, estos aniversarios ofrecieron la oportunidad única de dialogar sobre el estado actual de las discusiones de Marx y la crítica social en general. Estas fechas no llegan simplemente como un conjunto de hechos, sino que los recordamos porque sus efectos aún no han finalizado y sus significados aún no se han determinado finalmente. El Capital de Marx, como las revoluciones, vuelven como una pregunta, y como una oportunidad para reorientar esta discusión hacia el futuro: ¿cuáles son las exigencias de una crítica que siga a Marx hoy?

Es por eso que la Fundación Rosa Luxemburgo creó la plataforma en línea marx200.org. El portal reúne, publica y difunde actividades relacionadas con los aniversarios antes mencionados, proporciona  información,  e incentiva y documenta las discusiones allí surgidas.


Bill Fletcher Jr. sobre el marxismo negro

*****

David Harvey: Marx y Wall Street

*****

 Tiene algo que ver con comunismo, ¿no?: entrevistas en la calle

*****

¿Qué es lo político en «El Capital»? Con Bini Adamczak, Michael Brie y Wolfgang Fritz Haug

*****

¿Qué es la crítica? Con Rahel Jaeggi, Alex Demirović y Michael Heinrich

*****

¿Digitalización? ¿Economía colaborativa? ¡El mismo capitalismo de siempre! Con Ursula Huws, Jenny Simon y Nadine Müller

*****

Tariq Ali sobre Marx: «Sus ideas vivirán mientras viva el capitalismo.»

*****

Raoul Peck, cineasta: «Marx sigue siendo quien mejor conoce a esta sociedad».