El cambio de etapa en la Argentina recorre todos los niveles: de la vida cotidiana a la macro política. El avance de la derecha por la vía electoral plantea nuevos desafíos y reconfigura escenarios. El retroceso en las condiciones de vida de los y las trabajadoras es notorio, y no puede dejar de verse como la contracara de medidas de gobierno que vienen favoreciendo sustancialmente a los sectores concentrados de la economía.
movimieno-sindical-1
 
Por Mariano «Maro» Skliar*
La clase dominante local, con evidentes conexiones con el capital global, ha empezado a desplegar, en este nuevo escenario político, proyectos de reforma laboral para bajar salarios y ganar productividad, lo cual es una tendencia mundial. Las luchas locales no se hacen esperar, pero los actores político-sindicales se caracterizan por una enorme complejidad y tensiones que les son inherentes.
En el plano sindical, bien vale generar un mapa que actualice coordenadas. Buscamos plantearnos preguntas en términos presentes e históricos y, desde allí, elaborar algunas hipótesis a modo de proyecciones hacia un futuro –justamente– desafiante.
 
tapa-mov-sindical

El movimiento sindical en Argentina
Punto de debate – Número 08, noviembre de 2016
Descargue la publicación sin costos (formato pdf)
Autores: Mariano Skliar
ISSN 2447-3553
Punto de debate es una publicación editada por la Fundación Rosa Luxemburgo con fondos del Ministerio Federal para la Cooperación Económica de Alemania (BMZ). Busca abrir espacios para el debate sobre uno de los ejes centrales de nuestra proyección política: el Buen Vivir en Brasil y el Cono Sur; Derechos humanos y de la naturaleza desde una perspectiva de transformación, justicia social y justicia ambiental.

 
Fotos: Nadia Sur, Ayelén Rodríguez y Julieta Lopresto
* Mariano Skliar es antropólogo, docente y trabajador estatal. Delegado gremial en ATE Promoción Social. Militante del Frente Popular Darío Santillán y de la Corriente Político Sindical Rompiendo Cadenas.

El documento de valores compartidos del Frente Amplio de Uruguay defiende un desarrollismo economicista convencional, y expone la centralidad de los capitales con toda sinceridad. Nada se oculta, y son ideas directamente vinculadas a estrategias que todos vemos
Por Eduardo Gudynas, Rebelión

132384731_8136f583f2_z
El Frente Amplio (FA) de Uruguay es una de las coaliciones progresistas más viejas y estables en el continente, y además es exitosa. Actualmente está en su tercer período con el gobierno nacional, con las sucesivas presidencias de Tabaré Vázquez, José “Pepe” Mujica, y nuevamente Vázquez. Es un agrupamiento bastante formalizado, que en su interior cuenta con partidos de muy larga historia, como el Partido Comunista o el Partido Socialista. La coalición no está afectada por una crisis como la que vive el Partido de los Trabajadores de Brasil, ni ha desandado los mecanismos de decisión participativa, como le ha ocurrido por ejemplo a la Alianza País de Ecuador. Tampoco ha caído en forzar reelecciones indefinidas ni ha sido atrapada por grandes redes de corrupción.
En estos días esa coalición se ha puesto a discutir el documento “Principios y valores compartidos del Frente Amplio” (1). Es un texto de enorme importancia, ya que allí se presenta la base ética de la coalición como uno de los insumos para el congreso del Frente Amplio, que acaba de realizarse (26-27 de noviembre).
Más que un listado programático, el texto brinda los “principios y valores compartidos” o comunes a todos los frenteamplistas. Por lo tanto, estamos ante la base ética desde la cual se construiría el programa. Sin duda que es una iniciativa muy bienvenida, y marca un ejemplo que deberían seguir otros progresismos. No es nada frecuente que en estos tiempos una coalición progresista discuta abiertamente su base ética y valores compartidos, y es justamente ese tipo de debates los que deberían encararse. Por esas razones vale la pena analizar con detenimiento el texto (2).
Puntos de partida
El documento se inicia enumerando ideas tales como libertad, igualdad, justicia o trabajo, las que son todas compartibles en su esencia. Una y otra vez se apunta a conceptos como libertad e igualdad, y se calificar de indispensable la pluralidad de los partidos y los canales de participación popular para un “control permanente” de la ciudadanía, ampliando instituciones como el plebiscito, el referéndum y la iniciativa popular, y otros mecanismos de democracia directa.
Sin embargo, los aspectos más llamativos se encuentran en el capítulo 3, dedicado al desarrollo. Allí se admite que hay versiones del desarrollo que son cuestionables por consumistas, imperialistas o coloniales, y por ello se presenta su propia versión: desarrollo humano. Pero una y otra vez se dice que el desarrollo sólo es posible si hay crecimiento económico, si se “acumula riqueza” (3). Es más, afirma que sin crecimiento económico no hay cambios; por lo tanto estamos ante una versión economicista del desarrollo.
Consecuentemente, el documento sostiene que el desarrollo se basa en un “conjunto de valores referenciales”, que son cuatro formas de capital: el capital natural, uno que podría llamarse artificial, y los capitales humano y social. Como consecuencia, el desarrollo sería un crecimiento equilibrado entre esas formas de capital.
Una ética del capital
Es impactante que en un documento político sobre las bases éticas jerarquice distintas versiones del capital como sostén del desarrollo, y a la vez, entenderlo como crecimiento. Es una ética con todo tipo de tensiones y contradicciones.
Los problemas más evidentes se deben a esa reducción de la vida social a los capitales social y humano, y a concebir a la naturaleza como capital natural. Una categoría económica se expande hasta cubrir lo que son y hacen las personas, sus relaciones y sus manifestaciones culturales, o su estado de salud o nivel de educación. De la misma manera, la naturaleza, desde los ciclos del agua a la belleza de un paisaje, son engullidos por otro tipo de capital.
El eje de estas expresiones del capital es la valoración económica. Y con ello, la sociedad y el ambiente tienen precios, pueden ser objeto de propiedad, y por lo tanto se vuelven mercancías. No importa la intención de quienes prepararon toda esa sección; lo que si queda en claro es que hay un consenso en una valoración economicista cuya consecuencia es la mercantilización social y ambiental.
Se anulan o minimizan otras valoraciones. En efecto, las personas no sólo valoran por medio del precio, sino que también expresan valores culturales, religiosos, históricos o estéticos. La naturaleza no sólo vale por las toneladas de soja que dará el suelo, sino también como sitios que nos brindan agua, son bellos o feos, o albergan el patrimonio de nuestra flora y fauna. Buena parte de eso desaparece bajo la idea de capital.
El documento del FA además sostiene que se lograría un “buen” desarrollo por medio de un balance entre esas distintas formas de capital. Ese es otro reduccionismo, en este caso basado en asumir que son posibles las substituciones perfectas entre esos distintos capitales; otro legado de la economía clásica. Es entender, por ejemplo, que se puede pasar de los árboles como capital natural, a mesas como capital artificial, y de allí a la educación como capital social, todo ello mediado por el capital en dinero. Pero la substitución perfecta es imposible, ya que por más dinero que se tenga no se puede recuperar siempre al capital humano o natural. La salud perdida de un trabajador, o un bosque destruido, no se recuperan automáticamente por el dinero.
El crecimiento del capital impone una ética que se difunde a otros sectores. Para lograr ese crecimiento se busca todo tipo de inversión extranjera, ya que según ese modelo, todo eso alimentaría al capital, y eso mejoraría los capitales humano, social y ambiental. Allí está el origen de programas de desarrollo que ha promovido el gobierno del FA en Uruguay, especialmente bajo la presidencia Mujica. Son los casos de la promoción de la megaminería de hierro a cielo abierto, la instalación de un buque de regasificación de gas natural para luego intentar exportar energía a Argentina, o bajo la actual administración Vázquez, el apoyo a una nueva planta de celulosa.
El papel del Estado también es afectado. Por ejemplo, el documento del FA postula que el Estado produciría “bienes”, lo que es casi una descripción empresarial, donde la política es algo así como gerenciar procesos económicos. El Estado es reducido a un proveedor de bienes, y a su vez, sin darse cuenta, procesos de alta complejidad como la educación o la salud, son reconvertidos en “bienes” y “servicios”. Desde aquí se nutren otras deformaciones, como reducir la justicia social a una redistribución económica, y especialmente a ciertas formas de asistencia o consumo.
La expansión del mercado
El documento de valores compartidos del FA de Uruguay defiende un desarrollismo economicista convencional, y expone la centralidad de los capitales con toda sinceridad. Nada se oculta, y son ideas directamente vinculadas a estrategias que todos vemos, tales como los convenios de inversión, los contratos que no se quieren mostrar, la falta de consulta ciudadana, y hacer la vista gorda con los impactos ecológicos. Si bien hay político con una retórica muy respetable sobre la pobreza, al final del día el poder está en alguna de esas formas de capital.
La expansión del capital como valor privilegiado no es una idea propia de la izquierda. En realidad fue un elemento típico de corrientes conservadoras, especialmente en la década de 1980. La categoría de capital fue muy usada por instituciones financieras internacionales (como el Banco Mundial), ya que eran funcionales a las reformas de mercado, y servían para justificar instrumentos de gestión pública como los análisis costo/beneficio.
Las izquierdas plurales y democráticas de fines de 1990 e inicios del 2000 se opusieron claramente a esos extremos, tanto en Uruguay como en países vecinos. Es más, en aquel tiempo el valor compartido en sus plataformas era casi el opuesto al que ahora se lee en el documento del FA, ya que buscaban desandar esa obsesión con el capital y el mercado.
Una vez en el gobierno, aquella izquierda plural y abierta poco a poco se convirtió en progresismo. Uno de los elementos clave de ese cambio es el apego progresista al capital, al economicismo, y con ello a la mercantilización del entorno. Dicho de otro modo, la hipótesis de una divergencia entre izquierda y progresismo se confirma aquí en uno de sus aspectos: la adhesión a la centralidad del capital como principio de explicación y necesidad del desarrollo (4).
La explicación y la instrumentalización que hace el progresismo es distinta a la de los gobiernos conservadores, pero de todos modos cae en reforzar la mercantilización de la sociedad y la Naturaleza. Es justamente por esto que el manejo de la categoría del capital y el papel asignado al mercado es uno de los aspectos claves para distinguir entre izquierda y progresismo. A su vez, esa adhesión al capital y el mercado origina que sólo se puedan ensayar unos tipos de políticas públicas y no se acepten distintas alternativas que se promueven desde la sociedad civil.
Una ética de izquierda, en cambio, requiere recuperar la pluralidad de valores. No es negar el capital, sino que es ubicarlo en su justo lugar, ya que hay otras valoraciones tanto o más importantes, y la gente y su ambiente, es más que el mercado.
Foto: Flickr/Montecruz
 
Notas
(1) Principios y valores compartidos del Frente Amplio. VI Congreso Rodney Arismendi, 26 y 27 de noviembre 2016. Montevideo.
(2) Resumen de algunos puntos presentados en la mesa redonda “Modelos de desarrollo: sostenibilidad y derechos de las nuevas generaciones”, organizada por IR, el 14 de noviembre. También participaron Judith Sutz (Udelar), el diputado Oscar de los Santos y la ministra de industria Carolina Cosse. Una primera versión se publicó en el semanario Voces, 24 noviembre 2016.
(3) La cita textual dice: “En forma reciente, pero de manera cada vez más consolidada, se comprende al desarrollo desde diferentes ángulos o aspectos integrados al concepto. Estos ángulos de análisis comprenden a las cuatro formas básicas del capital: los recursos naturales disponibles en una sociedad; el capital desarrollado por la sociedad, en sus más diversas formas (infraestructura, productivo, comercial, etc.); los recursos humanos, determinados por la calidad de su nutrición, salud, educación, etc.; y el capital social, referido al tejido social creado colectivamente, su capacidad de analizar, comprenderse, adoptar decisiones, crear e impulsar todas las capacidades humanas y físicas disponibles en la sociedad. No puede imaginarse ningún proceso de desarrollo desagregando o estimulando alguno de estos cuatro campos del desarrollo en forma parcial. El desarrollo es comprensivo e integrador de los cuatros ámbitos o ángulos del concepto, y su potenciación y mayor alcance se logra en un equilibrio balanceado e inter actuante de las cuatro dimensiones”; pág. 11.
(4) La hipótesis de esta distinción en: Izquierda y progresismo: la gran divergencia; Rebelión, 1 febrero 2014. Además: Sopesando las herencias progresistas y la renovación de las izquierdas; Rebelión, 15 diciembre 2015.

La justicia chilena debe investigar a fondo y sin discriminación la muerte de Macarena Valdés, declaró el Tribunal Etico “Terrorismo de Estado y Violencia del Capital en Territorio Mapuche” que sesionó el pasado 18 de noviembre, en el Campo Abierto del Museo “Ruka Kimvn Taiñ Volil” de Cañete, Provincia de Arauco (Chile)
Por Lucía Sepúlveda Ruiz, periodismo sanador
El tribunal, convocado por ANAMURI y la organización local Rayen Voygue, analizó casos de violencia contra la mujer mapuche. En su declaración final exigió  que el Estado chileno “en las causas en las que una mujer mapuche es víctima, investigue de acuerdo a los estrictos estándares internacionales fijados por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, esto es: sin discriminación, con acuciosidad y objetividad, estableciendo responsabilidades y sanciones adecuadas. Hacemos un especial llamado a investigar con objetividad y sin dilaciones la extraña muerte de la comunera Macarena Valdés de la comunidad Newen-Tranguil, ocurrida en el marco de un conflicto ambiental con una empresa hidroeléctrica transnacional.”

cxvrsnsxcaavmts

Foto: Tito Tricot


El tribunal también sancionó los actos de tortura contra mujeres, niños y niñas y el respaldo del Estado a las invasiones de empresas forestales e hidroeléctricas, así como la militarización del territorio.  Estableció asimismo que la violencia estatal se manifiesta en “la falta de acceso a la justicia para mapuche víctimas de violencia, y un trato discriminatorio en relación al ejercicio de este mismo derecho por parte de los no mapuche. Cuando se comete un delito en que la víctima es no mapuche, y el supuesto autor un mapuche, los casos siempre se investigan con acuciosidad. No ocurre lo mismo cuando la víctima es mapuche.”
Integraron el panel las abogadas Karina Riquelme (Centro Sur), Mirna Villegas (U de Chile), Camila Maturana (Corporación Humanas) y Natividad Llanquileo;  junto a la directora del Museo Mapuche Juana Paillalef y Dominica Quilapi: el sociólogo Tito Tricot (U Alberto Hurtado), Cristian Cuevas Coordinador del Frente de Trabajadores “Nelson Quichillao” y Francisca Rodríguez, vicepresidenta de ANAMURI.
20161118_113802

Integrantes del Tribunal Ético


Entre otros impactantes relatos, escucharon el testimonio de Rubén Collío quien sospecha su compañera, Macarena Valdés (32 años), fue asesinada.  En Valdivia, él  entabló una querella criminal contra los responsables de la muerte de Macarena, madre de sus 4 hijos, de 1, 5, 11 y 14 años, ocurrida el 22 de agosto cuando ella se encontraba en su casa, sola con su guagua. Oficialmente registrada como suicidio, la causa de muerte no queda clara en la autopsia realizada por el legista Enrique Rocco, cuestionada en principio por varios médicos consultados por la familia, entre los cuales está el reconocido tanatólogo Luis Ravanal.  Entrevistado por El Desconcierto, el forense sostuvo que el diagnóstico de la muerte por ahorcamiento no tiene un sustento objetivo, agregando: “Lo que no se puede acreditar es que fue ahorcada en vida, un cadáver también puede ser ahorcado. El asunto está en que el informe de autopsia no describe lesiones vitales en el cuello, que son las necesarias para demostrar que murió por esa lesión que se produjo cuando la persona estaba viva”.
Por su parte, en entrevista hecha por Radio Villa Francia, Rubén relata que su hijo de 11 años encontró a la madre colgando del techo. Luego llegó él, y vio que la guagua estaba mudada “con un pañal de los buenos, que aguantan, una muda de ropa, los carnets de control médico en la cartera, porque Macarena estaba lista para salir. Además nos dejó comida preparada, dos presas de pollo y las papas encima de la cocina. Eso no calza. Todo estaba normal….” No había ningún historial de depresión. En el velorio, la madre de Macarena reveló que en sus cartas su hija se mostraba como una persona feliz y realizada en su proyecto de pareja, de familia y de vida. Los Collío-Valdés habían dejado Santiago tres años atrás, y eligieron Tranguil para reconectarse con la tierra y criar a sus hijos de una forma diferente.
Denuncia internacional
[embedyt] http://www.youtube.com/watch?v=xYN-npcS2bA[/embedyt]
La Comisión de DDHH de Naciones Unidas recibió en su pasada sesión N°33  (septiembre 2016), un pedido de acción urgente formulado por Collío, denunciando que el suicidio de la activista, no era tal. Su muerte ocurre  en el contexto de resistencia contra un proyecto de central hidroeléctrica de paso de la empresa austríaca RPG Global Chile, cofinanciado por el Banco BICE, en una zona turística donde sin embargo hay concesiones mineras. Como afectada,  Macarena formaba parte de esta lucha territorial, junto a Rubén,  vocero (werken) de su comunidad, ubicada en Tranguil, un sector cercano a Liquiñe, en la comuna de Panguipulli de la sureña Región de Los Ríos. Dos días antes del hecho, contratistas de RPG presionaron a la señora Mónica Pailamilla para que expulsara a los Collio del lugar, ya que ella es  dueña del terreno donde la familia Collio vive, puesto que si Rubén no abandonaba el lugar, “algo muy malo podría pasarles”.
El caso también fue puesto en conocimiento del Instituto Nacional de Derechos Humanos, y una funcionaria concurrió el 27 de octubre a una asamblea en Tranguil. No hay comentarios hasta ahora de esa entidad ni de otras esferas de gobierno. La denuncia de la comunidad se ha dado a conocer en redes sociales y medios como Puelche y Mapuexpress, y posteriormente en El Desconcierto y radio Villa Francia, en tanto que la querella no presenta aun diligencias. En cambio  el proyecto de RPGlobal, gerenciado en Santiago por Cristian Lindsenmeyer, sí avanzó. Durante el velorio de Macarena, una cuadrilla de trabajadores intentó sin éxito instalar el cableado de alta tensión, lo que fue impedido por la comunidad organizada, pero en octubre, la cuadrilla de SAESA regresó con carabineros de Liquiñe y una tanqueta, instalando así el cableado que pasa por sobre y al lado de la casa de Macarena.
Femicidio y montaje
Los antecedentes entregados por Rubén Collío apuntan a que en Chile se cometió el pasado 22 de agosto un femicidio empresarial, similar al caso de Berta Cáceres, lideresa defensora de su territorio en Honduras. La muerte de Macarena Valdés, es en este contexto un montaje criminal para  notificar a las comunidades de Panguipulli (donde hay 8 proyectos de centrales) y a todas las de la Región de los Ríos  que deben bajar la resistencia a la construcción de las decenas de centrales hidroeléctricas allí proyectadas,  y abandonar la defensa del agua y de su territorio ancestral. El próximo 2 de diciembre, Rubén Collío será acusado en un juicio de “intentar quemar un camión de la empresa”, una acusación falsa que se origina en su participación, junto a Macarena, en un corte de ruta que tuvo lugar el 1 de agosto, en el que el gobernador puso fecha 19 de agosto para entregar un informe de fiscalización de las obras, que no llega hasta ahora.
Las irregularidades del proyecto de RPGlobal habían sido puestas en conocimiento de la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) por Rubén Collío. Como ingeniero ambiental él objetó que no se hiciera Estudio de Impacto Ambiental para la obra y su cableado y que no se realizara la Consulta Indígena a la población directamente afectada. La empresa funciona con un documento de “pertinencia” aprobado con la ausencia clave de Sernatur en la votación. RPGlobal actúa como si contara con un permiso ambiental que además la eximiera de solicitar servidumbres y otras autorizaciones. Hace pocos días la autoridad ordenó paralizar sus obras por no contar con permiso para extraer áridos, sin embargo anteriormente RPG desvió impunemente el curso de un río,  inundando un cementerio indígena.
 
 

helmut-scholz-capaEl mega-acuerdo de libre comercio que está en carpeta entre la Unión Europea y el Mercosur puede modificar condiciones estructurales de las economías del Cono Sur aunque permanece todavía relativamente fuera del radar de la agenda de los sindicatos, las entidades pymes y las organizaciones sociales. En Europa el tema está mucho más presente, aunque no a causa de la potencial exposición a la competencia sudamericana sino por la reciente firma de un tratado de características similares con Canadá. Uno de los partidos políticos que se opone a la pérdida de herramientas de política económica en manos de la liberalización, especialmente para el caso de las economías emergentes, es Die Linke, la izquierda alemana que representa alrededor del 10 por ciento del padrón electoral. Helmut Scholz es eurodiputado por Die Linke y jefe de la bancada de izquierda en temas comerciales. Visitó el país junto a otros representantes continentales de distintas fracciones políticas para mantener reuniones con la Canciller, Susana Malcorra, y el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay.
“Unos pocos podrán ganar con el acuerdo, pero la mayoría de los trabajadores va a perder. Las grandes beneficiarias son las corporaciones europeas. Los actuales gobiernos de Argentina y Brasil están dispuestos a conceder en la negociación porque están convencidos del neoliberalismo”, advierte en diálogo con Cash. Además, analiza el triunfo de Donald Trump en los Estados Unidos: “quienes piensan que va a oponerse al libre comercio, el neoliberalismo y a la exclusión van a quedar decepcionados”, asegura.
 
¿Qué reacción generó en los líderes europeos que negocian el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea la llegada de Macri al poder?
Helmut Scholz: Están felices. Ha habido un enfriamiento de la relación entre los líderes y la Argentina en los últimos años. Argentina ha sido el “chico malo”. Desde la izquierda creemos que se trató de una búsqueda de un modelo de desarrollo más autónomo, independiente y más defensivo. Producir para ustedes, vivir a su manera, no tan abiertos a los flujos globales. De todos modos, más allá de cierta cerrazón del anterior gobierno, su resistencia ante los fondos buitre contó con un apoyo muy amplio en la socialdemocracia europea. Ahora hay un modelo liberal más tradicional, y eso es un problema para ustedes.
El Gobierno de Mauricio Macri plantea que la Argentina está volviendo a la “normalidad”. ¿Qué supone eso para Europa?
Macri está insertando a la Argentina nuevamente dentro del ciclo de reproducción de la economía global desde el punto de vista de los sectores más poderosos. Esto lo vemos claramente en el hecho de la Argentina es hoy en día el país que mayor grado de presión ejerce para avanzar en la negociación del acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea.
¿Más que Brasil?
Sí. Lula y Dilma Rousseff siempre estuvieron a favor del acuerdo de libre comercio, claro que eso está relacionado con la posición económica de Brasil, que es distinta de la de Argentina. Michel Temer es profundamente neoliberal, pero ahora Argentina es el mayor impulsor del acuerdo porque cree que permite acelerar el desarrollo económico.
helmut-scholz

Libre comercio

¿Qué consecuencias tienen los acuerdos de libre comercio en la visión de la izquierda europea?
En términos comerciales es probable que se produzca un incremento del peso del Mercosur en el mundo, aunque a expensas de asuntos medioambientales y sociales. Nosotros nos opusimos al acuerdo de libre comercio con Colombia, Perú y Ecuador porque pensamos que resta instrumentos económicos y elimina grados de gobernabilidad. La UE tiene gran poderío industrial y en servicios contra economías prácticamente en camino de desindustrialización. No es que estamos en contra del comercio, pero sí pensamos que el modelo de comercio no puede ser el de la Organización Mundial del Comercio (OMC). En África nuestras empresas rompen economías locales. En Argentina es distinto porque hay mayor posibilidad de competencia en determinados sectores, como es el agro, pero en muchos otros no hay chance de competir. En México pensamos que el debilitamiento del Estado está en relación con los acuerdos de libre comercio. En Colombia los primeros resultados son sin duda negativos, de hecho este tipo de políticas van a ser un problema para consolidar la paz, porque destrozan al campesinado local.
¿Y en el caso del Mercosur?
En el Mercosur la UE muestra interés en la inversión en energía, en donde el fracking tiene un papel muy importante. También las compras públicas. Y dicen que la ventaja para los países del Mercosur es que Europa abrirá también esa posibilidad de compras públicas, pero parece un chiste, esos mercados ya están abiertos y Argentina no puede competir ahí por una cuestión de precios. No tienen nada para ganar allí. Tal vez Brasil reciba algo de inversión manufacturera. En general las grandes beneficiarias son las corporaciones europeas como por ejemplo las automotrices, Renault, Peugueot y Volkswagen.
El gobierno argentino asegura que va a negociar con firmeza y busca diferenciarse de la “apertura boba” durante los ’90.
Todo está sujeto a negociación, pero al parecer los gobiernos de la región están dispuestos a conceder mucho porque tienen una lógica neoliberal. En Colombia, Europa consiguió todo lo que quiso. Luego de los acuerdos, hay que olvidarse de la industria en Colombia.

Trabajadores

¿Qué consecuencias traería el acuerdo para los trabajadores argentinos?
Quien sea capaz de estar en la vanguardia del nuevo desarrollo va a resultar ganador, pero una porción mayoritaria va a perder. ¿Por qué Donald Trump tuvo tanto apoyo? Porque dijo que va a pelear por los que se cayeron del sistema, cosa que no es cierta, pero bueno, se vendió con ese mensaje. De ahí tuvo el apoyo, de los trabajadores blancos que perdieron. Ustedes tienen bastante industria, son un jugador bastante importante, buena parte de eso está en grave riesgo con el acuerdo.
¿Qué sucede en la propia Europa con el tema del acuerdo?
Está también en discusión. Hay sectores que dudan sobre cuánto debemos avanzar, aunque en general no se considera al Mercosur como una amenaza. Ahora bien, en el caso del acuerdo de libre comercio con Canadá, en donde Europa sí tiene mucho para perder, hubo mucha resistencia popular.

UE-Mercosur

  • “Unos pocos podrán ganar con el acuerdo, pero la mayoría de los trabajadores va a perder.”
  • “Las grandes beneficiarias son las corporaciones europeas.”
  • “Los actuales gobiernos de Argentina y Brasil están dispuestos a conceder en la negociación porque están convencidos del neoliberalismo.”
  • “En el Mercosur la UE muestra interés en la inversión en energía, en donde el fracking tiene un papel muy importante. También las compras públicas.”
  • “Argentina tiene bastante industria, es un jugador bastante importante, buena parte de eso está en grave riesgo con el acuerdo UE-Mercosur.”
  • “Quienes piensan que Trump va a oponerse al libre comercio, el neoliberalismo y a la exclusión van a quedar decepcionados.”

 

¿Qué lugar ocupa la amenaza de China en la agenda europea de liberalización?
Todo está relacionado con China, porque es un jugador global. Sin dudas la UE se acerca al Mercosur tratando de competir en mejores condiciones con China. Estamos realmente en una fase de reestructuración de la economía mundial. China ha cambiado su estrategia económica, quieren cambiar su modelo de desarrollo. De hecho, el salario promedio ya es en algunos lugares de China más alto que en ciertos lugares de Europa del Este. Y están comprando las empresas europeas de nuevas tecnologías. Los chinos nos dicen: ustedes ya tuvieron su chance, ahora nos toca a nosotros. En este esquema se insertan los acuerdos de librecambio como el que Europa cerró con Canadá y pretende suscribir con el Mercosur.
¿Cómo evalúa la reacción de buena parte de la sociedad estadounidense en favor del proteccionismo comercial?
No hay duda de que las políticas neoliberales llevadas a cabo por los demócratas tuvieron consecuencias desastrosas para los más pobres en los Estados Unidos, y la perspectiva de que Clinton iba a seguir por ese camino ha definido que parte de su electorado no fuera a votar. Bernie Sanders en cambio estaba proponiendo un cambio de rumbo de la política económica, y un cierto proteccionismo, palabra que no veo como una grosería, pero la burocracia del partido se puso en contra suyo en las primarias. Así, se perdió la posibilidad de una victoria de los demócratas porque hay un verdadero movimiento emergiendo con Sanders, en particular en los jóvenes que cuestionan al libre comercio pero con alternativas muy diferentes de la derecha, tomando en cuenta los derechos de los migrantes, la libre circulación de personas y la cooperación entre pueblos.
¿Qué consecuencias puede traer la elección de Trump en las negociaciones comerciales internacionales?
En un primer tiempo, los grandes acuerdos de libre comercio que están en la mesa de negociación van a enfriarse. Pero creo que es solamente provisionalmente. Trump está incluyendo en sus equipos los mismos burócratas de Washington que Clinton hubiera incluido para su política económica y para sus relaciones exteriores, junto con personas que tienen inclinaciones racistas y manchas en materia de la garantía de los derechos civiles. Quienes piensan que un millonario como Trump va realmente oponerse al libre comercio, el neoliberalismo y la exclusión van a quedar decepcionados. Las alternativas tienen que venir de las fuerzas progresistas.
¿Es posible imaginar en un nuevo paradigma comercial más parecido al del nacionalismo que rigió desde la crisis del ’30 hasta los ’70?
Es necesario que hagamos propuestas en esa dirección, pero no en función de Trump sino del importante movimiento de oposición a los acuerdos de libre comercio en todo el mundo. La gente pide políticas económicas alternativas, tenemos que trabajar para elaborarlas. En todo el mundo se están construyendo alternativas que van mucho más allá del nacionalismo económico. Por ejemplo, ahora también se integra el asunto del cambio climático como un imperativo.
Fotos: Pablo Piovano

El documental «La secta de los torturadores. Diplomáticos alemanes y los crímenes de Colonia Dignidad” reveló que dicha secta había recibido dinero de pensionados alemanes. DW habló con el politólogo Jan Stehle*.

Ponto de debate_Slider

Manifestación en Villa Baviera, junio de 2016


Por José Ospina-Valencia, Deutsche Welle
DW: Gracias a su demanda jurídica, usted tiene ahora acceso a archivos que documentan las actividades de Colonia Dignidad, pero también el accionar de los diplomáticos alemanes en el Chile de la época y su relación con dicha secta y la dictadura de Pinochet…
Jan Stehle: El ministro alemán de Relaciones Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, desclasificó parte de los documentos que debían permanecer 30 años en secreto, reduciendo a 20 años ese veto.
¿Era la embajada alemana en Chile un fortín protector de Colonia Dignidad?
No se puede generalizar. Cierto es que desde los primeros años de su fundación, en 1961, hubo reportes de maltratos y los funcionarios no hicieron nada para evitarlos.
¿Por qué los diplomáticos enviados desde Bonn no pararon los abusos cometidos por sus connacionales en Chile, ni siquiera los graves crímenes bajo la dictadura de Pinochet?
Durante los 45 años de existencia de Colonia Dignidad  los diplomáticos alemanes asumieron diferentes posturas, de acuerdo a las circunstancias históricas. Durante la dictadura de Pinochet había informaciones de la cooperación entre Colonia Dignidad y la DINA, el servicio secreto de la Policía chilena. La Embajada no solo no hizo lo suficiente para parar las violaciones de Derechos Humanos, sino que hubo diplomáticos que defendían la existencia de Colonia Dignidad, como lo muestra el documental «La secta de los torturadores”. La Embajada sabía que Colonia Dignidad se había convertido en parte del sistema represivo de la dictadura.
¿Se puede concluir que la pasividad u omisión de los diplomáticos alemanes facilitaron los crímenes en Colonia Dignidad durante más de cuatro décadas?
Así es.

DW recomienda:
Berlín investiga si cajas de pensiones alemanas financiaron Colonia Dignidad
Diputados alemanes en Colonia Dignidad: ¿Expectativas de justicia y reparación?
Gauck prometió avanzar en justicia para colonos de Dignidad
Colonia Dignidad: ¿qué más puede y debe hacer Alemania?

¿Aclara esa indulgencia el escandaloso hecho de que la secta resultó siendo cofinanciada con el dinero de unos 50 pensionados alemanes allí recluídos?
Los documentos de identidad de los habitantes rasos estaban en manos de la dirección de Colonia Dignidad. Emisarios de Paul Schäfer formalizaban directamente con el consulado las visas y certificados de vida, para poder así recibir en sus manos el dinero de las pensiones de los habitantes encerrados en la Colonia Dignidad.
Esa financiación fue posible hasta el año 1987 porque la Embajada alemana en Chile nunca se preocupó por comprobar si los ciudadanos con derecho a esas pensiones recibían el dinero ni tampoco si seguían vivos. En lugar de obligar a los pensionistas a presentarse en persona, al menos una vez al año, como lo establece la ley, la Embajada solventaba el trámite con un procedimiento colectivo que pasaba por alto los controles. Documentos revelan que se trata de varios millones de marcos alemanes.
¿Cómo se explica que durante tanto tiempo diplomáticos alemanes permitieran incluso la cofinanciación de la secta criminal del religioso protestante Paul Schäfer?
Hay que tener en cuenta que en esos tiempos se vivía en medio de la Guerra Fría y había políticos alemanes que preferían una dictadura militar de ultraderecha en Chile a un gobierno socialista. De acuerdo a eso, se enviaban diplomáticos más proclives a esa línea.
¿Qué otras revelaciones se pueden esperar del inmenso archivo que hay por auscultar?
Está, por ejemplo, el caso del traficante de armas Gerhard Mertins, que era también empleado del BND, el Servicio alemán de Inteligencia, y  comerciaba con armas con la ayuda de las estructuras de Colonia Dignidad. Más informaciones reposan en los archivos del BND y para que estas sean entregadas al público se necesita presión política.
La «secta de los torturadores” es el capítulo más vergonzante de la política exterior de la Alemania Federal. ¿Por qué es tan difícil su esclarecimiento?
Gracias a la postura autocrítica del ministro Steinmeier estamos avanzando en su estudio y análisis. Pero se requiere mucho más: existen más de 500 volúmenes de documentos con miles de hojas que necesitan ser analizados para obtener una visión completa. También la cancillería alemana tendría que abrir sus archivos. Es más, la Justicia alemana favoreció la tragedia humana de Colonia Dignidad permitiendo además que sindicados y condenados no enfrentaran en Alemania ninguna pena, a pesar que los crímenes fueron declarados de lesa humanidad.
Y ¿en dónde han quedado las víctimas?
Urge, por parte de ambos Gobiernos, la reparación financiera,  tanto de las víctimas chilenas como las alemanas,  que fueron allí martirizadas, despojadas y esclavizadas. Berlín y Santiago deberían hacer del lugar un sitio de memoria y no de folclor.
Alemania y Chile siempre se han tirado la pelota de las responsabilidades. ¿Qué debe pasar ahora?
El Gobierno de Chile debería ahora corresponder al impulso dado por Steinmeier. La desunión e inculpaciones mutuas entre ambos países les permitieron a los criminales salvarse de cumplir condenas. Ha llegado el momento de cooperar, de lograr un acuerdo bilateral, destinar dinero para financiar la investigación de historiadores y politólogos, para indemnizar a las víctimas, para honrar a los muertos. Además de allanar las vías jurídicas para agilizar los procesos en Alemania y para que toda una serie de criminales alemanes requeridos por la Justicia chilena puedan ser extraditados.
*El politólogo Jan Stehle, del Centro de Investigación y Documentación Chile Latinoamérica (FDCL), con sede en Berlín, escribe su doctorado sobre Política Exterior de Alemania y los Derechos Humanos en el caso de Colonia Dignidad

Por Fundación Rosa Luxemburgo
Violencia instucional, control social y el papel de los medios estarán en discusión en seminario organizado por SERPAJ Uruguay en Montevideo
invitacionLa organización Servício de Paz y Justicia Uruguay (Serpaj-UY) realiza en el próximo día 16 de noviembre el seminario “Violencia, Discursos, Medios”. Están previstas las participaciones de Álvaro Carballo, Aureliano Folle, Daniel Erosa Esteban Rodríguez Alzueta y Mariana Galvani, con un debate profundizado sobre distintos temas relacionados a seguridad a partir de una perspectiva de defensa de derechos humanos. El encuentro cuenta con apoyo de la Fundación Rosa Luxemburgo.
Serpaj-UY es una de las principales organizaciones de Uruguay de promoción, educación y defensa de los derechos humanos y la paz, y todos los años publica un informe anual sobre el tema.

MÁS INFORMACIONES:
Seminario: “Violencia, Discursos, Medios”
Inscripciones hasta 15 de noviembre, a las 16 horas, por el e-mail: [email protected] 
Data:
16 de noviembre
Horario:
14 horas
Local:
Sala Felisberto Hernández del IMPO
Dirección:
IMPO – 18 de julio 1373, Montevideo, Uruguay

Programación:
Violencia institucional, control social, punitivismo
14:30 a 16:00 horas
Participan: Esteban Rodríguez Alzueta y Mariana Galvani
Modera: Fabían Werner
Delito, víticmas, medios
17:00 a 19:00 horas
Participan: Álvaro Carballo, Aureliano Folle y Daniel Erosa
Modera: Tamara Samudio

 

Invitado por la Fundación Rosa Luxemburgo, Harald Petzold, integrante del Parlamento alemán, dialogó con activistas del movimiento LGTTB en Argentina. Las voces de Valentina Pereyra y Florencia Guimaraes García, quienes brindaron un panorama estructural y coyuntural de defensa de derechos conquistados y lucha rumbo al cambio sociocultural
Entre Argentina y Alemania, el activismo travesti y trans, experiencia con voz propia
Por Laura Salomé Canteros, Marcha noticias
Harald Petzold es diputado del partido “Die Linke” (La Izquierda) en el parlamento federal de Alemania (Bundestag). Es profesor de alemán y música y trabaja géneros y sexualidades disidentes desde su actividad pública. De visita protocolar en nuestro país, mostró interés en contactarse con activistas travestis y trans, ya que el partido que integra planifica impulsar una nueva ley en Alemania, y consideró al activismo LGTTB de Argentina un ejemplo.
El encuentro fue impulsado por la Fundación Rosa Luxemburgo y coordinado por Claudia Korol, educadora popular integrante de Pañuelos en Rebeldía. Y los principales aportes giraron alrededor de las voces de Florencia Guimaraes García, activista travesti e integrante del Partido Comunista (PC) y Furia Trava; y Valentina Pereyra, activista trans de la Asociación de Travestis Transexuales y Transgéneros de Argentina (ATTA) y la Federación Argentina de lesbianas, gays, bisexuales y trans (FALGBT).
También estuvieron Francisca Rodríguez, Eleonora Pedot y Nury Martínez, chilena, argentina y colombiana de la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo (CLOC Vía Campesina); Mónica Ornazábal, presidenta de la Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas (ANAMURI); Laura Fernández Cordero, secretaria académica del Centro de Documentación e Investigación de la Cultura de Izquierdas en Argentina (CeDInCI); Paula Lorenzo de la Comisión familiares y amigxs Justicia por Diana Sacayán; Canela Gavrila de la Cátedra Virginia Bolten de la Universidad Nacional de La Plata; y María Luisa Peralta, activista lesbiana e integrante del Frente por la Ley de Identidad de Género.
Fue así que, tras una previa con charlas que fueron y volvieron en abrazos y anécdotas de activismo, recuerdos, proyectos y sonrisas cómplices al viento de un domingo por la noche, se generó un intercambio necesario, no sólo para actualizar estados de situación y realizar denuncias internacionales de violación de Derechos Humanos, sino también para la construcción de agendas de resistencia común. Sin barreras ni fronteras de ningún tipo, entre el activismo y las políticas públicas que deben estar al servicio de las personas.
“La Ley no le cambia la cabeza a la sociedad”
Valentina Pereyra es activista trans, integrante de la Asociación de Travestis Transexuales y Transgéneros de Argentina (ATTA) y la Federación Argentina de lesbianas, gays, bisexuales y trans (FALGBT). Forma parte además de la lucha por la implementación de la Ley de Cupo Laboral travesti trans, “Diana Sacayán”.
“Hay una realidad contundente en Argentina, que tenemos una expectativa de vida muy corta, sólo 35 años”, comenzó el panorama que lenta y pausadamente transmitió al diputado Harald Petzold en la sede de la Fundación Rosa Luxemburgo, “se debe a la exclusión, la discriminación, el odio con el que las personas trans y travestis convivimos históricamente”.
“De unos 20 años a esta parte, la comunidad trans decidió organizarse y reclamar lo que nos corresponde como ciudadanas de la República, y empezó una ardua lucha contra el sistema patriarcal y heteronormativo por nuestros derechos”, afirmó Pereyra, “muchas Compañeras quedaron en el camino, perdieron sus vidas, grandes referentes, pero gracias a sus luchas hoy muchas las continuamos y gozamos de ciertos derechos conquistados”, dijo la activista, y listó para las anotaciones del invitado internacional, “Ley de Identidad de Género, Matrimonio Igualitario, Fertilización Asistida, entre otras leyes de vanguardia”.
“Desde que empezamos a manifestar nuestra identidad, somos excluidas de todo sistema social”, afirmó categórica Valentina Pereyra, “educación, trabajo, salud, vivienda, eso también influye en la corta expectativa de vida”.
“Nosotras seguimos luchando y reclamando a los diferentes gobiernos, la igualdad real más allá de poder accedido y haber adelantado en materia legislativa, todavía falta continuar la batalla cultural de deconstruir ciertos estereotipos sociales”, ya que “hoy nuestra lucha más grande es poder acceder a un trabajo formal, poder elegir de qué trabajar y qué hacer con nuestros cuerpos y que no sea la prostitución la única salida para tener una calidad de vida medianamente digna”.
Y finalizó, “si bien tenemos una Ley de Identidad de Género, hace cuatro años que no se cumple las personas trans y travestis no podemos acceder a la salud pública, claro, menos a la privada porque no tenemos un trabajo para pagarla”, y por eso afirmó que la batalla de fondo es sociocultural, “la Ley no le cambia la cabeza a la sociedad”.
“Hablamos de un travesticidio social o un genocidio travesti trans”
img_1696Florencia Guimaraes García es activista travesti e integrante del Partido Comunista (PC) en Argentina, y del Colectivo Furia Trava. También forma parte de las que luchan por la reglamentación de la Ley de Cupo Laboral travesti trans “Diana Sacayán”, y aportó la situación coyuntural de la provincia de Buenos Aires en la exigencia de que la Ley sea de alcance nacional.
“Este nuevo gobierno es fascista y represor, nos persigue más que nunca y hay un retroceso total en nuestra comunidad”, afirmó, transmitiendo vehemencia, convicción y espíritu colectivo para la lucha, “estamos yendo -de vuelta- a sacar a nuestras Compañeras de las comisarías, cuestión que no pasaba desde el menemismo en la provincia de Buenos Aires; porque en el resto del país, esto continuó con la existencia, por ejemplo, de códigos contravencionales”.
“En la provincia de Buenos Aires, se están cerrando programas, justamente en los municipios donde ha ganado el gobierno de Cambiemos”, agregó al panorama, y citó el ejemplo de Morón, “donde están queriendo cerrar un Consultorio inclusivo”. “Ese municipio es uno de los primeros en adherir a la Ley de Cupo Laboral, y al mismo tiempo cierra programas para personas travestis y trans, entonces estamos en lucha en las calles con este nuevo gobierno, porque no estamos asustadas, pero sí alertas”.
A poco más de un año del asesinato de Diana Sacayán, en que el activismo LGTTB comenzó a instalar la fuerza política del término “travesticidio” como manifestación del odio machista, la exigencia de justicia y solidaridad internacional, al igual que los pedidos de esclarecimiento de los travesticidios de Evelyn Rojas en Misiones y María Virginia Castro en Córdoba; y el repudio a la sentencia absolutoria de los agentes represivos que violentaron a Celeste en Tucumán, estuvieron presentes en la mesa de intercambio.
“Han recrudecido los travesticidios, en estos diez días, asesinaron a tres compañeras travestis, en el año van 20. En una comunidad tan chica como la nuestra, tres Compañeras, así sea una, es un número muy grande”, afirmó Florencia Guimaraes ante la atenta escucha del integrante del Parlamento alemán.
“Por eso hablamos de un travesticidio social o un genocidio travesti trans”, conceptualizó, “porque esto pasa más allá de morir en manos de un macho, acuchilladas o de un disparo; sabemos que por el simple hecho de tener una identidad de género que no concuerda con lo impuesto por esta sociedad, ya estamos condenadas a la muerte de antemano, por eso tenemos una expectativa de vida de 35 años y sólo el 1% de nosotras llega a los 60”.
Mauricio Macri y las “buenas relaciones” con Alemania
Con una actitud de escucha que fue muy agradecida entre las activistas, Harald Petzold se dio el tiempo para, una vez finalizada la mesa de diálogos, tomarse unas fotos y charlar informalmente con las activistas. Informó que es interés del Gobierno Nacional tener “buenas relaciones con el Gobierno alemán”, y aclaró que llevaría los diagnósticos de esa noche.
Las condiciones en la calidad de vida de la comunidad travesti trans, las violencias cotidianas y el odio transfóbico que se traducen en travesticidios y la situación de discriminación laboral que se ve agravada por la dilación en la reglamentación de la Ley de Cupo Laboral travesti trans “Diana Sacayán” en la provincia de Buenos Aires -que debe ser nacional-, son urgencias a ser abordadas por el funcionariado para ser transformadas en políticas públicas de prevención y asistencia de derechos. El activismo LGTTB hace lo suyo y lo demuestra de forma cotidiana: es experiencia con voz propia en el mundo.
Fotos: Oficina FRL Buenos Aires

Policías invaden la Escuela Nacional Florestan Fernandes, del MST, disparando y lesionando a una mujer. Estamos preocupados por la criminalización de los movimientos sociales en Brasil

policia-na-escola
Por Fundación Rosa Luxemburgo
El 4 de noviembre, miembros de la policía civil utilizaron la fuerza para entrar sin permiso en la Escuela Nacional Florestan Fernandes (ENFF), del Movimiento de los Sin Tierra (MST) de Brasil, ubicada en el municipio de Guararema, cerca de São Paulo. Dos disparos fueron realizados por la policía, hiriendo a una mujer, y dos personas, detenidas, interrogadas y liberadas. En la operación no se presentó una orden de búsqueda y captura, aunque la policía dijo que buscaba a una militante del MST del estado de Paraná. La acción se da en el contexto de una creciente criminalización del MST y de otros movimentos sociales.
balas-na-enffAnte este evento, la Fundación Rosa Luxemburgo expresa preocupación y repudio a las últimas acciones de violación de los derechos humanos en Brasil que apuntan a un proceso de criminalización de los movimientos sociales. Como una organización que defiende la democracia y la libertad de expresión, vemos con preocupación los episodios repetidos de la represión de las manifestaciones pacíficas y de organizaciones sociales comprometidas con la expansión de los derechos humanos, como por ejemplo las manifestaciones en defensa de la educación pública.
La Escuela Nacional Florestan Fernandes, que ha sido construida hasta el 2005 por el trabajo voluntario de más mil trabajadorxs sin tierra, es un centro de formación que organiza cursos para los integrantes de las organizaciones sociales de todo el mundo. En el momento de la acción policial estaban en el lugar personas de más de 30 países, entre ellos mujeres y niños. La Fundación Rosa Luxemburgo, contraparte de la ENFF en la organización de seminarios y cursos a lo largo de su historia, entiende que el uso excesivo de la fuerza por la policía contra los movimientos sociales es una violencia contra los derechos de todos lxs ciudadanxs brasileñxs y, por lo tanto, insta a las autoridades públicas y la red internacional de organizaciones defensoras de los derechos humanos a que sigan estos episodios alarmantes de violencia en el cumplimiento de los logros democráticos de las últimas tres décadas.

Declaración de Pañuelos en Rebeldía, uno de nuestros parceiros en Argentina:
Desde Pañuelos en Rebeldía expresamos nuestra más profunda y absoluta solidaridad con el Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra de Brasil (MST), y con la Escuela Nacional Florestan Fernandes (ENFF), que es una iniciativa del MST, pero que la sentimos como propia las organizaciones populares y las instituciones pedagógicas del continente y del mundo.
El ataque a la ENFF es un ataque a nuestros movimientos, que año tras año reciben en ese espacio elementos teóricos para pensar la realidad, y para organizar las luchas por las transformaciones sociales. Es también un ataque a los educadores y educadoras que ahí desarrollamos las experiencias de una pedagogía emancipadora, y a los investigadores e investigadores que hacemos del pensamiento crítico un modo de contribuir a la creación de un mundo nuevo, lejano a los compromisos de los golpistas corruptos, que hoy intentan por la violencia interrumpir nuestros sueños, en Brasil y en otros países de Nuestra América.
Nadie podrá frenar el impulso y la fortaleza del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra de Brasil (MST). Nadie podrá arrebatarnos el aporte que ha construido el MST en el campo de la educación, la pedagogía y la teoría critica.
Defendemos la Pedagogía del Movimiento Sin Tierra de Brasil.
Defendemos a la Escuela Nacional Florestan Fernandes (ENFF) como territorio de cultura, espacio de identidad y producción de saberes.
Nuestra especial solidaridad con la brigada permanente y rotativa “Apolônio de Carvalho”, que sostiene y posibilita cotidianamente las actividades que se desarrollan en ese espacio pedagógico.
Repudiamos la acción de la policía civil y militar de São Paulo, que allanó violentamente la Escuela Nacional Florestan Fernandes (ENFF) ubicada en Guararema, São Paulo.
Repudiamos la criminalización de las luchas sociales. ¡¡Luchar no es un crimen!!
¡¡Estudiar no es un crimen, es un derecho!!
El Movimiento Sin Tierra de Brasil, no está solo. Y lo defenderemos en todos los territorios que habitamos.
¡Fuera Temer!
¡Libertad a los luchadores de la Reforma Agraria!

Equipo de Educación Popular Pañuelos en Rebeldía
Argentina, 4 de noviembre, 2016

Vea el video de la invasión de la policía divulgada por Carta Capital:

ato-enff

Desde agosto, cerca de 1.200 personas fueron afectadas por nuevas políticas de desalojos. Tierras públicas son destinadas a sojeros. Informe especial detalla casos

soja
Por Fundación Rosa Luxemburgo
Un informe especial de BASE-IS relacionó y detalló trés operaciones de desallojo de famílias campesinas en Paraguay, realizadas desde agosto. La organización, especializada en investigaciones sociales, es una de las más respectadas del país y alerta para el agravamiento y los impactos de tales medidas. La estimativa es de que pelo menos 250 famílias fueron afectadas, en un total de 1.200 personas.
Él informe (descargar en PDF) describe la situación de la seguiente manera:
«(…) Desde hace unos 20 años Paraguay vive una intensa ofensiva sobre las tierras campesinas e indígenas, pero para la analista Inés Franceschelli, a partir de agosto último se vive una decisión del gobierno de apretar el acelerador de este proceso de acaparamiento, como una “vuelta de tuerca”. En en el último mes y medio autoridades institucionales, fiscales, jueces y policías de Paraguay protagonizaron, en coordinación con empresarios productores de soja, tres grandes operativos ilegales de desalojo forzoso contra dos comunidades campesinas y una indígena, dejando en situación de emergencia humanitaria a cerca de 250 familias.
En todas ellas el objetivo fue expulsar de colonias del mismo Estado o de territorios ancestrales a familias campesinas e indígenas beneficiarias de las políticas de tierra, para que los intereses sojeros penetren en el lugar. En algunas de estas comunidades se sembró soja el día después del operativo, mientras las viviendas seguían humeando tras los desahucios. (…)»
FOTO reprodución RTV