17/06/2019 Por Christiane Gomes

En el Día Internacional de la Lucha contra la Discriminación Racial, el 21 de marzo, un concurrido auditorio de la Ação Educativa, en São Paulo, fue escenario de debate y reflexión sobre la obra de una escritora estadounidense que, a pesar de tener su nombre escrito en minúsculas, tiene un obra gigantesca, que aporta elementos para debates profundos e instigadores sobre el racismo, la educación y el feminismo: bell hooks.

Autora de más de 30 libros, tiene pocos títulos traducidos al portugués. Sin embargo, 2019 puede considerarse el año de la autora en Brasil. Reading about the pros recover excel file not saved 2008 mac and cons of each method helped me assess which option would be most suitable for my needs. Además del lanzamiento de Olhares Negros (una asociación entre Editora Elefante y la Fundación Rosa Luxemburgo), también hay otros títulos en proyecto.

Desde este contexto, el círculo de conversación “El feminismo negro de bell hooks y sus aportes a Brasil” colocó en el centro de la agenda cómo su trabajo impacta el activismo de las mujeres negras en Brasil desde la perspectiva y acción de la periodista y maestra Rosane Borges (responsable de la revisión técnica y prefacio de Olhares negras), Suelaine Carneiro, socióloga y coordinadora del área de educación en Geledés Instituto da Mulher Negra y Juliana Gonçalves, periodista, estudiante de maestría en la Universidad de São Paulo, miembro de la Marcha de Mulheres Negras de SP y coordinadora política del mandato quilombo de la diputada de estado Erica Malunguinho (PSOL).

“bell hooks es para nosotras un gran faro para reactivar un principio de esperanza que está un poco podrido estos días”, apuntaba Rosane desde el principio. Para ella, es necesario darle el estatus que merece Hooks: el de una gran intelectual que, desde su lugar de discurso, aporta elementos para pensar el mundo, un programa político para reflexionar sobre la afectividad, la subjetividad, la representación más allá de los síntomas y ansiedades ya exhibidas, pero que, en tiempos de las redes sociales, se actualizan todo el tiempo.

“Ella aporta experiencias individuales con una base política profunda que puede explicar las estructuras sociales. Después de todo, lo personal también es político. Al pensar en el mundo, enfatiza que está marcado por relaciones jerárquicas que hacen del racismo, el colonialismo, el machismo y el patriarcado el tejido de las relaciones sociales. Y para pensarlo, la autora estadounidense recorre una diversidad de temas como la educación (Paulo Freire es, para ella, un referente importante), el feminismo, la estética, las subjetividades y el racismo, espesando el caldo de una disputa epistemológica necesaria y estratégica.

La socióloga Suelaine Carneiro destacó la cuantiosa suma que el trabajo de hooks aportó a su obra y activismo. Para ella, que tiene grandes referentes en su propia familia y siguió de cerca la creación del Instituto da Mulher Negra Geledís, los ganchos mostraban los límites de la hermandad (solidaridad entre mujeres), la importancia del feminismo siendo, sobre todo, antirracista y Necesidad urgente de las mujeres negras y su voz para ganar espacio también en la academia.

“La presencia de la mujer negra en la educación, esta clave de las intelectuales negras, fue un gancho que me trajo y me obligó a pensar en la investigación, la producción académica, la lucha por permanecer en este espacio y en el no reconocimiento de nuestros temas y autores. , exclusión y sufrimiento que enfrentan las mujeres negras en la educación.

Nos convoca a este lugar de resistencia y, principalmente, a construir nuestro lugar, nuestro conocimiento, nuestros espacios de validación de nuestro conocimiento, más aún en el ámbito académico, que, en la mayoría de los casos, es el lugar de lo hegemónico, de lo eurocéntrico. y visión patriarcal. Y son las mujeres negras las que aceptaron este desafío porque ocuparon la educación superior, especialmente a partir de 2003. Sin embargo, no nos reconocen. hooks nos alerta sobre la construcción de espacios alternativos, pues el trabajo intelectual es una etapa fundamental para la liberación, dice ”, recuerda Suelaine.

El amor a las mujeres negras, no solo en el ámbito romántico, es también un punto estratégico en el trabajo de bell hooks y Suelaine sostiene que las jóvenes feministas negras están abordando este tema con mucho coraje, ya que era algo no dicho en las generaciones más experimentadas del mundo ni por el movimiento de las mujeres negras debido al dolor que causa este problema. Pensar en el amor como una necesidad de afecto entre personas que se encuentran en una misma lucha, en el sentido de curar heridas, es el camino para lograr la independencia y la autonomía. Trabajar en el amor mientras sana, como es el desamor lo que ha provocado tantas dificultades en nuestra vida, defiende los anzuelos.

En este ámbito del amor, la periodista Juliana Gonçalves recordó cuando, en 2013, se encontró con Vivendo de Amor , uno de los textos más leídos y conocidos de hooks, que habla precisamente del proceso de curación que provoca este sentimiento. Fue encantador a primera vista por esa narrativa única que, al reflexionar sobre temas raciales, no cubría discursos extremos y estereotipados sobre lo que es o no es la experiencia de las mujeres negras.

“Va desde las relaciones micro a macro, utilizando situaciones cotidianas para llevar a cabo el debate estructural. Incluyendo puntos de la cultura pop actual como la representación de la drag queen Ru Paul, con la película 12 años de esclavitud , el disco de Beyonce. A menudo critica la propia producción intelectual negra sin caer en una práctica aniquiladora, que muestra la grandeza de las campanillas. Ella también enfatiza que somos diversos y que esto no es negativo, al contrario, es fundamental para nuestra fuerza política ”, dice Juliana, quien vive esto en la práctica a través de su acción en la Marcha de las Mujeres Negras en São Paulo, donde hubo Hay un abanico enorme de mujeres que ocupan distintos puestos de trabajo, que se ven o no feministas, pero que tienen un objetivo común que puede y debe construirse con y a pesar de las diferencias.

El trabajo de bell hooks corrobora la gigantesca lista de escritoras negras de la diáspora africana que necesitan con urgencia ser conocidas, leídas y estudiadas. Mujeres de Norte a Sudamérica, caribeñas, brasileñas que nos brindan elementos estructurales para entender la historia y transformar el futuro. Seamos conscientes de estas voces.

Accede al video y mira más detalles de la actividad:

En ocasión al lanzamiento argentino del libro “La guerra de los lugares” de la arquitecta y urbanista brasileña, Raquel Rolnik, se realizó la jornada de intercambio y debate “Debates presentes, ciudades futuras” el pasado miércoles 1 de diciembre en la casa de la Fundación Rosa Luxemburgo oficina Cono Sur en el barrio de Constitución. 

Escribe: Camila Parodi

Una propuesta de reflexión sobre las ciudades y cómo éstas concentran, reproducen y agigantan profundas asimetrías, violencias y segregaciones. Pero también en torno a cuáles podrían ser las alternativas populares y comunitarias para la creación de ciudades igualitarias frente al actual proceso de endeudamiento y financiarización de la vivienda.

Hablar de las ciudades hoy se convierte en una reflexión urgente y compleja. No sólo implica asumir una mirada crítica sobre las desigualdades, sino que también habilita a la creación de debates centrados en cómo queremos habitar y construir nuevos mundos. Una tensión entre quienes se benefician con la financiarización y especulación inmobiliaria de los espacios urbanos frente a quienes se organizan y construyen alternativas populares para el acceso justo al hábitat desde el presente.

En ese marco se realizó la mesa de diálogo “Extractivismo urbano vs. producción social del hábitat” coordinada por el sociólogo y periodista Fernando Bercovich, en la que participaron la docente e investigadora Patricia Pintos, el abogado ambientalista Enrique Viale, el legislador Facundo Di Filippo, la investigadora Carla Rodríguez, la arquitecta María Gabriela Torrents y el militante popular Nicolás Cannone.

“La disputa entre el extractivismo urbano y la cuestión del hábitat social es un tema central para debatir en la actualidad” explicó Fernando Bercovich al presentar a las y los expositores. Qué es el extractivismo urbano y cómo opera en la Argentina, cuáles son las respuestas organizadas de hábitat popular entre las experiencias presentes y cómo afrontaron la pandemia por COVID 19 fueron las preguntas disparadoras que organizaron el intercambio.


El ambientalista Enrique Viale, pionero en el uso del concepto “Extractivismo urbano”, expresó al respecto: “Comenzamos a hablar de extractivismo urbano y lo acuñamos como concepto cuando vimos que se reproducían las mismas lógicas extractivas y la extracción de renta sobre el suelo” sostuvo en su intervención.

Por su parte, para la investigadora y autora del libro “Hábitat, autogestión y horizonte socialista”, Carla Rodríguez, al hablar de la producción social del Hábitat desde la perspectiva de las organizaciones “hablamos de un hábitat digno, con la capacidad colectiva y organizada de poner en el centro la vida». La producción social del hábitat y la organización popular como la contracara del extractivismo urbano y la privatización del suelo urbano.

En esa línea, explicó la investigadora Patricia Pintos que el concepto de extractivismo urbano se encuentra en permanente construcción y que puede entenderse, también, como “extractivismo inmobiliario» porque “no es exclusivo de la ciudad”. Y sostuvo que puede entenderse a través de tres claves: “La financiarización de la vivienda, el urbanismo neoliberal y la mercantilización de la naturaleza”.

Por otro lado, para la arquitecta y coordinadora del proyecto Habitar, María Gabriela Torrents, la ciudad “hoy es el órgano reproductor de la desigualdad y la forma en que habitamos colabora a su reproducción”. Por eso, desde su perspectiva abonar a “la autonomía, la participación, la organización y la toma de decisión son fundamentales”.

Nicolás Cannone es integrante del Frente Popular Darío Santillán, desde los diferentes espacios que constituyen al colectivo tuvieron un importante rol de respuesta activa y organizada frente a la pandemia: “En los barrios populares fueron las organizaciones las que contuvieron, acompañaron y amortiguaron en el marco de la pandemia” explicó. Y sostuvo: “Por eso, las organizaciones son centrales en la producción social del hábitat”. 

Finalmente, para el presidente del Ceapi y ex legislador porteño Facundo Di Filippo «la matriz que se inicia con el gobierno de Macri en la ciudad es muy clara, son políticas tomadas por el mercado”. Y explicó que este tipo de políticas se ven de manera cotidiana en “las modificaciones de los códigos y en las intervenciones urbanas que realizan”.

 

*** 

En un segundo momento, la arquitecta y urbanista Raquel Rolnik dialogó con las personas presentes desde Brasil en lo que fue el lanzamiento de su libro «La guerra de los lugares” coeditado por la Editorial El Colectivo y Lom Ediciones. Al comenzar, la autora se mostró agradecida por la nueva edición en Argentina y por el trabajo realizado en conjunto por las editoriales y la Oficina Cono Sur de la Fundación Rosa Luxemburgo para su impresión y difusión. 

Para empezar, Rolnik introdujo la hipótesis principal que se plantea en el libro: “Hay un nuevo poder colonial que ha surgido y se ha desarrollado en las últimas décadas al que podemos llamar como las finanzas globales”. Es decir, que “el capital-moneda se valoriza en los mercados financieros globales y ha ocupado nuestras ciudades y el espacio construido”. 

Rolnik no desconoce el significado que tiene el término ´colonización´ en América Latina. Al contrario, sostiene que lo elige para “hablar de un tipo de ocupación territorial que es manejada por los deseos de rentabilidad del capital financiero pero también por su dimensión geopolítica en el sentido que interfiere y organiza en la vida de la gente -donde el endeudamiento tiene un rol muy importante- con el único objetivo de extracción de renta”. En ese sentido, para la autora se trata de “un capital excedente global en búsqueda de nuevas fronteras que avanza sobre productos, espacios y territorios que sean capaces de generar más interés”.

En este libro la autora sintetiza la tensión planteada a lo largo de la mesa de diálogo en torno a “la tensión entre el derecho a la vivienda y la crisis financiera” y afirma que “los efectos de la crisis neoliberal fueron muy concretos: personas sin techo y sin trabajo”, motivo por el que no se puede comprender un proceso separado del otro. En ese marco, para Rolnik «la deuda de las personas, sin acceso a la vivienda ni derechos básicos, funciona como ente financiero para la especulación y el negocio”. 

Explica Rolnik que “la deuda que las personas asumen con el banco vía crédito e hipoteca para acceder a una vivienda es transacción en el mercado financiero de tal manera que se termina transformando en un producto financiero en sí mismo”. Y concluye al respecto que “la deuda personal funciona como vehículo financiero de generación de renta que genera un aumento exponencial de personas sin techo”. 

En el libro nos encontramos con diferentes ejemplos y experiencias que dan cuenta del proceso de financiarización y el endeudamiento de la vida en la ciudad en primera persona. Explica Rolnik que el libro “reúne la voz de comunidades que han sido víctimas de la financiarización y el endeudamiento como una nueva forma de colonización del Estado” pero, sin embargo aclara que también “se trata de un proceso de disputa, lucha y ocupación de la ciudad para la vida digna”.

 

* El libro “La guerra de los lugares” coeditado por la Editorial El Colectivo y Lom Ediciones se puede conseguir en https://editorialelcolectivo.com/producto/la-guerra-de-los-lugares/ 

Sin dudas, hoy, hablamos de memoria. Y hablamos de traer esas memorias al presente, porque iluminan un peligro, como dijera Walter Benjamin. Hoy, parece imposible ver en el “progreso” una amenaza; en el “desarrollo”, una catástrofe. Parece imposible creer que las crisis y las muertes estaban calculadas.

Y, sin embargo, cuando revisamos los años noventa, vemos memorias de territorios devastados, pueblos doloridos y en la lucha, nombres que se hicieron innombrables.

Territorios a los que volver a mirar para entender nuestro presente, para construir una historia a contrapelo, para no olvidar los dolores y las violencias, y también para recordar y volver a pasar por los cuerpos las luchas de nuestres padres y madres.


Memoria en territorio que los centralismos urbanos y húmedos pintan una y otra vez como territorios vacíos, como zonas de caudillos y mansedumbres. “El medio de la nada”, escuchamos sobre distintos paisajes del interior argentino. Pero, mirando atentamente, veremos que están llenas de historias que merecen ser contadas, de juventudes rebeldes, de piquetes, marchas y legados que no debemos olvidar.

Querían que la viéramos por la tele a color, que la miráramos pasar como una película más, como espectáculo que nos convoca a no hacer nada, desde el sillón. “Mire, pero no toque”. Hacer memoria desde los territorios nos permite recordar dos cosas: que los pueblos no han parado de luchar y que nunca hubo “afuera” de la violencia neoliberal.

 

Conoce el micrositio aquí: https://www.memoriaenterritorio.com.ar/

 

¿Cuáles fueron nuestras estrategias frente a la pandemia? ¿Cuáles son nuestros desafíos a futuro? ¿Cómo seguir tendiendo puentes y construyendo salidas juntes?

Por: Colectiva tatagua


Primer encuentro

EP: 01 Acompañamiento Feminista en las violencias Cisheteropatriarcales

En este primer encuentro nos acompañaron consejerías y espacios de acompañamiento en el abordaje de las violencias machistas. ¿Qué sucedió con los casos de violencia durante la pandemia? ¿Cuáles fueron las estrategias elegidas para seguir trabajando en ese período? ¿Cómo pensar la salud mental desde una perspectiva feminista y comunitaria? ¿Cuáles son los desafíos que esperamos postpandemia? ¿Cómo influyó en la coyuntura la aprobación del Aborto Legal?


EP: 02 Acompañamiento Feminista en las violencias Cisheteropatriarcales


EP: 03 Acompañamiento Feminista en las violencias Cisheteropatriarcales 


Segundo encuentro

EP: 01 Organización feminista frente a la precarización de la vida 

Este sistema precariza nuestra vidas de forma cada vez más compleja. ¿Cómo hacerle frente? ¿Qué estrategias podemos emplear juntes para seguir imaginando alternativas más humanas? ¿Cómo repercutió la pandemia en nuestros espacios de construcción comunitaria? ¿Qué sucede cuando no hay un techo en el que quedarse? ¿Cómo seguir cuidando nuestro trabajo y nuestra salud a pesar de la desidia estatal? Solo hay algo seguro: seguiremos explorando las diferentes maneras de construir juntxs…

Encuentro con compañerxs y referentxs de espacios culturales, comedores, copas de leche, espacios de infancias, trabajadorxs de la educación y de la salud que estuvieron llevando adelante tareas de cuidado en contexto de la pandemia por Covid 19.


EP: 02 Organización feminista frente a la precarización de la vida 



EP: 03 Organización feminista frente a la precarización de la vida 

 


Tercer encuentro

EP: 01 y 02 Estrategias feministas para habitar nuestros territorios

¿Cómo construir autonomía? ¿De qué formas se pone en juego la lucha por los territorios y espacios públicos en nuestras grandes ciudades? ¿Qué experiencias de organización y trabajo comunitario y disidente podemos conocer para potenciar nuestra imaginación política?

Encuentro con compañeras y referentes en la lucha por la apropiación del espacio público en contexto de Covid 19. Experiencias de trabajo y formas de habitar los espacios comunitarios en nuestras ciudades.


EP: 03 Estrategias feministas para habitar nuestros territorios

 

Las centrales hidroeléctricas en la matriz eléctrica argentina representan un 27% de la electricidad consumida en el país. A partir de 1993, 19 centrales hidroeléctricas, representantes de casi 6 mil megawatts de potencia financiadas exclusivamente por las arcas estatales, fueron concesionadas a sociedades anónimas integradas por grandes corporaciones nacionales y transnacionales. Son un activo neurálgico que define buena parte de los pilares de la seguridad energética y de la soberanía nacional. A continuación, una serie de argumentos de índole económica, ambiental-tecnológica, político-social y proyectiva que justifican el retorno a manos públicas.

Economía

-El Estado invirtió cerca de U$S 20 mil millones en la construcción de las centrales, concesión de las cuales los privados se hicieron por un monto menor que se aproxima a los U$S 2 mil millones. La renta bruta anual que recibe el conjunto de los concesionarios es cercana a montos que fluctúan entre los U$S350 y U$S400 millones. El Estado invirtió en su construcción y los privados recaudaron con su gestión.

-Las represas posee un promedio de amortización de 30 años, el Chocón o Cerros Colorados se hubieran recuperado en 2007 y 2010 respectivamente. Este hecho no sucedió debido a que para ese entonces ambas centrales ya registraban más de una década en manos de empresas privadas. Más llamativo es el caso de Piedra del Águila, cuya obra fue concluida en simultáneo con su privatización, lo que devendría en un plazo de amortización recién en 2023, cuando vence su concesión privada.

-En todos estos años, la renta hidroeléctrica no redundó en inversiones de peso en torno a fuentes energéticas que posibilitaran diversificar la matriz nacional, tampoco en el crecimiento de nuevas centrales hidroeléctricas.

-La privatización no contribuyó a la creación de un mercado abierto y a una reducción de tarifas, sino a un oligopolio energético-financiero, exportador de divisas.  

-Los vencimientos de esas concesiones se presentan como una oportunidad histórica para desandar los mecanismos de desregulación neoliberal en general y contribuir a la desprivatización del sistema energético en particular.

-Resulta preciso desandar el marco jurídico-político que regula la liviandad de mercado oligopólica de la argentina, y la despivatización contribuye a resituar activos estratégicos en este sendero.

 

Ambiente

-El cambio ambiental global se ve acompañado por el declive constante de la producción fósil que, en gran parte, lo produce, de modo que la cuestión energética reviste una importancia crucial ha ser manejado como un activo estratégico, de modo integral y de planificación de Estado.

-En este marco, se evidencia una creciente “electrificación” de las matrices energéticas, convirtiendo a la energía, principalmente a la “renovable”, en un recurso estratégico a ser integralmente gestionado con una visión de largo plazo y en manos públicas.

-Las represas son captadoras de energía en potencia, constituyendo un punto nodal a la hora de pensar el respaldo que podrían tener fuentes renovables no convencionales tales como la solar-fotovoltaica y la eólica, signadas por los problemas de la intermitencia.

-El país, más aun a partir de la estatizada IMPSA, posee capacidades tecnológicas para desplegar en el marco de la energía hidráulica.

-La gestión del agua y de las cuencas, a la luz de la pérdida de glaciares y a la bajante del rio Paraná a causa de la deforestación, se muestra notoriamente como un elemento presente y futuro que reclama una regulación pública.

-El manejo del agua es un recurso vital y estratégico de primer orden en condiciones de cambio ambiental global que no puede estar librado al arbitrio mercantil, al tiempo que este “bien común” es el “combustible” fundamental de las represas. 

-Las nuevas energías se producen a partir del flujo natural que recircula en la biósfera, lo cual lo convierte en un activo a ser considerado un patrimonio y que demanda una gestión estatal.

-El hecho de que hoy los criterios de erogación y regulación de los caudales sean definidos unilateralmente por los concesionarios conlleva el predominio de estrategias especulativas para con el recurso hídrico, obturando el desarrollo de otras actividades y generando, en ocasiones, múltiples trastornos aguas abajo.

-Desde un punto de vista ambiental, la retención de cuantiosos volúmenes de agua necesariamente altera el régimen hidrológico e hidráulico de las corrientes de agua, lo que transforma los ecosistemas y genera afectaciones en la producción y en los modos de vida de las poblaciones. 

Política

-En el marco del retiro general del Estado se transfirieron a manos privadas decisiones estratégicas, todo lo cual se expresó en fenómenos como la implosión de la exploración y explotación hidrocarburífera, y la producción de electricidad térmica, de rápida amortización.

-El proceso de concesiones llamaba a tener un rol destacado para los trabajadores, sin embargo hoy poseen una participación minoritaria en algunas centrales por medio del Programa de Propiedad Participada. Indudablemente podrían tener mayor influencia económica y de gestión en un futuro re-estatizado. Asimismo, se trata de resituar el trabajo en función de un empeño público, colectivo, antes que a la labor ofrecida a la ganancia de una empresa privada, particular.

-El carácter multipropósito de los complejos hidroeléctricos las coloca más allá de una simple infraestructura energética, pues también opera en una amplia red de servicios sociales, culturales, recreacionales y residenciales.

-Posibilidad de manejar la gestión de la energía de manera participativa bajo criterios ambientales, respetuoso de los territorios y con principios éticos de economía socio-ecológica.

-La órbita de incumbencia de las represas tiende a ser variada, siendo que las infraestructuras hidráulicas se hallan en terreno provincial, el recurso hídrico es inter-provincial y las obras son de concesión y financiamiento nacional, de modo que una potencial vuelta al estado obliga a la gestión mancomunada de diferentes escalas de gobierno

-Se presenta como un modo de revivir una necesidad estratégica de planificación energética abordada por el Estado, hecho que en la Argentina es de por sí débil. 

-La presencia decisiva del Estado en tanto representante público se asienta en que la energía es un derecho, un bien estratégico, y que para ser tratado como tal no debe considerarse un commodity.

 

Transición energética popular

-En este punto, la energía constituye un componente propio de la soberanía geopolítica, energética, ambiental, económica, tecnológica, y natural, al manejar un recurso como el agua

-Dado el discurso acerca de la supuesta restricción externa y a la ausencia de fondo para la inversión pública, la renta producida por la energía hidráulica desprivatizada podría ser de enorme importancia proveyendo recursos económicos para encarar una transición hacia fuentes renovables en el marco de una matriz energética fuertemente fosilizada como la argentina.

-La presencia de una mayor proporción de activos públicos en la cartera de gestión energética permite tener un mayor dominio y capacidad de acción al interior del sistema energético.

 

Podcast

El hecho de que la matriz eléctrica argentina esté  compuesta en un 27% de generación hidráulica coloca a las centrales  hidroeléctricas como activos fundamentales para la seguridad energética y  la soberanía nacional. Pese a ello, el gobierno  neoliberal de los noventa concesionó gran parte de ellas, favoreciendo  el negocio privado. A casi treinta años de ese episodio, en 2023  empiezan a caducar los contratos de concesión y la titularidad  revierte al Estado nacional.

En el marco de una investigación realizada por el  Grupo de Estudios en Geopolítica y Bienes Comunes, este podcast busca  desandar los mecanismos de desregulación neoliberal, alumbrar las  posibilidades de desprivatizar el sector hidroeléctrico  y proyectar los beneficios de una gestión pública de la energía.

Locución: Bruno Fornillo
Grabación y edición: Colectivo La Tribu
Este proyecto cuenta con el apoyo de la Fundación Rosa Luxemburgo

o en Spotify.

Serie web documental que muestra distintas experiencias de producción y distribución de alimentos en la provincia de Córdoba, Argentina. 

A lo largo de esta serie documental, mujeres de organizaciones sociales y familias de la provincia de Córdoba que se dedican a producir, distribuir o elaborar alimentos son visitadas por investigadorxs de distintas disciplinas en medio de una pandemia que da vuelta nuestras certezas.

¿La pandemia significó realmente un freno para repensar cómo habitamos el planeta? ¿Qué tiene que ver el coronavirus con nuestro plato de cada día? Mujeres de organizaciones sociales y familias de la provincia de Córdoba que se dedican a producir, distribuir o elaborar alimentos son visitadas por investigadorxs de distintas disciplinas. Un viaje de la tierra a la mesa que, a lo largo de cinco capítulos, desanda el recorrido de los alimentos en busca de alternativas para lograr una armonía en nuestra relación con el ambiente.

«Tierra sobre la mesa. De pandemias globales y cultivos locales» es una producción de La tinta con el apoyo de la Fundación Rosa Luxemburgo.


Trailer


Capítulo 1. Vivir en el monte

Silvia Sosa, habitante de una comunidad campesina organizada del noreste cordobés, recibe la visita del biólogo y filósofo Guillermo Folguera. Juntxs recorren el campo mientras conversan sobre la relación del campesinado con la tierra, la importancia del monte nativo y las dificultades que genera el modelo agroalimentario en ese territorio. De vuelta en la ciudad, Guillermo reflexiona sobre las causas de la pandemia y nuestro propio rumbo como especie. 

 


Capítulo 2. Regenerar desde el suelo

Luciana Sagripanti lleva más de 15 años dedicándose a la agroecología en un campo del sur cordobés. El ingeniero agrónomo Claudio Sarmiento visita esas tierras pobladas por una ganadería, una agricultura y una familia que resisten como un oasis rodeado de fumigaciones. Juntxs analizan la importancia de regenerar la tierra ante las consecuencias ambientales de un modelo basado en cultivos transgénicos y agroquímicos. La experiencia de Luciana va a contramano del éxodo rural ocurrido en la región y muestra que vivir en el campo aún es posible.

 


Capítulo 3. Alimentar a la gran ciudad

Las Rositas es una huerta agroecológica que produce hortalizas en el cinturón verde de la ciudad de Córdoba. Allí, la agricultora boliviana Rosa Tolaba junto a sus hijas Mirtha y Nilda Galean reciben a la arquitecta del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, Beatriz Giobellina. Entre los surcos de la huerta, conversan sobre este emprendimiento familiar y las amenazas que enfrenta para sostener la producción de alimentos de proximidad, un trabajo que se volvió aún más esencial en pandemia.


Tierra Sobre La Mesa – Capítulo 4. Tejer redes para otra economía

Enredar es una cooperativa que se dedica a la distribución de alimentos sanos y producciones locales mediante el comercio directo entre productorxs y consumidorxs. La economista Karina Tomatis viaja a conocer esta experiencia de la ciudad de Río Cuarto. Allí, la emprendedora Daniela Jara junto a sus compañeras trabajan día a día para sostener una red que favorece el ambiente, la salud y la economía local y que creció al ritmo de la pandemia. Pero para ello deben competir con un sistema alimentario concentrado en unas pocas cadenas de supermercados.


Tierra sobre la mesa – Capítulo 5. Cocinar para el barrio

Los Artesanos es un barrio de la ciudad de Córdoba, poblado en su mayoría por migrantes de Perú y Bolivia. Allí, en la casa de Jeanette Flores, se abren las puertas del comedor Aqualuna, donde un grupo de mujeres cocinan comidas de sus países de origen cada semana. La nutricionista Juliana Huergo se acerca a conocer como ni la pandemia, ni la falta de servicios, ni la escasez de alimentos que reciben detiene los saberes y sabores que estas mujeres ofrecen a quienes lo necesitan. Mientras se aleja del barrio, Juliana intenta responder las preguntas que nos habitan como sociedad en cada plato vacío que llega a un comedor.

El pasado viernes presentamos el libro “¿Quién le debe a Quién?: Ensayos transnacionales de desobediencia finenciera» compilado por Silvia Federici, Veronica Gago  y Lucia Cavallero junto a la periodista feminista y editora de Las12 Marta Dillon; la Subsecretaría de Políticas de Género y Diversidad Sexual, Lucia Portos; y la economista feminista y coordinadora de Economia Feminita, Candelaria Botto. Una instancia para reflexionar sobre cómo los feminismos discuten las deudas y la importancia de comprenderlas en clave transnacional.

Para Lucía Cavallero, una de sus compiladoras, este libro “reúne experiencias de organización política y confrontación de la deuda tanto de la deuda de los estados, la deuda pública como de la deuda privada, del endeudamiento doméstico”. En ese marco, la reciente presentación se presentó como “excusa para seguir debatiendo las hipótesis planteadas en esta investigación pero también de la coyuntura”

Por su parte, Lucía Portos manifestó: «este libro nos permite ver que en los entramados cotidianos también hay relaciones de poder: hay personas y corporaciones usufructuando nuestras vidas y nuestro trabajo de una manera coordinada y violenta». En ese marco, la Subsecretaria sostuvo que «con esta compilación vemos que es posible hacer una red que funcione como resistencia al capitalismo financiero internacional”

A continuación, Candelaria Botto explicó: “es una compilación para entender no sólo la deuda externa sino su relación con las deudas domésticas e históricas como con las desigualdades que tenemos en nuestra sociedad”. Para la economista, el material presentado aporta a la lectura del actual contexto y agregó que es “necesario volver a construir nuevos horizontes porque somos las mujeres, lesbianas, travestis y trans las que pagamos el costo de ese programa de ajuste que se viene”

Finalmente, Marta Dillon expresó que con este libro “vemos sobre qué cuerpos pesa la deuda: está ligada directamente a la violencia machista porque estamos atadas a un sistema de obediencia”. En ese sentido, para la periodista feminista es necesario aclarar y dar a conocer “cuáles son los cuerpos que sostienen este sistema de obediencia que condiciona nuestras elecciones”.

¡No te pierdas la presentación completa en nuestro canal de youtube!

Puedes descargar el libro en PDF en el micrositio #ViolenciaEconómica.

«¡Chile despertó!» es el lema de la revuelta social que estalló en las calles de Chile en octubre de 2019 contra 30 años de políticas neoliberales.

Gracias a este levantamiento, Chile se encuentra hoy, dos años después, en medio de un proceso en el que una convención de 155 representantes elegidos directamente tiene la tarea de redactar una nueva constitución para Chile. Se trata de un proceso histórico con posibilidades de refundar Chile, cuyos pasos se resumen de un vistazo en este cómic.

Un cómic de @LaSuRivas
Es una ilustradora chilena residente en Hamburgo. Con sus dibujos, quiere despertar la empatía y la conciencia sobre la situación del pueblo chileno.

Descarga la ilustración aquí. 

Por Michael R. Krätke.

«En este libro Krätke se propone ir más allá de, como él mismo escribe, los episodios y anécdotas de la vida de Engels, así como de «lo supuestamente escandaloso de su agitada vida privada» -dos características que achaca a las biografías escritas por Tristram Hunt y Hans-Peter Bleuel-y presentar su contribución intelectual a lo que hoy conocemos como marxismo. El autor reivindica no al supuesto Engels filosófico o teórico, sino al científico, al que trabajaba con datos empíricos, libre de prejuicios y dogmas. Señalando sus aciertos, pero también sus errores, que los hubo, y deteniéndose a analizar las polémicas que, aún hoy, rodean a su figura, desde el Anti-Dühring a la edición de los volúmenes segundo y tercero de El capital. Krätke explica con detalle la farragosa y con frecuencia poco agradecida labor que supuso la edición de los textos de Marx tras la muerte de este.»

Del prólogo de Ángel Ferrero.

 

«No habría Marx sin Engels. Sin Friedrich Engels, Karl Marx no habría pasado tan rápidamente de la filosofía a la economía política. Sin la influencia de su amigo, dos años más joven, Marx no hubiese conocido el socialismo y comunismo contemporáneos ni tan rápida ni tan profundamente. Sin Engels le habría resultado considerablemente más difícil entrar en contacto con el movimiento obrero de su época. Sin Engels, Marx habría metido la cabeza en el nuevo mundo del capitalismo industrial mucho más tarde. Sin Engels, el panfleto más conocido e influyente de la historia de los modernos movimientos sociales, El manifiesto del Partido Comunista, posiblemente jamás se hubiese escrito. Sin Engels, Marx apenas habría conseguido en los años revolucionarios de 1848 y 1849 convertir La Nueva Gaceta Renana en el principal portavoz de los demócratas radicales.»

Introducción.

 


Descarga el libro aquí.

Artículos y contribuciones de Argentina, Brasil, Camboya, India, Italia, Filipinas, España, Estados Unidos y Zimbabue.

Los autores y las autoras de esta publicación presentan alternativas para los sistemas alimentarios y agropecuarios pos-COVID-19 desde una perspectiva política de izquierdas. Debaten las consecuencias de la pandemia prestando especial atención a los pequeños productores de alimentos, de cuyo trabajo depende la alimentación de la mayor parte de la población mundial, y a los trabajadores agrícolas invisibilizados que cultivan, cosechan y empaquetan la comida que se vende en supermercados y otros puntos de venta de alimentos. A través del registro de las repercusiones de la pandemia de COVID-19 en nuestros sistemas alimentarios en diferentes regiones del mundo, esta publicación se propone explicar de manera global las características de los sistemas alimentarios y sus efectos, así como reflexionar sobre las experiencias y las perspectivas de las comunidades que han sido más duramente golpeadas en entornos rurales y urbanos.

La publicación es el resultado de la iniciativa colaborativa del Grupo de Trabajo sobre Políticas Agrarias de la Fundación Rosa Luxemburgo (FRL). El contenido de esta publicación conjunta proviene de varias oficinas regionales de la FRL y de autores y autoras de diversos países, como Argentina, Brasil, Camboya, Alemania, India, Italia, México, Filipinas, Sudáfrica, Estados Unidos y Zimbabue.

El enfoque y el alcance son dobles. La COVID-19 dejó aún más al descubierto la inequidad y la gran concentración que caracterizan a los sectores de distribución y comercialización de alimentos. Por eso, los artículos que se presentan en esta publicación, en primer lugar, analizan las consecuencias de la pandemia de COVID-19 para el acceso a los alimentos y, en segundo lugar, examinan los modos en que la pandemia dejó al desnudo las profundas contradicciones de las cadenas agroalimentarias desde perspectivas múltiples. Los artículos observan las consecuencias socioeconómicas, los ataques a los trabajadores agropecuarios, las violaciones del derecho a la alimentación, la agresiva apropiación del sistema de producción y comercialización de alimentos por parte de las grandes corporaciones, los niveles de concentración en los sistemas alimentarios, la inequidad en la fijación de los precios de los alimentos, la incoherencia en las políticas alimentarias, y el papel del Estado y de las organizaciones sociales que producen y distribuyen alimentos. Cabe destacar que las experiencias de los movimientos sociales y las organizaciones campesinas durante la pandemia muestran que es necesario y posible crear sistemas alimentarios diferentes. En medio del desastre y la angustia que provocó la pandemia de COVID-19, surge un rayo de esperanza cuando se advierte que, para sostener la vida, las nociones de comunidad, cuidado y reciprocidad son esenciales. Los artículos ofrecen vistazos a los posibles sistemas alimentarios y agropecuarios pos-COVID-19 a través de la indagación de los pasos y estrategias que serían necesarios para promover este cambio. Además, los autores y las autoras revelan los riesgos y los peligros de la dominación corporativa en el ámbito de nuestros sistemas alimentarios.

Descarga aquí.