Compartimos la octava y última entrega del Atlas de las migraciones, el resultado de una nueva cooperación entre la Fundación Rosa Luxemburgo y el Dipló. Adaptado de la versión original alemana, y con el agregado de artículos locales para ampliar la perspectiva latinoamericana, el Atlas de las migraciones se propone contextualizar la agenda migrante nacional en el espacio global y en el tiempo histórico.

Millones de migrantes viven situaciones más dramáticas que nunca debido al impacto de la pandemia. Sin embargo, esta es también una época de solidaridad reforzada en todo el planeta. Es en este espíritu que les proponemos este nuevo material.

Descargue aquí el suplemento número 8 del “Atlas de las migraciones”: Una cuestión de derechos.

Junto a Diario Tiempo Argentino realizamos un encuentro con protagonistas de aquellas jornadas. Su situación no ha cambiado desde entonces.

 

(Foto: Edgardo Gómez)

Por Claudio Mardones – @mcmardons  | 20 de diciembre de 2020

La masiva toma del Parque Indoamericano, en el postergado sur de la Ciudad de Buenos Aires, y la brutal represión policial que la desalojó, cumplieron diez años. Salvo para los familiares de Bernardo Salgueiro, Rossemary Chura Puña y Emiliano Canaviri Álvarez, asesinados en el operativo; de los 28 detenidos y los miles de desplazados por las persecuciones de esos días, esas jornadas son un suceso que ninguno de los oficialismos prefiere recordar. Este pasado miércoles, Tiempo Argentino, con el apoyo de la Fundación Rosa Luxemburgo, buscó romper ese silencio, sacar a las víctimas del olvido. Organizó un conversatorio virtual con cinco protagonistas directos de esos días durísimos e inolvidables. «A 10 años: aprendizajes y resistencias frente al modelo especulativo» fue la consigna de la charla pública que contó con la presencia de Rafael Klejzer, del Movimiento La Dignidad; Carolina Giménez, delegada del barrio Ricciardelli del Bajo Flores; Carina López Monja, del Frente Darío Santillán; Alejandro «Pitu» Salvatierra, del Centro Villero de Formación y Facundo Di Filippo, del Centro de Estrategias y Acción por la Igualdad (CEAPI).

Hace una década cada uno de ellos jugó un rol clave durante las tensiones que comenzaron antes del 7 de diciembre. Tuvieron su sangriento epicentro ese día y se extendieron por una semana, cuando Mauricio Macri cumplía el segundo año de su primer mandato como jefe de Gobierno y Cristina Fernández de Kirchner recorría el mismo lapso, pero al frente de su primer ejercicio en la presidencia.

«Creo que a partir de esta toma en el Indoamericano hubo una nueva mediación y una nueva forma de organización popular que hizo más eje en la gremialidad de la vivienda, que en un punto reivindicativo de alguna organización, que es la vivienda justa-opinó Klejzer-. Los vecinos se dieron cuenta de que si no constituían su propia gremialidad, no iban a resolver el problema».

El representante del Movimiento La Dignidad consideró que en ese momento «los villeros y villeras también entendieron, por supuesto, con el diario del lunes, la necesidad de agremiarse por el derecho a la vivienda, pero por el otro lado vieron que ellos solos no iban a poder resolverlo. Entonces, plantearon nuevas alianzas y mediaciones con el movimiento popular, el movimiento obrero. Me pareció de una madurez increíble”. “Los vecinos volvieron a retomar la conducción de su propio destino», sostuvo para identificar el impacto que tuvo en los movimientos sociales. Las mismas organizaciones que, diez años después, siguen sin poder consensuar un programa común en materia habitacional.

...

Cuando tomó la palabra, Giménez definió que la toma «fue una tremenda acción de gente necesitada, que realmente no tenía dónde vivir. El alquiler siempre fue caro y siguió siendo así, pero por más que nos hayamos organizado, que se hayan hecho censos, asambleas, reuniones y el acuerdo que dijeron; no pasó nada. Hoy estamos acá, mismo gobierno, misma situación, voto tras voto, seguimos en la misma situación. Sigo alquilando. Mis hijos, que ya son adultos, están alquilando. Imagínense, después de esta pandemia, es peor, el alquiler es el doble», retrató la coordinadora del comedor San Francisco de Asís del Bajo Flores. «Si me preguntan qué pienso de las tomas, les digo que organizaría a toda esta gente que todavía no tenemos techo y volveríamos a tomar el mismo parque, aunque esté alambrado. Lo tienen ahí y no lo usan. Nosotros necesitamos un techo», dijo Giménez.

La delegada del barrio confirmó que la situación sigue siendo tan grave como hace diez años, con la misma fragilidad que afrontan los inquilinos en los barrios populares. «No sabemos cómo abarcar, cómo hacer, para que un dueño de casa no eche a un inquilino por no poder pagar. Y eso está sucediendo, y ellos hacen que no escuchan y que no ven, por más que acudas a ellos. Y la Defensoría del Pueblo tiene miles de denuncias de todo esto y acá nadie da respuesta de nada. Ni tampoco de urbanización. No sé qué está pasando, pero eso quedó como congelado. No sólo lo del Indoamericano sino también lo que venimos luchando como delegados en este barrio. Quedaron congeladas muchas promesas. No hay nada solucionado», denunció.

Carina López Monja, el FPDS, se enfocó en los aprendizajes. «Hay uno que tiene que ver, lamentablemente, con una continuidad, que es cómo el Estado -o los Estados- abordan las tomas de tierras. El problema siempre es la toma, nunca es la vivienda. El problema es cómo desactivar el conflicto, sea negociando con vecinos y vecinas o avanzando con la represión de manera directa. Y siempre se prioriza la seguridad y no el problema de fondo, que tiene que ver con la vivienda y los derechos vulnerados hace muchos años. Si miramos el Indoamericano, de esa promesa, “por cada peso de la Ciudad, un peso de la Nación”, no se cumplió nada», evaluó.

 

...
(Foto: TM)

 

Para esta joven militante la comprobación de esa dinámica sucede de inmediato. «Cuando la toma se resuelve, el problema desaparece. Y las familias no desaparecieron. Siguen teniendo un problema concreto, que no aparece en la gran agenda de la política ni de los medios. La decisión del Estado, en su momento, con el Indoamericano, fue conformar un ministerio de Seguridad. Nosotros y nosotras, desde el Frente Darío Santillán en aquel momento, decíamos que el gobierno no decidió conformar un ministerio de vivienda. Hizo el de Seguridad. Entonces hay un problema que las organizaciones tenemos que poder visualizar y trabajar, que es poder poner en la agenda el debate de la vivienda, y no sólo el debate de las tomas”.

Alejandro “Pitu” Salvatierra fue en 2010 uno de los dirigentes barriales que tuvo mayor exposición pública. «Siempre lo recuerdo con un sabor amargo. Primero creo que cometí muchísimos errores en lo personal. Me parece que debería haber sido, en ese momento, un poco más duro. Debería haber impulsado que nos quedemos en ese lugar. Creo que los resultados hubieran sido distintos. Hoy, a diez años del Parque Indoamericano, como bien dijo la compañera recién, no conozco a nadie que haya resuelto su problema. Es más, por el solo hecho del paso del tiempo, la gente está peor. Los que vivían hacinados en el 2010, en el 2020 siguen viviendo hacinados», remarcó.

«Creo que en ese momento tendría que haber puesto por delante los intereses del sector al que represento, antes que mi pertenencia política, en ese momento, el kirchnerismo que gobernaba a nivel nacional-agregó Salvatierra-. Y en el momento en que quemaban las papas opté por bancar el proyecto nacional y popular al que pertenecía e instar la salida del Parque. La cobertura mediática sobre el conflicto era muy dura y muy cercana al relato del (entonces jefe de Gobierno) Mauricio Macri. Todos éramos narcotraficantes. Esa cobertura provocaba muchísima xenofobia en los propios vecinos. La actitud del Gobierno de la Ciudad era muy represiva y estigmatizante sobre todos los que estábamos ahí. Por eso creo que, si fuera hoy, no me voy y capaz que estoy ahí todavía, atado a un palo. No me tendría que haber ido. No tendría que haber promovido eso. Confié en la palabra de compañeros que, después, no cumplieron. Entonces, como enseñanza personal, primero los intereses del sector al que pertenezco y después el espacio político al que pertenezco”.

 

...
(Foto: Edgardo Gómez)

 

Di Filippo, del CEAPI, buscó aportar una perspectiva sobre el avance del extractivismo urbano que registró una inflexión clave hace diez años. «Esta Ciudad es la tercera de Sudamérica con valor (más alto) del metro cuadrado después de San Pablo y Santiago de Chile. Y esas son las consecuencias que vivimos en los territorios. Esa desigualdad que duele no es revisada. No es ponderada por la política. Creo que se inicia una nueva situación de disputa, en el sentido urbano, que han tenido y la tienen muchas sociedades a nivel latinoamericano. Brasil, con el Estatuto de las Ciudades. Colombia, con una Ley Nacional de Plusvalía, también ha llevado a mucha organización social a poner el ojo allí.

“No hay que solamente acompañar el reclamo de los vecinos y vecinas sino proponer salidas. Me parece que profundizar ese debate es una de las posibilidades que tenemos a futuro. En un futuro no muy auspicioso para encontrar soluciones, principalmente en las grandes urbes, porque el dilemas sigue siendo el mercado o la gente», sentenció Di Filippo, que hace diez años presidía la Comisión de Vivienda de la Legislatura porteña.

AFP

Por Hugo Dufrechou para Brecha

La Ley de Urgente Consideración tenía entre sus artículos los mecanismos para echar a andar una reforma de la seguridad social, que en términos más específicos será una modificación del sistema previsional. El proceso comenzará con la conformación de una comisión de expertos que discutirá las diferentes opciones para realizar la reforma y será presidida por el exdirector del Banco de Previsión Social (BPS) Rodolfo Saldain.

La presión por llevar a cabo una reforma en el aparato institucional previsional no es tanto por la situación presente del sistema como por la de su mediano plazo, y está vinculada a la posibilidad de ser sostenible financieramente (esto es, que los ingresos financieros igualen o tengan una relación muy cercana a los gastos). Las formas que pueden adoptar las reformas previsionales son dos: modificando algunos parámetros dentro de la misma estructura, como las edades mínimas que se precisan para el retiro o los años de trabajo registrados necesarios para jubilarse (llamada reforma paramétrica), o modificando la estructura del sistema, por ejemplo, creando nuevos esquemas jubilatorios que sustituyan los viejos (llamada reforma estructural).

Ante esta situación, existen varias propuestas sobre las que merece la pena comentar, pero comenzaremos discutiendo una desarrollada ampliamente por Saldain,1 dada la importancia que tendrá en la nueva comisión. Su propuesta consiste en la generación de un sistema con cinco pilares. Uno que sea para las pensiones no contributivas a la vejez; el segundo, una versión modificada del actual sistema de reparto del BPS; el tercero, un potenciado esquema de capitalización individual, como el régimen de las Administradoras de Fondos de Ahorro Previsional (AFAP); el cuarto, un particular mecanismo de ahorro voluntario a través de regímenes de capitalización individual o colectiva vinculada a las profesiones, y el quinto, una opción para generar mecanismos de renta diferentes, como puede ser a través de hipotecas para personas retiradas.

Similar a la que proponen Holzmann, Hinz y Dorfman para un informe del Banco Mundial en 2008,2 la iniciativa de Saldain, en el pilar de reparto, sugiere: aumentar la edad mínima de jubilación; aumentar los años de cómputo para el cálculo del salario básico jubilatorio (SBJ), que al día de hoy se define como los últimos diez años o el promedio de los mejores 20; bajar las tasas de reemplazo (o trasladar las actuales para 60 años de edad, a efectos de que sean las mismas cuando se cumplan 65); reducir el régimen de bonificaciones en las jubilaciones y modificar las tasas de reemplazo en el régimen de jubilación por discapacidad, del que, como se plantea en un documento de la representación empresarial al BPS, «se debería reestudiar el decreto que establece la asignación de baremo a la luz de la realidad actual, dado que la farmacología permite minimizar el impacto de determinadas patologías frente a la real imposibilidad de trabajar».3

Las consecuencias de estas modificaciones implican que el trabajador o la trabajadora deba trabajar formalmente mayor cantidad de años para acceder al derecho a la jubilación común. Suponiendo que se eleve la edad mínima para jubilarse a 65 años, y que se trasladen las tasas de reemplazo en el tiempo, es previsible que las edades de retiro promedio superen los 65 años (hoy la edad mínima para jubilarse son 60 años, pero la edad promedio a la que se jubilan las personas es 62,7 años).4

Por otro lado, si se aumentan los años de cómputo para el cálculo del SBJ, y al mismo tiempo se persigue el objetivo de reducir los incentivos a la subdeclaración de salarios al BPS durante una parte de la vida laboral (reduciendo así los ingresos financieros del sistema), se genera un efecto negativo que disminuye el SBJ y con él las jubilaciones.

En el pilar de capitalización se propone bajar el tope de ingresos para el aporte obligatorio a las AFAP y, además, generar un nuevo fondo de acumulación destinado al ahorro de los trabajadores más jóvenes, que pueda invertirse en instrumentos financieros más riesgosos. Por lo tanto, esta modificación amplía el régimen de capitalización individual a costa de una reducción en el régimen de reparto. Por otro lado, buscando mayores retornos en las inversiones de los ahorros previsionales, expone a una parte de la cartera a mayor riesgo. La experiencia internacional5 recomienda ser muy cautos con esto, dado que en situaciones de crisis financieras (como en 2008) el resultado de tal exposición resultó en bajas rentabilidades y rentas vitalicias muy reducidas.

«Ante este panorama, es necesario generar las condiciones para un real debate social hacia una reforma que consiga la sostenibilidad del sistema previsional, pero no a costa de las personas que tiene que proteger.»

El cuarto pilar de la propuesta supone que, por default, el trabajador o la trabajadora ahorren «voluntariamente», lo que se asemejaría a un aumento en la tasa de cotización personal, de no mediar un trámite para que el monto de lo ahorrado no vaya a ese fondo. En los sistemas previsionales liberales son comunes los regímenes de capitalización colectiva vinculados a profesiones o lugares de trabajo. En esos regímenes, a diferencia de la capitalización individual, los ahorros de las personas se juntan y al momento del retiro no sólo se tienen en cuenta las rentabilidades de las inversiones, sino también parámetros actuariales que viabilicen la continuidad del fondo.

Pero este tipo de esquemas reviste algunas particularidades que generan consecuencias muy importantes, dado que hace más difusa la división entre clases sociales y transforma a trabajadores en capitalistas. Como sus ingresos futuros serán determinados por la rentabilidad de las inversiones de sus ahorros previsionales, los trabajadores tienen todos los incentivos para intentar maximizar sus ganancias, asumiendo las contradicciones que eso supone, como favorecer la explotación de otros trabajadores o trabajadoras.

Como ejemplo de esto viene al caso la privatización de servicios públicos y bienes comunes en Chile, donde las tres empresas más grandes de agua tienen como inversionista mayoritario a la administradora de fondos de pensiones de los profesores de Ontario (Canadá). En otras palabras, la privatización de bienes comunes, la pérdida de soberanía y sus consecuencias ambientales son funcionales a la rentabilidad de las jubilaciones en Canadá. Por lo tanto, este mecanismo no está lejos de instalar en el movimiento de trabajadores contradicciones realmente muy fuertes que atenten contra las posibilidades de elaborar respuestas solidarias a problemas comunes.

Como puede inferirse del análisis anterior, estas propuestas están destinadas a endurecer las condiciones para acceder a una jubilación y a restringir la generosidad del sistema. Este tipo de orientación de reforma históricamente ha significado bajas en otra de las dimensiones importantes del sistema: la cobertura y la suficiencia de las prestaciones,6 elementos imprescindibles para contar con un bajo nivel de pobreza entre la población adulta mayor.

Ante este panorama, es necesario generar las condiciones para un real debate social hacia una reforma que consiga la sostenibilidad del sistema previsional, pero no a costa de las personas a las que tiene que proteger.

 

Hugo Dufrechou es Economista, integrante de Cooperativa Comuna.

1.  Saldain, Rodolfo (2020). La era de los nuevos viejos. Longevidad, trabajo y jubilación en el siglo XXI.

2. Holzmann, Robert; Hinz Paul, Richard,  y Dorfman, Mark (2008). Pension Systems and Reform Conceptual Framework.Banco Mundial, Discussion Paper 0824.

3. Saldain, Rodolfo (coord.) (2019). El futuro del trabajo y el impacto en la seguridad social.Representación empresarial, Banco de Previsión Social, pág. 188.

4. Centro de Estudios Fiscales (2018). Tasas de reemplazo del Sistema Previsional Mixto.

5. Organización Internacional del Trabajo (2019). La reversión de la privatización de las pensiones: Reconstruyendo los sistemas públicos de pensiones en los países de Europa Oriental y América Latina (2000-2018).Extensión de la Seguridad Social-Documento de trabajo número 63.

6. Arenas de Mesa, Alberto (2019). Los sistemas de pensiones en la encrucijada. Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Libros de la CEPAL, número 159.

La izquierda diario Uruguay

Entrevista publicada en La izquierda diario Uruguay

LID: Estamos con Gustavo González, Secretario General de la Federación Uruguaya de Cooperativas de Vivienda por Ayuda Mutua (FUCVAM). Antes que nada queremos preguntar porque el 24 de mayo fue el 50 aniversario de la Federación. ¿Qué es lo que representa FUCVAM en todos estos 50 años?

GG: FUCVAM es una organización nacida en el movimiento obrero y por lo tanto sus 50 años han sido de propuesta, de protesta y de lucha.

El problema de la vivienda en el sistema capitalista es un problema sin solución, es un problema estructural, donde en los distintos períodos transitados a lo largo de 50 años siempre ha tenido distintas luchas.

Podemos colocar algunos ejes fundamentales: uno es la lucha por la tierra urbana, el otro es los préstamos para las cooperativas; y lo otro es al querer resolver el problema de la vivienda, no se puede resolver sin la financiación estatal, entonces en ese marco siempre estamos en lucha con la voluntad política o no, que tengan los gobiernos para otorgar los préstamos De allí que fueron 50 años de lucha ininterrumpidos.

Vivimos todo lo que han vivido las organizaciones populares en el período de la dictadura, que ya se sabe. Y en los períodos democráticos también hemos dado la lucha absolutamente con todos los gobiernos.

Porque el problema de la vivienda siempre tiende a polarizar la lucha de clases, en el sentido que hay una fuerte intervención de capital, sobre todo el capital de la construcción, que no le servimos nosotros, obviamente; y bueno, esas contradicciones se agravan en tanto y cuanto no nos otorgan préstamos, o hay problemas con el suelo, etcétera etc.

Entonces una forma de hacer síntesis sobre los 50 años es que es una organización ya consolidada, estamos hablando de que por ejemplo hoy un tercio de la población de la ciudad de Mercedes vive en cooperativas de vivienda. Es decir que para una población para la nuestra, le calculamos que en el modelo hoy habitan más de 150.000 personas, es mucha gente. Y a lo largo y ancho de todo el país, esta es otra característica de FUCVAM, que es un movimiento realmente que ha permeado a todos los departamentos del país, en más menos obviamente que donde hay concentración obrera, siempre se desarrolla más, por lo tanto el desarrollo mayor ha sido en Paysandú, después de Montevideo, en algunos tiempos en Salto, Juan Lacaze, la concentración obrera suma a la organización para la lucha por vivienda de los trabajadores, y por tanto es un movimiento que ha permeado a toda la sociedad.

Hoy a 50 años hemos expandido el modelo, FUCVAM en su declaración de principios se declara internacionalista, y hoy estamos en: Guatemala, Honduras, Nicaragua, El Salvador, Sri Lanka, Filipinas, Zambia, Malawi; es decir que hemos expandido nuestro modelo (con las características de cada país, con la cultura y la idiosincrasia de cada pueblo). Pero bueno, es el modelo nacido en Uruguay el que se está expandiendo.

LID: Esta semana hubo una movilización por el 2%, queremos que nos comentes que es ese famoso 2% que aparece pintado en todos lados, y por qué la protesta en el Ministerio de Vivienda (MVOT).

GG: El 2% tiene que ver con lo siguiente: nosotros desde que nacimos con la Ley Nacional de Vivienda, todas las cooperativas hemos amortizado al 2% de interés.

El legislador de la época entendió que no se podía lucrar con intereses y que el interés que se cobraba era mínimo (a los efectos de los costos financieros y administrativos del Estado). Estos sucesivos gobiernos lo han querido aumentar, siempre dimos la pelea, y en el 2008, la reglamentación que da lugar a los préstamos de las cooperativas aumentó el préstamo del 2% al 5,25%.

Entonces nosotros planteamos estar en contra, una Asamblea Nacional a principios del año 2019, que decretó tomar la medida de la huelga de pago unilateral por el 2%, es decir, nuestras cooperativas que están afectadas con la reglamentación 2008, estamos haciendo en forma autogestionaria los subsidios y demás de cada compañero y la cuota al 2%, eso lo llevamos a la Agencia Nacional de Vivienda, cuando estaba el gobierno del Frente Amplio no aceptaron el dinero planteando de que tenía que ser toda la cuota, y ahí labramos un acta con escribano y vamos a los juzgados de paz a hacer lo que se llama la anulación, es decir: pagamos en los juzgados de paz, depositamos a cuenta de la cooperativa a la cuenta que el juzgado de paz te marca una cuenta en el Banco República, y ahí la cooperativa lo deposita hasta que se levante el conflicto; cuando se va a levantar el conflicto, se levanta cuando nos den el 2%.

Ahora en los últimos días la Ministra de Vivienda -Irene Moreira- ha planteado que no es el 2% pero sería algo más, pero fuimos contundentes. Esto es un planteo de justicia, porque las nuevas generaciones cooperativistas han hecho la misma ayuda mutua que han hecho las cooperativas del 70, del 80 y del 90, no hay ninguna razón por la cual aumentar los intereses del préstamo; y por otro lado es que aumenta la cuota, por lo tanto nosotros seguimos manteniendo el 2%.

Y mañana la movilización el particular es otra movilización más que realizaremos por el 2% y los préstamos para las cooperativas de vivienda que esperan se les concedan el préstamo. Nosotros teníamos 16 cooperativos que ya tenían todos los deberes hechos, todo lo que pide el Estado ya estaba hecho, y le otorgaron solamente a 4 de FUCVAM, y por lo tanto las 12 quedaron ancladas.

Esa es la pelea de esa movilización, por el 2% y porque se le otorguen los préstamos a las cooperativas de vivienda.

LID: Una pregunta sobre la Ley de Presupuesto: ¿Qué es lo que plantea la ley respecto la vivienda?

GG: Bueno, acá estamos frente a una privatización de la vivienda, es decir toda esta historieta de armar un fideicomiso, es un gran negocio para las empresas constructoras, empresas constructoras que además tienen exoneraciones de todo tipo desde la mal llamada vivienda de interés social que ahora se llama ley de vivienda promovida. Y eso habilita que el capital de la construcción no pague absolutamente ningún impuesto, y quién paga en realidad es la gente, porque el Estado se prohíbe que entre mucho dinero por concepto de impuestos. Entonces se pregunta ¿por qué a la Cámara de la Construcción se le exonera esto? Se le exonera porque el gobierno es el capital, en definitiva.

La ley de presupuesto tiene recortes, un nuevo recorte, porque todos los ministerios tuvieron con el decreto 2020 de Arbeleche -Ministra de Economía y Finanzas- un recorte de 15%, ahora con el presupuesto viene más – menos un 17%, 17 y 15 es 32% y a eso tenés que sumar los puntos de inflación. Por lo tanto el problema de la vivienda no ha sido priorizado ni mucho menos, ya la propia ministra está declarando de que fue bastante infeliz en su declaración cuando dijo de que sí, que había hablado en las elecciones de construir 50.000 viviendas, pero fue una cifra nada más. Y que hoy se da cuenta que no va a poder cumplir con eso.

Entonces estamos frente a la restauración de un modelo neoliberal que prioriza a la empresa frente a la vivienda verdaderamente de interés social.

Para que ustedes tengan una idea, los cálculos que hicimos nosotros en el año 2019 eran ya de 1.170 millones de dólares exonerados al capital de la construcción ¡1.170 millones de dólares! para construir viviendas de 130.000 a 140.000 dólares a la cual ningún trabajador puede acceder; por lo tanto acá hay un traspaso del Estado burgués al capital, ese es el tema.

LID: ¿Respecto a la política de vivienda que está teniendo este gobierno, o por lo menos la que ustedes avizoran que se viene?

GG: En realidad es lo que decía, lo que está planteado acá es que el mercado y las empresas sean los que construyan. La vivienda de interés social real en todos los términos ya se está viendo recortada.

Este es un planteo que viene del Consenso de Washington, desde hace muchos años el Consenso de Washington planteó que el Estado debería desembarazarse del problema de la vivienda, y por lo tanto el mercado es el que debe regular a la vivienda en el país.

Entonces en ese marco el que queda desvalido es el trabajador y la trabajadora, es decir: ¿Quién puede tener hoy 130.000 dólares para comprar un vivienda?, no son los trabajadores precisamente.

Entonces en realidad no hay política de vivienda. Si uno tuviera que caracterizar y al decir que no hay, hay ¡al decir que no hay, hay!

LID: ¿Cómo sería esa jugarreta?

GG:
Hay una política de favorecería la industria de la construcción, bajo el verso de que la industria de la construcción es una palanca multiplicadora de fuentes de trabajo, etcétera; bueno pero este es el verso que han manifestado históricamente.

Fíjense, desde el Consenso de Washington han liquidado prácticamente a todos los bancos estatales de vivienda, y el déficit habitacional en Latinoamérica aumentó un 40%, quiere decir que es una estrategia de derrota para los trabajadores este tipo de política.

Después se habla de nuevas tecnologías, como si hubieran descubierto el agua tibia, nadie se opone a nuevas tecnologías, el problema es siempre los costos.
Y el otro tema que hay, yo les voy a dar un dato que les va a llamar la atención, fíjense: en 4.500 hectáreas hay 90 barrios privados, y en 2.600 hectáreas están todos los asentamientos de Montevideo. Es decir que el suelo (que es un bien inelástico, porque no son bananas que las comés y después crecen en el banano nuevamente) la tierra es la que hay, pero colinda siempre con el dinero. Entonces Montevideo, como todas las ciudades del sistema capitalista tienen un suelo segregado: si ustedes pueden ver, por ejemplo Avenida Italia hacia el mar, es un Montevideo, de Avenida Italia hacia otro lado es otro Montevideo. Entonces este discurso de que Montevideo es democrático, es mentira. Si el suelo no se democratiza es mentira: tenemos un campo de golf donde (no sé cuántos socios tiene) pongámosle que tenga 500 socios para jugar a la pelotita tienen el mejor suelo con vista al mar de Montevideo, o el Lawn Tennis de Carrasco que es municipal esta tierra también para jugar a la pelotita.

Entonces esta es la realidad, después si se quiere pintar de otra manera, bueno entonces de allí qué le queda a los pobres, a los pobres les queda la periferia. Y el sistema capitalista tiene tantas falacias que por ejemplo si vos agarrás un diario ves que te venden un apartamento con vista al mar, como si tuvieron la escritura del mar ¡y eso es lo come la gente y lo compra!

Entonces esto tiene que ver con todas las falacias de un sistema de en decadencia que ha demostrado que millones y millones de seres humanos se siguen muriendo de hambre y sin embargo se erigen en el modelo ideal. O por ejemplo con un Trump que llama a un golpe de Estado, pero no interviene la OEA, puede intervenir en Bolivia, en Uruguay (si un presidente de la república convocara a eso) pero a EEUU no.

Entonces esas son las reglas de juego del sistema y en el suelo es dónde se ve con mayor nitidez. Si ustedes ven las condiciones de la gente que viven en los asentamientos, viven en la periferia, es decir dónde te queda todo lejos, dónde hay menos ómnibus y además el ómnibus viene re lleno y le importa un carajo a las empresas de trasporte el pandemia, ponete el tapaboca y subite a un ómnibus, así vengan en un 103 apiñado de la Curva de Maroñas hasta el Centro.

Bueno, esta es la realidad y este es gran tema de cuánto debemos avanzar todavía para clarificar sobre las falacias de este sistema. Por ejemplo: la pandemia, estamos en plena pandemia, la industria de la construcción le dijo a Lacalle: pibe, tenemos que abrir las obras, y Lacalle hizo los mandados, abrió todas las obras y 50.000 trabajadores fueron a la construcción, nadie dijo nada. Los hacendados tienen que mostrar las vacas y los toros que tienen, abrieron el Prado y pueden entrar 15.000 personas, pero al Partido Comunista le meten una multa de 200.000 por alguien que no tenía un tapaboca en un acto. Esa es la realidad, todo lo demás es el Gran Hermano, es un Gran Hermano.

LID: Respecto a los más pobres, a los más oprimidos por este sistema cuál es la respuesta que se avizora, teniendo en cuenta de que en el gobierno de derecha son expertos en construir propuestas precarias y clientelismo político.

GG: El mundo está en una crisis, algunos analistas hablan de crisis civilizatoria también, yo no sé si es una crisis civilizatoria, lo que es claro que el sistema capitalista desde el 2008 no se recicla, no sale de su crisis. Por lo tanto es un sistema en descomposición, esto es lo que hay que ver. Entonces todos estos defensores de este sistema están defendiendo las bombas, las guerras, el hambre de África, de Asia, de centro América; es eso lo que se está defendiendo, todo lo demás es una falacia. Fíjense, el parlamento nacional está discutiendo la ley de presupuesto, pero hay un artículo en la ley de presupuesto que se aprobó que dice que el Poder Ejecutivo se arroga el derecho de que vote lo que vote el Poder Legislativo, se puede recortar; es decir, es un circo, un circo democrático con K: todos discuten, no sé qué, el presupuesto, bla bla, se aprobó; pero Arbeleche puede decir: mirá aprobaste 100 pesos pero te voy a dar 40 ¿por qué? Porque no llegué a las metas. Abarbeche es consciente que no va a llegar a las metas ¿en una crisis estructural del capitalismo cómo van a llegar a las metas? Ahora vienen por la Reforma Jubilatoria, pero no tocan la Caja Militar.

Entonces es tan grande el tema, pero bueno, hoy tienen los medios masivos de comunicación, la caja boba que está todo el día dando mensajes directo y algunos subliminales que alienan a la gente; entonces ves el bailando 2020, Tinelli, es la Tinellización de la sociedad el sistema, eso es el sistema. La gente compra, lamentablemente, por eso hay que dar mucho la lucha para esto.

Lo otro, el Ministro del Interior -Jorge Larrañaga- que dijo que iba a parar la violencia ciudadana, ¡es un delirio! La violencia ciudadana es funcional a un sistema injusto, yo viví 15 años en Centroamérica, metieron el Ejército en las calles 3 millones de veces, ha sido peor; la mano dura no resuelve el problema no lo resolvió ningún país del mundo y no lo van a resolver, por más que uno se diga que es guapo o no guapo, no es un problema de guapeza esto, es un problema estructural. El pibe que nace en un asentamiento, y se caga de hambre, y nace resentido porque no ve que puede vivir como otros niños, bueno después tenemos lo que tenemos. Entonces la violencia ciudadana es funcional al sistema y este ministerio no la va a terminar, no pudieron los gringos.

Fíjese una cosa, uno va a Nueva York, no podés entrar al Bronx, esto es muy interesante, al Bronx no podés entrar, ni la Policía entra al Bronx. Y es un paseo turístico, te llevan en un bus cerrado para ver cómo la gente está hecha mierda en el Bronx ¡ese es EEUU!; ese es el modelo, el mismo que mató a Floyd, que sigue siendo racista. ¿Cuál es la salida? Y bueno, la salida es cambiar este sistema, nadie tiene la varita mágica obviamente; si le ponés a esto que ha fracasado el socialismo real por la burocratización, bueno hoy el mundo está en un problema grande, muy grande, tiene que buscar salidas a esto, y se va a encontrar.

LID: Una pregunta en materia internacional, nosotros estuvimos cubriendo bastante la ocupación en Guernica, en Argentina. Ocurrió un operativo represivo y un desalojo totalmente bestial, queremos saber, teniendo en cuenta que FUCVAM emitió un comunicado sobre dicha represión: ¿Qué valoración personal se tiene? Además teniendo en cuenta que esta lucha por la vivienda digna y contra el poder del capital pasa frontera y también con un operativo que luego de dedicaron a estigmatizar y demonizar a los movimientos sociales y organizaciones que estaban acompañando a los compañeros de allá en Guernica.

GG: Nosotros nos solidarizamos, no solamente con Guernica sino con todo tema que tiene que ver con el derecho al suelo. Y ese tema lo tenemos en Uruguay también, andá a Santa Catalina, en Santa Catalina han hecho eso o peor ¿Por qué? Porque el sistema defiende a la propiedad privada frente al derecho a la necesidad.

Vos antes de ser uruguayo sós terrícola, antes de ser guatemalteco sós terrícola, algún pedazo te corresponde del planeta. Pero no, no te corresponde. Solo te dan la tierra para morir ¿cierto? Vos te morís… te entierran. Pero para vivir no, para vivir está primero el derecho a la propiedad, que al vivir. Además los compañeros de Santa Catalina no están pidiendo una estancia, ¿qué están pidiendo? Están pidiendo un pedazo de tierra donde vivir. Recuerden aquel cuento del sin techo que se había quedado sin techo, el tipo va caminando un día de lluvia con la mujer y los hijos, y pasa por el Cementerio del Norte y ve un tubular, abierto. Y entonces se meten con la familia, se ponen a descansar en el tubular, y él le dice a ella “que bien que viven los muertos”.

Así vive la gente y por eso la solidaridad con Guernica y con todos, que además todo el aparato represivo del Estado está al servicio de la propiedad privada. Todo, en todos los términos. Fíjense ahora la LUC, ¿a quién defiende? Al carnero. Una huelga obrera, hay una asamblea obrera, definimos ir a la huelga con ocupación, herramienta fundamental de lucha que no hay que tener miedo a decirle. Una ocupación de una fábrica es cuando los trabajadores dirimen quienes son los dueños, quienes son los que producen, entonces por eso el capital no quiere.

Si dejáramos a los capitalistas solos se mueren, son peor que un bebe recién nacido si lo dejamos en el medio de la calle, son zánganos de la sociedad. Entonces fíjense el presidente de la República dice que la palanca del desarrollo es la empresa, bueno para mí la palanca del desarrollo es el trabajo, que es el que produce la riqueza.

Bueno como decía Galeano el mundo está patas para arriba, entonces en ese marco el tema de Guernica, de Santa Catalina tiene que contar con toda la solidaridad de la gente. Nosotros hemos logrado llevar la propuesta a Santa Catalina, tenemos cuatro cooperativas, cuatro núcleos de cooperativas de vivienda que se armaron. Es decir si a la gente se le dan los instrumentos, la gente busca una salida ¿qué es lo terrible que está pidiendo Santa Catalina? Después fíjense una cosa, que “había narcos” que no sé qué, esto siempre es igual. Ahora resulta que los únicos narcos que cayeron en cana vivían en Punta del Este. Entonces ¿Por qué no hacen una operación de esas que hacen en Marconi, por qué no la van a hacer en Punta del Este? Había un italiano que no sé hace cuantos años vivía acá, la hija iba a un colegio privado, el otro mexicano también cayó, y el otro que se fue por la puerta de San José y Yi… Yo que estuve en cana también en San José y Yi, ¡es difícil salir de San José y Yi! ¿No? Cuando nos llevaron allá a cárcel central me acuerdo cuando la lucha contra la dictadura. Si salís es porque metiste mucha guita si te vas caminando, y bueno, pero los narcos grandes están ahí. ¿Ustedes creen que va a ocupar un terreno en Santa Catalina un narco? ¿Pero a quién se le ocurre? ¿Cierto? Pero bueno, esto es parte de la gran propaganda en defensa de la propiedad privada, ese es el eje.

LIDUY: Acerca de la LUC: ¿cómo la caracterizas? y ¿qué plantea la urgente ley de los ricos respecto a la vivienda?

GG: Bueno la LUC es una necesidad indispensable para poder timonear la crisis por parte del capital. La LUC tiene en su columna vertebral la liquidación de derechos. Y ha cometido una cantidad de cosas que hay que colocar. Lo primero, en plena pandemia se pone una Ley de Urgente Consideración de creo que quinientos y pico de artículos, donde nadie la puede discutir. Segundo hubo una mentira electoral, que nadie la dice acá, la Coalición Multicolor dijo que iba a haber una Ley de Urgente Consideración, punto. No dijo que iba a tener, lo dijo en enero y después la remó más y lo dijo en febrero. O sea que la gente lo que votó, que puede tener derecho a votar, bueno el gobierno va a meter una Ley de Urgente Consideración. Ahora resulta que después la ley no tiene ningún artículo de urgente consideración. Es una ley que tiene grandes visos de inconstitucionalidad, que exige al parlamento nacional en plena pandemia un tiempo, y hay que votarla y si no la votás queda votada. Hicieron una romería, yo me acuerdo una vez que estuve en Galicia, era una romería gallega aquello. Quince minutos te daban para poder explicar que opinabas sobre seiscientos artículos acerca de las organizaciones sociales. Un ridículo, y además con el whats app en la mano… cero bola te daban la mayoría. Entonces la LUC es una necesidad y tiene, en vivienda por ejemplo han desarticulado todo el amparo legal que tenía el inquilino, fíjate que la LUC plantea que ahora el propietario de una vivienda puede colocar la moneda con la cual tú vas a pagar el alquiler.

Fijate si te la pone en dólares. Lo segundo, en cinco días estás echado, estás de patitas en la calle, hay desalojos exprés. No habla del cooperativismo de vivienda, porque miren, no porque nosotros seamos cooperativistas de vivienda, pero en vivienda en este país y bueno por lo menos una línea tenés que poner sobre el cooperativismo de vivienda, una línea. No existe el cooperativismo de vivienda en la LUC. Existe un invento, que ya quiso poner el padre del actual presidente, que se llama llevar al MEVIR a zonas urbanas que es para desdibujar al movimiento cooperativo, es la cortina… Entonces, la ley en su conjunto es para el capital, represiva y regresiva. Cuando yo decía hoy que en la LUC se ampara al carnero, quiero terminar esa expresión. O sea, una asamblea vota ir a la huelga pero tenemos que autorizar y dejar entrar al que no va a la huelga, o sea el que se caga en la democracia obrera hay que ampararlo. Porque además yo a los carneros los respetaría si y solo sí, cuando hay una conquista no la cobran, pero en mi vida no conocí ninguno. Vamos a la huelga por un aumento de salarios, hay un carnero y viene el aumento, no deja el porcentaje que ganamos y le dice al patrón “no yo no lo quiero”, siempre lo cobra. Bueno, entonces se dan cuenta que sobre la base de un planteo no democrático, sobre la base de “defender el trabajo” ¡mentira! Lo que quieren es defender es la empresa, no al desgraciado que no votó la huelga. No, ese es el gancho, el anzuelo que se usa para colocar lo que quieren. Entonces la LUC es toda, primero no tiene nada de urgente, y segundo es toda una necesidad del capital, por lo tanto hay que derogarla. Tenemos el mecanismo de democracia directa que es el referéndum y por ende hay que ir contra esta ley.

LIDUY: Sobre el No a la LUC FUCVAM emitió un duro comunicado en el que menciona la postura de decir NO A TODA LA LUC frente a propuestas parciales y que el Frente Amplio propone ir solamente contra una parte de los artículos que no votó en el parlamento: ¿Por qué la Federación plantea ir contra toda la ley y no solo algunos artículos?

GG: Bueno, por eso yo te decía que la LUC es un cuerpo jurídico y político,… todo, no se puede desmembrar, toda la concepción.

Lo segundo es que deja un antecedente antidemocrático brutal en el país; cualquier gobierno cuando triunfa tiene lo que se llama la primavera; si ganaste es porque tuviste la mayoría de votos… bueno supuestamente, porque también tendríamos que analizar la ley de lemas, que es otro desastre.

Pero bueno, supongamos que ganaste; a vos te habilita a meter bajo el verso de una Ley de Urgente Consideración, un programa de gobierno, eso es lo que lo que es la LUC, un programa de gobierno, privatizador, del capital y antirepresivo; por eso hay que ir contra toda la LUC.

Además a nosotros nos parece muy difícil explicarle a toda la gente, algunos artículos y otros no.

Cuando se lanza una campaña uno tiene que ser lo más pedagógico posible, acá se ha escuchado cosas como que acá la gente está de acuerdo con que se reprima al robo, a la violencia; y en realidad ya la están reprimiendo, toda la vida la reprimieron; pero igual, supongamos que la gente piensa eso; ¿ nosotros estamos de acuerdo con que a vos te lleven en cana 4 horas como habilita la LUC, a una seccional sin motivo alguno? pero la gente está de acuerdo te dicen…. la gente puede querer suicidarse, pero por eso nosotros nos vamos a suicidar, uno tiene, como decía el Che, frente a toda injusticia rebelarse, no tiene que pensar hay 8 que me apoyan, 10 que no… yo tengo que enfrentarme a la injusticia.

Y esta ley deja un pésimo antecedente democrático, que te meten lo de los chorizos con el tema de lesionar los derechos de huelga; nosotros si decimos que no a LUC.

Obviamente el 29 va a haber un debate muy difícil porque en la intersocial se decide por consenso no por votación. A mí lo que diga el FA, la UP, el PT, el partido que sea… nosotros respetamos el derecho que tienen de tener posición, pero nosotros respetamos la independencia política de las organizaciones de base, no podemos ser furgón de ningún partido político.

La intersocial es un espacio del movimiento popular, y hay que defender su independencia política, obviamente si después que decide la intersocial hay partidos políticos que quieran apoyar el referéndum, bienvenido. Yo estoy convencido que toda la militancia que se dice de izquierda va a salir a juntar firmas, y están convencidos que es a toda la LUC.

Porque además hay que tomar 6 o 7 ideas fuerzas para la campaña, porque nadie va a venir a preguntarte por el artículo 322 o por el 333; la gente va a estar a favor o en contra.

Supongamos… este es otro argumento, eso que el gobierno tiene popularidad en las encuestas, bueno, pero eso en todo caso lo vemos en noviembre del año que viene. Porque esto recién comienza, porque ya se están viendo los problemas, sino fíjense: Uruguay estaba blindado con el coronavirus y ahora, no está blindado; dicen tiene gran popularidad por cómo se está combatiendo el coronavirus; el coronavirus se está combatiendo medianamente bien por dos o tres cuestiones, Uruguay es un país muy particular en América Latina, hay una educación de nuestro pueblo, muy importante, a lo largo de varios años, debido a las luchas.

Segundo, hay un servicio de salud muy superior a otros países de Latinoamérica; pero de ahí a decir que podemos controlar la pandemia… no la vamos a controlar, nos vamos a tener que acostumbrar a vivir con esto; pero yo digo también que en 1918 hubo una pandemia de la gripe gallega, murieron 4500 uruguayos; eso paso, en el mundo lamentablemente hubo pestes, uno no se puede alegrar por eso, pero este virus ha matado hasta el momento mucha menos gente en Uruguay que la gripe el año pasado; el año pasado creo que fueron 1800 muertos de gripe.

Entonces, esto está sirviendo de telón para que pase el vagón de todas las medidas que están queriendo poner; entonces, por lo tanto también algo que yo quiero recalcar es que la Intersocial no nació para pelear contra la LUC, la Intersocial nació para crear un frente social para oponerse a la ofensiva del capital, por eso la LUC es un tema, muy importante, pero nosotros lo que como Fucvam queremos es que no se quiebre la Intersocial y creo que si seguimos presionando con voluntades que nada tienen que ver con los colectivos sociales, puede haber un intento de quiebre, lo cual no vamos a permitir.

El 29 se llega a un consenso o no se llega, no sé, nosotros no vamos a cambiar nuestra posición, nosotros fuimos muy claros con las organizaciones sociales, porque se comenta que hay artículos que se han mejorado; nosotros decimos; si se mejoró un artículo que a vos te afectaba vení y decilo yo no tengo ningún problema en sacar ese artículo, pero vení y decilo.

Lo que tenemos hasta ahora registrado, son 3 organizaciones que hasta ahora se presentaron y que se mejoraron 16. Ahora si habilitar eso me permite mantener la unidad de la Intersocial, macanudo.

Pero otra cosa es que me impongan, porque acá el debate está mal, es el de los artículos. Lo que está dividiendo es lo de los artículos, si acá no se hubiera instalado el tema de los artículos, ya estábamos juntando firmas. Esto es lo que tienen que reflexionar. Dicen que la fuerza de izquierda, el Frente Amplio, una fuerza progresista mejor dicho, se está haciendo una autocrítica.

Bueno, supongamos que soy parlamentario del Frente Amplio, me vino la LUC, consideré que había que mejorarla, pero no estaba el referéndum, ahora vino el referéndum el propio Frente Amplio dice que la ley es del capital, regresiva y represiva. Bueno, señores, yo voté algunos artículos porque pensé que había que mejorarlos, pero ahora el pueblo está pidiendo la derogación de toda la LUC. Eso es lo que tendrían que decir los parlamentarios; no empezar con si tal artículo o tal otro, nos lleva ya 60 días discutiendo esta pelotudez

LID- da para pensar esta resistencia…

GG: Pero fíjense una cosa, me dicen que el FA no votó creo que 200 y pico de artículos, pero ahora quiere derogar solo 120, y los otros 100? Porque sino los votó es porque no eran buenos, entonces ¿los van a poner?

¿Me entienden? Hay un cúmulo de contradicciones, pero nosotros el 29 vamos a pelear como Fucvam por la unidad de la intersocial. Ojalá podamos discutir hasta la hora que sea, hasta llegar al mejor acuerdo, nosotros jamás vamos a tener una propuesta divisionista. Lo que acuerde la Intersocial nosotros lo llevaremos, pero nosotros vamos a defender nuestra posición.

LID: para tener más información, me decías que el FA no votó 200 pero propone muchos menos; el PIT-CNT va por la derogación parcial a pesar que hay una minoría que propone ir contra toda la LUC. A lo que voy es si hay un planteo concreto de la cantidad de artículos y cuáles son los artículos

GG: Nosotros lo que sabemos es que el PIT-CNT ha sumado 5 artículos de los que fueron votados por el FA, esa es la única propuesta que hay hoy. De acá al domingo se puede tomar el Palacio de Invierno, en política 3 días es mucho. Hay discusiones, hay debates que son muy interesantes, yo estoy muy feliz con esto, ¿cómo no voy a estar feliz cuando hay una intersocial que reúne noventa colectivos? Entonces a mí me parece fantástico desde el punto de vista político, social… Que es una nueva instrumentación política del movimiento popular, política y social. La intersocial que yo estaba en la época de la lucha contra la dictadura era FUCVAM, PIT-CNT, ASCEEP y SERPAJ, ahora hay múltiples colectivos porque el movimiento popular ha cambiado.

Entonces entender que no nos podemos atropellar ni el colectivo chico al grande, ni el grande al chico, es el arte de la unidad. Bueno eso cuesta, pero tenemos que hacer ese esfuerzo. Lo peor que puede pasar acá es que se parta la intersocial ¡Y asumirán el costo quienes la partan! asumirán el costo político, se verá el 29.

LID: ¿Cuál será la postura de FUCVAM en la Intersocial respecto al Plebiscito contra la LUC? Especialmente cuando hay una minoría bastante activa en la Convención, la FEUU y varios colectivos que participan de la Intersocial que proponen realizar un referéndum contra la totalidad de la ley.

GG: Si bueno, los sindicatos, yo soy orgánico, digamos hay sindicatos que se han pronunciado como FUCVAM contra toda la LUC, pero bueno en la Mesa Representativa quedaron en minoría. Por lo tanto, la posición del PIT-CNT va a ser la que tienen hoy en día, la que aprobaron. Ojalá hubiera sido otra la posición del PIT-CNT, yo lo desearía pero no es y yo la respeto. Esto me parece que es importante.

Otra cosa es que yo la comparta, no la compartimos. Porque además insisto, hemos por ejemplo un argumento que se ha dicho, “muchas organizaciones sociales plantearon que se cambiara… “¿pero dónde están, cuáles son esas organizaciones sociales? Por ejemplo la educación, ¡todo el capítulo hay que derogar! ¡No podés desmembrar eso! Entonces para nosotros consideramos que va a ser mucho más fácil la recolección de firmas y la votación que vendrá después si le explicamos a la gente que encierra la LUC como un todo.

Vos te imaginas que te invitan a un panel y vos tengas que decir “si, yo estos doscientos artículos los quiero derogar, estos trescientos no…” bueno, te van a preguntar ¿y por qué? ¿Por qué esos trescientos? entonces vos… Acá el Frente Amplio, lean la resolución de la Mesa Política, ¡hay que leer! “es una ley a favor del capital, regresiva, represiva y anti popular”. Bueno, ¡ya está! ¿Que otro apellido le vamos a poner? Ya está, para nosotros es claro este tema. Bueno y además es la primera vez que se da este debate, entendámoslo, es la primera vez que se da este debate. Y bueno ¿qué dicen las bases de todo el progresismo? yo creo que muchísima gente va a acompañar.

Después otro tema que hay que colocar es si se pierde o se gana. Miren ese es un planteo de derrota, uno nunca tiene que salir a la lucha pensando que va a perder, tiene que salir pensando que va a triunfar. Luego si se pierde evaluaremos, ahora esto es como en el fútbol, una cosa es si perdés uno a cero y otra cosa es si perdés por goleada. Yo creo que por goleada acá no gana nadie, entonces en ese marco hay que salir convencidos de que vamos a triunfar. Fíjense, Gandini ya salió a decir en el Semanario Búsqueda que él va a ir puerta por puerta a defender la LUC ¡Me alegro! Porque le va a explicar por primera vez a la gente que mierda tiene la LUC ¡yo me alegro! Eso es lo que hay que hacer ¡abrir el debate! Explicarle a la gente lo que se votó, ya con eso es un triunfo político, Gandini ya le dio el triunfo al referéndum, esto es muy importante. A pesar de que está en contra de derogarla, ya hizo lo que tendría que haber hecho en la campaña electoral, que no lo hizo, no explicó lo que era la LUC, entonces ya estamos ganando, ya estamos ganando. Que se sepa lo que van a hacer. Dijeron que no iban a privatizar ANCAP y hoy hay un debate que en el aeropuerto se quita el monopolio de ANCAP, entonces ¿se dan cuenta? es un tema muy delicado, muy delicado. Y por otra parte, que acá no nos podemos olvidar, acá los genocidas siguen libres, ¡libres! Asesino, torturadores, mi nieta va a la playa y capaz alguno de estos está tomando mate al lado de ella… un asesino y le dan una LUC, acá si se hubiera desmantelado el aparato represivo… ah bueno, pero acá Gavazzo en este momento está tomando mate en su casa ¡Gavazzo! Pero entonces la LUC va a reforzar a la reacción, va a reforzar a la reacción. La LUC hay que derogarla por eso mismo.

Y otra cosa, la LUC hay que derogarla inmersa en un plan de movilizaciones, porque sino la recolección de firmas se puede transformar en un saludo a la bandera, hay que tener cuidado con eso. Tiene que ser dentro de un marco de movilizaciones generales del conjunto del movimiento popular.

Ahora se está discutiendo la reforma jubilatoria, si tiene que ser paulatina… la reforma jubilatoria va a llevar a que los obreros y las obreras tengan que trabajar más años. Yo lucho para que la gente trabaje menos, no que trabaje más. Yo lucho para que la gente pueda escuchar música, pueda leer, pueda pintar, pueda disfrutar de la vida. Y la tecnología, el desarrollo tecnológico que ha logrado el mundo ya ampararía que se pueda trabajar cuatro horas por día nada más ¡ya ampararía, no lo hace! La tecnología se utiliza para quitar puestos de trabajo y darle más producción al capital. Nosotros tenemos que luchar por otra cosa, para que la gente disfrute de la vida. Y con esto, si vos hoy te podés jubilar a los 60 años, te vas a jubilar a los 70 o no sé qué edad le van a poner. Vas a ir con tu cajón al lado y seguís laburando. No hay cosa más bella que ser abuelo, ¡y el abuelo tiene que disfrutar! con los nietos, con las nietas, tiene que tener el día para salir a caminar, después de cuarenta años de laburo, ¿qué más le podemos pedir a un trabajador? un obrero de la construcción que se rompió el alma en andamios… Ahora fíjense, los trabajadores del ejército de reserva de la policía, se pueden jubilar a los cuarenta años… pero el de la construcción a los sesenta, o el peón de campo a los sesenta.

Entonces claro, porque ellos saben que tienen que tener siempre un aparato represivo para poder existir y por eso los tienen bien ¿Cuál es el costo de la caja militar para el pueblo? ¡Impresionante! ¿Para pelear contra quién? Uruguay no puede tener una guerra ni contra diez picaflores ¿contra quién vamos a tener una guerra nosotros? Pero están preocupados, compraron no sé cuántos tanques, toda una historia… eso es para reprimir a la gente. La única guerra que tuvimos fue para masacrar a Paraguay, en la Triple Alianza de alcahuetes del imperio inglés.

LID: Para cerrar una pregunta fundamental en estos momentos ¿Cuáles son los próximos caminos de lucha a seguir en esta coyuntura, más allá del referéndum (total o parcial)?

GG: Como encarar las luchas futuras. Bueno. Esa es una tarea fundamental de la intersocial, tratar de unificar las luchas en un plan conjunto de movilizaciones.

Tenemos una plataforma en la intersocial que a esta altura habría que revisarla, que no dieron un solo punto ¡un solo punto no nos dio el poder Ejecutivo de la plataforma de la intersocial! Pero como estamos en este debate de si los artículos y no los artículos, la plataforma ya quedó atrás, o sea hay que retomar ese camino.

Acá se vienen tiempos difíciles, ya lo dijimos, y por lo tanto hay que preparar al movimiento popular para estas peleas que se vienen. Después estamos en un contexto, fíjense Guatemala, en Guatemala hay una movilización terrible contra una ley de presupuesto. Eso los tiene preocupadísimos ¡preocupadísimos! Las revueltas populares los tienen muy preocupados, ya están hablando, ya están aterrorizando a la gente que en Uruguay puede venir una revuelta como la chilena.

LID: Hasta en los mismos grupos frenteamplistas. Recuerdo que Rafael Michelini planteó que “yo quiero que la juventud esté juntando firmas antes que estar tirándoles piedras a la policía”.

GG: Sí, yo creo que fue muy desgraciada esa declaración, a mi me parece que lo primero que tenemos que tener es un gran respeto a la lucha de los pueblos y la lucha que se dan los pueblos. Obviamente que a uno no le gusta y ojalá nunca más tuviéramos mártires, ni muertos, pero eso es una ilusión, lamentablemente el aparato represivo va a estar y va a operar cuando la gente se rebele. Y después no hay nada que no haya ganado el movimiento obrero que no haya sido sin lucha, ¡no hay nada! desde las ocho horas hasta… ¡o nos olvidamos de los mártires de Chicago! No. Por eso hay que respetar la lucha de los pueblos, Uruguay va a estar en el marco de estas convulsiones que se van a venir nuevamente. Obviamente yo creo en las convulsiones cuando hay conducción política, cuando se acuerdan cosas, cuando se va con un rumbo estratégico determinado. Eso va a llevar tiempo, hay que discutirlo, pero bueno es la gran tarea de la etapa.

Por Leonel García

«Hasta…». Recién comenzaba a pintarse el muro en Agraciada y 19 de Abril. Faltaba poco para el mediodía del domingo 6, conmovido por una noticia que no por esperada dejaba de ser triste. Y esa tristeza, al principio camuflada por la madrugada, se había hecho carne a medida que pasaban las horas. Había muerto Tabaré Vázquez (80), el hombre que pasó los primeros 49 años de su vida siendo un outsider de la política, conocido apenas en ámbitos médicos y deportivos, y que en los siguientes 31 se convirtió en la personalidad más importante de la historia del Frente Amplio y una de las más notorias e influyentes del país.

Para entonces, el gobierno había decretado ya tres días de duelo nacional y su familia había decidido una despedida corta. A las 11.32, el presidente de la República, Luis Lacalle Pou, y la vicepresidenta, Beatriz Argimón, fueron a saludar a los hijos y nietos del dirigente fallecido a la empresa Martinelli, con todas las calles lindantes valladas. Las coronas llegaban unas tras otras -Presidencia de la República, Sutel, Federación Ancap, Gobierno de Nicaragua, presidente argentino Alberto Fernández- junto con las condolencias -más emotivas algunas, más protocolares otras- de todo el arco político. Mientras tanto, la gente de a pie comenzaba a hacer sus homenajes en otros lados.

Mauricio Rodríguez

En el Prado, en Buschental y Lucas Obes, la casa de quien había sido el primer intendente de Montevideo (1990-1994) y el primer presidente de la República de izquierda del país (2005-2010), cargo este último que ejerció en dos ocasiones (la última fue en 2015-2020), de quien había sacado al FA de perdedor en las urnas, de quien había hasta cambiado la retórica de los dirigentes del Frente, comenzaba a llenarse de ofrendas, agradecimientos escritos a mano, vecinos y frenteamplistas. Las banderas tricolores en los autos, que pasaban a baja velocidad tocando bocina o vivando, y sobre los hombros parecían multiplicarse. Cada tanto aparecía una bandera o barbijo de Progreso, el club de La Teja, su barrio de origen, que presidió entre 1979 y 1989.

Entre los dolientes había ancianos que vivieron la fundación de su partido y que sufrieron con su proscripción durante la dictadura y niños que no habían nacido cuando Vázquez dejaba la banda por primera vez.
«Gracias por tanto, Tabaré». «Buen viaje, presidente». «Gracias por hacernos sentir orgullosos de ser uruguayos». Dos mujeres ya entradas en años parecían discutir cuál tenía más encumbrado al exmandatario: una gritaba que había sido «el mejor presidente de Uruguay desde 1830» y la otra retrucaba con que había sido «el mejor gobernante de la historia de varios lados». Ambas coincidían en que la despedida íntima era la mejor decisión -«Hasta en el último momento fue un grande, todo un médico, no quiso generar un foco pandémico»- y en que la muerte de María Auxiliadora Delgado, su esposa, el año pasado, había sido el detonante del cáncer que terminó llevándose a Vázquez. Ambas recordaban el trabajo en «salud bucal» de la fallecida primera dama e intercalaban sus recuerdos emocionados con críticas a «estos que están ahora».

La crítica o el enojo no fueron, empero, los sentimientos más generalizados en la jornada. Salvo algún comentario aislado en la calle o en el micromundo de Twitter, que cuando se lo propone es una cloaca, el respeto y la congoja primó durante todo el día.

Pero lo más tocante del domingo iba a ocurrir en La Teja, primera y última morada del presidente. La impronta barrial de Vázquez fue siempre una de sus mayores características y un símbolo de un país de otrora: la posibilidad de un joven de un hogar obrero que gracias a la educación pública logra el título de médico, el ascenso social y llegar a los primeros lugares de la política. La plaza Lafone, un lugar muy sentido para la grey frentista, estaba casi vacía y triste. Lo mismo podía decirse del Club Arbolito, en una de sus esquinas, fundado por el luego presidente el 1º de marzo de 1958. Los directivos Gabriela González, Mirna Boggi, Alfredo Medina y Susy (así, a secas) eran los únicos en el recinto semiabierto, dejando pasar el día frente a una de las entradas. «Estamos haciendo el duelo acá. Nos vamos a quedar acá. Es nuestra manera de honrarlo».

El movimiento grande crecía en torno a la entrada principal del cementerio de La Teja, por avenida Carlos María Ramírez. Primero eran cientos; luego, miles. Se multiplicaban banderas del Frente Amplio, de Uruguay y de Progreso. Había vallados, presencia policial y gente con remeras de Fucvam también a cargo de la seguridad y de dejar el camino libre para el cortejo. Había muchas lágrimas en los ojos, mucho cartel de agradecimiento, mucha convicción de que «el mejor presidente de la historia» se había ido. Si dentro de la necrópolis la familia había pedido -y lograría- una despedida tranquila, afuera el gentío era cada vez mayor y la distancia social y el no aglomerarse -como habían solicitado los Vázquez en un comunicado- ya habían quedado en las buenas intenciones. Por suerte, la inmensa mayoría de los asistentes llevaba tapabocas puestos. Varios militantes se encargaban de repartirlos a los que no tenían.

El primero de los muchos aplausos espontáneos ocurrió poco después de las 13.00, cuando se anunció que el cortejo

Mauricio Rodríguez

que traía los restos del vecino ilustre partía de la Explanada Municipal. El tramo estaba bien delineado: 18 de Julio, Libertador, Avenida de las Leyes, Agraciada, Carlos María Ramírez, siempre con mucha gente en las calles. «Por favor, todos a la vereda», gritaban policías, inspectores municipales y voluntarios con las remeras de Fucvam buscando despejar la calzada, con suerte muy relativa. «¡A ver si nos ponemos todos el tapabocas así estos del gobierno nos dejan de echar la culpa del coronavirus, che!», gritaba una mujer con pinta de matriarca del barrio. Nacieron aplausos para Óscar Andrade cuando se dejó ver por la calle y para la intendenta Carolina Cosse, cuyo vehículo municipal fue parte del cortejo.

A medida que se acercaban las carrozas fúnebres aumentaban los aplausos, los gritos, la emoción. Con el sonido de una cuerda de tambores de fondo se hacía evidente que la gente no se iba a quedar quieta en la vereda. Los voluntarios reforzaban el cordón humano con sus brazos. Algunos dolientes -no muchos- querían tocar el auto que transportaba el ataúd. Otros -menos todavía- querían cruzar a la fuerza el vallado reservado para el cortejo. Aquí ocurrió algo digno de mención: la gran mayoría de los asistentes colaboraron con los agentes de Policía para que los intrusos desistieran de su intención.

Los aplausos, los gritos y la emoción acompañaron el ingreso de los vehículos al cementerio. «¡Así somos la izquierda!». «¡Tabaré se merece este homenaje!». «¡Acá se queda el pueblo!». Se mezclaban viejos hits partidarios -«Y ya lo ve, y ya lo ve, el presidente es Tabaré»- con otros nuevos -«¡Volveremos, volveremos!»-. Los incidentes, si cabe llamar así a algún chisporroteo con algún doliente desubicado, fueron mínimos. La comparación con lo ocurrido dos semanas atrás en otra despedida popular, en Buenos Aires y con Diego Maradona, era imposible pero inevitable: la gente en La Teja salva con nota.

Adentro, la familia Vázquez escuchaba la oración del sacerdote salesiano Néstor Castell, cubría el ataúd del expresidente con una bandera del FA y otra de Progreso y lo ingresaba a un nicho. Álvaro Vázquez, el hijo mayor, recibía el Pabellón Nacional. Afuera la gente, con su luto de tapabocas, aplaudiendo esporádicamente, secándose las lágrimas, comenzaba a dispersarse.

Poco después de las 15 horas, la casa de Buschental y Lucas Obes ya se había convertido en un santuario en tres colores. Alguno se hincaba a rezar. Un medio centenar de personas se había simplemente congregado, en silencio. Sonaba A redoblar de Rumbo y A Don José de Los Olimareños. Cada tanto el silencio se quebraba con un grito -«¡Gracias, presidente, gracias, carajo!»- acompañado por una salva de aplausos. A pocas cuadras, en la esquina de Agraciada y 19 de Abril, el grafiti ya se había completado: «Hasta siempre, Tabaré».

Mauricio Rodríguez

La pregunta resurgente sobre el pasado de Beethoven ha servido como oportunidad para resaltar la discusión sobre desigualdad y racismo en la música clásica. En su 250 aniversario, revisamos la aún vigente teoría.

Felipe Espinosa Wang, Deutsche Welle

Si bien la teoría de que «Beethoven era negro» suena como un gran disparate -y en gran parte lo es-, esta discusión no es para nada nueva, y ha venido resurgiendo a lo largo de la historia reciente, por lo menos desde 1907, ochenta años después de la muerte el famoso compositor alemán. ¿Por qué?

La teoría sobre las raíces de Beethoven comenzaron con las especulaciones del compositor británico Samuel Coleridge-Taylor. Este dijo que no podía evitar notar semejanzas notables entre sus propios rasgos faciales y las imágenes de Beethoven, y esa especulación se basa en que la madre del compositor alemán pudo haber tenido un romance con un español de ascendencia africana, o que los antepasados flamencos de Beethoven se mezclaron con personas de ascendencia africana cuando su región estuvo brevemente bajo el dominio monárquico español. La teoría apunta a los bereberes del norte de África, conocidos por los europeos en ese momento como «moros», los cuales tenían ya un vínculo histórico con España de larga data.

BG Farbige Komponisten | Samuel Coleridge-Taylor

El compositor inglés Samuel Coleridge-Taylor, de madre inglesa blanca y de padre sierraleonés. Coleridge-Taylor fue referido por los músicos blancos de Nueva York como el «Mahler africano».

Beethoven, «el español»

El mito de Beethoven también se ha alimentado de las historias de su juventud. Historiadores recogen que Beethoven era conocido en la escuela como «Der Spagnol» («El español»), debido a su tez morena. Del mismo modo, quienes han apoyado esas teorías han buscado evidencias en las composiciones de Beethoven, yendo tan lejos que hasta percibieron estructuras polirrítmicas de África Occidental en sus obras para piano.

A pesar de los intentos de darle validez, esta teoría no se basa en estudios genealógicos del pasado de Beethoven que están a disposición del público. Asimismo, muchos académicos tampoco han encontrado evidencia sustancial de que Beethoven tuviera ascendencia africana. «No hay base fáctica para esta suposición de que Beethoven era negro», aseguró la Dr. Gesa Finke, musicóloga de la Escuela superior de Música de Hanóver, en entrevista con DW.

Si para los expertos está claro que esta teoría no tiene ningún sustento histórico ni científico, entonces ¿por qué sigue vigente hasta el día de hoy?

Deutschland Die Totenmaske von Beethoven

La discusión en redes sociales sobre los orígenes de Beethoven fue provocada por un artículo resurgido en 2015 en “The Concordian”, una publicación dirigida por estudiantes del Concordia College, que utilizaron fotos de la máscara fúnebre de Beethoven. Muchos ven en las imágenes rasgos africanos.

Disrupción del pensamiento canónico

Todo se remonta a la década de 1960, en el marco del movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos, donde la creencia popular de que «Beethoven era negro» empezó a tomar fuerza dentro de la comunidad afroestadounidense. Más allá de su veracidad histórica, la teoría empezó a utilizarse como símbolo y mantra de empoderamiento y resistencia.

«La implicación de la idea de que Beethoven podría ser negro era tan poderosa, tan emocionante y tan tentadora porque amenazaba con cambiar la forma en que la gente ha entendido o hablado sobre raza y la jerarquía racial en Estados Unidos y en todo el mundo», afirmóla historiadora y musicóloga Kira Thurman, citada por la revista Smithsonian.

En otras palabras, la declaración de que «Beethoven era negro» fue una disrupción de la forma de pensar la historia, en cómo se ha establecido el canon en la música y quién pertenece a él. Al reclamar a Beethoven como propio, se quería llamar la atención sobre la cultura que le ha otorgado tanta visibilidad a su música. Y lo que muchos se preguntaban: si Beethoven hubiera sido negro, ¿habría sido clasificado como compositor canónico? ¿Qué sucedió con otros compositores negros perdidos en la historia?

BG Farbige Komponisten | Joseph Bologne

Nacido en la colonia francesa de Guadalupe, Joseph Bologne, Chevalier de Saint-Georges, fue un prolífico compositor y director de orquesta que escribió cuartetos de cuerdas, sinfonías y conciertos a finales del siglo XVIII.

«El canon en la música clásica es un privilegio de los blancos»

«Claramente, Beethoven no habría entrado al canon musical si hubiese sido negro», asegura Finke. «Toda la discusión sugiere que el canon en la música clásica es un privilegio de los blancos», agregó.

Hoy, la discusión, en el marco del movimiento Black Lives Matter, ha dado un nuevo giro. Y hay muchos que critican el uso de este mito como puerta de entrada para hablar sobre racismo en la música. No obstante, según Finke, más allá de si esta es la manera correcta de entrar en el debate, la discusión definitivamente ayuda a hablar sobre los mecanismos que crean el canon, como regla y precepto generalizado del catálogo de autores tenidos por modélicos.

Illustration George Bridgetower | Englischer Komponist

La “Sonata para violín n. ° 9” (Kreutzer) de Beethoven, fue dedicada formalmente a Bridgetower (foto). Beethoven retiró su dedicatoria después de que Bridgetower insultara a una mujer que resultó ser amiga del compositor. Indignado, Beethoven cambió la dedicación de la sonata al violinista Rudolphe Kreutzer.

Redescubrir compositores negros en la música clásica

Dentro del debate, muchos han optado por revisar la historia de la música clásica para otorgarle visibilidad a compositores negros. Ahora, varios nombres, unos en mayor medida que otros, han venido saliendo a la luz. Entre ellos, George Bridgetower (1778-1860), un violinista virtuoso, a quien el mismo Beethoven le dedicó una sonata para violín; Joseph de Boullongne, el Chevalier de Saint-Georges (1745-1799), apodado «el Mozart negro»; el mismo Samuel Coleridge-Taylor (1875-1912); Florence Price (1887-1953), la primera mujer afroamericana en interpretar su música en una gran orquesta sinfónica; y hasta el compositor cubano José White (1836-1918), el cual cosechó gran fama en París, donde vivió la mayor parte de su vida, entre otros músicos.

Revisar y mirar al pasado, no obstante, más allá de redescubrir compositores, puede ayudar a revelar cómo hoy seguimos construyendo historia. «El canon es el reflejo de la sociedad y está diseñado de acuerdo a principios patriarcales, nacionalistas e imperialistas», aseguró Finke, quien, además, considera que, aunque el canon no es algo que se pueda ignorar, debatir sobre este puede hacerlo más democrático y diverso.

DVD Cover | Florence B. Price (1887-1953)

«Tengo dos desventajas, sexo y raza»: Florence B. Price en 1943.

Racismo estructural en las instituciones

Por ejemplo, dice Finke, en Alemania está muy presente el discurso político de que el país no tiene problemas de racismo, argumentando: «No tenemos una cultura negra». «Una tontería total. Aquí existen mecanismos similares», afirma.

Para Finke, en Alemania, y en el mundo de la música clásica, sigue existiendo un racismo estructural en las instituciones. Los compositores y músicos negros siguen teniendo menos acceso a orquestas y menos oportunidades en las universidades.

«Que músicos negros no hayan entrado al canon de música europea tiene varias causas. Realmente no creo que tenga que ver solo con el color de la piel», matizó, por su parte, el Dr. Nepomuk Riva, etnomusicólogo de la Escuela superior de Música de Hanóver, en entrevista con DW.

Riva considera que la discusión tiene muchos frentes, por lo que hay que considerar también el contexto, tanto del presente como del pasado. En el pasado, Europa, era un continente muy homogéneo, dice, por lo que claramente habría menos compositores negros. No obstante, esto también se debe a que tenían menos acceso a las instituciones educativas, el cual, según Riva, sigue siendo hoy un privilegio. «Todos los músicos que han entrado al canon europeo son músicos que han tenido el privilegio de estar en la élite de la educación musical. Eso perdura hasta ahora», apunta.

Para Riva, entonces, el problema del racismo existe, pero lo describe con más cautela. «Quizás no se puede hablar siempre de un racismo estructural, pero sí de discriminación. Simplemente hay mucha gente que no tiene las mismas oportunidades».

Si bien nadie pone en entredicho que Beethoven tiene su puesto más que merecido en la historia de la música, y que su maestría ha servido de inspiración durante generaciones, el debate sobre sus orígenes y sobre cómo llegamos a otorgarle visibilidad a ciertos compositores sobre otros, nos puede ayudar a entender más a fondo cómo construimos y aceptamos la historia, y sobre qué valores la fundamos.

Este debate, además, nos puede ayudar a modernizar el canon para que sea más inclusivo. «Ya se puede ver un pequeño cambio. Hay cada vez más compositores negros presentes», afirma Finke, quien argumenta también que las sociedades democráticas tienen la tarea de trazar, del mismo modo, un canon democrático. Hoy, quizás valga la pena seguirle la pista al trabajo de compositores como Elaine Mitchener o Samy Moussa, entre muchos otros. Usted decide.

 

 

Mauro Tomassini

 

En el marco de un ciclo denominado “Formación para las luchas en defensa del agua y de la vida” se trabajó a fines de agosto un ciclo de talleres organizado por la Comisión Nacional en Defensa del Agua y de la Vida (CNDAV), buscando actualizar información sobre el estado de este bien común en el país.

 

En esta primera instancia que se desarrolló de manera virtual (a consecuencia de la pandemia) se abordó la temática “Agua, salud pública, territorio y cuencas” a partir de exposiciones de Claudia Piccini (investigadora de microbiología del Instituto Clemente Estable) y de Carla Kruk (docente e investigadora de la Facultad de Ciencias y el Centro Universitario Regional del Este de la Udelar). La actividad contó con la moderación de Anahit Aharonian, (ingeniera agrónoma, integrante de la CNDAV).

 

El ciclo de formación llegó a los diferentes colectivos movilizados en torno a la situación del agua con información calificada sobre el estado del este bien común, como elemento básico para la movilización social.

Esta actividad cuenta con el apoyo de la Fundación Rosa Luxemburgo, el Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable y de Zur.

 

La sección Resonancias del último programa de Desordenando Mundos en Radio Pedal estuvo dedicada a conocer en profundidad al colectivo feminista Minervas.

Con la presencia de Lucía Correa y Cecilia Menéndez en el estudio, Victoria Furtado y Diego Castro indagaron en la historia, la dinámica organizativa y las proyecciones de Minervas a partir de sus ocho años de trayectoria común.

Luego de una etapa de autoconciencia, reinvindicando la práctica política feminista de re-conocerse en su contexto y en las múltiples formas de opresión a las que se enfrentan, se produjo un proceso de formación y proyección “hacia afuera” con la irrupción de la movilización feminista pública.

El feminismo popular de Minervas se considera enraizado en las luchas históricas de las mujeres y de los colectivos que apuestan a la transformación de la sociedad.

Con gran agrado les presentamos junto al Servicio Paz y Justicia (Serpaj) el informe anual 2020 «Derechos Humanos en el Uruguay». El lanzamiento virtual realizado el lunes 14 de diciembre contó con la participación de: Elena Zaffaroni (integrante de Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos), Rodrigo Arim (rector de la Universidad de la República), Natalia Uval (editora y periodista de La Diaria).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sobre el informe 2020 «Derechos Humanos en el Uruguay, 2020»

El libro recoge aportes de distintos sectores de la sociedad civil, militantes e integrantes de la academia que expresan los nudos, desafíos y avances en materia de derechos humanos. Se busca comunicar y difundir, a través de una labor sostenida, la efectiva materialización de los derechos humanos, a partir del monitoreo sobre el cumplimiento del Estado de sus obligaciones al respecto.

Desde SERPAJ se entiende que una de las funciones esenciales de la sociedad civil es producir información independiente, calificada y alternativa, que aporte hacia una sociedad más informada, comprometida con el ejercicio de la ciudadanía y por ende, con los procesos de profundización de la democracia.

En esta edición integramos diversos temas, en tanto aportes a los debates públicos que atraviesan la agenda política, de la opinión pública y también mediática, esperando contribuir a la complejidad de las lecturas, posturas e iniciativas: verdad, memoria, justicia, impunidad, seguridad democrática, sistema penal, libertad de expresión y comunicación democrática, feminismos, derechos de las mujeres, derechos de las personas transexuales, violencia institucional policial, derechos de niñas, niños y adolescentes, violencia de género, derecho a la salud, modelo de desarrollo y nuevos proyectos, políticas públicas de derechos humanos, derechos económicos, sociales, culturales y ambientales, entre otros temas y áreas relevantes.

Accede al informe aquí.

 

 

 

La pandemia llevó a una enorme población a un proceso acelerado de precarización. A ella están dirigidas mayoritariamente las nuevas formas de inclusión financiera a través del cobro de subsidios de emergencia. Las políticas denominadas de “inclusión financiera” conforman así una segunda ola de financierización de las poblaciones más precarizadas luego de la era de los microcréditos. La inclusión financiera es generalmente de sujetos ya endeudades. La necesidad de generar información de endeudamiento privado con perspectiva de género y diversidad.
Publicado en Página/12
La pandemia generó una explosión de las deudas domésticas. Entonces la inclusión financiera se hace sobre una población que ya se encuentra endeudada.
La pandemia generó una explosión de las deudas domésticas. Entonces la inclusión financiera se hace sobre una población que ya se encuentra endeudada. 

Se escucha una y otra vez, en medio de la crisis, hablar de inclusión financiera. ¿De qué se trata? Durante la pandemia la necesidad de hacer efectivo el pago de subsidios de emergencia puso en el centro de la escena la inclusión financiera como herramienta para llegar a poblaciones de las cuales el Estado no tenía registro.

Esta situación actualiza una serie de debates luego de que, en los últimos años, el sistema financiero haya aparecido como parte del problema más que de la solución.

El planteo es a partir de la crítica teórica y práctica a las finanzas que la perspectiva feminista ha desplegado en los últimos años. Nos situamos como parte de ese proceso que ha propiciado el encuentro de experiencias sindicales, organizaciones populares, académicas, políticas, institucionales. Desde una lectura feminista, el paisaje de los números y las líneas (de pobreza, de deuda, de inflación) involucra cuerpos concretos. Queremos problematizar al menos cuatro puntos.

En primer lugar, las herramientas que se proponen como parte de la llamada “inclusión financiera” en el momento actual se inscriben en un contexto estructurado por cuatro años de endeudamiento externo y doméstico (registrado y no registrado) que, no hay que dejar de decirlo, implican cifras de récord histórico que se traducen en capacidad extrema de chantaje de un modelo de valorización financiera. Por eso preguntamos: ¿no debería cualquier tipo de política financiera tener en cuenta que esa “inclusión” se hace al interior de los mismos circuitos de valorización y deuda que producen la situación de pobreza y despojo?

Luego, constatamos de varias maneras que la pandemia llevó a una enorme población a un proceso acelerado de precarización. A ella están dirigidas mayoritariamente las nuevas formas de inclusión financiera a través del cobro de subsidios de emergencia. Una vez que se deja de cobrar ese subsidio excepcional, ¿en qué consistirá la inclusión financiera? Dicho de manera más directa: el subsidio se suspende, pero la cuenta queda y ¿para qué servirá?. ¿Qué significa la producción de una nueva población con inscripción bancaria pero sin ingresos asegurados?

Un tercer elemento es a la vez local y global. La crisis tiene una dimensión geopolítica: ¿cómo se inscriben este tipo de propuestas, financiadas por organismos multilaterales, respecto de la discusión sobre las causas de la crisis?

Finalmente, parece clave cómo el movimiento feminista ha demostrado y politizado la interconexión de violencias económicas y violencias machistas, con especial énfasis en las violencias financieras del endeudamiento doméstico. En esa línea, es fundamental pensar el encuadre amplio de las herramientas financieras, tomando en cuenta el aumento exponencial en la coyuntura actual de la violencia doméstica.

Política global

La llamada “inclusión financiera”, a la vez que tiene una agenda nacional, hay que enmarcarla en un proceso global que señala a la crisis del 2008 como hito fundamental. De este modo, aún si en la actualidad en Argentina estos términos puedan usarse para nombrar procesos variados que van desde la inscripción bancaria para cobrar subsidios sociales hasta el desarrollo de instrumentos financieros para proyectos autogestivos, es importante conocer la dimensión geopolítica en la que surge esta propuesta.

Las políticas denominadas de “inclusión financiera” conforman así una segunda ola de financierización de las poblaciones más precarizadas luego de la era de los microcréditos. Un hito de este avance se puede leer en el documento del Banco Mundial de 2008 titulado Finance for all  (“Finanzas para todos”). Allí se postula la necesidad del desarrollo de mercados “más inclusivos” y un cambio de paradigma con el desarrollo de productos y servicios financieros que incorporan nuevas tecnologías, de modo de llegar a sectores no bancarizados pero que disponen de algún tipo de conexión digital.

En el 2011, en la “Alianza para la Inclusión Financiera” se renueva la retórica ya conocida de la “Alianza para el Progreso” (la que hablaba de las poblaciones fracasadas del Tercer Mundo), ahora versión high tech. A partir de aquí, algunxs autorxs definen a la “inclusión financiera” como un “nuevo consenso de Washington” para ilustrar la confluencia de actores que van desde los funcionarios y diseñadores de políticas públicas hasta los fondos de inversión, con el apoyo explícito del G20.

En América latina, estas políticas funcionaron en algunos casos como respuestas a exigencias sociales y populares que demandaron recursos y servicios. Es decir, la expansión de políticas de subsidios y ayudas -que se hizo a través de la expansión de la bancarización sobre los sectores más precarizados- estuvieron impulsados por agendas antiausteridad que, sin embargo, encontraron en la mediación financiera su clave. Esta situación exige lecturas para poner en relación los momentos de crisis, las dinámicas de protesta y las lógicas financieras.

Laboratorio financiero

La primera acepción de inclusión financiera que hoy circula es la inscripción de nuevxs usuarixs en el sistema. Esto implica incorporar a quienes están por fuera de todo régimen bancario. Nos interesa problematizar qué pasa con esta situación frente a la pandemia. Aquí hay una coyuntura específica: la extensión de subsidios de emergencia a millones de personas en estos meses, muchas de las cuales han tenido que bancarizarse para obtenerlo. Por lo tanto, en un primer nivel de análisis, se constata que la bancarización permitió el cobro del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) para una amplia población que vio restringidos sus ingresos frente a las medidas del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO). Es decir, que efectivamente la bancarización jugó un rol central en la capacidad del Estado para intervenir en la situación de emergencia y hubo una clara intención del gobierno de favorecer a la banca pública en esta tarea. Sin embargo, a la luz del rol del sistema financiero en el contexto de endeudamiento estructural del que hablamos, hay cuestiones que no pueden pasarse por alto.

La bancarización de les no bancarizades implicó casi 2 millones de personas abrieran por primera vez una cuenta bancaria para poder acceder al pago de IFE. La primera lectura general y con cierto consenso es que estas personas pasaron a estar incluidas financieramente. Aquí no podemos dejar de señalar la aparición de nuevas tecnologías para mediar ese cobro, donde la disputa entre empresas de fintech privadas y bancos públicos es estratégica.

El Banco Provincia y el Banco Nación lanzaron billeteras virtuales sin costo para la población no bancarizada. A su vez, se lanzaron líneas de crédito como política paralela a los ingresos de emergencia (créditos créditos para trabajadorxs registradxs autónomos y monotributistas, para pago de sueldos).

Aquí hay que agregar la medida que tomó el gobierno nacional de suspender el pago de las deudas de Anses y los créditos hipotecarios, lo cual alivia la situación económica de los 5,6 millones de jubiladxs y pensionadxs que tienen deudas con el organismo a la vez que da cuenta de la magnitud del endeudamiento doméstico de los sectores más empobrecidos.

Sin embargo, a pesar de estos esfuerzos, la pandemia generó una explosión de las deudas domésticas como manera de sobrellevar la pérdida de ingresos en esos meses y el encarecimiento de la vida diaria. Aquí entonces es importante destacar que la inclusión muchas veces se hace sobre una población que ya se encuentra endeudada, incluso de maneras no registradas formalmente.

Contextualizar

La llamada inclusión financiera en la pandemia es, en primer lugar, un registro, de quienes se dice que están “por debajo del radar”. Pero, ¿la apertura de una cuenta bancaria es sinónimo de inclusión financiera? El carácter circunstancial de esta medida no garantiza de por sí la “continuidad virtuosa” en el sistema financiero. Si no se corresponde con políticas de servicios públicos gratuitos y de calidad y políticas de transferencias de ingresos mayores que la dinámica inflacionaria, la permanencia en el sistema financiero de una población sin ingresos o con ingresos intermitentes e insuficientes puede convertirse en un mero vehículo para la toma de nuevas deudas personales.

En ese sentido, hay que tener en cuenta que en la mayoría de los casos, el endeudamiento llega antes que la cuenta bancaria. Es decir, que la inclusión financiera es generalmente de sujetos ya endeudades. Por otro lado, la bancarización de mujeres y personas trans y travestis está dada principalmente por cobro de AUH, IFE y/o Potenciar Trabajo. Esto refuerza el dato ya conocido de que la inclusión financiera de las mujeres y personas trans se juega en situaciones laborales de informalidad y precarización.

Por esto, es necesario subrayar y contextualizar esa “inclusión”, ya que:

1. Se inscribe en un momento de empobrecimiento y precarización acelerada.

2. Conecta una población con ingresos insuficientes, o directamente sin ingresos, al interior de circuitos bancarios partícipes del endeudamiento privado a tasas altísimas de lo últimos años.

3. A su vez, pone a disposición datos de esta población recientemente bancarizada que podrían ser comercializados y/o utilizados para direccionar nuevas ofertas crediticias.

En síntesis, queremos problematizar la idea de inclusión por lo menos en tres aspectos: adónde se incluye; en qué contexto se efectúa esa inclusión; y en qué condiciones se asegura la permanencia en el circuito financiero de poblaciones fuertemente empobrecidas a la vez que se extraen sus datos. Estos puntos deben abrirse al debate público, en contraposición a la opacidad y el secretismo que caracteriza al sistema financiero.

«Género» 

La incorporación de cierta agenda de género al interior de la inclusión financiera en esta nueva etapa data de 2013 cuando se publica Oecd/infe policy guidance on addressing women’s and girls’ needs for financial awareness and education que es la base que toma el G20 para asumir en su declaración de ese año la necesidad de educar financieramente a mujeres y niñas. Un año después se organiza el “Primer encuentro de discusión sobre inclusión financiera de mujeres” en el Global Policy Forum que tuvo lugar en Trinidad y Tobago. Así, la Red para la Inclusión Financiera de OCDE es uno de los organismos internacionales que construye la política de inclusión/educación financiera para mujeres.

Para el 2015 ya se crea el W20 teniendo entre sus ejes fundacionales, la inclusión financiera. El Women20 es otra de las usinas que construyen los lineamientos internacionales en materia de inclusión/educación financiera de las mujeres que más alcance tiene por su repercusión en medios de comunicación masivos, lo que la amplifica a sectores no especializados.

En 2016 se organiza la Segunda Conferencia sobre inclusión financiera de la mujer en Tanzania y publica el plan de acción DENARAU, entre cuyas acciones se encuentra alentar a relevar informacion de inclusion financiera desagregada por “sexo” e incluir consideraciones de género en los planes de inclusion financiera. Esta es la tercera organización global con más alcance en materia de inclusión financiera de las mujeres.

En 2018 se realiza en nuestro país la cumbre de líderes del G20 y el W20 tiene lugar con su agenda de inclusión financiera basada en apertura de cuentas para las precarizadas y acceso al crédito para las emprendedoras bajo el lema de que las mujeres son mejores pagadoras. También se lanzan una serie de iniciativas privadas que traman las finanzas con las mujeres: aparece en Argentina “Mujer financiera” con una cartera de cursos y “Mujeres en Carrera” que tiene una plataforma de educación financiera y negocios. Se crea “Mujeres en Finanzas Chile” y “Mujeres en Finanzas México”.

El uso de un lenguaje en clave de género en el ámbito internacional se construye entre la Red internacional de educación financiera de OCDE, la Alianza para la Inclusión Financiera y el Women 20.

Una pedagogía financiera feminista

Queremos proponer algunos ejes para la discusión de lo que prefigurativamente llamamos pedagogía financiera feminista, como parte de la apertura del debate.

* La pregunta a desarrollar es cómo nos desendeudamos y qué otros dispositivos serían útiles y necesarios como herramientas de apoyo a iniciativas para la producción y reproducción social en contextos de despojos generalizados.

* Diseñar herramientas financieras en relación a otras políticas públicas. No hay forma de desendeudamiento sin provisión de servicios públicos gratuitos y de calidad, acceso a la vivienda y redes de provisión de alimento y medicamento desdolarizadas. Este punto se reveló de máxima importancia durante la pandemia cuando el dinero proveniente del IFE y de otros subsidios fue mayormente absorbido por los bancos, supermercados, empresas de telecomunicación, empresas de plataformas y pago de deuda por alquileres, evidenciando que esas suman son no sólo insuficientes, sino que van a parar a los actores económicos más concentrados.

* Producir programas de pedagogía financiera involucrando a lxs actorxs de los territorios, relevando los saberes y estrategias existentes y apuntando a las necesidades de recursos concretos y de desendeudamiento al mismo tiempo. Esto implica, en la práctica, confrontar el modelo del “iletrado financiero” (figura que sostiene la idea de “educación financiera”), a la vez que se denuncian los engaños de las corporaciones en los préstamos, tasas de interés.

* Generar nuevos indicadores de inclusión financiera que no se reduzcan a la inscripción bancaria, que registren los comportamientos financieros de LGBTIQ+ (todos los reportes de inclusión financiera actuales sólo registran de manera binaria a varones y mujeres) y relevar otras herramientas disponibles o futuras (créditos de mutuales, cajas de ahorro solidarias).

* Generar información de endeudamiento privado con perspectiva de género y diversidad. Colocación de créditos para consumo desagregado por género, por rango de edad, por situación laboral (formal/informal), por tipo de ingreso, por tipo de garantía, por condición de vivienda, por lugar de residencia. Es necesario registrar de manera más desagregada el endeudamiento en mujeres en situación de trabajo informal y empezar a registrar el endeudamiento en la población trans y travesti. Sin la información real y exhaustiva de endeudamiento no hay manera de avanzar en dispositivos acordes al estado de situación real.

* Reconocer a les trabajadores bancaries como parte decisiva de los dispositivos de pedagogía financiera. Esto se basa en el dato de la cotidianidad de que generalmente la educación financiera se tramita de manera individual entre les trabajadorxs bancaries y las personas usuarias del sistema financiero cuando se acercan a una entidad bancaria.

* Tramar la pedagogía financiera en la lógica de un servicio público y como medida de prevención de las violencias. El diagnóstico de la violencia económica y financiera como clave de las violencias machistas exige una perspectiva que busque generar autonomía económica con horizontes temporales de largo plazo

* Integrante del GIIF-UBA y docente UNTREF.

** Integrante del GIIF-UBA, investigadora Conicet y docente UNSAM.

*** Militante bancaria. A cargo de la Gerencia de Promoción de Políticas de Género, Resguardo del Respeto y Convivencia Laboral-BCRA.

Las opiniones vertidas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de las autoras y no se corresponden necesariamente con la visión institucional del BCRA o de sus autoridades.