En Rosario, se realizó en el marco del 31 Encuentro Nacional de Mujeres la Mesa de Feministas del Abya Yala. Allí, integrantes de distintas organizaciones y colectivas sumaron sus voces en un fuerte grito de resistencia nuestroamericana
#31ENM: Las voces del continente en resistencia
Por Camila Parodi, Marcha Noticias
Por octava vez consecutiva desde aquel encuentro realizado en Neuquén en el año 2008, la Mesa de Feministas en Resistencia se instaló en la plaza feminista de los Encuentros Nacionales de Mujeres (ENM) haciéndose escuchar. En tan sólo dos horas muchas experiencias y voces de los distintos puntos del continente dialogaron y se tejieron entre místicas y recuerdos.
Son los feminismos populares y comunitarios que se hacen presentes, que comparten sus estrategias y contagian esperanzas. En cuerpos presentes y en las memorias dan cuenta de historias situadas y territorios caminados. Este año, con problemáticas comunes y estructurales pero también en sus particularidades, las feministas del Abya Yala provenientes de Brasil, El Salvador, Costa Rica, Honduras, Chile, Uruguay, Colombia, Venezuela, Paraguay, México y Uruguay se encontraron algunas en su primer ENM otras reviviéndolos nuevamente. Como todos los años, Marcha participó de la Mesa y acerca algunas reflexiones.
#31ENM: Las mujeres, sin límites ni fronteras
Ni golpe de estado, ni golpe a las mujeres
Nalu Faria es referente de la Marcha Mundial de las Mujeres de Brasil, en su andar lleva una larga trayectoria de militancia en el movimiento feminista sin embargo manifiesta su emoción, se trata de su primer ENM. “Estamos tocando el tema de la lucha contra el neoliberalismo y las transaccionales porque impactan directamente contra nosotras” expresa la referente. “siempre estuvimos alertas al control ejercido sobre nuestros cuerpos y territorios por el patriarcado, el capitalismo y el colonialismo pero con la avanzada conservadora debemos volver a instalar una lucha feminista que pueda ganar junto a lxs trabajadorxs la hegemonía de la región”.
Luego de la legitimación del golpe de estado en su país, Nalu afirma “en Brasil estamos viviendo la peor derrota pero al mismo tiempo no somos más el mismo pueblo porque hemos experimentado procesos de lucha como el No al Alca”, por eso llega con más propuestas de organización y unidad, una Jornada Continental por la Democracia y contra el Neoliberalismo y los Tratados de Libre Comercio (TLC) para el próximo 4 de noviembre tras cumplirse un nuevo aniversario de aquel 2005 histórico en el que se sentenció “Alca al carajo”. Por eso manifestó, “el golpe nos ha puesto puesto mirar más nuestra historia”
Bernarda Pessoa Torres, es dirigente nacional de la CONAMURI de Paraguay, se trata de otro país arrasado por el golpe de estado que en compliciadad con las trasnacionales saquean los bienes comunes y persiguen a quienes los defienden. Bernarda es una de ellas, otra defensora de los territorios, mientras agradece la invitación al ENM nos recuerda que tiene que irse rápido ya que “la agenda está muy cargada por estos días” y el 11 de octubre, úlitmo día de libertad de los pueblos, la tiene que encontrar en Paraguay con sus hermanas indígenas. “Las firmas constantes entre lo publico con lo privado ejercidas por Cartes son acuerdos de muerte” manifiesta la dirigente “nos matan con los agrotóxicos todos los días” y con ello reflexiona “estamos en la mira de los gobiernos porque estamos en los territorios donde se profundiza el monocultivo de la soja” y entre silencios comenta “aquí nos reconocemos en otras mujeres latinoamericanas porque tenemos las mismas privaciones. Por eso es necesario el fortalecimiento de las capacidades de las mujeres, ya que para nosotras el aporte de las mujeres es incomparable, anhelamos que todas puedan tener educación y libertad para elegir”.
mesa-lat2-615x410Elizabet Cequeira, es integrante del Movimiento Sin Tierra de Brasil, ante el actual contexto y en la misma línea que las anteriores también aporta “nuestras tierras ahora son libremente vendidas a las empresas que nos quitan los bienes comunes y desplaza a lxs trabajadorxs ya que si queremos sobrevivir tenemos que vender nuestra fuerza de trabajo y como siempre las mas explotas allí somos las mujeres trabajadoras y campesinas”. Alli un grito volvió a unificar a las participantes porque “ni golpe de estado, ni golpe a las mujeres” entonces “fora Temer”.
Nuestros cuerpos, nuestros territorios
Lucia Contreras integra el Programa de Democracia y Transformación Global de Perú, allí como en todos los países de nuestra America las mujeres se encuentran resistiendo al avance de las trasnacionales en sus territorios, entre ellas Máxima Acuña defensora de las montañas y luchadora incansable contra la megamineria recientemente violentada. Por eso Lucia expresa, “nos siguen negando la posibilidad de justicia real pero nosotras seguimos peleandola, es duro y dificil” sin embargo manifiesta convencida “pero estamos y la lucha que llevan aquí la estamos fortaleciendo desde allí” y refuerza “tenemos que trenzar y dialogar las luchas sobretodo con las luchas por la defensa de los territorios, no podemos permitir que nos sigan violando nuestros derechos”.
companerasChana es de El Salvador, sin embargo se encuentra viviendo en la Argentina, aquí junto a centroamericanxs de distintos países conformaron el Movimiento 2 de Marzo multiplicando a través del mismo la lucha incansable de Berta Cáceres quien fue parte a través de dibujos, anécdotas y recuerdos de un nuevo ENM. Las salvadoreñas se emocionan al ver pañuelos verdes por todas partes y escuchar a las manadas de mujeres cantar “anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir” pues en su país hablar de aborto es un riesgo y practicarlo una “cadena perpetua” comunican las salvadoreñas. Recientemente- comunica Chana- “el Diputado Ricardo Velazquez Parque, acaba de presentar un proyecto para penalizar el aborto con más de 50 años” y cualquiera que intente dar información segura es perseguida por eso emocionada también en su primer encuentro compara “los encuentros en centroamericana se hacen en silencio porque corremos riesgo constantemente”. Por su parte, su compañera del Movimiento 2 de Marzo Alina es Costa Rica al tomar la palabra lo expresa sin muchas vueltas “necesitamos de su solidaridad porque los derechos de las mujeres no existen, estamos luchando por los derechos sobre nuestros cuerpos y de nuestros territorios y nos cuesta la vida”.
Sin feminismo no hay socialismo
“Aquí nos reconocemos en otras mujeres latinoamericanas porque tenemos las mismas privaciones Denunciar el avance del patriarcado, la derecha, el.capitalismo” sin fronteras la lucha de las mujeres se extiende por el mundo, y la solidaridad internacionalista se convierte en un hecho, es el turno de Dilan Bozgan, militante feminista de Kurdistán. Luego de haber realizado el día sábado de una charla que se llenó de mujeres motivadas a conocer más la historia de su lucha se hizo presente el domingo en la mesa, por su parte manifestó que en aquellos hostiles territorios “un millón y medio de personas perdieron sus derechos básicos y acceso a la salud, 400 mil personas fueron obligadas de abandonar sus hogares”y, como era de esperar “entre ellas la mayoría son mujeres” por eso se encuentran organizando en la Argentina un Comité de Mujeres en Solidaridad con Kurdistan y comenta “tenemos una jornada de lucha ya desde el año pasado por la defensa de la tierra que se vende al extranjero”.sororidad
Francis Monterola se encuentra recorriendo la Argentina desde hace algunos meses, su última parada antes de emprender su regreso a su país, Venezuela participó también por primera vez del ENM “para cargarse de energías y organización”. Francis pertenece a la Escuela de Feminismo Popular, Sexualidades Diversas e Indentidades Revolucionarias de Venezuela y comparte que ante el actual contexto “uno de los grandes desafíos es enfrentar la guerra económica y el avance de la derecha sobre nuestros cuerpos” ya que entienden que “la idea es sacarnos de el espacio de participación política que nos dio la revolución bolivariana, de una sociedad donde quepamos todas, las negras, las indias, las campesinas” y convencida entre lagrimas afirma “creemos en la construcción antipatriarcal como germen de la revolución, porque los sueños no se desalojan hasta que todas seamos libres”.
Ni botines, ni mercancías
Paola Salgado Piedrahita es parte del Congreso de los Pueblos de Colombia en su Capítulo Argentino, se encuentra en su segundo ENM y se propone vivirlo con mayor intensidad, luego del frustrado plebiscito en el que se votó por el No ante las negociaciones de paz entre el gobierno y las Farc se encuentran como organización realizando nuevas reflexiones sobre el contexto. En ese marco, Paola expresa “en cada rincón del continente estamos resistiendo y luchando contra el terrorismo de estado, pero en particular en nuestro país por la historia. Colombia atraviesa un momento económico y político complejo” y por eso suma “el ´No´ parte de un discurso de miedo que busca sostener un modelo de país con profundas desigualdades sociales, estamos ante la posibilidad de que se inicie un gran diálogo nacional donde se.ponga en discusión cual es el país que queremos. Hoy tenemos una posibilidad histórica como movimiento social de posicionarnos y no dejarnos amedrentar, las mujeres queremos decirles si a la paz con justicia social porque la paz en Colombia significa la paz para toda Latinoamérica”
De la Asamblea de Mexicanxs en Argentina, Mariana Britos agradece la diversidad y la amplitud del ENM, cuenta que en su país la violencia machista y narco ya se ha naturalizado pero que, lejos de lograrlo con el pueblo organizado las feministas se proponen día a día derrumbar ese sentido común y comunica “siete mujeres son asesinadas en México cada día, por eso lo que nosotras vemos es que hay una violencia estructural ya que los índices mayores de.asesinatos son contra mujeres pero no contra cualquiera sino ensañado contra las pobres”. Por eso afirma, “vemos el feminismo como una necesidad vital, desde ahí vamos a combatir esa idea de que somo matables por ser mujeres, sin feminismo no podemos vivir”.
Fotos: Silvana Iovanna, Veinticuatrotrés, Analía Cid, Ayelén Rodriguez, Dagna Faidutti, Estefanía Ruffa, Gala Abramovich, Tadeo Bourbon, Yesica Barros para Marcha Noticias

Coordinador del Área de Energía de Taller Ecologista, el ingeniero Pablo Bertinat es uno de los principales referentes nacionales que discute de manera crítica la energía. Es autor de diversos libros y artículos donde aborda el modelo, sus impactos y posibles alternativas. Los tarifazos y las continuidades y rupturas que significan las nuevas políticas del macrismo, nos impulsaron a entrevistarlo para poder desmenuzar la crisis energética. Bertinat aborda el desigual consumo, apunta sobre cierta industria electrointensiva, como la papelera, y discute algunos pasos mínimos para avanzar en una transición, pensando en una alternativa que permita discutir no solo una soberanía energética, sino cómo esta se encuentra con otras soberanías -como la alimentaria- y permite discutir las políticas de desarrollo.
bertinat
-¿Consideras que hay una crisis energética en el país?
Sí, considero que hay una crisis, pero habría que discutir el concepto de crisis primero. Lo que sí sé es que hay una situación bastante compleja en torno a la cuestión energética en el país por diferentes razones. La preocupación por la matriz energética es una parte: al tener una matriz tan dependiente de los combustibles fósiles, es muy difícil de permear con otro tipo de fuente. Pero si hablamos de una crisis, es una crisis bastante amplia del sistema energético, que no tiene que ver solamente con las fuentes sino con muchos otros aspectos del sistema que son preocupantes.
Es un sector cuyo sistema está fuertemente mercantilizado, copado por un grupo de empresas bastante reducido, concentrado, y fuertemente liberalizado. Todo el sector energético, sea electricidad o hidrocarburos, tiene que ver con un marco de leyes que o bien se hicieron en período de dictadura o durante el neoliberalismo de los noventa en Argentina. Es un sistema energético excluyente, o sea, que no alcanza o no permite satisfacer necesidades energéticas de un gran conjunto de la población. Es fuertemente desigual o inequitativo,los sectores de menos recursos pagan más por la energía que los sectores de mayores recursos con respecto a su ingreso.Y también es muy antidemocrático, deciden muy pocas personas. Porque en definitiva si el sistema energético no mejora la calidad de vida de la gente, estamos en un problema.
-Pensando en las fuentes, ¿cuáles serían los primeros pasos para desfosilizar la matriz?
Todos los que han trabajado escenarios alternativos han encontrado que la primera forma de bajar el contenido de fósiles o de alterar en algo la matriz es trabajando en la eficiencia energética. El potencial mayor que tenemos hoy en día es éste, no solo considerando equipos que consumen menos energía para producir lo mismo sino revisando los usos que se hacen de esa energía, sobre todo en el sector transporte. Estas políticas en algunos casos son contra-sistémicas: en un modelo fuertemente mercantilizado y atado al crecimiento permanente del uso de energía, pensar en el objetivo de usar menos energía es bastante contra-sistémico y presenta algunas dificultades importantes para llevarlo adelante. Por algo han fracasado en América Latina casi todo los programas de eficiencia.
Después hay que pensar en un segundo paso, un proceso de transición que permita ir des-fosilizado la matriz desde los sectores en donde es más fácil: en primer lugar, el sector eléctrico, que es en donde las fuentes renovables están más maduras para ingresar, y por otro lado ir hacia una mayor electrificación de la matriz. También que la electricidad tenga mayor peso en la matriz en detrimento del gas y que esa electricidad sea generada con energías renovables, es un sendero deseable. Habría que pensar en un proceso de transición, que en un período corto, avance en tres pasos: primero eficiencia, segundo renovables para el sector eléctrico y, tercero, darle un mayor peso al sector eléctrico. Creo que ese es un camino de transición posible y deseable.
Los tres grandes sectores de consumo
20160713161103_marcha_tarifazo-620x330
-Según el último balance del Ministerio de Energía, del año 2014,la industria consume el 24% de la energía del sistema,  ¿cómo se podría caracterizar a este sector?
En el sector industrial hay que poner la atención sobre las ramas de uso intensivo de energía y cuestionarnos para qué se subsidian y qué gana o pierde el país con subsidiar a estos sectores, comprendidos por grandes empresas que no producen mucha cantidad de mano de obra y que en general están destinadas a la exportación. Lo que ocurrió es que en el período 2007-2009 hubo un proceso de transferencia de industrias electrointensivas desde los países desarrollados a los países en vías de desarrollo. Estamos hablando de un conjunto de ramas industriales casi completas como la petroquímica, celulosa, cemento y aluminio, que son industrias que requieren mucha energía, que en general son bastantes contaminantes y que los países desarrollados prácticamente se sacaron de encima. Esa es la rama industrial que más consume energía en el país.
Algunos lo ven como una mejora en la competitividad externa del país, habría que ver cómo lo ubicamos, pero lo que sí está claro es queen Argentina no tenemos estudios claros de cuál es el peso de la energía, del costo de la energía en el valor bruto de producción, como para compararlo con otros países. Los estudios que hay son bastantes antiguos, tienen casi 20 años, y sería muy interesante poder conocer ese dato.Porque es muy probable que haya habido, en todos estos años, un proceso de transferencia muy grande de recursos, vía subsidios energéticos, a sectores que no lo necesitaban.
-Sin embargo el sector que más consume energía, sobre todo nafta y gasoil, es el transporte (28%)
En el caso de Argentina hay una estructura modal de transporte sumamente perversa, porque más del 70 % de las cargas la transportamos por camiones, que es el medio menos eficiente para este fin. Eso ya te da un piso de consumo muy alto. Entonces ahí hay que atacar ambos aspectos, por un lado, el sistema modal, y por otro lado, hay que pensar en el largo plazo en los sistemas de producción locales que permitan que las cosas den menos vueltas alrededor del país o del planeta.
-Y finalmente, el último sector de alto consumo es el residencial, que generalmente es el que más aparece atacado en los discursos de “eficiencia energética” del macrismo, aunque utiliza el 26% del sistema energético, menos que el transporte, por ejemplo.
En el sector residencial hay una gran desigualdad interna. Los dos insumos más importantes de este sector son electricidad y gas. Pero más del 40% de la población no tiene acceso al gas natural y son las poblaciones de menores ingresos, que además de no tener gas natural, pagan más por él, ya que consumen gas de garrafa.
En el sector eléctrico hoy hay una preocupación mayor debido al tarifazo, que aumentó la desigualdad, porque imprimió el mismo tipo de tarifa para casi todos lossectores, y aquellos que tienen ingresos bajos tienen un mayor costo de energía que los sectores de mayores ingresos, en términos relativos. Otro aspecto invisibilizado del sistema eléctrico es que los sectores más vulnerables ni siquiera pagan energía y tienen un acceso irregular, inseguro, precario. Deesos sectores no habla nadie, están conectados ilegalmente o no están conectados, ahí también hay una pata para trabajar muy fuerte.
light-bulbs-406939_960_720
Renovables para otro modelo energético
-A partir de la crítica que se le hace al sistema energético, ¿cuál crees que podrían ser los puntos elementales para un sistema alternativo pensado, por ejemplo, como Soberanía Energética?
Es muy difícil pensar la soberanía energética al margen de otras soberanías, como la soberanía alimentaria, la soberanía territorial y de otros conjuntos de soberanías. En realidad uno lo que plantea es que la energía es solamente una herramienta que debería servir para mejorar la calidad de vida de la gente. Y a su vez uno sabe que las políticas energéticas son una política sectorial de las políticas de desarrollo, con lo cual discutir energía sin discutir políticas de desarrollo tiene patas cortas. A mí me da la impresión de que pensar en un proceso de soberanía energética, significa pensar cuál es el modelo productivo del país y qué rol juega la energía en ese modelo. Y por otro lado, significa discutir necesidades humanas y cómo satisfacerlas: cuánta energía necesito para mejorar la calidad de vida, qué sectores tienen que consumir más energía, cuáles menos, cómo satisfago necesidades, en definitiva.
-¿Cómo podría avanzarse en una transición hacia otro sistema energético?
Si el problema se enfoca desde la matriz exclusivamente, y mediante un  proceso de lobby político para que haya más energía renovable, probablemente lo que ocurra es lo que está ocurriendo actualmente: que esta energía sea generada por grandes empresas concentradas. Entonces debemos atacar todos los puntos débiles del sistema, contemplando no solo la inclusión de fuentes renovables sino que a su vez sea un sistema más democrático, más desconcentrado y descentralizado. Ese punto de vista ayuda a vincular la discusión energética con el desarrollode los espacios locales. Una transición deseable debería arrancar de esos espacios, generando alternativas de trabajo que permitan discutir realmente con la ciudadaníaqué es la energía, cómo se usa, cómo se puede usar de otra forma, y cuáles son nuestras necesidades energéticas. Y de esa manera poder garantizar acceso a la energía con  participación, descentralización, desconcentración, peleándolo desde abajo, como a través de las cooperativas o los municipios. Esto no quita que se deba operar por otros lados para mejorar las leyes, como, por ejemplo,para tener más fuentes renovables.
-¿Qué entiendes por energías renovables? ¿Renovables es sinónimo de sustentables?
Está claro que las fuentes o son renovables o no son renovables, medidas en términos generacionales. Eso dice algo de las fuentes, pero no todo, por eso habitualmente nosotros trabajamos con una doble caracterización de la fuentes energéticas: renovabilidad y sustentabilidad. Sustentable desde el punto de vista ambiental, económico, político, social. Sabemos que hay fuentes renovables que han producido impactos fuertes, es bueno tenerlo en cuenta para establecer una matriz de análisis que nos permita discernir qué opciones son deseables y qué opciones no son deseables. Eso hay que analizarlo caso por caso, es importante no quedarse con la idea de energías limpias o sucias, renovables o no renovables solamente, sino que hay que complementar el análisis para que dé cuenta de la problemática energética como sistema y no solamente como fuente física de generación.
¿Por qué el peso de las energías renovables es mucho más bajo en la Argentina en comparación con países como Brasil, Uruguay y Chile?
Yo creo que, a diferencia de otros países, en Argentina hay un conjunto de consensos, un lobby empresarial, académico y corporativo que sostiene a la matriz fósil y que no ve alternativas a esa matriz todavía, que además ve a las energías renovables como marginales. Es un consenso muy fuerte y son los que deciden.
Para tener una idea, el peso de las energías renovables, sacando la hidráulica grande, no llega al 2 % de la electricidad del país, y la electricidad es un porcentaje de la matriz muy bajo, por lo cual el peso es prácticamente insignificante aún de las fuentes renovables. El oficialismo, que hoy en día pareciera que tuviera impulsando algo renovable, licitó un porcentaje bajísimo al lado de lo que se podría hacer.Y mientras hizo la licitación de renovables, en mucho menor tiempo, hizo una licitación más grande por térmica orientado a satisfacer la demanda eléctrica.
 
¿Cuál crees que es la agenda del gobierno en torno a las renovables?
Yo creo que es una agenda de negocio en torno a las renovables. Hay un lobby empresarial muy grande para capturar líneas de negocio alrededor de las energías renovables y en algunos lugares se le está dando tiempo a la reconversión de sectores industriales para transformar lo renovable en un negocio. Esa es mi preocupación, que en definitiva el sector de las renovables sea totalmente capturado por las corporaciones internacionales energéticas, cosa que ya está pasando. Todas las grandes empresas, inclusive la petrolera BP (antes British Petroleum), se están mudando a sectores renovables porque está claro que de alguna manera es el futuro, que hay una perspectiva de negocio.
El Ministerio de Energía abrió la licitación para la generación de energía de fuentes renovables, ¿cómo se va conformando el tablero de actores en este nuevo sector?
Viendo la licitación, es claro que lo que primó fue el temor que tenía el Ministerio de que fracase. Por eso fue un pliego que prácticamente está destinado a las grandes corporaciones, ya que en función de las garantías que pide, yo diría que la mayoría de las empresas medianas y pequeñas nacionales que podían haberse presentado, no pudieron hacerlo. Por eso se están presentando las grandes corporaciones que ni siquiera trabajaban en renovables, sino que ven una oportunidad de negocio, como Pampa Energía y Dow Chemical.
Entonces, puede ser que el ingreso de fuentes renovables sea interesante, pero desde otro punto de vista, hay otros criterios para desarrollar el sistema energético y lo preocupante es que se podría haber encarado de otra manera.
Bertinat finaliza la conversación comentando un caso en particular, en Amstrong, Santa Fe, en el cual están trabajando junto a INTI,la Facultad Regional Rosario de UTN, la municipalidad y la Cooperativa de Provisión de Obras y Servicios Públicos y Crédito de Armstrongpara desarrollar un modelo de generación con participación ciudadana. “Lo que estamos encontrando es muy buena predisposición de la gente para poder avanzar, recién estamos empezando con talleres ciudadanos para discutir dónde se van a colocar las instalaciones solares y cómo se van a apropiar colectivamente de ellas a través de la cooperativa”. Pablo dice que es una experiencia piloto que pueda dar algunas puntas para pensar otro modelo; “esa es la idea, poder producir modos de relación que debiliten las formas capitalistas. Pero está claro que eso implica otro tipo de políticas, no alcanza con ir hacia renovables, hay que hacerlo de manera desconcentrada, descentralizada, en mano de la ciudadanía y ahí hay un proceso mucho más complejo que va más allá de las energías renovables”, sostiene.
De la serie de artículos “Alternativas para la Soberanía Energética”, producidos por el OPSur con el apoyo de la Fundación Rosa Luxemburgo

 

En el marco de los festejos del centenario de la Biblioteca Popular Saavedra, el próximo viernes 7 de Octubre a las 19 horas, Osvaldo Bayer dictará un ciclo de charlas sobre la inmigración y el origen de las agrupaciones barriales en la ciudad de Buenos Aires.
charlas-bayer
Osvaldo ha sido y es un gran rescatador de la historia y significación de las organizaciones obreras y populares de la Argentina de principios del siglo XX. Es por este motivo que la Biblioteca, en su cumpleaños número 100, busca hacerle un homenaje especial. Desde la Fundación Rosa Luxemburgo acompañamos el aniversario y nos sumamos a esta iniciativa.
Fecha: Viernes 7 de Octubre
Hora: 19 horas
Lugar: Biblioteca Popular Cornelio Saavedra. García del Río 2737. Buenos Aires.
 
 
 
 
 
 

La actividad se realizará el próximo miércoles 28 de septiembre en Buenos Aires, en el marco de las III Jornadas Científicas del IEALC, en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA), organizada por el Instituto de Estudios de América Latina y el Caribe [IEALC], el Grupo de Estudios sobre America Latina y el Caribe [GEAL] y Fundación Rosa Luxemburgo
Panelistas:
Edgardo Lander Universidad Central de Venezuela
Pablo Solón Fundacion Solón (Bolivia)
José Seoane UBA, GEAL
Presentacion de la Fundación Rosa Luxemburgo: Florencia Puente
Coordina Emilio Taddei IEALC
extractivismo-uba_flyer-final
Fecha: Miércoles 28 de septiembre
Horario: 15 a 17hs
Lugar: Facultad de Ciencias Sociales, Santiago del Estero 1029, Ciudad de Buenos Aires
Aula HU 306
Organizan: IEALC, GEAL y Fundación Rosa Luxemburgo

dinamo
El periódico uruguayo la diaria, la Casa Bertolt Brecht y la oficina regional de la Fundación Rosa Luxemburgo, de São Paulo, se juntaron para acompañar la novena Sesión Plenaria Ordinaria de la Asamblea Parlamentaria Euro-Latinoamericana (EuroLat), en Montevideo, del 19 al 22 de septiembre. Un tema clave que se discutió en esta EuroLat son los tratados de “libre comercio” (TLC) de la nueva generación.
Además, este Dínamo especial fue publicado dos días después de movilizaciones masivas en once ciudades en Alemania y Austria, donde más de 300.000 mil personas, en una amplia alianza multisectorial, expresaron su rechazo a la TTIP (Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión) y al CETA (Acuerdo Integral de Economía y Comercio entre la UE y Canadá, que prevé tribunales especiales ante los cuales empresas multinacionales podrán demandar a estados si ven sus “derechos” afectados). Otros tratados en la mira de movimientos sociales en América, Asia y Europa son el TISA (Acuerdo Plurilateral sobre los Servicios), rechazado por Uruguay en 2015, el acuerdo Mercosur-UE o el TPP (Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica).
En el Anexo del Palacio Legislativo tuvo lugar, el mismo 19 de septiembre, un intercambio entre parlamentarios progresistas latinoamericanos y europeos y movimientos sociales de la región, acerca de los TLC de la UE con el Mercosur, los países centroamericanos, México y los países andinos, organizado por Redes – Amigos de la Tierra y otras organizaciones. Y a las 20:30 en la Casa Bertolt Brecht (Andes 1274) se realizó una charla de lanzamiento de este Dínamo, con muchos de los contribuyentes a este suplemento.
charlacbb

Descargar aquí: la_diaria-20160919-dinamo_6

El Observatorio Petrolero Sur y la Fundación Rosa Luxemburgo invitan a la presentación del libro “Vaca muerta: Construcción de una estrategia. Políticas públicas ambiguas, empresas estatales corporatizadas y diversificación productiva a medida”, producción del mismo OPSur.
Pretendemos que, luego de una breve introducción por parte de los autores, aprovechar la oportunidad para realizar un Mate – Debate, dinámica donde se pueda compartir y debatir un diálogo con militantes, activistas, investigadores e investigadoras que desde distintos ángulos puedan aportar a pensar la construcción de estrategias frente a Vaca Muerta.
mate-debate-vaca-muerta-29-09
 
A modo de introducción, compartimos algunas palabras del prólogo de Pablo Bertinat, miembro de Taller Ecologista
“El desarrollo de la sociedad moderna se sostiene en un modelo de uso intensivo de energía. A pesar del contexto global de emergencia y agotamiento de fuentes y sumideros, la imagen de progreso sigue anudada a la idea de un consumo creciente de energía.
En nuestro país una fuerte campaña de distintas dimensiones, instalada principalmente través de los medios, propone la idea de Vaca Muerta como la salvación nacional en tanto futuro, progreso y…¿felicidad? La agenda energética local gira en torno a la pérdida del autoabastecimiento, los impactos sobre la balanza de pagos, la recuperación de YPF y los subsidios, sin embargo, estas temáticas ocultan otra agenda más compleja: “Vaca muerta: Construcción de una estrategia. Políticas públicas ambiguas, empresas estatales corporatizadas y diversificación productiva a medida” asume que la energía no es solo un concepto físico, sino que también reúne aspectos sociales, políticos, económicos y culturales. Tiene una relación intrínseca con derechos adquiridos que se ven afectados y violentados por el modelo de extracción hidrocarburífera. A través de casos concretos se pone en evidencia que un sistema de producción de energía es un sistema de poder. ¿Energía para qué? ¿Para subsidiar un tipo de sociedad como la actual o como una herramienta para vivir mejor? “

La actividad se realizará el jueves 29 de septiembre a las 18 horas en la sede de la Fundación Rosa Luxemburgo.
¿Cómo llegar?
mapa-santos_dumontLa Fundación Rosa Luxemburgo está ubicada en la calle Santos Dumont 3721, entre Fraga y Roseti, en el barrio de Chacarita, Buenos Aires.
En el siguiente Link encontrarán el mapa y un espacio para consultar los transportes públicos que los/as acercan:
https://goo.gl/maps/nYJMxzpGoRL2
La estación Dorrego del subte b (línea roja) queda a unas pocas cuadras
 

En la misma semana del encuentro de la Asamblea Euro-Latinoamericana en Montevideo, Uruguay, será realizado debate sobre la falta de transparencia y democracia de los tratados internacionales de comercio y servicios. El evento cuenta con referentes internacionales y la presentación del suplemento Dínamo especial, de la diaria, sobre el tema
tratadosvampiros_slider
La falta de transparencia y participación democrática en los tratados internacionales de comercios y servicios, bien como sus implicaciones directas e indirectas, están entre los temas del debate que acontece en lunes, 19 de septiembre, en la Casa Bertolt Brecht, en Montevideo, Uruguay. El encuentro, organizado por la CBB, Fundación Rosa Luxemburgo y la diaria, reunirá integrantes de organizaciones y movimientos sociales que acompañan el tema a partir de distintos países. En la ocasión, será presentado y distribuido el suplemento DÍNAMO especial, de la diaria, sobre el tema.
Participan del debate Adhemar Mineiro, consultor da la Red Brasileña Por la Integración de los Pueblos, Gaby Küppers, asesora  del grupo de los verdes en el  Parlamento Europeo, Gerhard Dilger, de la Fundación Rosa Luxemburgo, Luciana Ghiotto, de ATTAC Argentina y Asambleas Argentina Mejor sin TLC, Natalia Carrau, de REDES/Amigos de la Tierra Uruguay, Paula Muñoz Gómez, de la Plataforma Chile Mejor Sin TPP, y Tatiana Magariños, de la Casa Bertolt Brecht.
En la misma semana, será realizada también en Montevideo una sesión de EuroLat – Asamblea Parlamentar Euro-Latino-Americana, donde diputad@s de Unión Europea y Mercosur debatirán sobre estas y otras cuestiones.

eurolatDe tratados de «libre comercio» y otros vampiros
lunes, 19 de septiembre, 20:30 hs
Casa Bertolt Brecht
Andes 1274
(entre San José y Soriano)
Montevideo, Uruguay
entrada gratuita

Habrá streaming por video

 
Más sobre los tratados vampiro:
Debate sobre los impactos de los TLC en Argentina
“Por experiencia, sabemos que podemos vencer”, dicen expertos sobre TLCs
TPP, TTIP, TLC: Tratados vampiro
Javier Couso: “El mercado entierra la democracia”
Daños y costos del modelo extractivista exportador en Chile
¿Integración o desintegración regional?
 

En Alemania, ya están considerando intervenciones militares a favor de las multinacionales
 Por Norman Paech*
paech Actualmente, se busca optimizar aún más el sistema de “libre comercio”, tan beneficioso para los países capitalistas industrializados altamente desarrollados, e imponer el modelo neoliberal en todo el mundo, lo que significa “promover el mercado, privatizar, desregular, proteger la propiedad privada y desdemocratizar”. El objetivo que se persigue con el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones entre la Unión Europea y los Estados Unidos, al igual que con el Acuerdo Económico y Comercial Global entre la UE y Canadá (TTIP y CETA, respectivamente, por sus siglas en inglés), no es tanto la reducción de aranceles entre los EE.UU. y la UE, que se encuentran sin los acuerdos en un 5 por ciento, un nivel ya muy bajo. Tampoco lo son el crecimiento económico y la creación de nuevos puestos de trabajo, cuyas proyecciones están bajando, así que ya no pueden entusiasmar a nadie. El debate sobre los pollos tratados con cloro y los alimentos transgénicos no agregan nada al debate, sino que desvían la atención del objetivo central del TTIP: asegurar el dominio transatlántico frente a las amenazas de cambio en las estructuras globales de poder.
El presidente del Partido Socialdemócrata (SPD) y Ministro de Economía alemán, Sigmar Gabriel, lo ha dicho sin vueltas: “Estamos hablando demasiado de los pollos tratados con cloro y demasiado poco sobre la importancia geopolítica“. Es cierto. Por lo tanto, en este artículo nos ocuparemos de los objetivos geopolíticos del TTIP y del CETA. Ambos demarcan una estrategia muy clara de confrontación y formación de nuevos bloques. El Clingendael Institute,  una ”academia” de Relaciones Internacionales neerlandesa, lo formula de la siguiente manera:

“La razón principal para el TTIP es de naturaleza geopolítica. El auge de China (y de otras economías asiáticas) combinado con la decadencia relativa de la estadounidense, sumado al malestar económico en la eurozona motivan al occidente transatlántico a aprovechar la suma de su poderío económico y político para redefinir las reglas comerciales globales de tal manera que reflejen sus principios económicos (economía de mercado regulada) y valores políticos (democracias liberales). El TTIP es un pilar de esta estrategia.“

En sintonía con la estrategia de confrontación de la UE y la OTAN, obviamente, Rusia queda de entrada excluida tanto del TTIP como del CETA. No resulta difícil justificarlo a un político identificado con la OTAN como su ex secretario general, Anders Fogh Rasmussen:

“Rusia quebró las reglas, poniendo en peligro el orden internacional que sostiene nuestra paz y nuestro bienestar…. Para mantener este orden, tenemos que seguir respaldándonos mutuamente, es decir, debemos reforzar nuestros vínculos económicos. El Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones es clave en este sentido.“

Sin duda, esta idea no se refiere únicamente a la ampliación de las oportunidades y opciones en el mercado de los armamentos. El hecho de que los involucrados en el máximo nivel de la política militar se estén metiendo en el debate sobre el libre comercio demuestra claramente la importancia militar y estratégica de tales acuerdos. En la historia, la geopolítica siempre se relacionó con el acceso a recursos y territorios ajenos, si fuera necesario también haciendo uso de recursos militares. Y la ciencia civil no tarda en hacerse eco:
Peter van Ham del Clingendael Institute quizás esté exagerando su entusiasmo cuando afirma que “el TTIP puede renovar la OTAN”, sin embargo, su esperanza respecto a la fuerza del TTIP demuestra que nuestras sospechas sobre la dinámica bélica de este proyecto de libre comercio no son tan erradas:

“Se necesita una nueva jerarquía que ponga de manifiesto cuáles son los países que realmente son importantes y comparten sinceramente  los valores e intereses del Occidente atlántico. El TTIP brinda a la OTAN un lineamiento claro para identificarlos. El TTIP tiene como objeto no solamente el libre comercio, sino que une también a estados y sociedades que confían mutuamente en sus instituciones y tienen la voluntad de defender su estilo de vida frente a los poderes competidores. Hillary Clinton no exageró cuando habló de una ’OTAN económica’. Sin unificación económica no habrá unidad estratégica.“

Quizás ya nos hayamos olvidado que lo que disparó el conflicto en Ucrania, que llegó a escalas militares, fue el rechazo del Acuerdo de Asociación con la UE por parte del entonces presidente Víktor Yanukóvich. La estructura y las perspectivas que se abren con el orden político del Acuerdo coincidían con un TLC, incluso tenía la libertad de mercado y de comercio como eje central. No solo habría atado a Ucrania a los “valores e intereses de Occidente“, sino también disuelto la estrecha relación con Rusia y cortado los tradicionales lazos económicos con ese país.
Una vez que uno se cae en la red que tejen estos acuerdos, termina ahogado cuando no  puede cumplir con sus normas y obligaciones – como le pasó a Grecia. Los dictados por parte de los estados más fuertes forman parte íntegra de este tipo de tratados que tanto hablan de la libertad. No podemos creerle a nadie en la UE o en la OTAN que no hayan sido avisados por Moscú o que no hayan tomado en serio las advertencias. Fue un juego con fuego, consciente y provocador, que sí o sí tenía que tener en cuenta que la guerra iba a ser una posible consecuencia. Los EE.UU. y la OTAN habían preparado ya hacía años, con ayuda de su dinero, sus servicios secretos y sus fundaciones, el derrocamiento y el recambio de gobierno que tuvo lugar con la “Revolución Naranja” y Yulia Timoshenko. Este mismo esquema se seguiría ante la resistencia de quienes cuyos intereses son conscientemente violados por los acuerdos de libre comercio.
Los estrechos lazos entre la guerra y la economía, especialmente en los ámbitos del comercio, el equipamiento militar y los recursos energéticos, se evidencian en los tradicionales “Libros blancos” que publica el ejército alemán. Su última edición salió el 13 de julio último, diez años después de la anterior. Ya en el “Libro blanco” de 1992, en los “lineamientos para la política de defensa” se encontraba el del “mantenimiento del libre comercio mundial y el acceso irrestricto a los mercados y materias primas en todo el mundo, en el marco de un orden económico mundial justo.”
Evidentemente, el gobierno alemán de ese entonces consideraba el orden económico imperante como justo y es de suponer que el actual no cambió esta visión. En las últimas dos ediciones del “Libro blanco” de los años 2006 y 2016 tampoco faltan referencias a la dependencia de Alemania de las rutas comerciales, los recursos energéticos y las materias primas del resto del mundo, pero se evitó entrar en detalles de cómo se suponía que el ejército alemán cumpliese su tarea de asegurar estos intereses. Ante una confesión tan explícita del gobierno alemán sobre las tareas de defensa de su ejército cuesta entender por qué el entonces presidente alemán, Horst Köhler, debió renunciar en mayo de 2010, según muchos, por expresar lo mismo en otras palabras:

“Ante la duda, en una situación de emergencia, se hará necesario incluso la intervención militar para salvaguardar nuestros intereses, por ejemplo, para asegurarnos rutas comerciales libres.“

La creencia de que renunció por esta afirmación, que es la que más difusión alcanzó, parece aún más inverosímil si se considera que el Ministro de Defensa, Karl-Theodor zu Guttenberg, repitió poco después los mismos objetivos para la intervención militar, pero nunca fue amonestado por estas afirmaciones y tampoco fueron motivo para su corta permanencia en el cargo.
Mientras, gran parte del Partido Socialdemócrata avala este concepto de seguridad que no limita al ejército alemán a actuar ante un ataque armado -como la constitución alemana sigue afirmando- sino que quiere permitir su intervención frente a un conjunto difuso de riesgos a la seguridad y “amenazas híbridas”, entre la que se encuentran el terrorismo internacional, ataques cibernéticos y el bloqueo de las rutas comerciales alrededor del globo. Así lo afirma, entre otros, el documento estratégico del “Grupo de trabajo en Política de seguridad internacional“ de la Fundación Friedrich Ebert, publicado en enero de 2014,  que lleva el título “La política de seguridad alemana necesita más capacidad estratégica”. Al igual que en los „Lineamientos para la política de defensa“ del gobierno alemán, del año 1992, se lee en ese texto:

“Tomando en cuenta la vulnerabilidad de Alemania y el hecho de que el bienestar de los ciudadanos y las ciudadanas de este país depende de modo considerable de un comercio mundial seguro y libre, así como el acceso a las materias primas, limitarse a las categorías morales no se corresponde con las necesidades reales. Lo que hace falta es generar una fundamentación convincente para el gobierno y el parlamento tanto como para la opinión pública y los medios.“

En la reunión anual de la Fundación Heinrich Böll, cercana a los verdes, un vocal del Consejo de Política de Democratización, “tanque de pensamiento” de Berlín, recomendó una estrategia todavía más audaz:

“La política alemana debe aceptar que el sistema internacional existente, principalmente las Naciones Unidas, no responde a los desafíos del desorden mundial del siglo XXI. Lo que implica aceptar, en la práctica, que actuar fuera del marco del derecho internacional puede ser necesario cuando la estabilidad del orden internacional se llega a encontrar en peligro.“

Recordemos el asalto a la ex Yugoslavia de 1999, durante la coalición de gobierno liderada por el canciller Gerhard Schröder (socialdemócrata) y el Ministro de Relaciones Exteriores Joschka Fischer (verde). Una ofensiva que constituyó una violación grosera del derecho internacional. Así lo confesó Schröder recientemente, con mucha soltura. Una versión renovada de una coalición de este tipo seguramente no le dará ninguna importancia al derecho internacional cuando se trata de una intervención del ejército alemán en favor de nuestros intereses comerciales.
Entonces, si asegurar el acceso a las materias primeras y mantener libres las rutas comerciales ya de por sí forma parte de las tareas del ejército, se plantea el interrogante qué parte de esta configuración cambiaría o se profundizaría con acuerdos de libre comercio como el TTIP y el CETA. El comercio, por definición, no busca la guerra. Sin embargo, en el contexto de un debate candente respecto a una responsabilidad cada vez mayor de Alemania en el orden mundial y el reclamo para que asuma un liderazgo más fuerte, incluyendo una menor reticencia a las intervenciones militares. Todo dependerá del ordenamiento del comercio, del marco en el que se desarrollará.
Con el TTIP y el acuerdo europeo-canadiense CETA, el sistema comercial multilateral de la Organización Mundial de Comercio (OMC), a la que pertenecen actualmente 162 estados, será dividido y disuelto en bloques de poder, en los que, sí o sí, se afirmaría el dominio de las economías más fuertes y sus corporaciones multinacionales. Se enfrentan con estados que se mantuvieron conscientemente fuera de los acuerdos y se reunieron en el grupo de los estados BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica) para dotar al sistema internacional de una configuración más democrática y justa. En esta confrontación, ya no se trata solamente del comercio y del intercambio de bienes, sino de la reorientación de todo el sistema internacional según las ideas neoliberales de Occidente.
La resistencia contra estas aspiraciones de monopolio en el orden mundial viene creciendo.  TTIP y CETA se suman como otro factor desestabilizante y peligroso a la confrontación política y militar actual. Está comprobado que los Acuerdos de Asociación Económica (EPA, por sus siglas en inglés) con su zona de libre comercio entre la Unión Europea y el grupo de los estados de África, Caribe y Pacífico (ACP) no han logrado cerrar la brecha entre los estados ricos y pobres, lo que tampoco se logrará con TTIP y CETA. Los estudios más recientes sugieren incluso que esta brecha se ampliará aún más. Por lo tanto, con miras a la seguridad de los últimos, lo más beneficioso sería que se pueda evitar que estos acuerdos entren en vigencia.
La estrategia del vicecanciller socialdemócrata Sigmar Gabriel es evidente: supuestamente descartar el TTIP para darle curso al CETA, una maniobra pérfida con la que pretende llevar para su lado los críticos en el interior de su partido, que hacen cada vez más presión, y llevar a su “rebaño” el 19 de septiembre a votar a favor del CETA en el congreso partidario no público, convocado exclusivamente con este objetivo.
El CETA abriría, por la puerta trasera canadiense, el acceso al imperio de la libertad del TTIP para las corporaciones multinacionales y el capital internacional. Trátese del nuevo Sistema Judicial de Inversiones o del Consejo de Cooperación Reguladora previsto, que podrá inmiscuirse en el trabajo legislativo de los parlamentos nacionales, o de la violación del principio de precaución: con el CETA, las corporaciones tendrán todo dispuesto a su voluntad. Son razones suficientes para rechazar el CETA tan tajantemente como el TTIP.
*Norman Paech, profesor emérito de derecho y ex socialdemócrata, fue diputado federal de LA IZQUIERDA, de 2005 a 2009. El texto es la segunda parte de un discurso que pronunció el 1 de septiembre pasado (el día anti-guerra), en un evento del sindicato de servicios Verdi, en Hamburgo. Versión completa en alemán: Freihandel und Krieg (pdf)
http://norman-paech.de/
Traducción: Katrin Zinsmeister

tpp_0Desde la Fundación Rosa Luxemburgo (RLS México), decidimos aportar en esta iniciativa con el fin de articular y socializar una serie de análisis de algunos de los apartados del Tratado Transpacífico de Libre Comercio e Inversiones, conocido como TPP, por sus siglas en inglés, o TTP en español. Consideramos fundamental el análisis sobre las implicaciones de dicho tratado que integra a 12 países, entre los que se encuentra México y que se articula en 30 capítulos cuyo contenido exige una serie de condiciones económicas y políticas que afectaran a diversos sectores sociales. Esta publicación es un trabajo coordinado por la Escuela de Contabilidad y Administración Pública Leona Vicario A.C., Bialli, a través del Dr. Andrés Peñaloza, a quienes agradecemos ampliamente su labor.
Desde la iniciativa de la Escuela Leona Vicario, dichas implicaciones están poco contempladas por organizaciones, movimientos sociales y población en general, es por ello que decidimos aportar en un material que sirva para ofrecer mayor información desde el análisis de personas expertas en diversas áreas.
Este material se realizó en siete capítulos para efectos prácticos, los cuales son: panorama general de los mal llamados tratados de «libre comercio» en la actualidad y elementos generales del TPP/TTP; derechos laborales; medio ambiente; salud; propiedad intelectual y derechos digitales y, por último, acuerdos financieros, inversiones y desarrollo.
Después de la firma de este verdadero «tratado vampiro» en febrero de 2016, una fundación con vocación internacionalista obviamente no puede dejar de lado los planteamientos y propuestas de las organizaciones y personas que tienen una mirada crítica sobre un acuerdo geopolíticamente estratégico para el modelo ecónomico predominante.

Descargar aquí (pdf)

csm_hilary_update_es_2015_d5122cbb29
Por John Hilary
Cuando se publicó la primera edición de este documento en la primavera de 2014, pocas personas hubieran predicho que el TTIP pronto se convertiría en uno de los temas políticos más candentes en Europa. Un año más tarde, este trabajo se ha publicado en nueve idiomas europeos, se han distribuido decenas de miles de copias y miles de personas han descargado el texto en línea. El TTIP en sí se ha convertido en un tema político clave en muchos países, y el creciente interés de los medios ha alimentado el miedo de la opinión pública por los peligros sustanciales que este «tratado vampiro» supondrá.
Las preocupaciones que se detallan en este texto siguen siendo tan válidas hoy como cuando fue publicado por primera vez, ya que la estructura central del propio TTIP se mantiene inalterada. Por esta razón, el texto original se reproduce exactamente igual que antes, incluyendo todas las referencias para ofrecer a los lectores acceso a las fuentes primarias en que se basa el análisis. Sin embargo, también se han producido acontecimientos políticos en el último año que se suman a nuestra comprensión del significado global del TTIP y a su posible impacto sobre la sociedad y el medio ambiente. Este prefacio describe estos acontecimientos, de nuevo, con las referencias a las fuentes primarias, por lo que los lectores tendrán todos los materiales disponibles para poder evaluar la amenaza que representa el TTIP.

Descargar aquí (pdf)